¿Se Acerca la Gran Tribulación?

De Edén a la Nueva Jerusalén: El Plan de Dios para la Humanidad

CAPÍTULO 1

La Herramientas Básicas que Usé en mi Investigación

¿Qué tienen que ver los métodos de investigación científica con la inminente destrucción de la ciudad de Nueva York y la civilización occidental?

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

El Huevo Ruso de Juguete

Para relacionar la verdad bíblica a la profecía del futuro también uso el modelo de un huevo ruso de juguete. Cuando abrimos el gran huevo de madera, hallamos dentro un huevo más pequeño. Si abrimos el huevo más pequeño, aparece uno incluso más chico. Cada huevo está pintando exactamente igual, difiriendo sólo en escala.

Comprender la verdad también surge en forma creciente. Para comprender los huevos más pequeños debemos dedicar tiempo para estudiar el huevo grande.

El Huevo Grande

La primera parte de este libro trata del plan de Dios para el universo y su propósito para la humanidad según se revela en la Biblia. En estos capítulos destaco pasajes bíblicos que explican conceptos importantes tales como por qué estamos en este planeta, a dónde vamos después de morir, y cómo será la vida cuando lleguemos al otro lado. Debemos entender nuestro mundo desde la perspectiva de Dios antes de intentar comprender por qué va a haber una gran tribulación. Estas nociones bíblicas ofrecen esperanza para la humanidad, que hoy se halla metida en un conflicto mundial.

Los varios huevos también ilustran una nítida regla, que expresa la relación entre estos huevos uno dentro de otro. Yo la llamo la regla hebrea de la mano. Una mano humana tiene un pulgar y cuatro dedos. El pulgar representa el huevo grande, y los cuatro dedos representan cuatro huevos más pequeños dentro del más grande. Este es un diagrama para explicarlo en más detalle:

Huevos Bíblicos Anidados

Un Huevo Más Pequeño

Mi segundo libro enfoca los eventos la Gran Tribulación de siete años que profetiza la Biblia. La humanidad vive en “este mundo en este tiempo,” pero Dios va a introducir algo en el mundo que vendrá “del otro lado” (cielo). Nuestra civilización presente acabará con la Gran Tribulación.

El segundo libro mezcla versículos de la palabra inspirada de Dios con mis otros descubrimientos. Estos descubrimientos se comparan con la Biblia para determinar si son congruentes, como el gran huevo ruso es similar a los más pequeños que hay dentro.

En mi investigación descubrí cuatro calendarios que contienen patrones superpuestos de patrones de tiempo: edades históricas o proféticas, eventos y fechas que se interconectan. Usando estas cuatro tablas descubrí dos calendarios. Cada uno revela la historia de la humanidad. Un calendario o línea de tiempo se lo ve desde la perspectiva de Dios en el cielo; y el otro se lo ve desde el punto de vista del ser humano en la tierra. Puesto que soy fabricante de relojes, decidí mostrar estos calendarios en el diagrama de un reloj.

El Reloj Mundial de Cuclillo

Para mostrar cómo coinciden los dos puntos de vista: el de Dios desde el cielo y el del hombre desde la tierra, preparé un reloj que mide la totalidad del tiempo a través de las edades de la historia y la profecía. El Reloj Mundial de Cuclillo tiene que ver con dos actores que actúan en el escenario del mundo: Satanás y la humanidad. Su interacción se indica por dos diferentes carillas en el reloj, y por dos punteros. La manecilla más corta (u horero) es la de Satanás, y la más larga (o minutero) marca el tiempo desde la perspectiva de la humanidad. En el capítulo 10 explicó en detalle el Reloj Mundial de Cuclillo. Presento la analogía aquí a fin de darle un vistazo del libro. Luego regreso a este asunto al final a fin de resumirlo todo.

La carilla del reloj muestra cinco números grandes entre los dos círculos o carátulas. Cada número significa un ciclo particular de tiempo según se lo ve desde la perspectiva de la eternidad. Nosotros vivimos en la dimensión tiempo, pero en cierto momento el tiempo se acabará y el universo volverá a la eternidad. Toda la historia humana tiene lugar durante la presente dimensión de tiempo.

