El Misterio del 17 de Tamuz

Claves Hebreas Antiguas para Fechar la Gran Tribulación

Una INTRODUCCIÓN Esencial:


La REVELACIÓN de Jesucristo
escrita por el Apóstol Juan y re-ordenada por
el SISTEMA NUMÉRICO DEL ALFABETO HEBREO

 

“Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca. El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía” (Apocalipsis 22:10-11).

“He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra” (Apocalipsis.22:12).

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

“El Discurso de Jonás”

Cuando termine mi segundo libro y empecé a revisarlo una vez más, recibí otra sorpresa. Casi me había acostumbrado a estas sorpresas, puesto que el proceso de escribir mis libros había tenido muchas interrupciones y revisiones como resultado de los nuevos descubrimientos que surgían al hurgar más hondo en el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. En verdad, parece no haber un fin a las nuevas nociones que surgen de un mejor entendimiento y aplicación de estas herramientas antiguas. Habiendo sido anteriormente inventor de alta tecnología, percibo que Dios está utilizando mi experiencia pasada y talentos naturales para descubrir estas nociones bíblicas.

En las librerías usted puede hallar cientos de libros sobre Apocalipsis, escritos por famosos teólogos y eruditos. Excepto por los que consideran al libro como pura alegoría sin ninguna aplicación profética significativa, casi todos están escritos exclusivamente desde una perspectiva secuencial cronológica que sigue los capítulos del último libro de la Biblia. Por eso todos se parecen tanto, que parece que uno hubiera copiado del otro.

La razón fundamental para esta observación es que casi todos los teólogos siguen Apocalipsis palabra por palabra, porque no entienden lo que yo he llamado los contextos dimensionales dálet y jeh del informe de Juan. Nuestra conciencia natural sólo piensa en la dimensión dálet del tiempo material y espacio físico. Naturalmente pensamos en una cronología lineal, pero este método no es válido cuando se trata de entender acontecimientos que tienen lugar en el cielo, que es eterno por definición.

La mayoría de los que estudian la Biblia saben que los libros de ella fueron divididos en capítulos y versículos mucho tiempo después de que en realidad fueron escritos. También hay diferencias en la forma en que las autoridades religiosas protestantes, católico romanas, ortodoxas y judías ordenan sus respectivos cánones oficiales de rollos bíblicos. Es más, nadie en realidad sabe cómo los textos griegos originales de Apocalipsis fueron puestos en manos del hombre u hombres responsables por salvaguardarlos y copiar los manuscritos originales de Juan. Todo se hacía a mano. Hay la posibilidad de que la secuencia de capítulos esté fuera de lugar, pero no hay exigencia de que una serie de profecías sea presentada cronológicamente, después de todo. Nadie jamás ha puesto en tela de duda el orden de capítulos de Apocalipsis, pero el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo fuertemente indica un patrón diferente de secuencia de que se halla en la forma en que las páginas de Apocalipsis siguen una tras otra en las Biblia actuales.

El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo es mucho más antiguo que muchos de los libros de la Biblia, e incluso mucho más antiguo que la iglesia católico romana. Sólo el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo nos presenta una perspectiva que marcha bien en la vía férrea de dos rieles de la profecía bíblica. El método del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo de analizar el enorme rompecabezas de Apocalipsis coloca las piezas en un cuadro que es un poco diferente de lo que uno pudiera esperar. Me reveló por primera vez un hermoso cuadro del plan de Dios para la humanidad. Esta visión del propósito del Todopoderoso para los seres humanos nos da las razones por las que todos debemos atravesar la gran tribulación venidera.

Mis libros presentan una educación sin paralelo en ninguna institución teológica establecida. Las fechas que he descubierto, que van del 2008 a 2015, demostrarán ser acertadas o no en los próximos tres o cuatro años. En cualquier caso, la cuestión de las fechas no invalida el mensaje del evangelio que presentan mis libros y en cuanto al plan global de Dios para la humanidad. Los que viven en Nueva York, y los que tienen haberes financieros sustanciales que proteger, tal vez considerarán como un poco más de cuidado lo que contienen estas páginas. Espero que lo hagan, aunque cada persona debe decidir por sí misma cuán relevante es esta información y cómo aplicarla en la práctica en su propia vida. No estoy dedicado a dar consejos a las personas sobre qué hacer con su vida o sus finanzas, y no tengo ninguna otra información interna aparte de lo que leo en la Biblia. Todo lo que estoy haciendo en mis libros es compartir lo mejor que puedo y con usted los resultados de mi investigación académica.

He publicado yo mismo mis libros a fin de que los lectores tengan un formato fácil de leer, así como también para ahorrar algo en tinta y papel. Ambos libros están en la internet, y se los puede descargar gratuitamente. Los he puesto allí junto con otra información gratuita porque el tiempo es corto. La gran tribulación empezará pronto, y es mi deseo decirle el mensaje divino de advertencia y esperanza a cuanta persona sea posible.

Usted debe leer en cuanto a mi descubrimientos. No pienso que Dios va a soslayar su plan original revelado en la Biblia. No hay muchos libros disponibles que integren y apliquen los principios científicos naturales para explicar la palabra de Dios. Como usted ve, otra manera de mirar a la vía férrea de dos rieles es pensar de la ciencia como un riel y la Biblia judeo cristiana como el otro. En mis libros no hallará ninguna referencia a algún teólogo como respaldo a mi descubrimientos. Uso más bien datos y principios de conocimiento común y otros científicos más avanzados, debido a que ese es mi trasfondo.

Uso analogías de la ciencia natural para explicar la Biblia porque forman un puente a las varias opiniones religiosas de doctrina y profecía bíblica. Nuestro sistema educativo moderno destruye la capacidad inherente de los seres humanos para razonar, y crea barreras a un mejor entendimiento de nuestro mundo porque nuestra sociedad se ha olvidado de cómo pensar lógicamente. Pienso que muchos de esta pérdida de análisis lógico es el resultado de la enseñanza de las teorías nada científicas de la evolución como si fueran un hecho. El debate abierto de la información de geología y paleontología no se permite en nuestros planteles universitarios, de modo que así se suprime la verdad.

Consecuentemente, el sistema educativo occidental ha contribuido al desarrollo de una civilización impía que ha perdido su brújula moral. Es sólo cuestión de tiempo para que se derrumbe. La colaboración de nuestras universidades con corporaciones gigantescas es responsable directamente por la manipulación genética descontrolada y la distorsión de la creación divina. La codicia impulsa nuestro sistema de alta tecnología para alterar los alimentos naturales que desesperadamente necesitamos para mantener con salud en el futuro a la creciente población de nuestro planeta. Esta clase de ciencia tipo “lucro a cualquier precio” también está creando tremenda intranquilidad política conforme millones de personas lentamente se mueren de hambre debido a una dieta de alimentos no nutritivos. A muchos agricultores se les deja sin otra alternativa que usar semillas equipadas con genes terminantes incrustados, lo que los obliga a comprar semillas de las corporaciones avarientas cada año. Una vez que uno abre los ojos, todo lo que necesita es leer el periódico. Usted puede ver por sí mismo a donde se dirige la humanidad.

Dios no se va a quedar con las manos cruzadas y ver a su creación trastornada genéticamente de nuevo. Sí, de nuevo. Lo que los científicos están haciendo ahora ya fue hecho antes en los días anteriores al diluvio del tiempo de Noé. La Biblia informa que en el 2288 a.C. Dios tuvo que reunir animales genéticamente puros en un barco tipo submarino para salvaguardar su creación en contra de la manipulación genética. Fue necesario que haga esto a fin de continuar su plan original para la humanidad. Por esta y otras razones espirituales la mayoría de personas murieron en el diluvio. La Biblia implica que Noé y sus hijos (y probablemente dos de sus esposas) fueron los únicos seres humanos en la tierra que no fueron genéticamente modificados.

La ciencia moderna, como institución, por supuesto, rehúsa reconocer los hechos obvios de un universo complejo que exigió diseño inteligente para llegar a existir tal como lo vemos hoy. Así, la educación moderna ha eliminado a Dios del canon científico de la razón y la lógica. Habiéndose separado de la antigua sabiduría de la Biblia, han seguido y continúan siguiendo ciegamente el mismo sendero de codicia y rebelión por el que anduvieron nuestros antepasados. De nuevo la civilización humana está destruyendo genéticamente la vida vegetal destinada a alimentos, así como también alterando genéticamente a los animales, que también sirven como alimento. Dios indica muy claramente sus intenciones. No va a tolerar para siempre que la sociedad se inmiscuya con lo que una vez fue diseñado para nuestro beneficio. Esta es una de la razones principales para la gran tribulación que se avecina.

