El Misterio del 17 de Tamuz

Claves Hebreas Antiguas para Fechar la Gran Tribulación

Capítulo 9

Doce Observaciones Finales Como Pruebas

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Este capítulo presenta doce observaciones para corroborar el contenido de mis libros. Juntas, a mi juicio, proveen una prueba fuerte del escenario que propongo de eventos que componen la gran tribulación bíblica. Once de estas observaciones vienen de cálculos en la dimensión basada en siete de acuerdo a la teoría de la “Piedra de Roseta.” La doceava, la “madre de todas las observaciones,” procede de la dimensión basada en cinco, lo que quiere decir que tiene una superposición cósmica.

Mientras analizaba todas las otras once descubrí la doceava y última. Sin saberlo la había incluido en las páginas que había escrito. Había pensado que este libro estaba listo para la imprenta, pero este doceavo descubrimiento integral debía ser insertado aunque cause demoras. Reconocí el dedo de Dios en su verificación del fechado de la gran tribulación desde la dimensión jeh, basada en cinco. En el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo el número once (11) significa “depravación” o “juicio,” mientras que el número doce (12) comunica “perfección gubernamental.”

Recuerde que no soy profeta. Soy simplemente un ser humano falible que por la gracia de Dios ha recibido nociones de estas maravillosas verdades bíblicas. Aparte de ser aficionado a los relojes de cuclillo, soy inventor y por muchos años fui fabricante de instrumentos de precisión. Las perspectivas innovadoras y habilidades prácticas que desarrollé a partir de esas experiencias me han dado una perspectiva singular en cuanto a la Biblia, y espero haberlo comunicado claramente en estas páginas. Confío en haber entendido lo suficiente del mensaje de Dios como para correr los riesgos que supone el escribir estos libros. Créame, humanamente hubiera preferido continuar disfrutando de la vida sencilla de mi jubilación en mi viñedo. Tal vez usted, también, al leer estos libros necesitará volver a evaluar sus prioridades espirituales y cambiar la manera en que está viviendo delante de Dios.

Debido a que estas once observaciones más una me permiten señalar los muchos eventos y fechas de la gran tribulación, he dado un paso atrevido para predecir que los siete años de la gran tribulación tendrán lugar entre el:

21 de diciembre del 2008 y el 21 de diciembre del 2015
24 de Quisleu de 5769 y 9 de Tevet de 5776

Espero que usted lo tome en serio. Espero que usted y yo pasaremos la eternidad juntos en la presencia de nuestro Creador, que se propone bendecirnos a cada uno de nosotros con nada menos que bondad y amor, siempre y cuando estemos dispuestos a someternos humildemente a sus caminos en fe y obra por Jesús como Salvador.

Observación #1 (Alef)
Una Prueba de Presuposiciones Básicas

No soy historiador, pero lo que he descubierto es un sistema que funciona dentro de un margen razonable de error cuando uno considera las varias conversiones de calendarios, y los largos períodos de tiempo a menudo involucrados. Es más, he descubierto muchas pruebas cruzadas “por coincidencia” que confirman la validez de los métodos de investigación que empleo.

Cuando empecé mi investigación descubrí pronto que los historiadores no concuerdan entre sí casi en ninguna fecha que tiene que ver con la Biblia y la historia. Es más, el descubrimiento de los engranajes y ciclos que funcionan en realidad me ayudó a seleccionar de entre las fechas diferentes que proponen los expertos. Tal vez mis tablas puedan ayudar a resolver algunos de los debates entre historiadores, tal como me ayudaron a confirmar las fechas proféticas que propongo.

En mi estudio de la gran tribulación descubrí dos cálculos para predecir la fecha de inicio, que sirve como testigo. Mis cálculos se basan en hechos históricos. Estos dos testigos respaldan los métodos de investigación que he usado para determinar las otras observaciones.

Esta primera observación ubica la hendidura en el engranaje del Reloj Mundial de Cuclillo que activará el pajarito para anunciar el principio de la gran tribulación. Si estos cálculos son correctos, podemos dar por sentado que todos los demás se conformarán de acuerdo a las mismas leyes matemáticas.