Como descubriremos el propósito primordial la Gran Tribulación no es la destrucción de este mundo. Más bien, sirve de transición entre la culminación de esta edad presente perversa y la nueva edad divina de paz, amor y rectitud según el gran plan que Dios propuso. La Gran Tribulación será violenta debido a la oposición casi universal de nuestra civilización presente a las bendiciones que Dios desea para toda persona cuando establezca su reino sobre las naciones. Este rechazo irracional del reinado de Dios se debe a las mentiras engañosas de Satanás que encadenan a la humanidad con temor y muerte. Este ángel caído ha esclavizado al mundo a sí mismo para poder destruir totalmente nuestro planeta y todos sus habitantes. Él es el enemigo real de las familias de pueblos y culturas de la tierra, y no ningún otro.

Mientras preparaba el Reloj Mundial de Cuclillo descubrí un concepto asombroso que expuso una nueva manera de interpretar las profecías de Daniel para los tiempos del fin. A este nuevo concepto le llamé mi “Piedra de Roseta,” que explico en el segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz. En breve, este descubrimiento de la “Piedra de Roseta” se basa en la superposición de la profecía de Daniel y el sistema numérico del alfabeto hebreo.

El Reloj Mundial de Cuclillo

El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo

El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo puede ayudarnos a entender e interpretar los ciclos históricos de la humanidad. La Biblia está llena de números. Pero los números en la Biblia no denotan simplemente entidades matemáticas; también revelan significados mucho más hondos e imparten conceptos ocultos.

El sistema hebreo de letras y números complementa el testimonio histórico escrito de la Biblia si se pone al uno al lado del otro. En el lenguaje hebreo original cada letra del alfabeto contiene tres dimensiones.

  1. En un nivel, son simplemente letras comunes que forman palabras, y que se pueden usar para formar oraciones.
  2. Además, cada letra tiene un significado especial asignado.
  3. La tercera dimensión asigna un valor matemático a cada letra.

Tabla El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo

Ningún otro idioma escrito tiene este patrón.

En este libro quiero usar sólo las partes del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo que se conectan con el fechado la Gran Tribulación. No cae dentro del alcance de este libro explicar todo al respecto.

A continuación presento un breve ejemplo de las letras hebreas con sus números y significados correspondientes. Esto llegó a ser mi plano para mi hipótesis al fechar la Gran Tribulación. En el Apéndice hallará más información sobre el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, pero aquí voy a explicar las letras más importantes y sus significados.

Cada letra del alfabeto hebreo está conectada con un número y tiene un significado especial asignado a ella. Estos son unos pocos ejemplos:

Dalet = Cuatro

La letra hebrea dalet se usa para representar el número cuatro (4). Literalmente se traduce como “puerta” y conlleva los conceptos de “creación” o “este mundo en este tiempo.” Describe el lado físico del ser humano y de la tierra material finita; ambos de los cuales están sujetos a cambio.

Nuestro mundo se divide en cuatro componentes de muchas maneras. Nuestros cuerpos físicos están hechos de cuatro unidades básicas de código de ADN. Hay cuatro puntos cardinales (norte, sur, este y oeste). Tenemos cuatro estaciones en el año (primavera, verano, otoño e invierno). Algunos clasifican a la humanidad en cuatro grupos (rojo, amarillo, negro y blanco). Existen muchos otros ejemplos de cuatros.

Cuarenta (40) es un nivel más alto de cuatro (4). Lo representa la letra mem, que se refiere a una condición del agua (mayim). El signo jeroglífico para el agua es una línea ondulada, que se desarrolló en nuestra letra m.

El número 40 (“agua”) es el cuatro (“este mundo en este tiempo”) con una dimensión añadida: propósito. Luchamos en esta vida como si estuviéramos nadando en un vasto océano. Si dejamos de luchar nos ahogaremos, lo que significaría el fin de nuestra vida en la tierra. Podemos o bien continuar viviendo en “este mundo en este tiempo” (4) o ser llevados “al otro lado” (5), donde no hay más lucha.

La Biblia dice: “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27). La única esperanza para nosotros es que alguien “del otro lado” nos pesque (vau) como pescador y nos recoja como recobrando el sedal. Afortunadamente para nosotros Dios ha provisto a ese pescador: Jesucristo.

Llovió por cuarenta días al principio del diluvio en tiempos de Noé. El pueblo de Israel anduvo vagando por el desierto por cuarenta años. Los israelitas se reunieron por cuarenta días al pie del monte Sinaí. Jesús se fue al desierto por cuarenta días, para ser tentado por el diablo. Todas estas experiencias representan luchas en este mundo que tienen un propósito para el otro lado.

