¿Se Acerca la Gran Tribulación?

De Edén a la Nueva Jerusalén: El Plan de Dios para la Humanidad

PREFACIO


Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. (Mateo 24:37-39)

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

¿Qué es la Gran Tribulación?

En la Biblia el Antiguo y Nuevo Testamentos profetizan un período de siete años de caos global, sufrimiento, muerte y destrucción, popularmente conocido como los últimos días, la Gran Tribulación, o “el fin del mundo.” Estas visiones proféticas no son fáciles de entender. Usan simbolismo fantástico y cambian perspectivas entre el cielo y la tierra. La mayoría de profecías enfocan a Israel, Jerusalén y la promesa de un Mesías judío venidero que traerá mil años de paz, justicia y prosperidad a toda persona del mundo que sobreviva a estos años de prueba.

La gran pregunta en cuanto a estas profecías siempre ha sido “cuándo” sucederá. Pero la pregunta de “qué” y “dónde” también son importantes. Muchos han evadido estas preguntas simplemente descartando a Dios como producto de la imaginación humana y relegando a la Biblia a la colección mundial de mitos y cuentos morales. Aunque demostrar la validez de la Biblia y la realidad de Dios no es objetivo de mis escritos, sí pienso que lo que he descubierto y explico en estas páginas confirmará ambos puntos con convicción.

Daniel, destacado erudito judío, escribió en 526 a.C. varias visiones que Dios le dio respecto al futuro distante, que es nuestro presente y futuro cercano. Algunas de sus predicciones ya se han cumplido; como el hecho de Jesús apareciendo como el Mesías prometido de Israel. Ese cumplimiento de la profecía bíblica tuvo lugar ¡más de 500 años después de que fue escrita!

Muchas de las profecías de Daniel todavía están por cumplirse, y la probabilidad de que tengan lugar en los próximos pocos años no es menos cierta que el nacimiento, muerte y resurrección de Jesús lo fueron para Daniel en 526 a.C. Jesús, al responder a las preguntas de sus discípulos en cuanto a los últimos días, les dijo que estudiarán las profecías de Daniel (Mateo 24:15). En el año 96 d.C. Jesús le dio al apóstol Juan una gran cantidad de información adicional, lo que formó el último libro de la Biblia, que es “La revelación de Jesucristo a Juan.” Las profecías de Apocalipsis siguen a las de Daniel. Ambos profetas predijeron el fin de nuestra civilización presente en una serie de sucesos cataclísmicos similares a la destrucción de la primera gran civilización de la humanidad en el gran diluvio de los días de Noé.

Algunos estudiosos han tratado estas profecías importantes en cuanto a los últimos días de la historia humana rebelde como alegorías espirituales que poseen sólo significación moral o teológica. Ese enfoque hace innecesarias las preguntas de “cuándo” y las profecías en sí mismas irrelevantes para la vida diaria.

Con el correr de los siglos otras almas valientes se han atrevido a predecir la fecha exacta cuando tendrá lugar la Gran Tribulación. La mayoría probablemente fueron sinceros. Muchos hicieron sus predicciones con fines de lucro. Por supuesto, todas estas predicciones pasadas de las fechas de la Gran Tribulación estuvieron equivocadas, así que hoy la mayoría rehúsa preguntar en serio: “¿Cuándo sucederán estas cosas?”

Predecir eventos futuros requiere bien sea revelación directa de Dios, o alguna información interna detallada en cuanto a su plan para el universo. Mis libros cubren lo que la Biblia revela en cuanto al plan de Dios para la humanidad, y cómo ese plan sigue un patrón observable. Si podemos descifrar apropiadamente ese patrón, podemos predecir acertadamente los detalles de su resultado, incluyendo fechas y lugares específicos.

