El Misterio del 17 de Tamuz

Claves Hebreas Antiguas para Fechar la Gran Tribulación

Prefacio

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

¿Por Qué Dos Libros Separados?

En mi primer libro, ¿Se Acerca la Gran Tribulación?, arreglé los sucesos principales de la profecía en el contexto del plan de Dios para la humanidad, según se los ve desde el espacio y mirando hacia la tierra. Este plan fue determinado antes de que la tierra fuera formada y antes de que quedara establecida nuestra disposición humana. Sólo cuando hemos entendido las ideas fundamentales de ese plan tendrá sentido la gran tribulación.

Mi segundo libro empieza con la historia cronológica de la gran tribulación. Divido los siete años de la gran tribulación en doce periodos, y describo lo que sucede en cada uno de ellos, y por qué. Cada parte del relato descansa firmemente en las profecías bíblicas de Apocalipsis, Daniel, y otros profetas hebreos antiguos. A decir verdad, algunos estudiosos calculan que una tercera parte de la Biblia es profecía, y la mayoría de estas profecías describen a las personas, naciones y acontecimientos relativos a la gran tribulación.

Los siguientes son unos cuantos de los temas que se consideran en estas páginas:

Finalmente, ¿sabía usted que el ángel de la muerte de la antigua narración de la Pascua no está solo? Tal como lo oye. Apocalipsis describe otros cuatro ángeles de la muerte que pronto recorrerán la tierra para asegurarse que ningún impío escape del juicio. Y, sí, hay esperanza para los que son leales a su Creador. Los siervos justos de Dios gobernarán sobre una nueva edad gloriosa de paz y armonía que viene luego de las terribles pruebas de la gran tribulación.

Mis libros enseñan conceptos bíblicos de una manera que le será fácil leer la Biblia por cuenta propia. Para la persona que no está familiarizada con la Biblia el contenido de estos libros tal vez le parezca especulación desquiciada; pero no lo es. Además de la Biblia también incluyo observaciones documentadas de respetados expertos en cuanto a la vida en la tierra hoy, junto con correlaciones con los calendarios antiguos chino y azteca. La última parte de este libro le lleva paso a paso por mi metodología de investigación. Una vez que usted vea como todas las “coincidencias” simplemente cayeron en su lugar vez tras vez, entenderá mejor por qué he dedicado tres años y miles de dólares para escribir estos libros.

Sin embargo, el principal mensaje de la inminente gran tribulación es que el Dios de la Biblia quiere familiarizarse con usted y conmigo, porque somos preciosos para él. Él sabe de nuestras luchas, dolor y sufrimiento lo suficiente como para morir por una humanidad desagradecida. Fue la única manera en que podía ofrecernos con justicia y amor una vida genuina con contentamiento eterno que puede empezar ahora, incluso en medio de severo sufrimiento, pruebas y dolor.

Las Tres Preguntas

En este punto quisiera que nos concentremos en tres preguntas respecto al significado de la vida, que tal vez usted habrá tenido desde su niñez. Puesto que este libro también está colocado en la internet, y fue escrito originalmente en inglés, pensé en tres palabras interrogativas que en inglés empiezan con “w”: “why,” que significa “por qué”; “what,” que significa “qué”; y “when,” que quiere decir “cuándo.” Las iniciales de esas tres palabras del inglés nos dan la primera parte de las direcciones de la internet: www.

Primera Pregunta = “Por qué.” La mayoría de las doce preguntas “por qué” que se hacen más abajo fueron contestadas en mi primer libro. Si usted conoce bien la Biblia, o ha sido creyente por largo tiempo, tal vez pueda responder a algunas de ellas. Si es así, tal vez entonces puede proceder a leer este segundo libro sin leer el primero. Pero incluso en ese caso, los siguientes tres puntos principales se tratan en el primer libro. Por favor, considérelos con toda atención, porque pienso que es preciso entenderlos para poder responder a la primera pregunta “por qué”:

Segunda Pregunta = “Qué” sucederá. Mi segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz, trata de las otras dos preguntas. La primera parte de este libro describe con amplios detalles los sucesos cronológicos de la gran tribulación. La Biblia tiene mucho más que decir respecto a lo que yo puedo apenas subrayar en cuanto a algunos de los eventos más importantes y su cronología.

Tercera Pregunta = “Cuándo” sucederá. Los últimos capítulos hablan de lo que yo llamo mi descubrimiento de la Piedra de Rosetade la Biblia. Habrá 12 pruebas y muchas superposiciones de los engranajes del calendario profético.