Al final de esta introducción hallará algunas tablas. En ellas he superpuesto el libro de Apocalipsis con el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo de una manera que espero que le ayude a entender mejor lo que presento en este libro. Las tablas facilitan referirse versículo por versículo a los sucesos profetizados en la Biblia, conforme lee cada capítulo de este libro. Después de todo, leer y entender la exposición bíblica de la gran tribulación es el propósito de mis libros. Mis libros son meramente una ayuda en el camino y desde mi propia perspectiva. No son la última palabra sobre el tema.

En mis libros he intentado aplicar una perspectiva judía antigua y nada familiar a la profecía bíblica. Uso muchas analogías para enseñar a los que nunca han leído la Biblia, o que no están familiarizados con la gran tribulación, lo que les parece ser una expresión extraña. Al leer las profecías del libro de Daniel mi mente de inventor, entrenada para inventar productos electrónicos, descubrió un código hebreo insertado en el texto. Yo lo llamo la Piedra de Roseta, o proporción de 7:5, que desentraña el entendimiento de muchos pasajes bíblicos importantes de modo que podamos empezar a ver el cuadro total del por qué, cuándo y qué sucederá después del 21 de diciembre del 2008, que es una fecha cómica de solsticio.

Mi primer libro, ¿Se Acerca la Gran Tribulación?, da un vistazo histórico del plan de Dios de siete mil años para la humanidad, y el papel que la gran tribulación juega en él. En el proceso doy sólo un sumario de esos siete años de prueba y tribulación y enfoco más en explicar por qué son parte del diseño.

Mi segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz, explicar la gran tribulación de siete años con algún detalle, y demuestra cómo está integrada en el plan global de Dios. Usando mis métodos de investigación profesional este libro explica cómo apliqué la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta bíblica, que es comparable al sistema binario del lenguaje de los computadores. Dentro de la dinámica de este sistema numérico también descubrí que el número 7 es el número primo medio de una lista de 12, y no el 6. De modo similar, el número 4 es el número entero medio de 7. Los números primos no se pueden dividir como enteros, y entender estas relaciones numéricas nos ayuda grandemente en la búsqueda de las fechas de la gran tribulación.

Mi primer libro, ¿Se Acerca la Gran Tribulación?, está escrito desde la perspectiva de este descubrimiento de la Piedra de Roseta, que en última instancia reveló una fecha. Las profecías de Daniel se extienden por el plan de 7.000 años de Dios para la humanidad, en el que han transcurrido casi 6.000 años como vemos en retrospectiva en la historia humana. Según lo anotan Daniel y otros, el descubrimiento de la Piedra de Roseta revela que Dios ha dado profecía en dos dimensiones, representadas por los sistemas numéricos paralelos: uno basado en 7 y el otro basado en 5, siguiendo el principio de 7:5 de la Piedra de Roseta.

Los componentes de la proporción 7:5 superpuestas con el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo nos dicen que la dimensión dálet (letra hebrea para “d”, o “4”) de nuestro universo material de tiempo y espacio se basa en un sistema numérico de 7, en tanto que la dimensión jeh (letra hebrea para “j” o “5”) o celestial se halla en la Biblia como un sistema basado en 5. La semana de siete días es el ejemplo más familiar de un número de la dimensión dálet, y el jubileo de 50 años, del que han oído la mayoría de eruditos cristianos, es el ejemplo más reconocible de un número de la dimensión jeh.

La letra hebrea jeh tiene un valor numérico de cinco (5), que connota una dimensión celestial. Para entender la dimensión celestial desde nuestra perspectiva del mundo material de la ciencia, necesitamos una analogía. Cuando miro a lo que la ciencia tiene para decir y lo comparo al concepto de la Piedra de Roseta bíblica, halló que la naturaleza de la dimensión jeh se puede ilustrar por una Tabla del Espectro de Radiación Electromagnética. Cuando se mira a la parte superior de la tabla, se halla la frecuencia más alta, que se expresa por el símbolo matemático de infinito. Esto nos indica que hay frecuencia de energía más allá de nuestro mundo material de materia, espacio y tiempo. Este punto de frecuencia de energía potencialmente infinito marca en donde empieza la dimensión jeh de la eternidad. He hallado que los sucesos cronológicos de la historia humana y la profecía son integrales en la dimensión jeh tal como las firmas espectrográficas de todos los elementos naturales se hallan en el espectro de energía electromagnética que vemos como los colores del arco iris de la luz visible.

Todos estamos familiarizados con el fenómeno de un rayo de luz que atraviesa un prisma y se divide en los siete colores del arco iris. Dentro de ese espectro de siete colores principales hay información adicional: la firma de línea espectral que todo elemento conocido y clasificado en la Tabla Periódica de Elementos. En esta analogía comparo los siete colores del espectro con los siete mil años de historia humana bíblica o el plan de Dios para la humanidad desde el principio. En lugar de firmas espectrales de los elementos naturales dentro de arco iris, los principales sucesos de la gran tribulación de siete años están integrados dentro de la trama del plan de Dios de siete mil años; tal como las firmas de los elementos están integrados en los colores del arco iris.

La ciencia ha descubierto líneas espectrales dentro de los siete colores del arco iris que proveen información adicional para toda sustancia del universo y disponible para nosotros en forma resumida en la tabla periódica. De modo similar, descubrí información adicional embebida en la tabla de siete mil años de historia humana, que es paralela a la historia profética o futura de la gran tribulación de siete años. La mayoría de líneas espectrales están ocultas del ojo normal, y necesitamos un buen prisma para hacerlas visibles, y de igual manera necesitamos el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo para exponer lo que previamente era un misterio respecto al plan de Dios que se desdobla en el futuro.

Antes del descubrimiento del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, teólogos confundidos publicaron muchos libros, lo que revela su confusión en cuanto al plan de Dios en la historia y la profecía. Al comparar la frecuencia de eventos de la Tabla de Siete Mil Años de la Historia Humana con los sucesos futuros que tiene lugar y se presentan en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación, podemos ver los mismos patrones embebidos en ellos; es lo mismo como hallar las líneas espectrales embebidas en los siete colores del arco iris de acuerdo a su amplitud de frecuencia.

También noté que la relación entre las imágenes jeh y dálet de los acontecimientos histórico proféticos se comporta como los engranajes de un reloj que mueve sus manecillas por encima de la carilla del tiempo. Conforme los engranajes ponen en alineamiento eventos proféticos clave, lo que estaba trazado en la dimensión jeh desde el principio tiene lugar en nuestra dimensión dálet de tiempo material en donde los experimentamos como sucesos presentes. Así es como hallé las fechas de muchos acontecimientos de la gran tribulación, y son estas fechas las que perturban a tantos cristianos.

Volviendo a la Biblia hallé que el libro de Daniel está lleno de sietes, en tanto que libro de Apocalipsis escrito por el apóstol Juan está lleno de cincos. De este modo, puedo concluir que Daniel representa al “7” y Apocalipsis al “5” en la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta. Al continuar estudiando la Biblia estoy descubriendo que la Piedra de Roseta parece está embebida en toda la Biblia.

El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta, y algunos otros principios que describo en las páginas que siguen, son las únicas que herramientas de investigación que usé para descubrir la firma de la fecha profética de un acontecimiento en la forma de un día, mes y año. Así es como he podido tomar un suceso como la resurrección del Anticristo, vincularla a la guerra en el cielo y determinar la fecha del 21 de diciembre del 2012 (Apocalipsis 12:7; 13:3-4). Lo que me sorprendió fue la confirmación que descubrí fuera de la Biblia, en el alineamiento de los calendarios azteca, chino y hebreo.

El hallazgo de la fecha de la gran tribulación en la profecía bíblica también se puede explicar con otra analogía. Es como un huevo ruso miniatura de juguete, que tiene anidados muchos otros huevos del mismo diseño, uno dentro de otro. Mis dos libros tienen una estructura similar. Como el huevo de juguete ruso, el patrón de siete años de los sucesos de la gran tribulación venidera están ocultos dentro de los siete mil años de historia humana. Una tabla se superpone a la otra tal como el huevo más pequeño se alinea con el huevo más grande que lo encierra.

Por esto tenemos dos libros separados que se superponen de la misma manera. Para resumirlo, Daniel cubre siete mil años de historia humana (el primer libro, ¿Se Acerca la Gran Tribulación?) y el libro de Apocalipsis se superpone en paralelo con los siete años de historia humana futura identificados como la gran tribulación (el segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz) y algunas fechas de sucesos todavía desconocidas para nosotros.

