¿Se Acerca la Gran Tribulación?

De Edén a la Nueva Jerusalén: El Plan de Dios para la Humanidad

CAPÍTULO 6

Más Allá de la Experiencia de la Muerte


(La Sexta Edad Mundial, 6 = vau, “conectar”)

¿Tienen dos cumpleaños los seres humanos?
¿Qué sucede cuando morimos?
¿Compareceremos ante el Juez?
¿Qué de los ángeles o demonios?
¿Es el infierno como la cantina de la esquina, sólo más caliente?

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Los Seres Humanos Tienen Dos Cumpleaños

La Biblia enseña algo extraordinario: los seres humanos fueron creados para tener dos cumpleaños. ¿Cómo es eso posible?

Todos estamos familiarizados con nuestro cumpleaños natural en la carne, o dimensión dalet (basada en siete), pero el segundo nacimiento tiene lugar cuando y si la persona nace en la dimensión jeh (basada en cinco). La Biblia se refiere a este segundo nacimiento como “nacer de nuevo” por el Espíritu Santo de Dios. El proceso empieza cuando uno recibe por fe el Espíritu Santo, que todavía no se puede ver porque sucedió en la dimensión jeh, fuera del campo de nuestros cinco sentidos físicos (Juan 3:5-8).

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu (Juan 3:5-8).

Esta última realidad es invisible en la tierra porque cuando tiene lugar sucede al otro lado. Si usted no llega a ser creyente, entonces su segundo nacimiento tendrá lugar frente al Gran Trono Blanco que aparece al fin de la dimensión dalet. Recuerde que hay otra resurrección de todos los que todavía están muertos después del reino de mil años de Jesús y los santos resucitados. Todos los que jamás han vivido serán juzgados, y todos los impenitentes morirán en el lago de fuego, que es la muerte segunda.

Consecuentemente, toda persona tiene dos nacimientos, pero experimentaremos bien sea una o dos muertes. Este es el sistema que Dios ha puesto en su lugar para los mortales, sea que usted concuerde con él o no. Cuando usted nace de nuevo en el Espíritu de Dios, su certeza de la resurrección futura se logra por su fe, que es su firma del nuevo pacto de Dios. Dios cumplirá su promesa, y la segunda muerte no tendrá poder sobre usted porque la vida será inherente en usted como una fuente de agua viva (Apocalipsis 20:6; Juan 7:37-39).

La Historia de la Mariposa

En realidad me asombra cómo resultaron estos dos libros. Cuando empecé a escribir apenas tenía una vaga idea de querer anunciar las buenas nuevas del plan de Dios para la humanidad. Lo que leo en la Biblia nunca lo he oído en la iglesia, y es demasiado bueno para no decirlo. Conforme investigaba y escribía, descubrí muchos nuevos conceptos, así como nuevas maneras de aplicarlos a la Biblia. Aunque no es la única manera de mirar algunos de los temas desusadamente complejos de la Biblia y sus profecías, las herramientas analógicas y múltiples perspectivas que se ofrecen en estas páginas le servirán bien. Con la ayuda de Dios su comprensión de sus propósitos para su vida y el mundo que nos rodea crecerá.

Por eso quiero darle un relato de la naturaleza que nos enseña respecto al programa divino de dos nacimientos para los seres humanos. Nuestras vidas son como la de una mariposa. El ciclo de vida de la mariposa es singular entre todos los insectos, y al examinar sus etapas de desarrollo nos ayudará a explicar por qué estamos en este planeta, a dónde vamos después de la muerte, y de qué trata la vida eterna.

La mariposa tiene dos ciclos de vida o dos etapas principales de desarrollo. La mariposa empieza en una etapa de oruga, y yo la comparo con nuestra vida mortal en esta tierra en la dimensión dalet. Al final de la etapa de oruga, la mariposa teje una crisálida en donde atraviesa lo que parece ser una muerte antes de ser transformada en una hermosa mariposa.

Cuando emerge de su propia prisión este diminuto insecto lleva un cuerpo diseñado para un medio ambiente y propósito totalmente diferente. Nos emociona ver su esplendor. Sus hermosas y coloridas alas son casi angelicales. Esta parte del ciclo de vida de la mariposa simboliza la realidad de la dimensión jeh para los creyentes después de la muerte. Es un indicio de lo hermoso que será nuestra existencia en la vida eterna. Los santos experimentarán algo que nunca hemos encontrado antes; tal como una mariposa. Piense en lo que debe ser para la mariposa que entra en un medio ambiente completamente nuevo cuando se remonta por el cielo (dimensión jeh, el universo) por primera vez en lugar de arrastrarse por alguna rama. Los seres humanos experimentarán una transformación similar cuando sus cuerpos físicos mueran. Después de que termina la vida mortal, la vida eterna parecerá una creación completamente nueva.