Lea y Decida por Sí Mismo

Para mí es mucho más importante que usted piense por sí mismo respecto a estos asuntos importantes, antes que simplemente crea en todo lo que yo escribo. He hecho lo mejor que he podido con lo que Dios en su infinita gracia me ha revelado, pero sea que usted crea o no mis explicaciones de la palabra de Dios, mi oración es que usted crea a Aquel que es fiel y verdadero, Jesús, el Mesías, Hijo de Dios Padre, por quien recibimos la prometida regeneración en el Espíritu Santo. Sólo por fe en la gracia redentora de Dios y su poder para transformar vidas e intervenir en la historia humana nos es posible vencer y entrar en el reino de Dios que pronto vendrá a la tierra.

Sir Isaac Newton, uno de los más grandes físicos y científicos de todos los tiempos, escribió más de un millón de palabras sobre la profecía bíblica. Obviamente, él pensaba que era un tema importante. También sabía que era controversial, y él detestaba la controversia. Su consejo, tomado de sus papeles originales escritos a mano, y conservados en custodia en la Universidad Hebrea de Jerusalén, dice:

“Habiendo investigado, y por la gracia de Dios obtenido conoci­miento posterior de las Escrituras proféticas, me he conside­rado obligado a comunicarlo para beneficio de otros. . . . Per­mí­­teme, por consiguiente, suplicarte que no confíes en la opinión de ningún hombre respecto a estas cosas. . . . Investiga las Escrituras tú mismo . . . si deseas hallar la verdad. Lo que a la larga obtengas lo valorarás por sobre todos los demás tesoros . . . comprensión de las profecías sagradas y el peligro de descuidarlas es muy grande, y tu obligación de estudiarlas es igual de grande” Sir Isaac Newton (1642-1727) de The Messiah Conspiracy, volumen 1, por Moore, Philip, Ramshead Press International, Atlanta, GA, 1996, página 53.

De nuevo, si usted llega a este segundo libro sin haber leído el primero, le recomiendo de corazón que lea ¿Se Acerca la Gran Tribulación? antes de intentar leer el contenido detallado de éste. Estoy seguro de que el tiempo que invierta en ambos libros ampliará sus horizontes. Serán un reto para su intelecto, aun en el caso que su trasfondo sea de una tradición religiosa o filosófica diferente al cristianismo. De algunas maneras este libro incluso será un desafío mayor para los creyentes, a quienes les pido que mantengan una mente abierta lo suficiente como para leer toda la historia antes de llegar a cualquier conclusión final respecto a ella.

A continuación hago doce preguntas, que respondo en mi libro anterior. Si usted puede contestar la mayoría de ellas, entonces debe poder acompañarme a donde me dirijo en este libro.

Prueba de Doce Preguntas

  1. ¿Por qué estoy en esta tierra? Hay millones de otros planetas en el universo, y este globo es diminuto. ¿Es la tierra el único lugar del universo en el que existe vida?
  2. Al morir, ¿hay vida después de la muerte? ¿Cómo puedo estar seguro?
  3. Algunos afirman que han visitado el cielo, y otros afirman haber ido al infierno y regresado. ¿Es verdad?
  4. ¿Qué es el cielo y qué es el infierno? ¿Qué es el purgatorio o Fegefeuer?
  5. ¿Quién va al cielo y quién es condenado al infierno? ¿Qué tal en cuanto al Hades?
  6. ¿Quién es el Dios real? Hay cientos de deidades en toda cultura. ¿Hay sólo una Realidad Última? ¿Cuál es?
  7. ¿Hay un Creador? ¿Quién es? ¿Qué quiere él de mí?
  8. ¿Es Satanás un ser real?
  9. ¿Hay otros seres en el universo? Eso le interesaría mucho a Hollywood.
  10. ¿Son salvados sólo los cristianos? ¿Qué tal en cuanto a los judíos, las personas buenas, o los niños? ¿Qué tal en cuanto a las personas que no saben nada del cristianismo
  11. Algunos creyentes piensan que no atravesarán la gran tribulación. ¿Es posible que la Biblia enseñe lo contrario?
  12. Algunos cristianos creen que “Nadie sabe la hora.” ¿Quiere decir este versículo que no hay manera de saber el día en que empezará la gran tribulación? ¿O cuándo serán resucitados los muertos? ¿O se refiere eso al tiempo del retorno de Jesús a esta tierra? ¿Podrían estos eventos al parecer relacionados estar programados para suceder en tiempos diferentes; algunos de los cuales se pueden fechar, y otros no?