Cuatrocientos (400) representa el límite más externo de nuestra existencia terrenal, o el fin de “este mundo en este tiempo.” Los hebreos pasaron cuatrocientos años en esclavitud en Egipto antes de ir a la Tierra Prometida, lo desconocido. Todas las tribulaciones que el hombre debe soportar en esta tierra algún día llegarán a su fin. La gran tribulación terminará con la presente civilización de esta tierra. Al fin de la Biblia Dios dice: “He aquí, yo hago nuevas todas las cosas” (Apocalipsis 21:5).

Jeh = Cinco

La quinta letra del alfabeto hebreo es jeh, que quiere decir "ventana," "eternidad," o "el otro lado." Esta letra connota el cielo o el lado espiritual e inmortal del hombre. A veces puede señalar la Tierra Prometida, la vida del más allá o la eternidad. También puede referirse a los seres creados que no viven en esta tierra, incluyendo a los ángeles justos como Miguel y Gabriel, así como también a los ángeles “caídos” o rebeldes (demonios) como Lucifer (que ahora se llama Satanás) y Legión. Hay multitudes de espíritus cuyos nombres son desconocidos para nosotros.

Mirando por una ventana podemos ver cosas más lejos por la calle. Cuando Dios se reveló a Jacob le permitió mirar por el eslabón de una escalera trans-dimensional por la ventana del tiempo, para que no se desaliente en su viaje. Le prometió a Jacob cinco (5) cosas, según Génesis 28:13-15.

  1. darle la tierra en que estaba durmiendo
  2. estar con él
  3. guardarle en todo lugar a donde fuera
  4. traerle de vuelta, y
  5. no abandonarle.

Muchos pasajes de la Biblia describen eventos que han ocurrido, o sucederán, en la tierra o en el cielo. Algunos versículos tienen que ver con las experiencias de los seres humanos que fueron transferidos al cielo y se les dijo que escriban lo que vieron. La mayoría tratan con un tiempo futuro y se conectan con la Gran Tribulación. Para nosotros estos pasajes son difíciles de entenderlos por entero, porque nunca hemos estado “al otro lado.”

La Relación "Cuatro a Cinco"

Hay una relación única entre los números cuatro (4) y cinco (5) en el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Debido a que los seres humanos vivimos en el nivel “cuatro” (“este mundo en este tiempo”) pero están conectados con el nivel “cinco” (“el otro lado”), podemos tomar decisiones que afectarán tanto nuestras vidas limitadas en la tierra y nuestras vidas eternas en el cielo.

Por ejemplo, a los padres de la iglesia inicial se les pidió que incorporaran en la Biblia un libro escrito por Tomás, hermano gemelo de Mateo. El concilio tenía que decidir si incluir este libro como un “quinto Evangelio.” Según el sistema numérico hebreo, un quinto Evangelio no encajaría a menos que su contenido se relacionara con “el otro lado.” Los ancianos obispos, comprendiendo el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, decidieron permitir que se incluyeran en el canon sólo cuatro Evangelios.

Vau = Seis

La sexta letra del alfabeto hebreo es vau, que quiere decir “anzuelo,” “conectarse,” o “eslabón.” Implica una conexión entre una cosa y otra. Usada como prefijo, vau se convierte en la conjunción “y” que conecta una idea con otra en una oración. Los seis (vau = 6) días de la creación se conectan con el séptimo día, que llegó a existir por gracia después de que Dios terminó la creación de la tierra y del hombre. La cultura hebrea mide los días de la puesta del sol a la puesta del sol; como de 6:00 p.m. a 6:00 p.m. De modo similar, mi segundo capítulo empieza con la “edad del sexto mundo.”

En todo el mundo existen cientos de culturas diferentes, y cada una tiene para contar su propia historia respecto a lo que creen y de dónde vinimos. En India adoran millones de deidades, muchas reclamando el primer lugar en la jerarquía divina. La Biblia dice directamente que hay sólo un Dios que creó el universo y la tierra. Todos los demás “dioses” son falsos y pertenecen al dominio de Satanás porque se rebelaron con él convirtiéndose así es sus ejércitos de mal y destrucción.