Mi Descubrimiento de la Piedra de Roseta

He escrito y publicado dos libros que se pueden hallar u ordenar en la mayoría de librerías. También los he publicado en la internet. Estos dos libros enfocan lo que nos revela la Gran Tribulación en cuanto al plan de Dios para la humanidad, así como un sumario de qué esperar conforme se desarrolla la Gran Tribulación. Señalo fechas específicas para muchos sucesos. Creo que estas fechas son confiables, pero no absolutamente garantizadas porque mi trabajo está sujeto al error humano, como el de cualquier otra persona. Pero la pregunta de si Dios juzgará o no a nuestra presente civilización es absolutamente positiva y definitiva, y la mayoría de los que estudian la profecía bíblica piensan que el tiempo de ese juicio está muy cerca.

Mis libros surgieron de un descubrimiento que hice al estudiar las profecías de Daniel. Yo lo llamo la Piedra de Roseta de la Biblia. Las consecuencias de este descubrimiento están en la misma escala del hallazgo arqueológico histórico inesperado hecho en Egipto por las tropas de Napoleón alrededor del año 1800. Está Piedra de Roseta egipcia es una roca de tamaño apreciable con escritura tallada que comunica un solo mensaje repetido tres veces en forma paralela en un lenguaje diferente. Dos de los lenguajes eran conocidos. El otro era lo que en ese tiempo eran jeroglíficos desconocidos hallados pintados o tallados en tumbas egipcias o monumentos antiguos construidos por los faraones y otros altos funcionarios egipcios desde hace como cinco mil años. Al comparar los jeroglíficos de la Piedra de Roseta con los otros dos idiomas, los estudiosos pudieron traducir su significado. Debido a este descubrimiento podemos leer en cuanto a los mitos religiosos, historias y muchos otros aspectos de esa civilización antigua.

Mis propios estudios de la profecía bíblica empezaron cuando aprendí sobre un oscuro Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Empecé a hojear la Biblia como solía voltear las piedras en el bosque cuando era muchacho, simplemente para satisfacer mi curiosidad y ver qué había debajo. Esta inclinación natural a la curiosidad ha persistido en mi vida en varias maneras. Por un lado, como tal vez hayan leído, llegué a ser un inventor exitoso de muchos componentes e instrumentos de alta tecnología desarrollados durante la primera oleada de la explosión de investigación de alta tecnología en el Valle de Silicona, en la década de los sesenta y de los setenta.

El examen del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo desde una perspectiva cristiana me abrió nuevo territorio en la compresión bíblica. Yo ignoraba la cultura judía, sus días santos, tradiciones y escritos antiguos tales como la Torá. Apliqué a la Biblia los mismos métodos de investigación que me resultaron como inventor entrenado para descubrir cómo aplicar comercialmente las nuevas leyes de la electrónica y física a fin de resolver problemas de alta tecnología o hacer un nuevo producto para la venta. Quedé fascinado con los resultados que surgieron al aplicar esta misma metodología exitosa de investigación para tratar de entender algunos de los muchos importantes misterios de la Biblia en cuanto a pasado y al futuro.

Ahora enfoco este don poco común de curiosidad estructurada que me ha dado Dios, a los detalles específicos de la Gran Tribulación de siete años, de la cual primero escribió Daniel más de 500 años antes de Cristo. Jesús recomendó la lectura de las profecías de Daniel en cuanto a los últimos días, así que eso hice. Luego me propuse escribir en un libro lo que hallé. Esto ha sido un reto difícil para mí puesto que no soy escritor. Esto se complicó todavía más debido al proceso continuo de descubrir puesto que continúo aprendiendo.

Mi investigación de la Piedra de Roseta bíblica aumentó mi curiosidad del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, lo que a su vez me llevó a otros descubrimientos que ensarté como perlas en un brazalete. Me di cuenta de que la mayoría de personas del mundo simplemente no están familiarizadas con estos conceptos y tradiciones hebreas antiguas, tal como yo lo había estado. No tienen ni idea del asunto sobre el que escribo porque desconocen la Biblia o la cultura judía. Me vi frente a lo que parecía una tarea imposible cuando empecé a escribir.