¿Por Qué una Gran Tribulación?

Un breve repaso de mi “Primer Libro”

La mayoría de cristianos no tienen ni la menor idea de por qué una gran tribulación debe caer pronto sobre todas las naciones de la tierra. Dios ama a todas las naciones; por consiguiente, él debe probarlas a fin de redimirlas. Aunque el enfoque divino sigue sobre Israel y el pueblo judío, toda personas de toda nación será probada por hasta siete años de prueba y sufrimiento. Esta afirmación tal vez le sorprenda, pero es verdad. Si usted es judío, casi puedo garantizar que ni siquiera ha oído de la gran tribulación bíblica.

Ocasionalmente tal vez algunos cristianos oigan a algún predicador hablar al respecto, pero eso parece ser cada vez menos y menos frecuentes. La mayoría simplemente saben la razón real por la que Dios ha decidido destruir tanto de lo que el hombre ha hecho en la tierra y a ella. Para ser franco, es muy incómodo predicar respecto a tiempos tan drásticos a una cultura bendecida con “vida buena” de casas innecesariamente grandes, autos costosos y fines de semana gloriosos pasados en algún barco o algún otros vehículo de recreación. Esta vida buena se ha vuelto normal para la mayoría de estadounidenses, y es envidia del mundo.

Si alguien preguntara en cuanto a la gran tribulación, la reafirmación inmediata de la continuación de buenos tiempos se expresa en la respuesta cristiana tradicional de que “nadie sabe la fecha.” Otras veces se oirá algo así como: “Dios es tan gentil y amor, que simplemente me llevará rápidamente al cielo antes de que las cosas se pongan realmente mal. De seguro los perdidos serán dejados atrás, pero bien se merecen el castigo. Dios cuidará a los que se arrepienten.” Los que expresan tales sentimientos se olvidan de que los que creemos somos las manos, pies y cara de Jesús ante el mundo.

Parte del problema es que la mayoría de creyentes no “temen y tiemblan” ante la palabra de Dios. Oímos mucho de la misericordia y bondad de Dios, pero no mucho respecto a su severidad e ira (Romanos 11:22). Este enfoque a la Biblia a la larga concede a los cristianos profesantes licencia para escoger y seleccionar lo que les parece conveniente creer y practicar. ¡Simplemente eche un vistazo a sus presupuestos personales y congregacionales, y verá cuáles son sus prioridades reales!

Pero el hecho de vivir en medio de la abundancia material y poder no les concede a los creyentes de los Estados Unidos excusa alguna para ignorar respecto a la gran tribulación. Nunca ha habido una mayor abundancia de información disponible en cuanto a la profecía bíblica y a la vida cristiana que ordena la Biblia, y no olvidemos tampoco la abundancia de Biblias disponibles. Mis dos libros fácilmente pueden perderse entre todo lo que se ha escrito sobre el tema, pero le prometo que no leerá nada parecido en ninguna otra parte.

¿Qué le dirá usted al Juez divino cuando comparezca ante él? ¿Cuento ya con su atención?

La Vía Férrea Judeo-Cristiana

Yo comparó el plan revelado de Dios para la humanidad a un tren que corre por una vía férrea. Los engranajes el tiempo cronológico del Reloj Mundial de Cuclillo hacen avanzar el tren por la vía histórico profética del tiempo avanzando de estación a estación. Las estaciones representan sucesos importantes o indicadores cuando nuestra dimensión terrenal tocó la celestial con alguna consecuencia observable. Esta vía férrea tiene dos rieles. Un riel representa las Escrituras y tradiciones hebreas, el otro el Nuevo Testamento. El tren no puede viajar por sólo un riel.

Las 14 Estacioines Ferroviarias

La iglesia cristiana histórica no ha puesto un buen ejemplo de seguir a Jesús por la forma en que ha tratado a los que no son cristianos, especialmente a los judíos. Si simplemente enterráramos por un momento nuestros prejuicios contra los judíos y miráramos sus Santas Escrituras, la Torá, profetas y escritos, y los comparáramos con lo que se revela en el Nuevo Testamento, entonces hallaríamos la sabiduría para comprender lo que Dios realmente quiere que sepamos. Partes del lado del Antiguo Testamento de ese sistema ferroviario es el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Esto llegó a ser para mí la clave para entender una cultura foránea y me hizo darme cuenta del plan de Dios para nosotros al abrirme muchos aspectos que no tenía ni idea de que existían.