Al aplicar estas analogías para determinar la fecha de la gran tribulación, aprendí que las letras hebreas connotan conjuntos específicos de significados embebidos, tanto como valores numéricos expresos. Esto significa que las ideas se pueden expresar simultáneamente en diferentes niveles, bien sea escribiendo un número o una letra. En mis dos libros le enseño cómo aplicarlo.

El contenido de mis libros confundirá a muchos teólogos. Algunos eruditos cristianos están molestos debido a lo que yo veo tan claramente escrito en la Biblia. En realidad todavía tienen que avenirse a lo que Dios ha revelado que está haciendo, y cómo va a intervenir pronto en los asuntos de la humanidad.

La razón primordial para su resistencia a mis descubrimientos es que la mayoría de teólogos no están familiarizados con uno de los dos rieles de la vía férrea divina por el tiempo y espacio. Un riel es la tradición cristiana basada en el Nuevo Testamento, y el otra es la Torá y cultura judía basada en el Antiguo Testamento. La mayoría de pastores cristianos tiene muy poca comprensión en cuanto a cómo los festivales y días de ayuno judíos revelan el plan de Dios. La mayoría enfoca las interpretaciones basadas en una cosmovisión griega del primero y segundo siglo de nuestra era. No consideran la estructura del hebreo antiguo y otras características que contienen los ecos significativos del primer lenguaje de la humanidad antes del diluvio (Lea “El Misterio del Lenguaje Hebreo” en el apéndice).

Se necesita de ambos lados para revelar el gran cuadro del plan de Dios para la humanidad. Si se ignora uno u otro lado, uno se convierte en lo que yo llamo un “teólogo de monoriel,” o sea alguien que tiene una capacidad muy limitada para entender partes importantes de ese plan. De hecho, la comprensión típicamente incompleta de los eruditos religiosos ha conducido a muchas interpretaciones falsas e incluso a guerras terribles libradas por cuestiones religiosas. Incluso hoy, parece que las tinieblas espirituales todavía imperan en nuestra edad que de otra manera goza de iluminación científica.

De Libro de Apocalipsis

Cuando empecé mi peregrinaje para entender la gran tribulación, la secuencia de la narración de libro de Apocalipsis se me presentó de una manera nada convencional, puesto que yo también fui educado en una religión monoriel. Usted probablemente ha notado que no sigo los métodos cristianos tradicionales usados para desentrañar lo que sigue a qué y cuándo. Más bien, he tomado una metodología interpretativa que descarta algunas partes del sistema de creencias cristiano cuando están en conflicto con una comprensión de la Biblia a dos rieles; aun cuando esos conceptos hayan sido populares por más de cien años. Las conclusiones de mi investigación cuestionan las explicaciones tradicionales de “los últimos días,” en general, y de libro de Apocalipsis en particular, lo que perturba a muchos, ¡especialmente a los teólogos de monoriel!

¿Cómo logré hacer esto? Coloqué el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo como si hubiera clavado 12 clavos horizontalmente en una pared representando los siete años de la gran tribulación. Después de asignar un número hebreo a cada clavo, empecé al azar, pero en forma lógica, a colgar capítulos de los escritos proféticos de Juan en cada uno de esos clavos.

Pero los acontecimientos de cualquier narración deben seguir alguna progresión lógica si es que uno se ha educado para pensar en forma lógica y no está totalmente cegado por sus prejuicios religiosos. Siendo que yo no tenía ningún perjuicio debido a ideas preconcebidas de lo que resultaría de este método, sólo podía confiar en la dirección del Señor Jesucristo para determinar el “clavo” apropiado para cada uno de los sucesos hallados en cada capítulo. Durante este proceso de ensamblar esta secuencia, al principio yo no me percaté de algún patrón significativo. Sólo después de haber leído las pruebas de lo que escribí me percaté de sus implicaciones.

Recuerde, no sigo la secuencia de capítulos de Apocalipsis tal como consta en la Biblia o lo presentan cientos de libros de eruditos. Hay varias razones para esto. La primera es el entrelazamiento entre la dimensión jeh de la eternidad y la dimensión dálet sujeta al tiempo. También hay la cuestión de si el orden del texto de libro de Apocalipsis sigue su orden inspirado, o si ha sido editado de alguna manera como páginas mezcladas y no en orden secuencial.

No me sorprendió notar que al arreglar en forma diferente la división de capítulos de Apocalipsis emerge un cuadro mucho más fiel de lo que aprendí en Escuela Dominical. Es como un rompecabezas armado en el orden apropiado. Noté que la regla de la mano de 1 + 4 = 5 se repite vez tras vez. También noté que la comparación de las dimensiones jeh y dálet está por todas partes, lo que enseña hermosos conceptos. Pienso verdaderamente que los últimos días profetizados por Daniel han llegado debido a que el descubrimiento de la Piedra de Roseta hizo posible que el humilde entienda la profecía bíblica, tal como lo prometió Daniel 12:10.

En las tablas que incluyó a continuación, las 14 Estaciones de la Vía Férrea del plan de Dios de siete mil años para la humanidad, se superpone a la de los siete años de la gran tribulación. Como mi analogía del huevo ruso o de los colores del arco iris, Juan nos da una representación perfecta de un huevo dentro de otro, de lo que sucederá. Las referencias paralelas en la Biblia se alinean, incluso sin las profecías de Daniel y los otros profetas bíblicos añadidos al cuadro.

Las 14 Estaciones Ferroviarias

Cuando superpuse o alineé las 14 estaciones ferroviarias con los versículos de Apocalipsis arreglados para conformarse al Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, el contenido del versículo no cambia. Lo que sucede es que podemos ponerlos en su propio contexto cronológico y dimensional. En otras palabras, podemos poner los acontecimientos de Apocalipsis en el escenario apropiado, con los personajes apropiados, en el momento apropiado, debido a que los futuros eventos se repiten en una matriz. Como hemos aprendido por el arco iris y la piedra roseta, y ahora la analogía de la vía férrea, todo lo que necesitamos es superponer parte de la información a fin de descubrir en dónde buscar más.

Espero que usted no se desaliente al leer en cuanto a analogías porque es la herramienta principal para neutralizar los muchos prejuicios que hemos absorbido del mundo que nos rodea, y que está lleno de diferentes religiones y culturas. Las imágenes verbales son la respuesta a mi reto a salvar el abismo de sus prejuicios y ayudarle a entender la Biblia de una manera nueva que incluye las fechas de la gran tribulación prefijadas por el Creador en el diseño cronológico de nuestra dimensión material de tiempo y espacio. La profecía bíblica en general, y la gran tribulación en particular, no han resultado por mera casualidad. Recuerde, esta introducción sólo le está dando unos pocos aperitivos. La comida principal se explicará más adelante en este libro.

Nuestras percepciones mortales de la realidad o la existencia se pueden representar como un espejo. Mirando en un espejo notaremos una imagen bidimensional que se puede ver que refleja un objeto o cuerpo tridimensional. En esta analogía la imagen del espejo es la dimensión material dálet y el objeto o cuerpo “sólido” frente al mismo es la realidad eterna de la dimensión celestial jeh. La dimensión jeh se refleja en la dimensión dálet.

Dios repite su plan en las diferentes dimensiones a fin de explicar en la tierra sus propósitos celestiales. El ordena a ángeles que anuncien mensajes o que realicen alguna misión dentro del contexto de la eternidad celestial que subsecuentemente se vuelve realidad en la tierra en la dimensión dálet del tiempo. Dios ha emprendido, y no abortará, el proceso nada usual del nacimiento (otra analogía) de su reino de santos resucitados, que serán incapaces del mal. La posibilidad de que algún mal ocurra en el futuro será eliminada por completo. El objeto de los dolores de parto venideros culmina en el retorno de Jesucristo con esplendor cósmico y no como ladrón como muchos cristianos creen.

El reino de Dios es, y siempre ha sido, el propósito de la existencia humana. Es la enseñanza central de todos los profetas, especialmente de Daniel y Juan. La proporción de 7:5 de la piedra de roseta revela como se relacionan estos cuerpos amplios de profecía bíblica entre sí, a fin de determinar la cronología de los dolores de parto venideros.