A fin de cuentas mi libro se convirtió en dos, al intentar explicar el contexto antiguo judío de la profecía bíblica. La proporción de siete a cinco de la Piedra de Roseta permite la compresión de muchas porciones bíblicas importantes para que podamos empezar a ver el cuadro total del Por qué, Cuándo y Qué sucederá después del 2008. El primer libro da un vistazo del plan de Dios para la humanidad y el papel que la Gran Tribulación juega en eso. En el proceso doy un vistazo con bastante detalle de esos siete años de adversidad y tribulación. Mi segundo libro explica mis métodos de investigación y cómo apliqué la proporción de siete a uno de la Piedra de Roseta bíblica, que es comparable al sistema binario del lenguaje de computadores. También revela que el número siete es el del medio en una lista de 12 asuntos o características, así como el cuatro es el entero en la mitad de siete.

Mi primer libro, ¿Se Acerca la Gran Tribulación?, está escrito desde la perspectiva de este descubrimiento de la Piedra de Roseta. Las profecías de Daniel revelan y describen el plan divino de siete mil años para la humanidad. Como lo relata Daniel y otros, Dios ha dado la profecía en dos dimensiones representadas por dos sistemas numéricos paralelos: uno basado en 7 y el otro basado en 5. De acuerdo al principio de la Piedra de Roseta, la dimensión dalet (letra hebrea que equivale a la “d” o a “4”) de nuestro universo material de tiempo y espacio se basa en un sistema numérico de 7, en tanto que la dimensión jeh (letra hebrea para la “j” o “5”) o celestial se halla en la Biblia como sistema basado en 5. La semana de siete días es el ejemplo más familiar de un número de la dimensión dalet, y el jubileo del año cincuenta es el ejemplo más familiar de un número de la dimensión jeh.

La dimensión jeh de la eternidad ya contiene todo el espectro de la historia humana y profecía. Tiene todos los siete mil años del plan de Dios expuestos como firmas en espectro que identifican todos los elementos naturales están integrados en los colores del arco iris. De acuerdo a esta analogía, las rayas del espectro ocultas dentro de los siete colores principales del arco iris se comportan como mecanismos cronológicos que marcan las fechas cuando los eventos de la futura Gran Tribulación ubicado en la dimensión jeh se harán realidad en la dimensión dalet de nuestro universo material de espacio y tiempo.

En otro sentido hallamos que el libro de Daniel está lleno de sietes, mientras que libro de Apocalipsis, escrito por el apóstol Juan, está lleno de cincos. Así, Daniel representa el 7 y Apocalipsis el 5 en la proporción de la Piedra de Roseta 7:5. Al continuar estudiando la Biblia sigo descubriendo que la Piedra de Roseta parece estar integrada en toda la Biblia.

La profecía bíblica es como un huevo ruso miniatura de juguete, que tiene dentro muchos huevos del mismo diseño, uno dentro de otro. Mis dos libros están estructurados en forma similar. Como un huevo ruso de juguete, el patrón de siete años de eventos cronológicos yace dentro de los siete mil años de historia humana como un huevo más pequeño alineado e incluido dentro del más grande. Por eso tenemos dos libros separados. Para resumir, Daniel cubre siete mil años de historia humana y el libro de Apocalipsis cubre los siete años de historia humana futura y algunas fechas desconocidas para nosotros.

También apliqué lo que llamo el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Las letras hebreas connotan conjuntos específicos de significados integrales tanto como valores numéricos. Esto quiere decir que se pueden expresar simultáneamente ideas en diferentes niveles, bien sea escribiendo un número o una letra. En mis dos libros le enseñaré cómo aplicar esto.