Quisiera animar a mis hermanos cristianos y judíos a que estudien ambos “rieles” del plan de Dios. No acepten simplemente a ciegas lo que su establecimiento educado les dice respecto a estos asuntos. Felizmente uno no tiene que convertirse en judío para poder entender lo que Dios ha expuesto en el Antiguo Testamento; ni tampoco uno tiene que unirse a alguna iglesia en particular para seguir a Cristo como él siguió al Padre por fe.

En mi libro intento responder a las tres preguntas respecto a la gran tribulación: por qué, qué, y cuándo. Al aplicar la analogía de la vía férrea bíblica a la gran tribulación hallé que el lado hebreo de la Biblia responde al “cuándo,” es decir el tiempo de la gran tribulación. El lado cristiano responde al “qué” va a suceder. Se necesita ambos lados de la vía férrea para llegar a alguna parte en cuanto a entender el “por qué”; por cuanto esto tiene que ver con quién es Dios, su relación con la humanidad, y el papel de la gran tribulación en su justo pero misericordioso plan de redención.

La gran tribulación juega un papel clave en el plan de Dios para traer su reino de amor, justicia, misericordia y bendiciones a todas las naciones, empezando con Israel. Estudiar esto es cuestión de vida o muerte, y apropiadamente exige que se pase tiempo estableciendo mentalmente ambos rieles. Si uno se cierra a lo que el otro lado tiene para ofrecer, entonces no capta el cuadro completo.

Durante su tiempo en la tierra y en la carne Jesús advirtió a sus hermanos respecto a la gran tribulación, así como el juicio sobre su propia generación, que culminó en la destrucción de Jerusalén y el templo en el año 70 d.C. (Lea Mateo 24; Lucas 21 y Marcos 13). Citaré muchos otros versículos que dan más detalles de la advertencia de Dios al pueblo de su pacto respecto a los sucesos que rodean la venida del Mesías. Describo estos eventos (y cada estación en el camino, por así decirlo), al detalle, y mi estudio revela el tiempo preciso de su plan desde el principio hasta el mismo fin de la línea férrea.

Dios escogió hacer un pacto con Abraham y sus descendientes, a los que en la historia se les conoce como israelitas o judíos. No se trata de que este grupo étnico sea especial genética o filosóficamente; es simplemente que Dios escogió revelarse al resto del mundo por medio de ellos. La relación histórica entre el Creador y el pueblo de Israel provee la línea de tiempo del plan de Dios para la humanidad. Los acontecimientos que afectan al templo de Jerusalén y a la presencia judía en Jerusalén y en la tierra de Israel proveen marcadores a través de los siete mil años de historia y profecía.

Los cristianos se olvidan que el único Creador verdadero es el Dios de Israel. Saben muy poco del Antiguo Testamento, los festivales bíblicos y días de ayuno, o alguna de las otras antiguas tradiciones e Israel. Tampoco se han percatado de cómo el idioma hebreo alberga armonías ocultas de verdades antiguas que Dios enseñó a los primeros seres humanos. Debido a que históricamente los judíos han sido los que marcan el tiempo, no es sorpresa que los cristianos respondan con ignorancia descuidada: “Nadie sabe el tiempo.” La mayoría de teólogos cristianos enseñan que la iglesia ha “reemplazado” a la nación judía puesto que el Nuevo Testamento supera al Antiguo. Dicho en pocas palabras, aducen: “¡Dios ya descartó a los judíos!”

Piense con detenimiento en las siguientes frases. Usted no necesita resolver todo detalle en este momento, pero quiero que tenga esto presente mientras lee. Si no estudia la palabra de Dios entera usted seguirá neciamente en la ignorancia. Sin la Biblia entera usted está viviendo a la ventura y no por fe. Los que no viven por fe en el Dios Creador de Israel con toda certeza perecerán.

El que dice ser cristiano y rehúsa aprender en cuanto a las raíces judías de su fe profesada, probablemente tampoco sobrevivirá a la gran tribulación; especialmente si vive en Nueva York. Mucha de la información esencial en cuanto a eventos pasados y futuros en el plan de Dios se halla en los festivales judíos y otras cosas relativas al Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Sin algo de educación respecto a las cosas judías el cristiano no sabrá el tiempo; el cuándo tendrán lugar los eventos apocalípticos que nos afectarán a todos.