Si examinamos las religiones falsas del mundo y consideramos cómo ellas afectan a estas sociedades paganas, rápidamente nos daremos cuenta de que hay una fuerza maligna que está obrando allí. La pobreza, corrupción en lugares de autoridad, asesinatos y sacrificios, inclusive de niños, es agenda diaria en estas culturas paganas. El terrorismo religioso se extiende por todo el mundo, matando a miles de víctimas inocentes a título de venganza de alguna deidad. No es difícil discernir la huella de Satanás, homicida y mentiroso desde el principio.

El Dios de la Biblia es el único que es amor y da vida eterna, por gracia, al que se la pide. En el Capítulo 2 veremos el propósito de la humanidad y descubriremos por qué estamos enfrascados en la batalla entre el bien y el mal.

La Biblia indica que en la eternidad pasada, antes de que empiece la dimensión tiempo, existían ciertos seres creados. En el Capítulo 2 veremos también a los seres que viven en el otro lado y cómo ellos se involucraron con la humanidad. Los eventos mundiales futuros sólo tienen sentido cuando los comparamos con el propósito de Dios y su plan global para el universo y todas las personas.

Zayin = Siete

La séptima letra del alfabeto hebreo es zayin, que quiere decir “espada,” “contienda” o “lo completo o perfección.” El Capítulo 3 estudia la séptima edad del universo. Empezó con el principio de la humanidad (alrededor de 4068 a.C) y durará alrededor de 6.000 años (hasta el 2018 d.C.). Ese capítulo habla de cómo y por qué la humanidad y Satanás participan juntos en la dimensión tiempo. El destino eterno de cada persona depende de las decisiones que toma en la dimensión tiempo.

Jet = Ocho

La octava letra del alfabeto hebreo es jet, que tiene dos interpretaciones posibles, determinadas por el contexto. Uno de los significados es “cercado” o “rodeado”, y el otro es “nuevo comienzo.” Por lo general la posición de “cercado” tiene que ver con la tierra y el “nuevo comienzo” indicaría el cielo (“el otro lado”). En el capítulo 7 describiremos la contribución de jet a nuestra comprensión. Ese capítulo sólo cubre un período muy breve de tiempo: la gran tribulación de siete años (2008 a 2015 d.C.). La gran tribulación es una parte integral del plan general de Dios. A fin de comprender cuándo y cómo va a tener lugar la gran tribulación, hay que entender el plan de Dios.

Mi segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz, explica cómo se puede usar el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo para predecir las fechas la gran tribulación. Basado en mi estudio de la profecía bíblica estoy convencido de que el cielo experimentará una gran tribulación al mismo tiempo que la tierra. La Gran Guerra del Cielo ejercerá un poderoso impacto en el universo, particularmente en nuestro planeta.

Esta breve edad profética es el punto focal del propósito de Dios. La gran tribulación en el cielo y la gran tribulación en la tierra resultarán en un nuevo universo, que reemplazará al cielo y la tierra que conocemos hoy. Increíblemente, la humanidad está invitada a participar en este asombroso evento.

Tet = Nueve

La novena letra del alfabeto hebreo es tet, que quiere decir “nueva vida." El Capítulo 9 cubre otro ciclo largo, que durará unos mil años. Es la implementación de la esperanza prometida a todo el que cree.

En este libro enfoco la profecía bíblica inspirada. La Biblia proclama que habrá una resurrección de los muertos. La fe en una vida más allá ha sido parte integral de la raza humana por miles de años. El concepto de la resurrección se ve en muchas culturas. Las tumbas y pirámides egipcias antiguas, construidas hace unos cinco mil años, indican una creencia en la vida en el más allá. Pero sólo la Biblia puede proveer las respuestas a nuestras preguntas sobre lo que sucede después de que morimos. Según la Biblia, al final de la dimensión tiempo habrá dos grupos de personas: los que reciben vida eterna y los que acaban en el lago de fuego.

El Capítulo 9 incluye una descripción de la nueva civilización que existirá en la tierra durante los mil años de edad dorada de la humanidad. Al final de este último período de la dimensión tiempo (3018 d.C.) empezará de nuevo la eternidad. La nueva civilización entonces será transferida al “cielo nuevo” y a la “nueva tierra.”

Yod = Diez

La décima letra del alfabeto hebreo es yod, que quiere decir "mano," "nivel más alto de actividad," o "ley y responsabilidad."