El 29 de mayo del 2005 algunas televisoras transmitieron una reunión del Día Memorial a la que asistieron muchos dirigentes del gobierno federal de los Estados Unidos de América. El público y los oradores incluyeron muchos miembros del congreso, así como el presidente Bush y ex presidentes. Billy Graham, también, ya muy anciano, pronunció un discurso después del presidente Bush. Me asombró que un veterano guerrero espiritual como Billy Graham dijera: “No sé por qué existe el misterio del mal en nuestra tierra.” Daniel dijo que los entendidos entenderán estas cosas en los últimos días. Pues bien, ya estamos en esos últimos días, y usted, sea por casualidad o a propósito, está leyendo este libro. Cuando termine de leerlo, sabrá mucho más de lo que saben los astros de la televisión religiosa. Desearía que Billy Graham leyeran libro. Respeto muchos de lo que él ha hecho.

Yo comparo el sistema inmune del cuerpo natural con el plan de Dios para la humanidad para explicar por qué los santos experimentan el mal en esta edad, a fin de prepararlos para el futuro cuando les serán asignadas las tareas de trabajo más importantes del universo. Si usted puede dejar a un lado sus ideas preconcebidas en cuanto a la Biblia, la razón básica para el mal llega a ser muy sencilla de entender. El “misterio del mal” no es sino una pincelada fantástica de genio divino, que convierte el mal acendrado y pecado rebelde de esta edad en haberes que salvaguardan para siempre al nuevo universo contra el mal levantando de nuevo los que una vez fueron santos mortales transformados en inmortales, seres resucitados como Cristo aptos para el nuevo universo.

Los seres humanos experimentan toda una vida de bien mezclado con el mal en diferentes proporciones, de modo de quedar “vacunados” contra él. El sufrimiento que se sufre debido al orgullo y a la desobediencia, sea propia o de otros, fue diseñado para instilar en todos los siervos de Dios el propósito santo de sofocar los gérmenes de corrupción potencial antes de que lleguen a existir. Al presente muchos seres humanos y ángeles caídos violan el orden divino del universo. Pronto esta rebelión contra el deseo divino de amor y bendición para todos no existirá más y terminará en la gran tribulación. Todos los espíritus malos serán destruidos junto con los mortales que no se arrepientan durante el tiempo de juicio.

Los que le rechazan morirán dolorosamente al fin del tiempo y experimentan la segunda muerte para no existir más. Dios nunca más será deshonrado en ninguna parte del universo. Él creó a los seres humanos con un propósito. Si usted está fuera de su propósito, entonces no espere que Dios lo trate con favor. Es justo, a mi modo de ver, porque Dios nos ha demostrado que nos ama y nos ha dado muchas posibilidades de hallar lo que es su voluntad para nosotros.

Al recorrer las catorce estaciones ferroviarias históricas del plan de Dios para la humanidad, quiero enfocar el libro de Apocalipsis, que es la última estación de la vía férrea. Baje se del tren de tiempo en tiempo y compare libros seculares de historia y la narración bíblica. Reflexione de dónde ha venido y adónde va, tal como se presenta. Esto le permitirá emprender su propio sendero bíblico de descubrimiento. Permita que la Biblia le hable. Puede estar seguro que ella le dirá la verdad. Pídale a Dios que le dirija por su Espíritu Santo, de modo que usted pueda entender su palabra su vida. Estoy seguro que empezará a ver un cuadro que es un poco diferente de lo que se enseña en la mayoría de seminarios teológicos y en la Escuela Dominical.

Pero recuerde, el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo es sólo una herramienta para el estudio bíblico racional. No hay que elevar sus nociones a dogma. Entender la profecía bíblica es importante, pero no esencial para la salvación, por cuanto está sólo en el campo del conocimiento. Es mi oración que esta lectura y su estudio de la palabra de Dios desde una nueva perspectiva le bendigan y enriquezca su entendimiento de las profundidades del amor y cuidado de Dios para todos nosotros. Espero que humildemente lo comparta con otros y no los tendrá en menos si escogen no ver lo que usted ve en la Biblia. Espero que estaremos mejor preparados espiritualmente para la edad de pruebas y tribulaciones que se nos vienen encima en breve. Sólo de Dios podemos recibir la fuerza para vencer nuestra incredulidad y desobediencia. La recompensa del lado jeh le sorprenderá. ¡Se lo garantizo!

Veamos cómo estos doce períodos de siete meses de duración de la gran tribulación se alinean con los propósitos de Dios desde la perspectiva del Sistema Numérico del alfabeto hebreo. Espero que usted pueda resistir su escepticismo innato o prejuicios doctrinales, y siga la vía férrea por la historia y la profecía. En última instancia Dios (no yo o mis libros) le abrirá los “ojos espirituales del corazón” (ayin, 70) para que reciba a uno de los entendidos de los que Daniel profetizó.

Como cualquier historia que empieza con un prefacio, Juan empieza el libro de Apocalipsis en la dimensión dálet de nuestra tierra histórica, en donde Dios está activo en varias comunidades o ciudades. Hay siete iglesias establecidas al principio de la era cristiana. Cada una de ellas tiene una condición espiritual diferente según se la mide de acuerdo a la norma del carácter santo de Dios. Esta evaluación histórica nos da una matriz para juzgar a las congregaciones modernas. Incluso en Apocalipsis aprendemos la perspectiva de Dios en cuanto a cuál debe ser nuestra conducta como comunidad de fe en Cristo en la dimensión dálet.

Según nuestro calendario secular el principio de la edad de la iglesia tuvo lugar en el primer siglo después de Cristo de la dimensión dálet. Juan entonces es llamado a la dimensión jeh (5; “el otro lado” o cielo) e informa lo que ve escribiéndolo para nuestro beneficio. Tiene una tarea difícil porque debe comunicar desde perspectivas dimensional indiferentes, pero una vez que nos educamos en el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo y los sistemas jeh y dálet, no tenemos problema para hallar nuestro camino por el libro de Apocalipsis; aun si las páginas no están en orden. Así que preste atención y aprenda a diferenciar entre las dimensiones jeh y dálet. También, trate de recordar que la manera judía de pensar en esos días era muy diferente de la nuestra hoy. Sus métodos orientales de observación son diferentes a nuestros procesos occidentales de pensamiento.

Educado, como fui, en cristianismo monoriel, tuve que enfrentarme a lo que descubrí superponiendo la proporción de 7:5 de la piedra de roseta, con el sistema numérico del alfabeto hebreo y las profecías de Daniel. El libro de Apocalipsis, que es la profecía que escribe el apóstol Juan, parece tener las páginas en desorden. ¿Por qué? ¿Qué está oculto allí?

Cuando empecé a escribir mis libros descubrí muchas profecías paralelas que se alinean en un punto del tiempo, y otras que no tenían sentido en algún orden en particular. Sin embargo, mi marco mental científico quiere tener algo nítidamente en orden, y tenerlo todo organizado en una historia sensible. Así que empecé a escribir mis libros con esa intención.

Para mi desencanto, al fin de todo mi esfuerzo, y justo antes que la fecha límite para la impresión de mis libros, encontré una secuencia ligeramente diferente para describir cómo fue escrito el libro de Apocalipsis. He tenido que admitir que incluso mi historia ahora parece tener las páginas entreveradas. Ahora pienso que debería haberlo presentado de una manera algo diferente. Demasiado tarde me di cuenta de que muchos sucesos anunciados en la dimensión jeh exigirían mucho más estudio a profundidad; algo que está más allá del alcance de este libro. Así que espero que usted me perdone por la realidad de tratar de escribir sobre temas tan complejos cómo estos mientras todavía estoy aprendiéndolos. Trate de enfocar el contenido y cómo apliqué mis métodos de investigación a la Biblia para hallar las ideas que escribo. Debido a la naturaleza de lo que está sucediendo, algunos acontecimientos parecerán estar algo fuera de orden. Pienso que eso es lo que le sucedió también al apóstol Juan.

En retrospectiva, no pienso que ningún erudito o experto teológico que existe hoy pueda poner el libro de Apocalipsis en su orden apropiado. Puesto que todos los acontecimientos son futuros, estamos limitados a describir cientos de incidentes desde una perspectiva de imágenes de espejo, porque la realidad se halla en la dimensión jeh. Ninguno de nosotros estuvo a lado de Juan para corregir lo que él escribió en cuanto a los acontecimientos de la dimensión dálet. Para poner algún orden cronológico en nuestro entendimiento debemos enfocar los principales titulares de la gran tribulación, que describen la ira de Dios vertida sobre los ejércitos rebeldes de seres humanos y ángeles.