El contenido de mis libros confunde a muchos teólogos. Algunos eruditos cristianos están molestos por lo que yo veo tan claramente escrito en la Biblia. En realidad todavía tienen que aceptar lo que Dios ha revelado que está haciendo, y cómo va a intervenir pronto en los asuntos de la humanidad. Algunos de mis descubrimientos trastornan aspectos acendrados de sistemas de creencias atesorados por siglos. Miles de páginas y libros publicados de opiniones aprobadas escolásticamente por los seminarios cristianos ahora quedan obsoletas por la Piedra de Roseta bíblica. Había esperado que mis libros levanten una tempestad de controversias, similar a la creada por la Piedra de Roseta egipcia cuando llegó a ser más conocida en la conciencia pública alrededor de 1820.

Algunos científicos dicen que debo haber perdido un tornillo y el público en general pregunta: “¿Quiere usted decir que la civilización moderna desaparecerá?”

Mi respuesta es que nuestro mundo moderno pronto será radicalmente diferente de lo que ha sido por los últimos seis mil años, ¡y nunca volverá a ser lo mismo!

La sabiduría convencional dice: “Donde hay humo, hay fuego.” Conforme el Señor lo hace posible, estamos traduciendo y publicando estos dos libros: ¿Se Acerca la Gran Tribulación? y El Misterio del 17 de Tamuz, a otros idiomas, tanto en la internet como en forma impresa. Me temo que dividirán innecesariamente al establecimiento cristiano, pero no puedo soslayar mi responsabilidad de proclamar lo que Dios me ha mostrado en su palabra.

La vida de este libro no debe ser breve puesto que predice la fecha del 21 de diciembre del 2008 para el principio de la Gran Tribulación. Esta edad presente terminará a fines del 2015 después de que Dios, el Creador del cielo y de la tierra, haga nacer una nueva civilización fundada en su sistema divino de gobierno. La Biblia predice que traerá mil años de paz y prosperidad para todos en todas partes.

Las profecías de la Biblia están estructuradas de acuerdo a un sistema diseñado inteligentemente, que se ajusta a las leyes naturales de la física. Como los genes dentro de una célula viva, o como la física descrita por las ecuaciones matemáticas del doctor Alberto Einstein, la profecía bíblica se entrelaza con el marco de trabajo natural de la dimensión espacio tiempo de nuestro universo y planeta.

¿Qué razón habría para que el plan divino para la humanidad esté estructurado en forma diferente del resto de su creación? Cuando Dios creó el tiempo, lo dividió en pasado, presente y futuro, según su propósito divino. El pasado y el futuro en realidad no son diferentes para él, aunque el tiempo puede ser un factor crítico en los asuntos humanos. Se nos ha dado sólo tantos años de vida mortal, por ejemplo.

Mi descubrimiento de una “Piedra de Roseta” en una de las profecías angulares de Daniel en la Biblia no me deja otra opción que escribir al respecto. Ahora depende de usted leer mis escritos y considerar con todo cuidado su contenido. Estoy convencido que lo que usted leerá cambiará su vida, aunque no concuerde con todo lo que he escrito.

Lea mis libros e infórmese. Sí, aunque usted tenga un doctorado, le garantizo que aprenderá unas cuantas cosas más respecto a estos asuntos vitales. Las cuestiones de la vida deben ser nuestra más alta prioridad, y la información respecto a su supervivencia es más importante que el vertiginoso ajetreo de sus tareas diarias. A lo mínimo usted necesitará decidir sobre sus inversiones, pero francamente, la perspectiva de su vida eterna es mucho más importante que su cuenta de jubilación.

Dése usted mismo la oportunidad y considere una nueva perspectiva de su vida. Hágase algunas de las preguntas realmente importantes: “¿Adónde voy? ¿Cómo debo planear mi vida? ¿Qué tal si este ‘deschavetado’ inventor de alta tecnología tiene razón?”