El engranaje de 483 años es significativo en varios cálculos tanto en el sistema basado en siete como en el basado en cinco. Para verificar estas presuposiciones podemos probarlo en varias fechas históricas que ya sabemos. De esa manera tendremos seguridad razonable de que el método se puede usar para predecir eventos futuros que todavía no han sucedido.

En otras palabras, tomamos un versículo bíblico que fue profético cuando fue escrito pero que desde entonces ya se ha cumplido en la historia. Si resultó para la profecía que se ha cumplido, entonces ese engranaje probablemente funciona para otras profecías que todavía están por tener lugar en nuestra dimensión dálet de esta vida, tierra y tiempo. No debemos olvidar que los engranajes deben engranar para justificar su utilidad al calcular el tiempo profético.

Ahora, probemos la teoría de los engranajes: Primera Prueba

Daniel dijo que el Mesías (Jesucristo) aparecería sesenta y nueve semanas “desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén” (Daniel 9:24). Aquí la Biblia nos da un engranaje de 69 semanas, que es 69 x 7 = 493 años. Algunos eruditos bíblicos han determinado que fue el 454 a.C. la fecha del decreto para la reconstrucción. Otras fechas pueden ser más populares hoy, pero esta fecha funciona perfectamente dentro del sistema cronológico de engranajes, y ese hecho confirma el 454 a.C. como la mejor opción histórica.

La profecía bíblica a menudo habla en términos de unidades que pueden tener más de un valor cronológico absoluto. En este caso concordamos con la opinión de mayoría de eruditos y usamos unidades de años. La base bíblica para esta conclusión se deriva de 2 Crónicas 36:21. En este caso hubieron 70 años literales faltantes sabáticos en la existencia de 490 años del templo (Levítico 25:2-7). De aquí que casi todos concuerdan que una semana profética es igual a siete años.

Así, multiplicamos 69 x 7 para descubrir un engranaje de 483 años literales. En nuestros cálculos (como se muestra en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana) cuando añado un engranaje de sesenta y cuatro (64) años al fin del cautiverio judío en Babilonia, en 518 a.C. llegamos de nuevo a la misma fecha de 454 a.C. Luego añadimos el engranaje de 483 años al 454 a.C. a fin de determinar el año de la aparición del Mesías:

454 a.C. + 483 = 29 d.C.

La historia secular confirma que el ministerio de Jesús empezó alrededor de esa fecha, así que este método establece un engranaje cronológico demostrado de 483 años. Usando otras combinaciones del engranaje de 483 años en otros escenarios históricos conocidos demostrará más que el engranaje de 483 años es válido y así podemos también confiar en su utilidad para predecir las fechas futuras de los otros eventos profetizados que menciona la Biblia.

Segunda Prueba

Esta vez usaremos el sistema basado en cinco y la regla de 1 + 4 = 5 para llegar al final de la semana 70 de Daniel (el tiempo profetizado que incluye el ministerio de Jesucristo, su muerte y su resurrección). Puesto que el sistema basado en cinco también funciona al contar hacia atrás desde las fechas del fin, contaremos retrocediendo desde la liberación de la antigua Jerusalén y el templo del monte en el año 1968 d.C.

Nunca antes se ha contado hacia atrás para verificar y probar las fechas proféticas porque los eruditos cristianos sabían sólo un sistema de cálculo, al que yo llamo sistema basado en siete. El sistema basado en siete siempre calcula hacia adelante desde la antigüedad a nuestro tiempo moderno. Puesto que se usa un engranaje para avanzar hacia adelante a la aparición del Mesías, necesitamos restar cuatro engranajes de 483 años partiendo de 1988 d.C.:

1968 d.C. – 1932 (4 x engranajes de 483) = 36 d.C.

De nuevo, este cálculo concuerda con la primera prueba. Hay siete años (1 semana de años) entre el año 29 D.C. y el año 36 d.C., que sería la semana setenta de Daniel; ¡si le siguiera inmediatamente a la semana sesenta y nueve! Estas dos pruebas, como dos testigos, dan evidencia de que los engranajes y los métodos son válidos.