Consideró que el sexto sello es el anuncio del lado jeh (como el lado de causa en la ecuación de causa y efecto). El séptimo sello es el lado del efecto, que tiene lugar en la dimensión dálet. La mayoría de los sucesos de Apocalipsis en cuanto a la ira de Dios tendrán lugar del 4 de septiembre al 17 de septiembre del 2015. El gran terremoto parece que durará 13 días a juzgar por los muchos versículos que lo mencionan. Todos los siete ángeles, siete trompetas, siete copas y siete truenos habrán terminado para el 18 de septiembre del 2015.

Mi libro también mira a lo que está sucediendo desde diferentes perspectivas ubicadas alrededor de un escenario central, así que mi escrito en cuanto a los últimos días no es la excepción. Para describir la gran tribulación Juan debe haber visto los acontecimientos sucediéndose a su alrededor, como en nuestros cines de pantallas circulares. Con certeza exigió habilidad de escribir muy superior al promedio.

La próxima vez que vaya a un cine de pantalla circular, imagínese que usted está en el centro del mismo. Conforme la pantalla que lo rodea por completo muestra acciones que tienen lugar a su alrededor, dé la vuelta y mire lo que está teniendo lugar. Diferentes personajes se mueven e interaccionan unos con otros. Al pasar junto a usted, los efectos sonoros relativos a las varias mini escenas tienen lugar simultáneamente en diferentes puntos de la película, y todos también surgen procediendo de 360 grados. Cuando usted trata de enfocar un lugar, de repente algo le llama la atención y usted se vuelve para enfocar otro punto. Al tratar de describir a sus amigos lo que sucedió después de que la película se ha acabado, su historia diferirá de la de su amigo. Si trata de escribirlo todo en secuencia, le deseo “buena suerte,” pero pienso que usted hallará extremadamente difícil explicar lo que vio y oyó que sucedía.

Pienso que ahora tiene una mejor idea de lo que a Juan se le pidió que haga cuando el señor le dijo: “Escribe.” A dondequiera que él se volvía, algo importante estaba teniendo lugar. Estos eventos significativos iban acompañados de trompetas que sonaban y otros instrumentos musicales que tocaban, mientras multitudes nutridas cantaban. Luego hubo criaturas fantásticas cubiertas con ojos y cuernos en sus cabezas y cuerpos. Nada parecido jamás se había visto en la tierra. En breve, fue una tarea muy difícil. Para entender Apocalipsis más completamente necesitamos examinar cómo la experiencia de Juan en un cine de pantalla circular refleja el marco mental judío del sistema numérico del alfabeto hebreo. Conforme estudia mi bosquejo de Apocalipsis con este nuevo enfoque, trate de seguir y entender cómo compuse lo que parece ser un orden entreverado de los acontecimientos anotados. Pienso que hallará que mi secuencia diferente es racional, lógica, y encaja con el modelo dimensional de dálet y jeh. Después de que usted haya captado mi cronología reestructurada de los acontecimientos de Apocalipsis, busque algo de diversión por cuenta propia y trate de volver arreglarlo por sí mismo; tal como haría con una película en un cine de pantalla circular.

Tratar de poner en secuencia el orden de las visiones de Juan no es pecado. Es meramente una manera excelente de cultivar una perspectiva flexible, pero cualquier flexibilidad en asuntos bíblicos también debe responder a alguna disciplina, porque si no, no es válida. Esto es lo que mi experiencia como inventor me ha enseñado. Es lo que hace la diferencia entre lo que funciona y lo que no sirve. Simplemente recuerde las reglas del sistema numérico del alfabeto hebreo de interpretación válida: para tener una opinión válida debe tener por lo menos dos testigos de versículos bíblicos razonablemente claros. Si trata de elevar su opinión al nivel de doctrina bíblica, entonces debe tener por lo menos cinco testigos bíblicos. Todavía estoy esperando que los que creen en la teoría del rapto pretribulacionista apliquen estos principios para demostrar sus teorías popularizadas por docenas de teólogos.

Hay, por supuesto, una palabra de precaución aquí: por favor, recuerde que las consecuencias históricas de interpretaciones teológicas competitivas de libro de Apocalipsis han rugido desde la división doctrinal a conflictos violentos. Los desacuerdos en cuanto a la profecía bíblica no deben conducir a expulsar a alguien de una congregación, o a catalogarlo como hereje, o a la violencia; sin embargo, así sucede. Mucho del sufrimiento y violencia que se experimenta alrededor del mundo tiene sus raíces en diferencias religiosas.

Sin embargo, si usted halla que está de acuerdo conmigo, entonces tenemos una opinión compartida, lo que es muy bueno. Si podemos hallar cinco versículos bíblicos para verificar la opinión que compartimos, entonces tal vez usted pueda elevarla a doctrina, o incluso empezar una nueva iglesia. Si lo hace, entonces esa iglesia probablemente estaría más cerca a la verdad que la iglesia cercana a la que asisto.

De lo que estoy seguro es que sólo el tiempo lo dirá. Pienso que cuando llegue el 2009 mi comprensión de la profecía bíblica según la presento en mis libros encajará bastante cerca con lo que estará sucediendo entonces. Eso le dará la satisfacción de saber que usted lo supo de antemano. En cierta manera lo hará más educado que la mayoría de los teólogos. Del lado práctico, usted tal vez quiera hacer algunos cambios con oración a su vida cotidiana si lo que lee tiene sentido para usted. De hecho, probablemente actuará rápido respecto a lo que aprenderá aquí. Estoy hablando más allá de toda duda en cuanto a sus habilidades de supervivencia. Enderece sus prioridades rápidamente, y consígase de Dios una buena póliza de seguro de vida. Él tiene una disponible para usted, que ya ha sido pagada. Él quiere que usted la consiga, y este libro le dirá cómo.

Después de la introducción en su libro, Juan relata su transferencia al tercer cielo, que es el trono de Dios en el centro del universo. Como ser humano quedó abrumado por lo que se le vino encima cuando se halló a sí mismo en el otro lado (en la dimensión jeh). Pero una voz fuerte le recuerda que empiece a escribir lo que ve, y así lo hace.

Después del examen de la salud espiritual de las siete iglesias, Juan enfoca el escenario central de la dimensión jeh en donde Jesús recibe un rollo con siete sellos, que contiene la línea de tiempo cronológica y profética del plan de Dios. Recibir este rollo es como recibir las escrituras de propiedad de la tierra. Aquí Jesús, como el victorioso segundo Adán, reemplaza a Satanás que les robó a Adán y Eva el título de propiedad con sus mentiras en cuanto a los árboles en el huerto del Edén. Desde entonces Satanás ha sido el dios de este mundo. Satanás de inmediato lucha engañosa y violentamente por no perder su posición. Los siete años en la tierra que marcan la guerra resultante por el título de propiedad de la tierra son la gran tribulación.

La gran tribulación empieza en el cielo con la presentación del rollo sellado. He contado 15 ángeles que cumplen las órdenes de Dios. Estoy seguro que en el gobierno celestial hay más ángeles cumpliendo varias funciones, pero las referencias bíblicas de la gran tribulación revelan catorce más uno (14 + 1 = 15). El número 14 cómo liberación y salvación, y cuando lo expresamos en letras hebreas, viene a ser yod + dálet (10 + 4). Este número representa un nivel elevado (yod = 10) de la dimensión dálet (4). Es la estación 14 de mi analogía de la vía férrea.

Por otro lado, el número 15 (yod, 10 + jeh, 5) expresa el concepto de “descanso,” así como es también uno de los nombres del Dios del pacto de Israel: Jah. En la Tabla de Siete Mil Años de la Historia Humana la estación 15 en realidad no es una estación porque representa el tiempo después del reinado milenial de Jesús en la tierra. Pertenece a la edad del nuevo cielo y nueva tierra que Dios creará después del juicio final, tal como indica el cinco, jeh, después de yod, 10. Puesto que el tiempo ya no existirá, no necesitaremos una vía férrea. En la eternidad uno no se mueve a través del tiempo.

Ahora volviendo a la estación ferroviaria 14ª de 10+4 (yod + dálet) que todavía se aplica a nuestra dimensión presente del tiempo material. Esta es la edad del milenio. Es el séptimo día de mil años de la semana de siete mil años de Dios, o plan de Dios para la historia humana. Tal como el séptimo día de nuestra semana es el sabat, también es este día de mil años de descanso milenial sin guerras, una edad de abundancia y paz sin la presencia del mal demónico, religiones falsas, o gobiernos humanos corruptos. Es el “día” del reino de la gracia de Dios para todas las personas.

En mis libros identificó a 10 ángeles por nombre. Hay otros ángeles cuyo nombre no se da, al final de la gran tribulación, cuatro más que parecen haber sido creados por un propósito especial, y conservados en un lugar especial, “atados junto al gran río Éufrates” hasta que llegue el tiempo de su liberación. Tampoco la Biblia menciona sus nombres. De nuevo, mi rey de la mano (1+4=5) está manifiestamente presente en estas profecías.