El Plan Divino de Siete Mil Años

Al examinar nuestro universo ordenado he notado que la humanidad tiene varios puntos de vista en cuanto a su naturaleza. En el oeste básicamente tenemos dos puntos de vista diametralmente opuestos en cuanto al universo. El punto de vista bíblico dice que todo fue creado para el propósito de Dios, lo que yo he llamado “el plan de Dios para la humanidad.” El punto de vista materialista, por lo general presentado como ciencia, postula un universo al azar que surgió por casualidad, y que existe sin ningún otro propósito que lo que es, mientras exista. ¿Cuál es el correcto? Ambos no pueden ser verdad.

Mi primer libro, ¿Se Acerca la Gran Tribulación?, describe el plan divino de siete mil años para esta tierra, como lo respaldan un millar de referencias bíblicas. Este plan incluye seis mil años de historia humana y mil años de eventos proféticos que todavía están por sucederse. Con sus muchos versículos ha llegado a ser una especie de Biblia en miniatura que explica el plan del Creador para la humanidad y las razones por las que existimos. El capítulo 10 de este libro enfoca la analogía del reloj de cuclillo. Es una explicación resumida de eventos históricos especiales que corresponden a eventos paralelos que tendrán lugar durante los siete años de la Gran Tribulación. Hay un refrán que dice que la historia se repite, y mis dos libros demuestran en donde ocurre eso proféticamente.

Mi segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz, explica la metodología que usé para determinar las fechas de la Gran Tribulación. También habla de colapso de nuestra civilización presente y otros sucesos profetizados que tendrán lugar en esos siete años. Hago correlaciones con el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, así como con el al calendario azteca y los ciclos del zodíaco chino.

Le invito a que me acompañe en estos libros al pasar de un concepto a otro, presentados aproximadamente en el orden en que los descubrí.

¿Quién Soy Yo para Escribir Esto?

Nunca pensé escribir un libro. Soy inventor de artefactos de alta tecnología por profesión, y hacer relojes de cuclillo fue una época mi pasatiempo. Estos días dedico más tiempo a tocar el acordeón que a hacer relojes. Pero por los pasados dos años o algo así, he pasado más tiempo con el teclado de mi computador que con el teclado de mi acordeón.

Si desea saber un poco más en cuanto a quién soy, lea mi Prólogo: ¿Quién es Herbert R. Stollorz? Si todavía está atascado en las fechas, entonces puede saltarse al final y leer mi epílogo: ¿Puede Dios Cambiar su Calendario?

La Cuestión de Fondo

Dentro del contexto de la eternidad, toda persona que conozco o lee mis libros es mi amigo. Como amigo fiel, ¿no debería despertarle de su sueño si veo que su casa está incendiándose y que todavía hay tiempo de escapar? Sería una vergüenza si esperara a que los bomberos profesionales se lo digan después del hecho, cuando ya sea demasiado tarde.

No tengo otra alternativa que proclamar el juicio divino venidero a un mundo que anda terriblemente mal. Estoy convencido de que los sucesos que describo en mis libros definitivamente sucederán. Dios me ha usado para escribir esto para usted. Por favor, pídale a él entendimiento conforme lee.

Es mi esperanza que usted se preparará espiritualmente para lo que viene por delante. No necesita creer lo que digo simplemente porque yo lo digo. Permita que lo persuada la palabra escrita de Dios.

Si decide no hacer caso a esta advertencia, usted perecerá, cualquiera que sea su trasfondo religioso. Dios ha enviado una advertencia, y él ejecutará su juicio.

La Gran Tribulación tendrán lugar del
21 de diciembre del 2008 al 21 de diciembre del 2015.
¡Queda advertido! ¡Prepárese!

 

Para dar su opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, haga click aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en: 
¿Se Acerca la Gran Tribulación?
5 - El Surgimiento de la Segunda Civilización 11 - Repaso y Continuación del Peregrinaje
12 - El Plan e Identidad de Dios en Jesús, el más Pequeño Micro-Huevo del Universo


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.