En la etapa de oruga la mariposa se alimenta y esconde en árboles y matorrales. Esta en constante peligro de que su vida llegue a su fin como presa de uno de sus muchos enemigos naturales. Considerando a los depredadores de la oruga, como la enfermedad y catástrofes naturales como la lluvia, el calor y el viento, es un milagro que alguna de ellas llegue a ser mariposa. En forma paralela nosotros también experimentaremos dolor, prueba, enfermedades y tribulaciones en nuestro viaje a la dimensión dalet.

Los científicos nos dicen que la avispa es la peor pesadilla de la mariposa. La avispa hembra puede inyectar hasta 60 huevos dentro del cuerpo godo de una oruga sin que la oruga realmente se dé cuenta de lo que ha sucedido. No hay dolor. La oruga no lo sabe, pero las semillas de su destrucción quedaron rápidamente implantadas en su cuerpo. El lado poético en mí piensa que Dios diseñó una lección en este drama ecológico que podemos aplicar en nuestras vidas.

Los huevos revientan dentro del cuerpo de la oruga como pequeños gusanos que se alimentan de los fluidos corporales de la oruga. No dañan ninguno de los principales órganos internos esenciales para mantener la vida de la oruga. Como parásitos, simplemente extraen la energía biológica de la oruga viva hasta que han madurado. Antes de que la oruga entre en la etapa de crisálida, los gusanos plenamente desarrollados salen del cuerpo de la oruga huésped como avispas y repiten el ciclo.

Mi lado poético descubre una alegoría en el sentido de que la avispa hembra es como Satanás, que infecta a los humanos inyectándoles el mal. Según esta analogía, los huevos de la avispa son como tentaciones que uno no resiste. A la larga estas tentaciones “revientan” como gusanos de pecado que nos consumen por dentro. Los gusanos de la avispa son como pedazos de mal que naturalmente moran en los seres humanos. La Biblia llama “pecado” a estos pedazos del mal. Por mucho tiempo todo parece ser normal por fuera en nuestras vidas, pero internamente nuestras fuerzas vitales biológicas y espirituales están siendo escanciadas hasta la debilitación y muerte por los gusanos espirituales de nuestros pecados.

Como la oruga que no sospecha nada y destinada a morir en agonía cuando los gusanos maduren y broten de su cuerpo, la mayoría de las personas recibirán una dolorosa sorpresa cuando se vean obligados a enfrentar las consecuencias de sus “gusanos” ocultos. Pecados no abandonados ni cubiertos por la sangre de Jesús brotan sin advertencia en nuestras vidas externas para que todos los vean, tal como nos destruyen por dentro. En lugar de convertirnos sin mayor esfuerzo en una mariposa espiritual de algún tipo, las personas infectadas por el pecado nunca logran el cambio. Seguirán siendo orugas que de repente experimentarán una crisis mortal cuando es demasiado tarde para neutralizar o extraer los gusanos.

Hallo que el dato de que la avispa pone 60 huevos es significativamente simbólico, porque en el hebreo el número 60 conlleva el concepto de “serpiente.” Satanás es la serpiente que engaña las personas; es el originador del mal engañador y “el padre de mentiras” en el universo (Juan 8:44). Satanás puede infectarnos con el pecado sólo en la dimensión a dalet. Más allá de esta edad y lugar presente él ya no tiene ningún poder sobre los seres humanos. Pero el daño hecho cambiará la siguiente etapa del ciclo de vida espiritual de los seres humanos, a menos que la persona se arrepienta y humildemente eche mano de la gracia del amor y las promesas de Dios por fe en el Hijo.

Sólo el milagro de la salvación en Jesús puede sacar de nosotros los gusanos de pecado, para que podamos desarrollar nuestro pleno potencial como mariposas con alas para remontados por los aires. En la resurrección de los creyentes Dios modificará nuestros cuerpos materiales al transformarlos en cuerpos metafísicos de la dimensión jeh, para que podamos vivir en la hermosa pradera de la eternidad, radiante en un glorioso caleidoscopio de color.

A la etapa de oruga en la vida de la mariposa le sigue la etapa de crisálida, en donde la oruga parece estar muerta mientras se transforma en una mariposa adulta. Esta transformación está oculta de nuestra vista por un tipo de encierro: la oruga desaparece del mundo de los vivos.