Al leer los capítulos que siguen preste atención a los tres ángeles que anuncian ayes, más los siete ángeles con siete copas, que parecen ser buenos ángeles del cielo, que, de nuevo, suman 10. Luego hay los cuatro ángeles que separan a las ovejas de los cabritos, o a la gente rebelde y Satanás, que todavía es un ángel aunque ha sido arrojado a la tierra y sus operaciones restringidas a la dimensión dálet. El número total de seres angélicos es de nuevo 15. Recuerde que Satanás sigue siendo un ángel de la dimensión jeh (5, “el otro lado”) aunque está restringido a la dimensión dálet. Será destruido con ella después de que sea suelto de su prisión, el abismo, por una breve temporada al fin del milenio. Lea de nuevo el capítulo 3 de mi libro ¿Se Acerca la Gran Tribulación? para rememorar estos conceptos. La interacción de Satanás en la dimensión dálet todavía se conforma a la proporción de 7:5 de la piedra de roseta bíblica.

Esta es la clase de observación con que usted se familiarizará conforme avanzamos juntos por Apocalipsis. Le dará confianza de que mi interpretación no es cosa mía. Yo soy sólo el mensajero que ha sido bendecido para descubrir algunos conceptos enterrados en las Escrituras. Dios es el que los puso allí para que nosotros los busquemos.

Al seguir la dirección de la vía férrea notará la formación de un gobierno global mientras que el poder económico de los Estados Unidos de América queda destrozado y el dólar se colapsa en valor. Le sugiero que haga ajustes a su portafolio financiero mientras todavía hay tiempo. El centro del poder político global pasará del Nuevo Mundo de regreso al Viejo, a Europa y el Medio Oriente en donde se finalizará la ruina de Satanás. La restauración de Jerusalén y la nación de Israel será la señal de que la solución final de Dios al conflicto mundial, pobreza y opresión está en el horizonte. Siga la vía férrea por mis libros, y usted quedará advertido para sobrevivir al venidero holocausto mundial contra la verdad, justicia, libertad, el medio ambiente natural, y la decencia común de amor fraternal.

En este punto en el libro de Apocalipsis, han transcurrido alrededor de tres años (períodos 1-5) de la gran tribulación, y nos acercamos al principios de los períodos 6 a. 8. Noten: Cuando numero los períodos por su equivalente de letra o número hebreo, entonces tenemos información adicional. La parte más intensiva de la gran tribulación de la dimensión dálet en la tierra empieza en el 6º período. A estos años de pruebas más severas yo llamo la mini gran tribulación (4 de diciembre del 2011 al 17 de septiembre del 2015).

Sin embargo, nuestros ojos se deben enfocar en la dimensión jeh porque hay una gran tribulación incluso más grande en el cielo antes de que su furia se desate sobre la tierra. En la tabla del Reloj Mundial de Cuclillo muestro esto colocando dos manecillas en la carilla del reloj. Una marca el progreso por la dimensión jeh o edades celestiales, en tanto que la otra señala en dónde estamos en el esquema de cosas de la dimensión dálet. (Puede aprender más sobre el Reloj Mundial de Cuclillo leyendo el Capítulo 10 de ¿Se Acerca la Gran Tribulación? Usted puede comprar el libro o leerlo en línea en www.apocalypse2008-2015.com.)

Las profecías de Juan mencionan varios acontecimientos que suceden en el cielo (jeh) que nunca antes se han sucedido en el universo. Es una gran explosión espiritual equivalente a las ilusiones de nuestros científicos en cuanto al nacimiento del universo. Es el fulcro de la creación de Dios finalizada para revelar el fin del dominio de Satanás (placenta; analogía del nacimiento) y el nacimiento de los hijos de Dios que gobernarán un futuro reino en la tierra y en el cielo. Una cantidad de estos acontecimientos celestiales son anuncios de lo que pronto tendrá lugar en la tierra durante los siete años de gran tribulación. Note el quinto (5) sello que indica la dimensión jeh (= 5). Siete (7 =zayin) es el centro (21 de diciembre de 2012) de toda la gran tribulación (7 + 5 = 12) desde la perspectiva del sistema numérico del alfabeto hebreo con el que usted se familiarizará más un poco más adelante.

Nuestro punto de vista es todavía celestial (dimensión jeh) porque estos eventos son más importantes. Jet (= 8) quiere decir nuevo comienzo, a lo que sigue vida emergente, un proceso que continúa sin fin o barreras (tet = 9). El principal protagonista es Dios como Personaje central en el escenario. Él llama a su presencia a siete ángeles con trompetas y copas. La ley hebrea de la mano 1+4=5 está de nuevo al frente para verificar leyes eternas embebidas en la dimensión dálet. Tenemos cuatro ángeles que sostienen una frazada o sábana de viento sobre la tierra para que haya una cantidad de tiempo sin perturbación para que los otros tres ángeles cumplan sus tareas divinas asignadas. Note que el anuncio de los tres ángeles llega a ser el gran martillo de la ira de Dios. El juicio se realiza contra generaciones rebeldes que se han degenerado por completo, tal como en los días de Noé.

Once significa “juicio,” y no es una letra sencilla sino un compuesto de yod + alef (10 + 1). Diez (yod) quiere decir un nivel elevado de existencia, la próxima vuelta de un tornillo, que empieza de nuevo con uno (1). Es un micro huevo de historia de la creación: tenemos una recapitulación de la revolución original de Satanás en el cielo. En este tiempo de juicio tenemos la conclusión de lo que empezó al comienzo. Lo lamento, pero es mal tiempo para nacer de algunas perspectivas, pero también es la edad cuando la persona puede recibir las más altas recompensas celestiales al vencer por fe y por el poder de Dios.

Note el anuncio de los siete ángeles principales que siempre están presentes cerca del trono de Dios Todopoderoso. El principio de “causa y efecto” interactúa cuando lo que se pronuncia en el cielo con las trompetas (dimensión jeh), transferido a lo que sucede en la tierra mediante las copas (dimensión dálet) que son derramadas. Estos no son acontecimientos separados como algunos creen. Los teólogos cristianos de monoriel probablemente tendrán dificultad para aprender el sistema numérico del alfabeto hebreo.

Los Cuatro Ángeles de la Muerte

En este punto del libro estamos a mitad de todas las plagas que se derraman sobre los enemigos del pueblo de Dios. El pueblo de Dios incluye los hijos de su Espíritu (los santos simbolizados que pertenecen a la dimensión jeh) y los hijos de Israel (dimensión dálet). Ambos grupos están bajo severa persecución, y Dios ahora responde a los crímenes cometidos contra ellos. Empieza con la trompeta del quinto ángel que señala una razón muy precisa que consideraremos en detalle más adelante en el libro. Jeh (5) de nuevo nos da un indicio. La señal de la quinta trompeta anuncia ahora tres ayes. Estos tres ayes son tres conjuntos de sucesos calamitosos que fluyen de la dimensión jeh para materializarse en la dimensión dálet como sucesos bidimensionales que nunca antes se han visto en la tierra. Por ejemplo, la humanidad enfrentará ejércitos de demonios y soldados humanos poseídos de demonios. Parecerá algo como una película de ciencia ficción. Así que siga la vía férrea y aprenda más de lo que la Biblia tiene para decir en cuanto a estos sucesos que predice el libro de Apocalipsis.

Al principio de la gran tribulación los sistemas políticos del mundo experimentarán un crecimiento de movimiento sin paralelo hacia un gobierno global, con una intensidad económica y militar nunca antes vista en toda la historia. Aquí, de nuevo, la regla de la mano de 1 + 4 = 5 indica el propósito de Dios de decirnos sobre sus planes para los sucesos antes de que sucedan.

La profecía bíblica es una expresión del amor de Dios para conducirnos al arrepentimiento y la fe, a fin de que escapemos de lo que está por delante. No hay lugar en la tierra en donde alguien pueda esconderse. No hay lugar para desaparecer por encima de la tierra o en sus profundidades. El único centro de seguridad es el provisto por la gracia de Dios: recibir la sangre del sacrificio de Jesucristo y recibir por fe el Espíritu de su resurrección.