Es una noción absolutamente errada que el reino de Dios ya está establecido en la tierra o que Dios simplemente dejará que el mundo siga sin consecuencias su camino alegre de pecado. Si eso fuera realidad, entonces Satanás llega a ser todopoderoso, siendo más poderoso que el Padre o Jesús. La prueba del éxito de Satanás nos rodearía. Simplemente mire la corrupción, el crimen y la pobreza que se halla por todo el globo, y que continuamente va de mal en peor. Por supuesto, las verdaderas condiciones de nuestro mundo, al parecer desbocado, quedan oscurecidas por la propaganda de los que siguen la filosofía humanística global, que llenan los medios de comunicación masiva con el mensaje de que la paz y la prosperidad están a la vuelta de la esquina del próximo acuerdo comercial.

Esto es lo que he aprendido: Dios está en control de la política mundial y de todo lo que sucede en la tierra. A Satanás le resta apenas un corto tiempo durante el cual llenará la tierra con más muerte y destrucción que nunca vieron nuestros antepasados. Dios permite esta temporada venidera de siete años llenos de tribulación mundial por una razón.

Nabucodonosor, uno de los primeros grandes emperadores de la antigüedad (605-562 a.C.), gobernó el imperio babilónico. Su testimonio de su propia prueba de siete años consta en la Biblia (Daniel 4:34-35). ¿Es acaso coincidencia que su tiempo de locura fueron siete años? Pienso que no. Estoy convencido de que es un presagio de los siete años de locura imperial que está a punto de desatarse sobre toda la tierra. Sólo que esta vez los dirigentes locos no serán puestos a pastar sino que destruirán el “potrero” de Dios; este planeta tierra y todos sus habitantes.

Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor [rey de Babilonia] alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo [ángeles], y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces? (Daniel 4:34-35; corchete añadido).]

En la Biblia Dios incorporó su plan de 7.000 años para la humanidad, pero los humanos hemos preferido ocuparnos en hacer cosas que nos parecen más importantes o placenteras, antes que prestar atención a lo que Dios tiene en mente para nuestras vidas. Pero debemos prestar atención, porque el camino de Dios es el único que bendice a todos sin aprovecharse, ni robarle, ni oprimir ni destruir a la otra persona, criatura o a nuestro medio ambiente natural.

La Edad Zayin - 4004 a.C. – 2008 d.C.

Para poner en pastilla la gran tribulación necesito añadir otra metáfora: el nacimiento. Primero hay la etapa del embarazo, en la que el feto se desarrolla fuera de la vista y en el vientre de la madre. Luego viene el nacimiento, que incluye la salida del niño y también de la placenta.

Hay un período para el desarrollo dentro del encierro oscuro que llamamos vientre. Antes de nacer el niño está rodeado de oscuridad e íntimamente conectado a la placenta. En esta analogía la placenta representa el dominio rebelde de Satanás, que crece junto con el niño. Nuestra civilización está infundida y conectada con el lado oscuro del universo. Satanás sabotea todo lo bueno que la humanidad quiere lograr. La prueba de estas afirmaciones abunda en la historia de la humanidad, repleta de guerras libradas por una razón u otra.

La filosofía del sistema numérico del alfabeto hebreo compara esta etapa a zayin. La edad zayin para la humanidad empezó con la expulsión de Adán y Eva del huerto del Edén en el año 4004 a.C. y durará 6.000 años. Debido a lo que Dios ha ordenado de antemano, el niño nacerá a tiempo, al fin del período apropiado de gestación, sin que importe lo doloroso que el proceso pueda ser.

En el nacimiento estas dos entidades se separan, y cada una va a su lugar destinado. Habiendo servido a su propósito, la placenta, es decir, el dominio de Satanás, será tradicionalmente arrojada fuera e incluso quemada, para nunca más ser recordada. Nunca se le pone nombre, ni posee identidad, y pronto será olvidada por toda la eternidad. Al nacer el niño se le pone nombre, que ya se espera y está aguardando en el cielo, en preparación para el “reino de Dios.” Este nombre es de realeza y predestinado de antemano a crecer hasta la plena madurez. Cuando los hijos de Dios sean transformados espiritualmente podrán viajar por toda la tierra en un instante. Más tarde se esparcirán por las muchas galaxias que Dios ha preparado de antemano a fin de representar a la humanidad resucitada entre otras criaturas que nosotros llamamos extra terrestres o ángeles.

¿Inverosímil? Esta verdad bíblica no se la enseña todavía en la Escuela Dominical; como tampoco la gran tribulación en el cielo, de la que pronto explicaré más detalles. La Biblia y el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo hablan de estas dos dimensiones del cielo y de la tierra, a las que yo me refiero como la dimensión basaba en cinco y dimensión basada en siete, respectivamente. El uso de estos números brota de lo que yo llamo mi descubrimiento de laPiedra de Roseta en la profecía de Daniel. Explicaré esto ampliamente hacia el fin de este libro.