Después de que pasa el tiempo de espera la oruga encerrada en la crisálida experimentada un tipo de nuevo nacimiento y surge como mariposa. La mariposa está diseñada para vivir en un nuevo universo. Ya no es un feo gusano que se arrastra por las ramas, sino que ahora es un insecto con hermosas alas que puede volar muy alto por el cielo. Vive en un mundo totalmente nuevo volando de flor en flor.

Antes de la crisálida no hay nada en la apariencia de la oruga que indique su potencial de transformarse en mariposa. Muchos gusanos y lombrices siguen siendo gusanos y lombrices cuando se reproducen y multiplican. ¿Cómo podría un observador novicio esperar que una hermosa mariposa surja del cuerpo muerto de una oruga? Es sólo al observar el ciclo entero de vida que podemos llegar a esperar su posterior forma de vida.

La resurrección de Jesús de los muertos demostró el poder eterno del potencial detrás de la vida mortal que Dios ha planeado para las personas. La vida, muerte y resurrección de Jesús nos da esperanza. La Biblia registra cientos de testigos vivos del hecho de su conquista de la muerte, así como también la historia inicial de la iglesia, que enfrentó cientos de años de persecución que fueron superados mediante vidas pacíficas y sacrificadas por los discípulos fieles en amor.

La oruga tiene otro depredador, no natural que amenaza su potencial de convertirse en mariposa. Por analogía, me refiero al científico que colecciona orugas para varios experimentos. Ponen a las orugas en una caja y las alimentan bajo condiciones controladas hasta que se convierten en crisálidas. Cuando las mariposas emergen, se hallan atrapadas en una caja oscura en lugar de poder volar libremente. El científico ahora puede exponerlas a sustancias químicas a propósito, tal vez probando nuevos pesticidas para poder controlar a las voraces orugas.

Cuando era muchacho solía ver miles de mariposas en el prado cerca de mi casa. Ahora parecen haber desaparecido. Han sufrido la gran tribulación de ataques de insecticidas venenosos a manos de criaturas gigantes, semejantes a dioses (seres humanos) que, como Satanás, tratan de negar, distorsionar o destruir todo lo que Dios ha creado. Casi hemos tenido éxito en exterminar la mayoría de mariposas así como toda clase de plantas y muchas otras criaturas pequeñas y grandes.

Yo comparo los espacios científicos cerrados y controlados a lo que Jesús llamó las “tinieblas de afuera” del infierno. Satanás y sus agentes son como científicos depredadores que tienen sólo un propósito en mente: atrapar tantas orugas y mariposas como sea posible con el propósito de destruirlas. Las estudian y destruyen para poder preparar pesticidas para destruirlas más eficientemente.

De modo similar, Satanás y los demonios trabajan fervientemente para destruir el plan de Dios para la humanidad y su creación. Han estudiado la naturaleza humana con intenso interés con el propósito de aprender e implementar los agentes más eficaces de destrucción con la precisión más destructiva. Satanás y los demonios detestan con todo su ser al Creador porque están permanentemente quebrantados y son incapaces de perdonar. No pueden someterse voluntariamente, pero serán forzados a su propio plan previo de destrucción con la inevitable e implacable justicia de la omnipotencia de Dios. No tendrán escape a la aniquilación de la nada excepto cómo Dios lo permita.

Felizmente Dios ha hecho mejor provisión para nosotros, los mortales. Las “orugas” humanas podemos escapar de la trampa apocalíptica que Dios ha permitido que Satanás nos ponga. Los pecadores pueden incluso escapar cuando se ven atrapados en la red, si tan sólo buscan refugio y creen en la provisión de la gracia de Dios según indica la Biblia. No hay pecado que Dios no perdone si verdaderamente nos arrepentimos y sinceramente procuramos abandonarlo. Sólo cuando somos demasiado arrogantes para pedir perdón atamos sus manos y le impedimos salvarnos.

A diferencia de las mariposas recientemente transformadas que todavía enfrentan depredadores, los santos resucitados y transformados estarán eternamente seguros en la omnipotencia del reino de Dios. Pero no todo el que mueren experimentará un segundo nacimiento en la dimensión celestial de gloria. Algunos nacen a las regiones de “las tinieblas de afuera.”

En mis libros indico que Dios por lo general no interviene en los asuntos de la dimensión dalet porque le ha dado la autoridad sobre ella a Adán y a sus descendientes. Pero Adán y Eva le entregaron a Satanás ese dominio como resultado de su engaño. Por fe en Jesús, Dios gratuitamente nos ofrece una manera de escapar de las consecuencias de pecado original de Adán. Podemos ser resucitados a la libertad dorada de la dimensión jeh con un propósito eterno. Sin él sólo podemos tener temor, y tal vez con desplante esperar nuestro fin permanente en el lago de fuego.