Este libro introduce las referencias bíblicas al Orden Divino del Nuevo Mundo, en tanto que mi segundo libro trata con más detalle la Gran Tribulación de siete años que es la transición entre esta edad de maldad a la de bien que vendrá. Incluye doce pruebas de que mi teoría de las fechas la Gran tribulación es acertada. Explica el plan de Dios para el universo y la humanidad, tal como se revela en la Biblia. También muestra cómo varios calendarios culminan en un punto común que se superpone perfectamente con la Biblia.

El Ejemplo de la Vía Férrea

Cuando descubrí el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo noté una relación interesante entre la fe cristiana original y la hebrea. La Biblia tiene sus raíces en escritos hebreos antiguos y la Torá. La palabra de Dios más tarde fue completada y se cumplió en la manifestación de Jesús, cuya vida en la tierra relatan los Evangelios. Revelación adicional de Dios vino mediante la iglesia apostólica en los demás libros del Nuevo Testamento.

Las revelaciones antigua y nueva se pueden comparar a una vía férrea, que tiene dos rieles. Como sistema equilibrado cada riel es independiente del otro, pero funcionan juntos. Están conectados en armonía por durmientes que forman un cimiento firme. Necesitamos ambos rieles para entender apropiadamente los oráculos de Dios.

Un riel representa al Antiguo Testamento con las tradiciones y festivales judíos; el otro es la revelación del Nuevo Testamento y la perspectiva cristiana. Por siglos estas dos fes han corrido paralelas entre sí. Muchos creen que son religiones separadas, pero su verdadera fuente espiritual es el único Creador. Por esto, su herencia complementaria revela el propósito de Dios para la humanidad, si se las estudia y entiende conjuntamente. Cuando se las trata en forma separada, la verdad que se descubre es incompleta, y el potencial para entender los propósitos de Dios en la profecía se reduce por el forzoso apoyo en sólo uno de estos dos testigos necesarios.

Las 14 Estciones ferroviarias

Judíos y gentiles han estado como antagonistas y persiguiéndose unos a otros por generaciones, sin darse cuenta de que la vía férrea puede funcionar sólo cuando ambos rieles trabajan lado a lado. Ahora, en nuestro mundo moderno, este tiempo de ignorancia debe llegar a su fin.

La humanidad está viajando en el tren de la dimensión tiempo. Según el plan de Dios, antes de que lleguemos a nuestro destino final nuestro tren debe pasar por un túnel ardiendo. Ese túnel es la gran tribulación de siete años que fue profetizado hace miles de años. La vía férrea corre cuesta abajo y los frenos están fallando; pero Dios ha provisto una provisión de emergencia para nuestra seguridad. La Biblia la llama “vida eterna.”

Las promesas de Dios están firmemente establecidas pero debemos tener fe en la provisión que él ha hecho. Nuestra fe descansa en la integridad del Gran Diseñador de la vía férrea. Atravesar un túnel en llamas exige fe. El creer en la palabra de Dios nos dará la confianza para llegar al otro lado.

Nuestra sociedad diversa expresa muchas opiniones diferentes respecto a dónde se dirige el tren. Le invito a olvidarse por un momento su trasfondo y educación religiosa. Desde el asiento del tren usted puede ver ambos rieles simultáneamente. Al mirar hacia adelante al horizonte parece que los rieles se unen. Esto es sólo una ilusión.

Independientemente de lo que creamos, a la larga llegaremos a nuestro destino final. Después de que hayamos muertos y hayamos salido de este mundo, ya no importará lo que nos divide. Debemos confiar en el Diseñador de la vía férrea, que planeó esta ruta incluso antes de que empezara la dimensión tiempo.

La Prueba Triple

Al leer este libro le invito a que me acompañe a bucear en busca de las valiosas perla sumergidas en el océano de la Biblia. Al intentar entender la profecía debemos hacer tres preguntas:

¿Encaja esto con otras referencias bíblicas? Para afirmar un evento debe haber por lo menos dos testigos o versículos que lo corroboran, para las cosas terrenales, y cinco para las cosas que suceden “del otro lado.”

¿Tiene sentido? El Dios del universo no es un Dios de confusión. Todo lo que él hace tiene lógica y simetría.

¿Se superpone con otras referencias bíblicas para establecer un paralelo? Dios repite múltiples veces las verdades importantes porque sabe nuestras limitaciones.