El nacimiento venidero del reino de Dios en la tierra ya no se puede contener. Viene con el último gran empujón que todo nacimiento natural ha experimentado. Hay cuatro (4) ángeles del trono de Dios sosteniendo una hoz simbólica en sus manos porque Dios (1) ha dicho: “Ya es tiempo de la siega.” Hay que reunir las hierbas malas (cizaña) para quemarla, y el fruto (trigo) hay que reunirlo para las bendiciones del banquete de bodas (Mateo 13:24-30). Hay cuatro ángeles, y no tres o cinco, porque su número se refiere a la cosecha de almas vivas que Dios (1) hace en la dimensión dálet en la tierra para la vida eterna en la dimensión jeh (1+4=5).

En la tierra, en la dimensión dálet, tenemos a Satanás atareado imitando lo que ha sucedido en el cielo. También tenemos cuatro (4) ángeles caídos o demonios (dálet y jeh; manifestación bidimensional), que están listos para oponerse al reino venidero de Dios. Aquí tenemos la imitación que Satanás hace de Dios en la dimensión dálet, 1 + 4 = 5, porque él aduce ser Dios. Satanás es el 1 mientras su profeta y los tres espíritus como ranas son 4, que sumados dan 5.

Puesto que muchos científicos no creen en la dimensión jeh, Dios ahora los obligará a reconocer la existencia de una realidad más allá del universo material de tiempo y espacio. El gran ángel que toca la quinta trompeta vendrá del cielo para abrir el mundo abismal de espíritus malos, y doscientos millones de ellos aparecerán en la tierra y entrarán en los seres humanos que no tienen “el sello de Dios en sus frentes” (Apocalipsis 9:4). Este libro le dirá cómo esto es técnicamente posible para que los que siguen la filosofía humanística y los científicos incrédulos no tengan excusa para reconocer que hay una fuente espiritual para lo que está sucediendo a su alrededor.

Por favor, note que Dios sella a su pueblo para que sean salvados de la ira de Dios (Apocalipsis 7:1-3). Satanás imita de nuevo lo que Dios hace estampando su sello con una marca en la frente o mano derecha de los que pertenecen, pero ella también actúa como un imán para atraer las plagas de los juicios de Dios (Apocalipsis 13:16-18; 14:9-11; 15:2; 16:2). Este método de sellar hace fácil que los cuatro ángeles de la muerte identifiquen y hagan separación entre las personas que pertenecen a las “ovejas” moralmente aceptables a diferencia de los “cabritos” rebeldes. Lea más de esto en el capítulo 5. En realidad dudo que oiga este concepto predicado en una iglesia.

Los tres “ayes” son ahora el punto focal sobrenatural proyectado como solución final para un mundo que se ha pervertido totalmente. De nuevo tenemos cinco (5) ángeles de la muerte de acuerdo a la regla de la mano 1 + 4 = 5. El primero mata a todos los pobladores de Babilonia (Nueva York) (Apocalipsis 18:1; 17:15). Los otros cuatro ángeles están atados junto al río Éufrates (Apocalipsis 9:14-15). Son ángeles de la muerte similares al ángel antiguo de la muerte que mató al primogénito de Egipto en la primera Pascua que libertó de la esclavitud a los antiguos israelitas. Este gran acontecimiento lo recuerdan los judíos todos los años al conmemorar la salida de sus antepasados de la esclavitud para heredar la tierra prometida que Dios le dio a los descendientes de Jacob.

En Apocalipsis encontramos de nuevo ángeles de la muerte que destruyen a los enemigos de Dios que Israel. Se suelta a los cuatro ángeles de la muerte para que maten una tercera parte de la población del mundo, incluyendo todos los ejércitos de doscientos millones que sobreviven a los terremotos y otros ataques en la última batalla por Jerusalén. Eliminarán a la gente determinada como cabritos y dejarán a los que son determinados como ovejas según Jesús lo describe en Mateo 25, a fin de empezar la próxima civilización con un remanente moral divinamente seleccionado. La Biblia advierte al mundo para que no haga daño a los verdaderos discípulos de Jesús y al remanente de Israel porque son “la niña del ojo de Dios.” ¡Cuidado! El Señor juzgará a cualquiera que intenta tocar al interés más sensible del Creador (Zacarías 2:7-9).

¡Advertencia a los musulmanes!

No se metan con el Dios de Israel. Para sobrevivir y conservar su propiedad, traten de vivir en paz todo lo que sea posible con los hijos de Jacob. No persigan a los discípulos de Yeshúa o Jesús que “guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17). ¡Busquen la misericordia del Creador! ¡Limpien sus corazones ante él! Recuerden, los ángeles de la muerte seguirán las órdenes de Dios sin excepción. Lean el relato bíblico de lo que sucedió la última vez: dimensión jeh, en Éxodo 12:22-42; y dimensión dálet, Éxodo 14:23-31. Cuando lean lo que le sucedió al faraón recuerden que pronto experimentaremos una repetición de lo que sucedió en el antiguo Egipto; sólo que esta vez será mucho peor. Los problemas históricos y conflictos políticos que rodean hoy al Medio Oriente pronto será cosa del pasado. Créanme; es mejor hacer paz con Dios y someterse a su palabra y venir al Rey ahora. Es nuestra única posibilidad de supervivencia.

Después se nos presenta a los siete truenos. Los estudiosos han especulado y concluido que no saben nada en cuanto a este acontecimiento misterioso. Cuando se lo entiende apropiadamente, el retumbar de los siete truenos demuestra ser incompatible con las populares teorías del rapto pretribulacionista o midtribulacionista. Con estos acontecimientos llegamos al fin de los años más intensos que concluyen la gran tribulación. Yo los llamo la mini gran tribulación, que es acortada para permitir que algunos sobrevivan a estos horrores venideros. Los días acortados de la gran tribulación proveen la limpieza inicial anterior a los sucesos que pueden ocurrir conforme nos acercamos al fin de la gran tribulación el 21 de diciembre del 2015. Los sobrevivientes entrarán en la edad de una nueva civilización, la tercera de la historia humana.

Ahora aparece la última de la siete trompetas que se tocan, resonando por el universo y especialmente en la tierra. Parecerá un gigantesco espectáculo de fuegos pirotécnicos cósmicos que harán enana la combinación de cien años de las celebraciones de Año Nuevo en Nueva York. Será un espectáculo para inspirar temor en todos, que el fin del mundo ha llegado. Será más grande que cualquier bomba nuclear que jamás se haya presenciado. Nuestro globo se estremecerá como el vareo de un olivo después de la cosecha. He copiado muchas referencias bíblicas en cuanto a estos acontecimientos finales, que le fascinaran, y tal vez le llenarán de asombro y temor, y en cuanto a lo que está anotado para nosotros.

Muchos de lo que informa el Apocalipsis de Juan llega a su clímax en los últimos 13 días de la mini gran tribulación; del 4 al 17 de septiembre del 2015. En esos días los ejércitos poseídos por demonios de doscientos millones se reunirán para destruir a Jerusalén y a los que confían en el Dios de Israel. Intentarán un limpiamiento étnico masivo que eclipsará a todo lo que conocemos familiarmente en la historia. El mundo será agitado por las poderosas mentiras diabólicas y falsos milagros para actuar como una gigantesca aplanadora, que implacablemente rueda sobre el campo para borrar todo residuo del pueblo de Dios.

En ese momento crucial Dios interviene con una fuerza tan gigantesca que la comparación más cercana es lo que la tierra experimentó durante el diluvio del tiempo de Noé. De nuevo, un asteroide gigantesco, seguido de otro más pequeño, se estrellará contra nuestro planeta. La Biblia describe este suceso en detalle. La tierra temblará por hasta 13 días y pocos sobrevivirán. Este terremoto pondrá fin a la segunda civilización. La próxima empieza con una gran diferencia. Satanás está encerrado, y todos sus aliados demónicos están permanentemente eliminados del universo y de la tierra. ¡Ya no existen! La influencia carismática del enemigo y sus mentiras ya no confundirá el entendimiento humano de la pura verdad del único Dios verdadero. ¡Aleluya!

Recuerde que durante los dos últimos ayes habrá un gran terremoto que durará 13 días, que junto con los cuatro ángeles de la muerte destruirá a los ejércitos del Armagedón. Sucederá al mismo tiempo como uno lo vería en un cine de pantalla circular. Juntos estos acontecimientos se combinan para expresar la ira de Dios contra un planeta rebelde. Los que han sido sellados o marcados por el Espíritu Santo son los únicos que sobreviven. Habrán sido divinamente escogidos para repoblar la tierra. Es más, los sobrevivientes de Israel recibirán un honor especial mientras vivan cada vez que se presenten en festivales especiales; más o menos como la mayoría de las naciones honran a sus veteranos de guerra.