Mis libros le dicen la historia. Depende de usted si va a despertarse después de su muerte en la crisálida. ¿En dónde va a pasar su etapa de vida de “mariposa”? ¿Libre en el huerto o encerrado en una caja de sufrimiento y muerte?

La Ira de Dios contra la Impiedad del Hombre

“Lo único cierto en la vida es la muerte y los impuestos.” Esa es la sabiduría comúnmente aceptada de esta edad en los Estados Unidos. Sólo el conocimiento de una realidad muy complicada puede alejar la duda y confusión que enmaraña nuestras vidas. Descubra las reglas desde la perspectiva de Dios, y actúe sabiamente de acuerdo a la sabiduría de la eternidad, mientras todavía hay tiempo.

Dios tiene un estándar por el cual juzgará a los pecadores que no se arrepienten. En nuestro mundo moderno hemos perdido de vista las pautas que se deberían usar para determinar el bien y el mal. Incluso tenemos leyes que protegen a los que hacen el mal. Dios nos bendecirá si seguimos las leyes que él ha establecido.

Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa (Romanos 1:18-20).

El sistema educativo de hoy en los Estados Unidos enseña teorías evolucionistas que proclama como ciencia. Estas teorías intentan explicar el comienzo del mundo y de la humanidad negando al Creador. Los que proponen la evolución a propósito escogen ignorar los miles de datos científicos que contradicen sus creencias.

Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles (Romanos 1:21-23).

Los que promueven la teoría de la evolución tienen una cosa en común: todos son mortales. Muchos de los científicos con quienes yo solía trabajar en proyectos de alta tecnología en los laboratorios de investigación avanzada de grandes corporaciones, ya han fallecido y desaparecido. Sus libros de texto han quedado obsoletos, al igual que la mayoría de sus invenciones. Como ejemplo Dios dijo en el pasaje bíblico mencionado arriba que nuestros necios educados científicamente cambiaron una creencia histórica en un Dios vivo por una teoría de simios muertos como parientes distantes. ¿Es posible descender más?

Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia (Romanos 1:24-31).

En mis cuarenta años de trabajar en alta gerencia me vi expuesto ampliamente a la codicia, corrupción, mentiras y engaños de las corporaciones. La actitud de corrección política que acepta los llamados matrimonios entre homosexuales en los Estados Unidos y otras partes del mundo vivirá sólo por breve tiempo. Acabará en juicio lleno de maldiciones eternas y lamento para los que abogaron por ella.

Quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican (Romanos 1:32).

Las Tinieblas de Afuera, Purgatorio, Fegefeuer

Hay que considerar diferentes grados de pecado. ¿Cómo, por ejemplo, juzgará Dios a los que asesinan a niños inocentes?

Jesús relató historias que indican la existencia de un estado intermedio de conciencia llamado “las tinieblas de afuera.” Allí es donde se echan a los siervos malvados hasta que paguen por completo su deuda. La iglesia católico romana llama a este lugar “purgatorio.” Los alemanes lo llaman Fegefeuer.

La palabra griega para este espacio sin dimensión es Hades. Es básicamente una sala de espera en donde la gente espera hasta ser llamada a su destino eterno. A este lugar llamamos infierno, o “el horno de fuego.” (No hay que confundirlo con el lago de fuego, que es un destino final, en donde toda substancia de existencia es eliminada).

Mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes (Mateo 8:12).

Y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes (Mateo 13:42).

Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes (Mateo 13:49-50. Mi próximo libro El Misterio del 17 de Tamuz describirá en detalle a estos cuatro ángeles de la muerte, explicando cómo separarán a los buenos y a los malos).

Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio (2 Pedro 2:4).

Dios creó al hombre a su imagen. Aunque limitados en un ambiente finito, terrenal y contaminado por el pecado, debemos reflejar algo de la naturaleza de Dios. Él es luz en la oscuridad. Es justo, perdonador y misericordioso. Como él es, nosotros también debemos ser.

Esto levanta la pregunta: “¿Qué tal en cuanto a gente como Hitler, Stalin, y los otros asesinos en masa y promotores de la guerra en la historia?”

El ser humano nace con libre albedrío. Cada persona tiene la alternativa de ser salvado o desafiar y aborrecer a Dios. Para ser salvado el ser humano debe reconocer que ha hecho el mal, confesar sus pecados y pedir a Dios misericordia.