Dos Tablas que se Superponen

El análisis de los eventos históricos puede hacer más comprensibles los eventos futuros. A fin de explicar la gran tribulación debemos primero mirar al pasado, según lo revela la palabra de Dios.

Para ayudarnos a entender esto he preparado dos tablas: La Tabla de Siete Mil Años de la Historia Humanay la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. Las tablas contienen varias superposiciones, aspectos en los que las tablas tienen similitudes distintas. Sin embargo, faltan algunos “engranajes” que hay que añadir. Al comparar ambas tablas con el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo hallamos la línea divisoria de la dimensión tiempo.

Tabla de Siete Mil Años de la Historia de la Humanidad

(Explicada más completamente en el segundo libro.)

Para predecir la fecha futura la gran tribulación tuve que bregar con calendarios antiguos, que son muy diferentes del nuestro. Combinándolos en términos iguales en un concepto resultó una tabla de la historia humana. Esto hace más fácil comparar acertadamente las fechas de los diferentes calendarios a fin de predecir la fecha la gran tribulación.

La Tabla de los Siete Mil Años de Historia Humana muestra doce ciclos de 490 años, basados en el sistema hebreo de sietes (490 siendo 7 x 70) a la derecha de la tabla, desde la perspectiva de la dimensión dalet. El lado izquierdo muestra las estaciones ferroviarias desde la perspectiva de la dimensión jeh. Estas tablas pueden parecer un poco complejas al principio, pero tendrán sentido conforme avanza leyendo las explicaciones.

Llegué a la fecha inicial de esta tabla empezando con el año en que fue destruido el primer templo judío (588 a.C.) y contando hacia atrás siete (7) ciclos de años hebreos, lo que nos lleva a 4018 a.C. Convirtiendo los ciclos de años hebreos a nuestro tiempo solar, la creación de Adán debe haber tenido lugar alrededor de 4068 a.C.

Casi todas las culturas antiguas del Cercano Oriente usaban calendarios anuales de 360 días, basados en doce meses lunares de treinta días. Algunos expertos creen que el año solar antiguo se usaba para que coincida con las doce órbitas lunares exactamente en 360 días. Pero este no ha sido el caso por largo tiempo. Muchas culturas antiguas crearon maneras de ajustar sus calendarios lunares al año solar. Los musulmanes no lo hicieron, y así su calendario lunar de 354 días progresivamente se queda atrás once días en relación a nuestro calendario secular gregoriano de 365,25 días, y es por eso que los festivales musulmanes parece tener lugar un poco más temprano cada año.

Tabla de Siete Mil Años de la Historia de la Humanidad

El presente calendario judío también es lunar, con cada mes empezando con la luna nueva, que en tiempos antiguos se determinaba por observación visual. Para ajustar los ciclos lunares de hoy a nuestro presente año solar de 365 días, se añade un segundo mes (adar 2) siete veces (en el 3º, 6º, 8º, 11º, 14º, 17º y 19º años) dentro de cada ciclo de diecinueve años, de modo que un año de meses lunares se alinee propiamente y quede sincronizado con las estaciones del año solar. (Este ajuste del calendario judío se ha hecho regularmente por miles de años y es similar a añadir un día al fin de febrero una vez cada cuatro años en nuestro calendario.)

Convendría una nota en cuanto a estos calendarios divergentes porque expresa un punto de vista diferente de lo que ordinariamente se enseñan en nuestras escuelas. Todos los tres calendarios: hebreo, chino y azteca, empiezan a contar los años desde antes del diluvio. Tienen más de cinco mil años de existencia, y todos usan un año de 360 días, como también lo hacen los calendarios del antiguo Egipto y Mesopotamia.

Nuestras escuelas por lo general enseñan que la gente de la prehistoria eran hombres primitivos o simiodes, sin conocimiento. La imagen que se presenta es que eran seres torpes, por debajo de la inteligencia más baja, pero en nuestra ignorancia nos olvidamos de hacer unas cuantas preguntas. Sabemos hoy que la tierra completa su circuito alrededor del sol en 365,24 días cada año; así que, ¿por qué hay una diferencia en los calendarios antiguos de aproximadamente 5,24 días? ¡No demos por sentado que esa gente no tenía suficiente educación como para notar una diferencia de cinco días!