Para tratar de explicar lo que quiero decir por la palabra “dimensión” usaré otra metáfora: un espejo. Existen dos semejanzas o identidades al mirar en un espejo, pero sólo una es reflejo. Espejo refleja sólo la luz que rebota de su cuerpo y la ropa que lleva. Esta imagen al parecer sólida y material está frente al espejo y por motivo de argumentar, esa imagen es usted mismo en la carne sujeto al tiempo. A nuestros sentidos lo que está frente al espejo parece ser de substancia material, pero toda realidad material presente está sujeta al tiempo, que en el esquema del universo siempre se acaba rápidamente y desaparece. El presente es igual al tiempo que no podemos definir claramente, porque el presente es sólo un estado de conciencia. Sólo el futuro está sujeto a cambio, y el pasado ya es memoria congelada. En nuestra dimensión dálet no podemos expresar nuestro ser más allá de los estados pasado, presente y futuro, o posiciones en el tiempo.

Nosotros existimos simultáneamente en dos niveles: en la dimensión dálet (D = 4, que quiere decir “en este mundo y en este tiempo”) y en la dimensión jeh (J = 5, “el otro lado” o ventana). Lo que será el “usted” que dura eternamente está bajo construcción en la dimensión espiritual basada en cinco. Esta es la sustancia real que está frente al espejo, porque puede cambiar cuando usted se mueve, se peina o se cambia de ropa frente al espejo.

La mayoría de lo que lo hace a usted “usted” es invisible para mí. Yo no sé su historia, ni cuándo es su cumpleaños, o lo que siente, ni lo que piensa o su estado de conciencia. Desde la perspectiva de realidad que trasciende el tiempo sólo puedo ver la imagen del espejo de usted en la dimensión dálet, como lo explica esta metáfora. Lo que sea que podamos percibir por nuestros sentidos naturales es parte de la dimensión material, basada en siete, del mundo natural, es decir, “de este mundo y en este tiempo.”

Para resumir este extraño concepto hebreo y decirlo de otra manera, su ser físico en este planeta tiene lugar “en este mundo y en este tiempo,” que en mis libros lo expreso como la dimensión dálet.Dálet es la letra hebrea que suena como nuestra “d” y también se usa en el hebreo para representar el número cuatro (4). Sin embargo, la realidad que trasciende el tiempo de la dimensión jeh la percibimos dentro de nosotros porque nacemos con el “aliento divino” en nosotros, aunque usted no lo crea.

Este aliento divino en toda persona provee es eslabón a la dimensión espiritual o metafísica que en hebreo se llama jeh (sonido de “j,” y número 5), que lleva el significado de “el otro lado,” o “una ventana.” La presencia del aliento divino en nosotros nos provee el componente misterioso y no biológico que llamamos “vida.” Esta vida nos imparte el deseo de la eternidad; estar en el cielo después de la muerte. Debido a que nuestras vidas se derivan de alguna manera de Dios como fuente de toda vida, incluso el peor terrorista por lo general desea heredar el paraíso después de la muerte.

Los científicos no han podido clasificar, ni modificar ni añadir a los misterios de la fuerza de la vida. En teoría hay un símil paralela de usted en el cielo, que es una realidad potencial eterna que puede nacer del Espíritu Santo de Dios. Puesto que la realidad eterna y última se halla en el cielo, la efímera imagen del espejo es el usted terrenal que vive en la dimensión dálet, “en este mundo y en este tiempo.”

El cielo es “el otro lado”; un universo con leyes, personas, dominios, imperios, tal como existe en la tierra. El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo se refiere a él como la dimensión jeh, o número cinco (5). Jeh también significa “ventana” o “el otro lado.” Lea mi primer libro y se familiarizará más respecto a estos conceptos.

Lo que es cierto en cuanto a nuestras relaciones como personas con estas dos dimensiones, también es cierto para la relación que existe entre ellas como sistemas enteros. El plan de Dios para la humanidad en la historia y la profecía fue trazado desde el principio al fin en la dimensión jeh. A través de toda la historia este plan preexistente en la dimensión jeh se ha entrecruzado con la dimensión dálet. Estas intersecciones representan la intervención de Dios en los asuntos de naciones y personas, y su obra mediante ellos. La mayoría fueron precedidos por profecías documentadas. El lugar primario y de cuatro dimensiones de estas intersecciones ha sido el pueblo de Israel y su tierra; con un enfoque especial en el templo de Dios en Jerusalén. El estudio de la profecía cumplida en la historia provee las herramientas y el marco de trabajo para proyectar las fechas de acontecimientos futuros profetizados en la Biblia.