Jesús enseñó que el Hades tiene un lado superior y un lado inferior, con un enorme cañón o golfo entre ellos que no se puede cruzar. Habló de un pobre mendigo llamado Lázaro y un rico (Lucas 16:19-31). Ambos se despertaron y se hallaron “al otro lado.” Uno recibía consuelo, disfrutando de buena comunión; el otro experimentaba pánico, terror, y el reconocimiento de que estaba condenado. El que estaba en tinieblas esperaba su juicio final, y sabía que el lago de fuego era su destino.

El Señor castiga a los rebeldes y malos, y no les permitirá heredar el cielo. No se sentirían a gusto allí; no disfrutarían el estar allí y solo causarían problemas debido a su oposición impenitente a Dios. Por consiguiente, Dios debe mandar a estas personas al infierno, que es un lugar en donde los pecadores condenados reconocerán sus faltas a la luz de las normas de Dios.

Pero nuestro Dios amante no torturará para siempre a sus seres creados. Él es misericordioso y no se complace en la ruina del pecador. La muerte segunda, por tanto, es la completa cesación de la vida, en donde el alma y espíritu son aniquilados.

Al ser humano se le da dos alternativas:

1. Misericordia para muerte.

2. Misericordia para vida.

Recompensas para los Justos

La Biblia habla de cinco coronas diferentes que se dan para expresar honores especiales, como recompensas por las obras justas realizadas en la tierra. Estas coronas celestiales siguen el patrón del sistema numérico hebreo, y la comparación a la mano (el uno estando sobre los cuatro). Todas serán otorgadas “al otro lado.”

La primera le pertenece a Jesucristo (el pulgar de la mano). Él cambió su corona de espinas por una corona de oro cuando ascendió al cielo después de su muerte. Las otras cuatro coronas (los cuatro dedos de la mano) son dadas a los santos que honraron a Cristo “en este mundo en este tiempo.”

  1. Corona del Rey de reyes (Apocalipsis 14:14; 19:12).
  2. Corona de Justicia (2 Timoteo 4:8).
  3. Corona de Vida (Apocalipsis 2:10; 3:10).
  4. Corona de Gloria (1 Pedro 5:4).
  5. Corona de Salvación (1 Corintios 9:25).

Juan describe una reunión en el cielo en la que los santos se quitan sus coronas y las ponen ante el trono, significando que comprenden que no merecen tal honor. Dan a Dios la alabanza, agradeciéndole por su amor y misericordia.

Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. . . . y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas (Apocalipsis 4:6, 8-11).

Al final de su jornada el apóstol Pablo, antes de ser decapitado, le escribió una última carta a su amigo: El libro de 2 Timoteo:

Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida (2 Timoteo 4:6-8).

Por cada buena obra que el hombre hace en el nombre de Dios recibirá de Dios una recompensa en el cielo que yo llamo “fichas de misericordia.” Las buenas obras no nos salvan; la sangre expiatoria de Jesús hizo eso. Sin embargo, las almas que entran en el nuevo cielo con sus recompensas (sus “fichas de misericordia”) recibirán reconocimiento por las buenas cosas que han hecho en la tierra.

Cuando los santos empiezan sus vidas en el cielo habrán aceptado su pasado y el dolor que les causaron los que les hicieron daño en la tierra. Estas almas redimidas, reflejando la naturaleza misericordiosa de Dios, perdonarán a los que les han hecho daño. Darán “fichas de misericordia” a los que condenados, que están condenados a las tinieblas de afuera.

Estos actos de misericordia expresan su deseo de perdonar las deudas que les debían sus enemigos en la tierra. Las fichas de misericordia dadas a las almas condenadas serán colocadas a los pies del ángel guardián que está de pie al borde del lago de fuego. Esas dádivas de los santos dadas a los mortales acortarán su estancia en el infierno.

¿Cómo Pagan por sus Obras las Almas Condenadas?

Las almas condenadas en el infierno deben arrepentirse y reconocer que han hecho el mal, y buscar el perdón de los que han ofendido. Deben atravesar el proceso de recoger “fichas de misericordia” de toda persona contra quien han pecado. Permanecerán en el infierno hasta que la deuda sea pagada y todo individuo al que han hecho daño les haya dado una “ficha de misericordia.” Mientras más esperen para confesar sus pecados y pedir perdón, más tiempo permanecerán en el infierno.