La verdad del asunto es que la historia revela que la primera civilización de la humanidad (antes del diluvio) era más avanzada que la nuestra lo es hoy, como se evidencia en la mitología y en artefactos por todo el mundo. Si usted pudiera mostrarme una criatura sirena, o cualquier criatura medio hombre y medio animal, como tan comúnmente se muestra en las culturas antiguas, entonces le creería que estamos a la par de esa primera civilización. Aquí estamos tratando con leyes físicas, que no han cambiado desde el principio de la creación, y la única manera en que esas criaturas pudieron haber existido en esa época era si la primera civilización sabía más en cuanto a tecnología de los genes que lo que sabe la ciencia moderna actual.

Debido a que la ley natural funciona en base a “causa y efecto,” opino que hay una razón científica para un año solar antiguo de 360 días. Con los calendarios hebreo, chino y azteca tenemos tres testigos independientes de diferentes continentes y culturas con idiomas e historias totalmente diferentes. Por consiguiente, cuando concuerdan en algo, debemos creer su testimonio de que había una relación cósmica de un año de 360 días entre nuestra tierra y el sol en la antigüedad. Negar tal testimonio es arrogancia en su más alto nivel.

La Biblia es el único libro antiguo que nos dice algo respecto a la civilización antes del diluvio. Menciona que extraterrestres (ángeles) del espacio sideral vinieron a la tierra y reprodujeron descendencia al tener hijos en mujeres humanas, que fueron los “nefilim” o gigantes. Estos gigantes eran más altos y más violentos que la gente normal, e inspiraban temor y asombro.

Estos extraterrestres o ángeles trajeron un calendario muy preciso que posicionaba la tierra y el sol según se proyectaban desde el espacio. Los aztecas lo copiaron y con ellos se hicieron famosos al tener el calendario cósmico más preciso: que incluso supera a los nuestros en la actualidad. Debido a su conexión angelical, los antiguos aztecas relacionan sus enseñanzas religiosas y calendario a la serpiente del cielo, que desciende a la tierra al fin de esta edad presente el 21 de diciembre del 2012.

Ahora volvamos a la ley de causa y efecto. El ciclo anual actual de 365.24 días por año quiere decir que la tierra experimentó un evento que le hizo reducir su velocidad en 5,24 días por año. ¿Qué causó este cambio en el calendario? La Biblia nos da la respuesta. Habla claramente de un cataclismo que tuvo lugar en el año 2288 a.C. y que se llama el diluvio universal.

La ciencia indica que un gigantesco asteroide chocó contra la tierra al mismo tiempo en que “las fuentes del abismo se abrieron.” El impacto de este asteroide (la causa) resultó en efectos horrendos en la tierra. Mencionaré unos pocos de ellos, entre miles. Si nuestros profesores no fueran tan ciegos en su devoción a la teoría de la evolución, reconocerían la mayoría de ellos.

Primero, la costra de la tierra quedó severamente dañada resultando en el movimiento de las placas tectónicas y la separación de los continentes. Las montañas surgieron y otras regiones desaparecieron bajo el nivel del mar. Los dinosaurios no fueron achicharrados; murieron en el agua y sus huesos ahora se hallan en el lodo del fondo. La atmósfera del 30% de oxígeno a alta presión (verifique las burbujas de aire que se hallan en el ámbar y mida su contenido de oxígeno) se desinfló, uniéndose con hidrógeno, que era parte de la atmósfera antigua antes del diluvio, para hacer que llueva por cuarenta días.

Esa fue la primera vez que había llovido sobre la tierra, y eso produjo el primer arco iris cuando la luz del sol se abrió paso. En lugar de un suave rocío que regaba la tierra, ahora había lluvia y a veces arco iris. En donde la gente previamente vivía cientos de años, ahora vivía sólo 75 años, debido a que el cambio en la atmósfera no sólo redujo la presión de aire y el contenido de oxígeno sino que también aumentó las cantidades de radiación que llegaba desde el sol a la tierra.