Observación #2 (Bet)
2008 como Año de Inicio de la Gran Tribulación

Podríamos tratar de hallar la fecha de la gran tribulación usando bien sea el sistema basado en cinco o el sistema familiar basado en siete. A mí me parece más razonable usar el sistema basado en cinco, debido a que la gran tribulación tendrá lugar durante el engranaje de jubileo de 50 años que se basa en cinco (la semana 70 de Daniel en el sistema basado en cinco), que cae entre 1968 y 2018. (Véase el Capítulo 7). Es más, también he establecido los puntos extremos de los siete mil años de historia de la humanidad usando el sistema basado en cinco.

Así que para determinar la fecha aproximada de la segunda aparición del Mesías, que tiene lugar después de que ha terminado la gran tribulación, conté retrocediendo desde el año 3017 d.C., que es el fin de la edad tet, usando dos engranajes de 483 años asociados con la (segunda) aparición del Mesías. (El año 3018 empieza la edad yod). Hay que añadir treinta y cinco (35) años a la cantidad que se debe restar debido a que la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana muestra cinco ciclos de 490 años partiendo desde 518 a.C., lo que hay que convertir a nuestro tiempo añadiendo siete años por cada ciclo. Debido a que el factor de conversión de 35 años se puede añadir en cualquier parte dentro de los 3500 años entre 518 a.C. y 3018 d.C., los añadimos aquí aunque estamos usando sólo dos (2) engranajes de 483 años.

Contar hacia atrás siempre hace más difícil cualquier proyección porque si uno tiene la fecha errada en el futuro todo lo demás también estará errado. Los engranajes simplemente no engranan. El cálculo para la segunda aparición de Jesús como el Rey de reyes conquistador sería como esto:

3017 d.C. - 966 (2 x engranajes de 483 años) - 35 = 2016 d.C.

Jesús viene personalmente algún tiempo después del fin de la gran tribulación. (Véase el Capítulo 5 empezando con la sección “La Vírgenes no Preparadas”). El cálculo del año 2016 para la aparición del Mesías confirma mi fecha del fin de la gran tribulación, porque el 1º de enero del 2016 cae apenas diez días después del 21 de diciembre del 2015. Si restamos siete (7) años desde el 2016, llegamos a un año inicial calculado de la gran tribulación en el 2009. Mi predicción es el 21 de diciembre del 2008, así que una variación o diferencia de diez días es necesaria para empujar la fecha real a los días finales del 2008.

Para hallar los diez (10) días que faltan sepultados entre los ciclos de 3500 años, hay que corregir el calendario secular solar añadiendo un día adicional por cada 400 años. Este es un año súper bisiesto para igualar debido al hecho de que la tierra no gira alrededor del sol en 365,25 días exactos. Cuando dividimos 400 entre 3500 años, llegamos a 8,75 días que hay que insertar a fin de alinear y ajustar apropiadamente el calendario.

Esto reduce la precisión de mi predicción a algo así como un día y unas pocas horas en el curso de 3500 años. Las cosas son mejores todavía. Contando 9 (8,75 redondeado = 9) días retrocediendo desde el 1º de enero del 2016 nos lleva al 22 de diciembre del 2015, que es un solsticio de invierno así como también correcto dentro de un día en el curso de 3500 años.

Así que aquí tenemos una razón más para que la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación y la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana se alineen perfectamente. Por eso puedo con suficiente certeza predecir que la gran tribulación empezará el 21 de diciembre del 2008.

Así que, ¿confiamos en el reloj profético que está surgiendo con engranajes que engranan? ¿Seguiremos siendo escépticos haciendo caso a nuestras emociones e ideas personales en cuanto a la gran tribulación? He hallado muchos libros cristianos llenos de especulación incierta presentada como evidencia.

La Biblia no es incierta, pero nuestra manera de pensar en cuanto a ella sí puede serlo. Por eso es que debemos buscar evidencia adicional, que se verifique por sí misma, en la Biblia, que testifique de la precisión de nuestras ideas posiblemente defectuosas en cuanto a la gran tribulación. He hecho esto con todo cuidado en estos libros. Incluso así, constantemente estoy probando mis ideas conforme aprendo más. Leer mis libros es una oportunidad de probar sus propias ideas con la misma objetividad.

Observación #3 (Guímel)

21 de diciembre del 2008 – El Día en que Empieza la Gran Tribulación

Dos períodos de 1715 años cada uno aparecen al principio de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana: 4004-2288 a.C. y 2288-588 a.C. Estos dos engranajes de 1715 años se superponen a los primeros siete de los doce ciclos de 490 años de la proporción 7:5 de la Piedra de Roseta, para los siete mil años de historia humana. Hay que convertir los 1715 años a fin de predecir una fecha específica que se superponga a este período en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación.