Cuando hayan recogido las “fichas de misericordia” por todas sus transgresiones, y recibido perdón por todas sus malas obras, irán al ángel de la muerte, que hace guardia en la entrada del lago de fuego. Puesto que durante sus vidas en la tierra rehusaron reconocer la muerte de Cristo por su salvación, no tendrán la posibilidad de entrar al cielo. Sólo pueden pedir “misericordia para muerte.” Esa será su oportunidad final para escapar a la tortura eterna, soledad, tinieblas, vida sin propósito y depravación total.

Cuando el no creyente finalmente reconoce que fue pecador, y concede perdón a su prójimo, irá a ver al ángel de la muerte. La misericordia de Dios le concederá su petición. Será arrojado al lago de fuego, que es la muerte segunda.

Recoger fichas de misericordia para escapar del infierno suena demasiado simplista y tal vez no sea tarea fácil. Los mortales en el Hades comparten el lugar con los ángeles malos. Estos demonios y espíritus inmundos del tiempo anterior al diluvio de los días de Noé son criaturas horribles. Previamente en la historia se unieron con las personas rebeldes y perversas para formar una alianza invisible en oposición al plan de Dios, pero en el mundo de abajo son enemigos mortales. Muchos mortales perdidos se asombrarán al descubrir que el conflicto entre el bien y el mal continúa implacable y sin fin a la vista. La mayoría personas hace castillos en el aire dando por sentado que la muerte lo acaba todo. Nadie los preparó para lo que deben enfrentar en el Hades.

Los demonios saben que terminarán como últimos en el orden del plan de Dios. Su existencia continuará hasta que todos los mortales hayan desaparecido en juicio, así que harán todo lo que puedan para evitar que los mortales se perdonen unos a otros y recolecten fichas de misericordia. El interrumpir el proceso de reconciliación les extiende la vida. Así que interceptarán toda transacción para impedir que los mortales escapen de ese lugar maldito, perverso, hediondo y totalmente repulsivo.

El principio del bien contra el mal se aplica incluso en el infierno, porque todo mortal perdido debe demostrar misericordia para salir de su lugar de tormento. Toda alma creada está bajo la ley de la naturaleza, con características intrínsecas de potencial divino. Recibido en el nacimiento, el espíritu de la vida mortal conecta a toda persona con el aliento divino de Dios similar al que Adán recibió. Todo ser humano ha sido creado con la huella de la imagen de Dios.

Uno de los rasgos del carácter de Dios es la misericordia. Este es un rasgo potencial que reside en todos los mortales, redimidos o no redimidos por igual. Eso nos hace humanos, a diferencia de los demonios del diablo y espíritus malos. Conforme la disposición de los mortales perdidos llega al punto de intercambiar fichas de misericordia, esta batalla se intensificará y continuará hasta que incluso Hitler y Stalin hayan recogido sus fichas de misericordia y la última alma humana haya partido al lago de fuego.

Esta batalla infernal entre el bien y el mal tomará un tiempo largo, muy largo. Jesús advirtió a su generación muchas veces respecto a este lugar de tormento, en donde hay lloro y crujir de dientes. La mayoría de personas rehúsan aceptar el perdón que Jesucristo ofrece gratuitamente, pero la gracia de Dios exige que el pecador no regenerado pague todo lo que tiene, incluyendo su misma alma.

Después de que todos los mortales escapen del infierno y sean misericordiosamente arrojados al lago de fuego, todos los ángeles malos también serán arrojados igualmente al lago hasta que quede el último, el jefe de todos los ángeles malos, Satanás. Él será el último en el infierno. Dios le preguntará: “¿Dónde está tu gente, las multitudes que te siguieron, y después te abandonaron de buen grado? ¿Dónde están los ángeles que desde tiempos prehistóricos te sirvieron servilmente? ¿Por qué estás solo? Este lugar está vacío. ¿Dónde está la promesa de tus logros?”

Tú tenías el sello de perfección, creado con sabiduría y belleza perfecta. Toda piedra preciosa adornaba tu cuerpo. Te coloqué en el lugar de más alto honor, un querubín ungido te cubría y tú andabas en medio de las piedras ardientes exaltado por encima de las estrellas, hasta que corrompiste tu corazón y te llenaste de violencia y pecaste. Te echo en tierra, y te pongo antes reyes para que puedan contemplar tu fin (Véase Ezequiel 28:12-19).

“Mataste a tu propia gente. ¿Dónde están ahora para consolarte? Destruiste lo que yo creé. En tu odio hacia mí pervertiste todo lo bueno. ¿Dónde están los resultados de tus grandes planes para el universo? ¿Puedes presentarme algo que durará para siempre?”

Esta confrontación final con Satanás será transmitida a todo lugar del cielo, para que todos vean cómo el poderoso ha caído y llegado a su fin. El ángel de la muerte agarrará al diablo y lo echará al lago de fuego.

Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego (Apocalipsis 20:14-15).

El Hades (infierno) entonces quedará vacío y dejará de existir.

Tu reino es reino de todos los siglos,
Y tu señorío en todas las generaciones.

Sostiene Jehová a todos los que caen,
Y levanta a todos los oprimidos.
Los ojos de todos esperan en ti,
Y tú les das su comida a su tiempo.
Abres tu mano,
Y colmas de bendición a todo ser viviente.
Justo es Jehová en todos sus caminos,
Y misericordioso en todas sus obras.
Cercano está Jehová a todos los que le invocan,
A todos los que le invocan de veras.
Cumplirá el deseo de los que le temen;
Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.
Jehová guarda a todos los que le aman,
Mas destruirá a todos los impíos.

La alabanza de Jehová proclamará mi boca;
Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre (Salmo 145:13-21).

El Número 666

Por generaciones los cristianos se han preguntado en cuanto número 666. Han habido muchas interpretaciones en el pasado. Voy a añadir otra para su consideración.

El apóstol Juan vio una “bestia que subía de la tierra,” a la que identificamos como el Anticristo, “el hombre de pecado” que aparecerá durante la segunda mitad de la gran tribulación:

Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón (Apocalipsis 13:11).

En Apocalipsis 13:16-18 se personifica a esta bestia con el número 666 y se la identifica con Satanás residiendo en un cuerpo humano encarnado. Esta extraña coexistencia de un ser celestial con una persona humana tiene sólo otra correlación similar la historia: el Señor Jesús. Este pasaje indica que hay que calcular el número a fin de que llegue a ser una realidad:

Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; 17 y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. 18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis (Apocalipsis 13:16-18).

El número 666 contiene tres dígitos, que representan tres dominios. El primer dominio está fuera de nuestro mundo en alguna parte en el universo, en donde Dios vive. Dios está rodeado de ángeles, que se hallan en un nivel más alto que el hombre. Pedro, inspirado por el Espíritu Santo, dijo que son mayores que nosotros en poder y fuerza (2 Pedro 2:11).

El Anticristo de la segunda mitad de la gran tribulación llegará a ser una criatura entre una y otra: un ángel hombre, que opera en un nivel separado de los ángeles y los seres humanos. Dios no creó este estado desviado de las dimensiones dalet y jeh fusionándose como una, y lo condena. A decir verdad, a los ángeles hombres que existieron antes diluvio se les presenta encadenados en el mundo subterráneo esperando el día del juicio final. Todos serán destruidos sin misericordia. Ni siquiera pueden ser redimidos jamás. Están fuera de la voluntad permisible de Dios, siendo cánceres espirituales de la creación.

Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día (Judas 6).

Permítame resumir las afirmaciones hechas en el libro de Apocalipsis respecto al Anticristo que lleva este número misterioso:

  1. Un sistema futuro de gobierno mundial surgirá de la tierra. (“La tierra” representa un número específico de personas que se puede contar).
  2. Un rey (un cuerpo humano en el que reside Satanás, identificado con dos cuernos, que simbolizan atributos divinos), identificado como el Anticristo, que gobernará ese sistema.
  3. Todo el mundo quedará asombrado. Puesto que nunca han presenciado una resurrección, seguirán ciegamente a ese dirigente.
  4. El sistema educativo del mundo enseñará que el cielo no existe, ni tampoco los ángeles. En consecuencia, es ridículo creer en Satanás (que, aducen, es una figura mitológica). A la llamada guerra en el cielo, en donde se supone que será arrojado fuera, se la ve simplemente como fábula.
  5. Las personas dentro de este sistema religioso y político blasfemarán contra Dios y deshonrarán su nombre.

El sistema numérico hebreo escribe el número 666 como (100 x 6) + 60 + 6. Los tres dominios representados se pueden comparar gráficamente usando tres círculos: un círculo externo, uno en el medio y otro en el centro. Si separamos los círculos, se podría mostrar a los tres dominios como sigue:

El Primer Círculo

El primer círculo, y más grande, es el dominio alef. Contiene el número cien (100), que se puede expresar como 10 2. El dos (2) pequeño quiere decir “al cuadrado.” Los terrenos se miden en metros cuadrados. Cuando usted compra alguna propiedad, se añade su nombre a las escrituras, lo que lo identifica como dueño de ese dominio.

El sistema numérico hebreo identifica al número uno (1) con alef, que quiere decir “el Dios eterno, infinito.” Los tres dígitos en el número cien (100) indican que pertenece al tercer dominio, que es el más alto. Ese es el dominio en donde Dios vive.