Bajo las condiciones atmosféricas enriquecidas anteriores las plantas tenían troncos y ramas con células grandes, y los animales tenían células grandes como lo atestiguan sus estructuras óseas fósiles. Esta profusión de animales grandes y plantas tropicales y que se hallaba por todo el mundo bajo la sombrilla de la atmósfera anterior, desapareció. El ámbar se formó de la resina residual que se recogió en las grandes venas de árboles antiguos, del doble del tamaño de los secoyas gigantescos de California. Nuestros depósitos de petróleo también provienen de ese tiempo. Después del diluvio la presión del aire en la atmósfera al nivel del mar probablemente se redujo a la mitad, y dos tercios del globo quedaron congelados instantáneamente bajo cientos de metros de hielo, que se había condensado en los polos y se extendía hasta la línea ecuatorial. Congelación instantánea extremadamente intensa es la única explicación para los mamutes congelados hallados en las regiones polares ¡que tienen todavía en sus bocas vegetación parcialmente masticada! La zona de temperatura resultante alrededor de la línea ecuatorial dio lugar a la segunda civilización humana en áreas ahora sepultadas en arena.

La Biblia predice que Dios tiene planeado otra gran tribulación, y sus agentes ya están en movimiento en el calendario cósmico de eventos venideros. En el futuro cercano otro asteroide se estrellará contra la tierra con consecuencias devastadoras. Este asteroide ha estado en su ruta por miles de años. Ese es el descubrimiento del que escribo.

Este futuro asteroide es más pequeño y no causará un diluvio global. Dios hizo un pacto con el hombre y dijo que nunca más volvería a juzgar al mundo con un diluvio universal. La próxima vez su juicio será con fuego, acompañado esta vez de conglomerados de basura espacial pesada y ardiente. Esto nos da esperanza de que algunos sobrevivan la catástrofe venidera la gran tribulación; principalmente porque Dios lo ha dicho así. Mi segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz, describe estos sucesos naturales según los predicen versículos bíblicos escritos por personas que vivieron hace dos o tres mil años.

Para hacer una proyección de las fechas futuras de la gran tribulación conservé la Tabla de Siete Mil Años de la Historia Humanaen años hebreos porque los números revelan verdades ocultas que se perderían si los convertimos a nuestros años, y así tampoco habría superposición con la profecía. Además, cualquier fecha anterior al diluvio es pura conjetura, como ya se indicó antes.

Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación

Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación

La Tabla de Siete Años contiene doce períodos de siete meses cada uno, con un período especial insertado de 1335 días (Daniel 12:12).

La Mini-Gran Tribulación tiene lugar cuando el mal se intensifica y el gran martillo de Dios golpea para destruirlo. La mayoría de las profecías en cuanto a la gran tribulación se concentran en la última parte de la Gran Tribulación de siete años. En mi segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz, explico en algún detalle estos sucesos dentro de su contexto bíblico. En este primer libro sencillamente quiero que usted se percate de su existencia.

Los Doce Periodos de la Gran Tribulación

Secuencia de los Eventos de la Gran Tribulación:

  1. La gran tribulación empieza con la destrucción nuclear de la ciudad de Nueva York (llamada “Babilonia en el libro de Apocalipsis).
  2. En desquite los Estados Unidos destruyen varias ciudades islámicas con bombas nucleares. (Los cuatro jinetes apocalípticos aparecen en Apocalipsis, capítulo 6.)
  3. Después de la destrucción de la base de poder político en el Medio Oriente, el Anticristo sube al poder en Europa. Se logra un tratado de paz de siete años entre Israel y los palestinos.
  4. A mediados la gran tribulación de siete años es asesinado el presidente de la Unión Europea (el Anticristo).
  5. La masacre de asentamientos judíos hace que las fuerzas de la OTAN ocupen Israel, rompiendo el acuerdo de paz con los palestinos.
  6. La gran tribulación termina cinco meses después de la destrucción del tercer templo.
  7. Jesucristo vuelve para establecer el nuevo orden mundial de Dios sobre la tierra, empezando en Jerusalén con una nación de Israel redimida.

 

Friedrich Weinreb, Die Symbolik der Bibelsprache (Origo-Verlag, Zurich Schweiz, Swedenborg Verlag Zurich, 1969).

"Jewish Calendar,"Jewish Virtual Library (www.us-israel.org/jsource/Judaism/calendar.html).

 

Para dar su opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, haga click aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en: 
¿Se Acerca la Gran Tribulación?
5 - El Surgimiento de la Segunda Civilización 11 - Repaso y Continuación del Peregrinaje
12 - El Plan e Identidad de Dios en Jesús, el más Pequeño Micro-Huevo del Universo

PicoSearch
  Help
Site Search by PicoSearch
Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.