Específicamente vamos a superponer los siete ciclos de 490 años de historia humana con los siete años de la gran tribulación: un año por ciclo. Es como el gran huevo ruso que tiene dentro un huevo más pequeño. Debido a que tienen la misma apariencia estructural, uno puede calibrar racionalmente sus respectivas escalas de tiempo de modo que se puedan comparar al superponer o alinear el número y secuencia de eventos históricos o proféticos. Esta metodología revela otros aspectos de relaciones internas que existen entre los eventos profetizados o históricos que se hallan dentro de sus contextos separadamente formados. Las relaciones posicionales contribuyen a nuestra comprensión del futuro.

La Biblia confirma la idea de calibrar el tiempo según escalas diferentes pero consistentes cuando dice que mil años son para el Señor como el día de ayer (2 Pedro 3:8). Aquí voy a tratar un año como un día, así que al multiplicar 1715 x 2 (años a días) resultan 3430 días. Para convertir esto de días del calendario hebreo a nuestros días solares, multiplicamos 1715 por 1,0145 para llegar a 3480 días.

Al contar estos 3480 días hacia atrás desde el 30 de junio del 2018 (17 de Tamuz de 5778), llegamos a la fecha de inicio de la gran tribulación en el 21 de diciembre del 2008, que también es la víspera de Januká, 24 de Quisleu de 5769. Esta fecha también es el primer solsticio del calendario de eventos de la gran tribulación. Este solsticio de invierno es la noche más larga del año en el hemisferio norte.

Se escogió el 17 de Tamuz para contar hacia atrás mediante la aplicación de varias superposiciones que toman en cuenta los 12 festivales y ayunos judíos principales. Lo que es especialmente asombroso en cuanto al 21 de diciembre del 2008 es que es un solsticio. Un solsticio o equinoccio es un día cósmico; no es un día que podemos mover a nuestro antojo para que encaje con otros datos.

Observación #4 (Dalet) –
Otra Verificación del 21 de diciembre del 2008

De acuerdo a mi metodología, debe haber alguna similitud de significación espiritual, u otra correlación significativa, entre los acontecimientos principales de estos períodos paralelos y los valores simbólicos del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Este alineamiento de acontecimientos en la posición 9ª o tet tiene que expresar el tema común de “nueva vida” a fin de confirmar la metodología para fechar la gran tribulación.

Para probar la validez de dividir la gran tribulación en doce períodos los superpuse con los doce ciclos de los siete mil años de historia de la humanidad. Debemos hallar eventos de significación relacionada cuando alineamos el noveno ciclo de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana (28 a.C. a 498 d.C.), con el noveno período de la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación (22 de agosto del 2013 al 21 de marzo del 2014), y descubrimos que encajan perfectamente como un huevo ruso más pequeño que encaja dentro del más grande.

En el huevo grande (la Biblia) notamos que el nacimiento de Jesucristo (1 a.C.) sucedió antes del principio del noveno ciclo de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. El 9 es tet en el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Indica “nueva vida.” Jesucristo proclamó que él es la vida; sólo mediante la fe en él viene la vida eterna por gracia a todo el que quiere pedirla. Así que este ciclo expresa el principio de una nueva realidad espiritual en la tierra.

Para superponer este 9º ciclo de historia humana con el 9º período de la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación contaremos hacia adelante 1715 días partiendo del 21 de diciembre del 2008 hasta llegar al jueves, 26 de septiembre de 2013, que es el octavo (jet, “cercado” o “nuevo principio, nueva creación”) o último gran día del festival de otoño llamado la octava asamblea (Shemini Azeret), 22 de Tishri de 5774.

En el último día del festival sucot Jesús se puso de pie en el templo y enseñó que él era el pan verdadero que había venido del cielo. Se abrió a sí mismo como la única manera (8 = 2 x 4, dálet, puerta) de recibir las aguas de la vida eterna (la nueva creación en el Espíritu Santo). Llamó a todos los que creen a venir él sin temor y ser saciados (Juan 7:32-39). Así, este festival, según las propias palabras de Jesús, recuerda a los creyentes su promesa y propósito de permitir que la nueva vida (9 = tet o “nueva vida”) nazca en las almas de un mundo moribundo.