El sistema numérico hebreo identifica al número dos (2) con bet, que quiere decir “casa.” El dos (2) en esta fórmula (10 2) expresa que Dios, que es luz infinita e inaccesible, se revela a sí mismo en la dimensión bet: el universo físico, que es nuestra casa.

El Primer Puente

El número seis (6) entre los dos primeros círculos es como un puente que conectados dominios. El número seis (6) representa vau, que quiere decir “conectar,” pero también significa “manifestación de pecado” o “debilidad de los hombres.” Esto ilustra la idea de Dios cruzando un puente para entrar en la dimensión tiempo, a fin de conectarse con el dominio de Satanás. Esto revela su propósito para este mundo caído de pecado y corrupción.

El Círculo del Medio

El círculo del medio contiene el número sesenta (60), que significa samec, la serpiente. Este círculo representa el dominio de Satanás, que está en la tierra en que vivimos y morimos. En el huerto del Edén Satanás andaba derecho ante el trono más alto del cielo. Después de la caída del hombre su dominio (la tierra) quedó bajo maldición, y tuvo que andar sobre su vientre y con el polvo (Génesis 3:14). Ahora es invisible en la tierra, pero su influencia está en todas partes. De acuerdo a la primera profecía de la Biblia, un pie (Jesucristo) triturará su cabeza.

El Segundo Puente

El segundo número seis (6) conecta el dominio de Satanás con la humanidad.

El Último Círculo

Nótese que el último círculo está vacío. No hay número allí porque todavía está siendo creado. La estructura del número 666 todavía no puede ser calculada por completo porque algo está faltando. Busquemos el eslabón que falta.

¿666 u 888?

Si su nombre consta en el libro de la vida, Dios mismo le ha dado un nombre especial (Apocalipsis 20:11-15). Cada letra de su nombre tiene un valor numérico correspondiente adjunto. Si usted tiene un nombre especial dado por Dios, se puede llenar el círculo vacío al final el diagrama que antecede con un valor numérico para ese nombre. Añadiendo esto al 666 lo cambiará a 888, que es un número más allá del dominio de Satanás y fuera del juicio de ese dominio.

En griego el nombre Jesús se deletrea IESOUS. Los equivalentes numéricos de las letras son como siguen:

I = 10

E = 8

S = 200

O = 70

U = 400

S = 200

______

--888

El número ocho (8) quiere decir “un nuevo comienzo.” El número 888 representa un nuevo comienzo en tres niveles, un reunirse de todo lo que Dios ha planeado para el mundo. Este número quiere decir “los santos de la primera resurrección.” Jesús dijo que él es la resurrección y la vida. Nadie puede venir a DiosPadre sino por él.

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego (Apocalipsis 20:11-15).

Las últimas páginas de la Biblia hablan de libros que son abiertos. Si su nombre consta en el libro de la vida, su número correspondiente (888) será el mismo número como el nombre de Jesús y un reunirse de todo lo que él ha planeado.

Este número especial lo calificará a usted para entrar en las grandes bendiciones del mundo futuro. Usted llegará a ser uno con Dios, tal como Jesús dijo: “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí?” (Juan 14:10). Puesto que todos los verdaderos creyentes son hijos de Dios, seremos materialmente transformados en una sustancia eterna siendo unificados con Dios, el Creador de todo.

¿Está Su Nombre en el Libro?

Si su nombre no consta en el libro de la vida, no tendrá un nuevo nombre. Quedará sin nombre en la dimensión espiritual. Su último círculo sigue vacío. Por consiguiente su número es 666, el número de la bestia, y usted se unirá a él en la muerte segunda.

Comprender el número 666 es cuestión de vida y muerte para toda persona en la tierra. La Biblia proclama con urgencia que los seres humanos necesitan responder a Dios y recibir misericordia antes de que sea demasiado tarde. Nadie tendrá excusa. Toda rodilla se doblará y le reconocerá.

De buen grado me postro ante mi Creador, voluntariamente y le agradezco por su don inefable:

¡Vida Eterna!

 

Was mich der Schmetterling lehrt, por Alexander Morel, traducido del francés 1990, ISBN 3-7722-0049-4, Copyright por Victor Attinger, Neuchatel Edition.

 

Para dar su opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, haga click aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en: 
¿Se Acerca la Gran Tribulación?
5 - El Surgimiento de la Segunda Civilización 11 - Repaso y Continuación del Peregrinaje
12 - El Plan e Identidad de Dios en Jesús, el más Pequeño Micro-Huevo del Universo


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.