Guiados por los versículos bíblicos pertinentes descubrí y tracé los patrones de las intersecciones jeh y dálet (sucesos históricos o proféticos) en donde la dimensión jeh en el pasado ha irrumpido en nuestra dimensión dálet de realidad y tiempo material para efectuar resultados específicos en la historia humana. Usando los métodos de investigación que describo en este libro pude entonces proyectar hacia adelante para determinar las fechas para los principales acontecimientos todavía no cumplidos de la inminente gran tribulación. Como ve usted, todo el plan de Dios ya existe en la realidad última. Es sólo cuestión de “cuándo” desde la perspectiva de nuestra dimensión dálet de “este lugar y tiempo” que la realidad eterna de la dimensión jeh irrumpe para que podamos percibirla y experimentarla con nuestros sentidos materiales.

El libro de Apocalipsis presenta esta perspectiva doble e intenta describir como los acontecimientos ordenados y anunciados en el cielo tiene lugar en la tierra. Explico esta narración muy rápidamente en los primeros capítulos de este libro. Si usted ya leyó el capítulo 10 de ¿Se Acerca la Gran Tribulación? entonces ya está familiarizado con el Reloj Mundial de Cuclillo, que muestra las varias edades de la historia humana según se relacionan a las dimensiones dálet y jeh. El reloj ubica en su esfera los acontecimientos de la historia humana desde las perspectivas de los seres humanos, Satanás y Dios.

La Edad Jet 2008-2015

Ahora volvamos a la gran tribulación. Al presente nubes negras están acumulándose en el cielo y también en la tierra. Notamos este oscurecimiento en la atmósfera política en todo el globo. Todos pueden decir que la tormenta se avecina.

Los negros nubarrones presagian rayos y truenos. Este tiempo de rayos y truenos no será muy largo. La Biblia lo llama gran tribulación. En mis tablas de períodos, tiempos y eventos alineados me refiero a la gran tribulación como el período jet, que durará sólo como siete años.

Calendario Hebreo-Chino

Cuando observamos el espectáculo de rayos que relampaguean en medio de l retumbar de aterradores truenos, es fácil imaginarse a titanes batallando entre sí en el cielo. En el libro de Apocalipsis la Biblia nos habla de una guerra en el cielo. De hecho los titanes ya están enzarzados en mortal combate. Pero usted no oirá esto en la Escuela Dominical, tampoco. Es demasiado aterrador.

No obstante, la Biblia enseña que Satanás y su ejército rebelde serán arrojados del cielo, para nunca más ser hallados de nuevo. Perderá esa batalla vital y su conexión con el universo anterior. Dios proclamará la victoria, y todo cambiará en el cielo así como en la tierra. Juan escribió en Apocalipsis que vio y oyó que en el cielo se anunciaba: “¡Ahora el reino de Dios ha llegado!”

Volviendo a mi analogía del nene y su nacimiento, el niño está a punto de nacer. Cuando nazca, ese suceso revolucionará todo. La naturaleza de la vida que se vive tanto en el cielo como en la tierra será rehecha de acuerdo al diseño perfecto de Dios; sin la disonancia de la rebelión de Satanás.

“He aquí yo hago nuevas todas las cosas” proclama Dios. El plan de Dios entra en la siguiente fase de acuerdo al plano preparado desde el principio. Incluso los calendarios azteca y chino indican algunos de los eventos de la gran tribulación. Junto con la Biblia, las profecías del tiempo del fin de estos calendarios tan dispares cultural y geográficamente, convergen en una fecha en la historia futura: el 21 de diciembre del 2012.

La Edad Tet 2018-3018

En la metáfora del nacimiento, el suceso abre la puerta a una nueva vida, conforme el feto deja la oscuridad del vientre y se convierta en un nene. En el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo la letra tet (número 9) representa un nuevo ciclo de vida. Esta primera etapa será una vida moral, pero bendecida por Dios, en la tierra y que durará por mil (1.000) años. Será como el aire vigorizante cargado de frescura por un chubasco tempestuoso pasajero. En medio de las brisas de aire refrescante, la gloria de la naturaleza se reflejará en miles de gotas relucientes todavía colgando de la vegetación.