Los residuos sobrevivientes de las naciones serán gobernados por los santos que Dios ha nombrado y creado para esta tarea. Dios salvará a las tiendas de Judá primero, y luego Jerusalén. Todos los que sobrevivan reconocerán al Mesías que viene, que ha sido traspasado. En su arrepentimiento recibirán a su Espíritu Santo. En total alrededor de un tercio de los habitantes de la tierra de Israel sobrevivirán, y los que queden esparcidos por el mundo serán reunidos en su tierra natal, terminando lo que ya ha empezado en estos últimos días (Zacarías 12—13). Habrá un residuo más pequeño que sobrevivirá de toda otra nación, así que casi ninguna de las antiguas familias (70 naciones) de humanidad se extinguirá.

La resurrección de los santos que sigue a la destrucción de la superficie de la tierra es el prometido nacimiento del reino de Dios, anunciado desde los días en que Jesús anduvo por las colinas de Galilea. El Creador garantiza mil años de prosperidad y paz. Mis libros enseñan respecto a esto, y no hallará ninguna referencia a una exposición académica de algún teólogo de monoriel sobre lo que piensan que dice la profecía bíblica. Yo uso sólo la palabra de Dios y métodos de investigación científicos para enseñarnos. No hay necesidad de ninguna interpretación erudita. Usted no necesita que se le empuje más allá de leer la Biblia para entender lo que Dios revela. No se apoye en la opinión de ningún ser humano, sino en oración pida que Dios le dé su sabiduría y entendimiento de su palabra y voluntad para su vida. Él ha prometido hacerlo.

Apocalipsis termina con las promesas de un mundo futuro de dimensión jeh (5) más yod (5 + 10 = 15). La dimensión dálet terminó en el lago de fuego, que es algo así como un agujero negro del universo. La dimensión material en que ahora vivimos quedará en el olvido, como lo expresa la letra tau (400). Después de eso Jesús dijo: “Yo hago nuevas todas las cosas.” Él es el Creador. Tiene poder para hacerlo, y su palabra es nuestra garantía, porque él es verdad y nunca miente.

La Biblia fue escrita por unos 40 autores, en un período de unos 1600 años. Las principales profecías de Daniel y Juan contienen el plan de Dios para la humanidad. Mis libros le hablan de ese plan, y, admito, no siempre son fáciles de seguir. Sin embargo, al terminar estos dos libros descubrí algo muy extraordinario. Este descubrimiento ha sido para mí una prueba para toda mi vida como científico de que la Biblia es divinamente inspirada.

Todos preguntan: “¿Cuál fue o es el plan de Dios? ¿Por qué estamos aquí en esta tierra? ¿Por qué hay formas complejas de vida sólo en la tierra (a lo que yo llamo la dimensión dálet)? ¿Por qué, por qué, por qué . . .? Simplemente termine usted mismo sus propias preguntas. Aquí está la respuesta de la Biblia expresada en sólo cuatro (dálet) palabras:

Las tres primeras palabras de la Biblia en el texto hebreo son: “En el principio creó Dios (Elojim).” Invierta el orden para acomodarlo al pensamiento occidental y se tiene: “Dios creó en el principio.” La última palabra de la Biblia es “todos ustedes,” y se refiere a los santos. La estructura de la frase claramente se refiere a todas las personas a las que se dirige el escrito, los lectores o los que oyen el mensaje del evangelio, así que lo incluyo en paréntesis. Uniendo estas cuatro palabras tenemos el propósito de la dimensión dálet o universo material:

“En el principio creó Dios (a todos) los santos.”

El plan de Dios para la humanidad fue diseñado desde el principio y ha quedado completo al final del juicio ante el gran trono blanco, incluyendo todas las estaciones de la vía férrea en el orden apropiado y el calendario cronológico de que el tren llega y sale de cada estación. Mirando hacia atrás a la luz tenue del ciclo vau, el gobierno del cielo quedó vacante desde la perspectiva de la eternidad cuando Satanás y sus seguidores se rebelaron. Dios necesitaba reemplazos que pudieran ser vacunados contra el mal. Así que creó una dimensión tiempo, dálet, en la que colocó a Adán y Eva, pero dejó a Satanás cerca para probarlos, de modo que los santos puedan ser vacunados contra el pecado y el mal para el propósito divino de proteger el universo futuro.

Con el pecado de Adán, Satanás y sus demonios consiguieron algún tiempo antes de que sean eliminados totalmente, ejecutados por su transgresión contra Dios. Sin embargo, Dios se propuso usar su rebelión, que causa miles de variaciones del tema de corrupción del enemigo agrupadas bajo el nombre de “pecado,” como medio para probar a los seres mortales a fin de que sepan sus consecuencias. Los ángeles caídos y Satanás, su líder, han retenido sus tareas dimensionales de jeh y dálet un poco más administrando la tierra hasta que sus servicios ya no sean necesarios. Por eso al diablo se le llama “el príncipe de la potestad del aire,” y “el dios de este siglo.” Sus poderes en realidad son reales e impresionantes, pero el Creador los limitó en lo que permite de acuerdo a sus propósitos.

La intención del Padre después de la rebelión de Satanás fue crear una nueva administración que sería para siempre incorruptible y eternamente llena de amor, gozo y paz. Así que permitió seis mil años de sufrimiento humano y opresión perversa perpetrada sobre nosotros por Satanás, el príncipe del mal. Así es como nosotros que hemos llegado a ser santos lograremos, durante nuestros breves años en esta tierra, adquirir un sistema inmune contra el mal en toda forma. Este sistema inmune garantiza que ningún ser inmortal jamás violará de nuevo la santidad de Dios. Los que viviremos para siempre con él seremos santos como él es santo, y así el universo futuro (cielo nuevo y nueva tierra) quedarán permanente y eternamente salvaguardados contra cualquier trastorno del orden y paz divinos.

Dios nunca tendrá que enfrentar de nuevo una revolución o rebelión desde dentro de su gobierno. Lo amarán todas las criaturas que el diseño y compró con su sangre. Los santos serán leales para siempre y amarán a Dios de todo corazón. Debido a que habrán aprendido por el sufrimiento, mediante las pruebas dolorosas de las dificultades de la vida en la dimensión dálet, recibirán vida eterna en lugar de la muerte que todos merecemos. En el otro lado, en la dimensión jeh de la eternidad, más pruebas y sufrimiento ya no sirven a ningún propósito, así que nunca más se volverá a experimentarlas.

Dios prometió que limpiará toda lágrima. Es una manera que decir que ya no habrá más pruebas. El Hijo mismo atravesó el sufrimiento en la dimensión dálet y sufrió dolor tal como nosotros. En él podemos realmente llegar a ser una familia unida por un solo concepto de amor, justicia y verdad, según lo define el Padre, por quien todos los fieles se nombran (Efesios 3:14-15). Tanto el Hijo como los redimidos han experimentado sufrimiento. Por fe y por el Espíritu sufrieron juntos, uniéndose en amor. El amor es el pegamento eterno que hace que el universo continúe para siempre sin que el mal jamás aparezca de nuevo. Ese es el plan para la humanidad. Mis libros le ayudarán a llegar a ser un santo que vivirá para siempre en la presencia de nuestro glorioso Creador.

jeh – el pasado

El que da testimonio de estas cosas dice:

 

dálet – el presente

Ciertamente vengo en breve.

[Los santos dicen]:

Amén; sí, ven, Señor Jesús.

 

yod – el futuro

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.

Amén.

(Apocalipsis 22:20-21)

Tablas

 

Science News, 11 junio, 2005 Vol. 167 #24, p. 378, Science Mall Shopping “The Electromagnetic Radiation Spectrum Chart” # EMR1020 - www.sciserv.org.

Bible Mathematics, por Dr. Ed. F. Vallowe, Publicado por The Olive Press, PO BOX 280008, Columbia, SC 29228.

The Endtime Money Snare: How to live Free, por Wilfred J. Hahn, Copyright ©2002 por Midnight Call Ministries, West Columbia, SC.29170, ISBN #0-937422-55-7.

The Economic Disorder, our Economy in the End Time, por Larry Bates, A Strange Company, 600 Rinehart Road, Lake Mary, FL 32746, www.charismahouse.com.

 

Para opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, chasque aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en:
El Misterio del 17 de Tamuz
Una INTRODUCCIÓN Esencial:
La REVELACIÓN de Jesucristo escrita por el Apóstol Juan y re-ordenada por
el SISTEMA NUMÉRICO DEL ALFABETO HEBREO
Prefacio - ¿Por Qué Dos Libros Separados?


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.