Siempre me han gustado las tormentas. Cuando caen, siento un refrescamiento natural y una sensación de seguridad. Aunque la edad tet todavía pertenece a la dimensión dálet, basada en siete, de la vida mortal “en este mundo, en este tiempo,” será totalmente diferente a todo lo que podemos experimentar hoy porque Satanás estará encerrado en el abismo e incapaz de causar trastornos malignos y destructivos.

Los que no se interesan en Dios no estarán allí. Jesús dijo que las ramas muertas de la viña no tienen propósito en el futuro excepto para que se las recoja y queme. Dios tiene otro plan para los que se someten y reciben de antemano su dádiva de la vida eterna.

Espero que ahora usted esté empezando a entender el “por qué” debe haber una gran tribulación de siete años. Dios planeó una gran tribulación terrible pero necesaria para purificar el cielo y la tierra, en preparación para su nueva edad tet por venir. El primer libro da más detalles respecto al establecimiento prometido del reino de Dios en la tierra, así como muchos otros “por qués” de la gran tribulación en el contexto del plan entero de Dios.

¡No Se Confunda!

Espero que estos comentarios hayan despertado ya en usted la curiosidad para leer estos libros. Le animo a pensar por cuenta propia y decidir lo que es de valor para aplicarlo a su vida hoy con consecuencias positivas para la eternidad.

Aunque durante toda mi vida profesional diseñé instrumentos de alta tecnología, de corazón soy un simple relojero. Trato de captar una perspectiva de los asuntos que revelan patrones de diseño sencillos y funcionales. Soy como un arquitecto que cultiva la capacidad de saber lo que se ve bien al leer o dibujar planos.

Dios es el más grande Arquitecto y consecuentemente su plan no es confuso, como el de algunos profesores que se convierten en expertos para manipular palabras sacadas de la Biblia, porque no pueden leer la Biblia como el arquitecto puede leer un plano arquitectónico. Espero lograr comunicarle la hermosa sencillez del plan de Dios, pero en realidad será útil si usted puede dejar a un lado, por lo menos temporalmente, cualquier idea preconcebida que pueda tener respecto a la profecía bíblica. Simplemente lea mis libros tal como están presentados, y luego evalúe cada uno de sus puntos. Estoy seguro que hallará mucho de interés, aunque no concuerde con todo lo que he escrito.

Este segundo libro sobre la gran tribulación bíblica organiza pasajes bíblicos como perlas en una pulsera de acuerdo al Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Algunos eruditos bíblicos tal vez sostengan una secuencia diferente a la revelación de Jesús que Juan nos da en el libro de Apocalipsis, y eso se debe a lo que parece ser un desorden cronológico en Apocalipsis y que ha hecho que el misterio de la gran tribulación permanezca nebuloso por muchos siglos.

En realidad capté una mejor perspectiva de la palabra de Dios cuando se me ocurrió que la fe hebrea y el cristianismo del Nuevo Testamento son como dos rieles en una vía férrea. Si una persona trata de entender las cosas de Dios mirando sólo uno de los rieles, se predispone a problemas. Esto es cierto sea que se trate de doctrina o de profecía.

Muchas denominaciones han aparecido en los Estados Unidos como resultado de mirar sólo uno de los rieles. En consecuencia, los expertos de estas varias denominaciones no concuerdan en cómo leer el libro de Apocalipsis. Algunos enseñan que Jesús vendrá dos veces, la primera vez en el Rapto secreto. Otros dividen el “Gran Día del Señor” en dos mitades separadas por años.

Cuando uno lee algunos de los capítulos del libro de Apocalipsis todo parece un relato de una masa confusa de eventos desconectados, pero si se tiene en mente el contexto global según se describe en los primeros cinco capítulos, entonces la Biblia se vuelve significativamente viva y emocionante, casi como un programa especial de televisión que cubre algún suceso dramático y de noticias de impacto.

A decir verdad, incluso yo mismo vuelvo a leer mi libro frecuentemente, y cada vez hallo que descubro algo nuevo. Así que no se desaliente si encuentra que necesita volver a leer alguna sección. Será preciso leer varias veces este libro para poder captar el impacto total de lo que Dios nos está diciendo en la Biblia.

¡Que Dios bendiga el tiempo que dedica para aprender sobre la gran tribulación que con toda certeza viene pronto!

 

Para opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, chasque aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en:
El Misterio del 17 de Tamuz
Una INTRODUCCIÓN Esencial:
La REVELACIÓN de Jesucristo escrita por el Apóstol Juan y re-ordenada por
el SISTEMA NUMÉRICO DEL ALFABETO HEBREO
Prefacio - ¿Por Qué Dos Libros Separados?


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.