Nuestro propósito es demostrar que estos diferentes conjuntos de eventos en segmentos de tiempo que se superponen comparten una relación específica armonizadora. Los puntos extremos de principio y fin de la gran tribulación se alinean con los doce ciclos de 490 años de los siete mil años de historia humana. Reduciendo a escala los siete (7) años, le he dado a la gran tribulación una estructura paralela al dividirla en 12 períodos de 213 días o siete meses cada uno. El engranaje de 1715 días claramente engrana con un acontecimiento llamado “nueva vida” durante el 9º período de la tribulación. ¿Nos traerá el suceso del nacimiento de Jesús aplicado al 9º ciclo de historia humana?,

Aunque no se ha podido establecer firmemente la fecha precisa del nacimiento de Jesús, el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo favorecería la fecha de 1 a.C. Al principio parecía que había una pequeña discrepancia, porque el año del nacimiento de Jesús parece ser muy temprano. Parecía como si el 1 a.C. caería 1704 días partiendo del principio del 9º ciclo de la historia. En tanto que 1704 días pueden ser igual a 8 períodos de 213 días, con todo nos faltan once días de los 1715 que se necesitan para demostrar el alineamiento posicional relativo a los puntos de inicio de los segmentos de tiempo alineados (noveno ciclo con el noveno período). Sin embargo, si miramos más de cerca a la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana notamos que hay unos pocos años extra al principio del noveno ciclo.

Desde el 28 a.C., que es el principio del noveno ciclo, al 1 a.C. hay un total de 27 años, que es 5,5% de 490. Recuerde que el número 490 es el número total de años que se halla en un ciclo regular en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. Si aplicamos este mismo 5,5% al período típico de 213 días de la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación, el resultado es un poco más de once (11) días; exactamente el número preciso que hay que añadir a 1704 para que sumen 1715 días. Así el noveno ciclo y el noveno período de estas dos tablas diferentes se alinean perfectamente.

Esperábamos hallar “nueva vida” en la unidad de tet o el noveno tiempo, y la hallamos en ambas. No sólo hallamos eventos que corresponden a “nueva vida” en cada novena posición, sino que también hallamos relaciones correspondientes precisas relativas al inicio de cada unidad. Este alineamiento preciso entre en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana y la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación provee prueba adicional de que estamos prediciendo con precisión las fechas de la gran tribulación.

Repitiendo, el engranaje de 1715 días engrana en el 26 de septiembre de 2013 si se cuenta partiendo desde el 21 de diciembre del 2008, confirmando la longitud de 213 días para uno de los períodos de tiempo de los siete años de la gran tribulación, porque el noveno período de la gran tribulación coincide precisamente en posición y significado con el noveno ciclo de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana . De nuevo tenemos un ejemplo de engranajes diversos engranando perfectamente.

Una mirada más de cerca a la fecha del 26 de septiembre de 2003 revela otra correlación. Hay una fecha de equinoccio tres días antes, el 23 de septiembre de 2003. Quedé perplejo por su colocación, así que la comparé con la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. Esto es lo que hallé.

Jesucristo estuvo en la tumba tres días y tres noches, después de los cuales resucitó. Su resurrección ejemplifica “nueva vida” como ninguna otra cosa. Cuando la gran tribulación termine en el día de solsticio el 21 de diciembre del 2015 restan estos mismos tres días que lo siguen hasta llegar a la víspera de su cumpleaños tradicional, que también significará “nueva vida continuada.”

De este modo la gran tribulación está enmarcada dentro de fechas de solsticio y equinoccio porque pertenece a la edad de jet (cercado, rodeado), indicando un ciclo de juicios. Pero tres días más tarde sigue la nueva edad de tet, “nueva vida.” El simbolismo del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo está integrado en todas partes en que he buscado, y sigo hallando nuevos ejemplos del mismo.

Observación #5 (Jeh) -
Cómo Predecir el Punto Medio de la Gran Tribulación

La Tabla de la Mini-Tribulaciónestá formada de doce (12) referencias bíblicas proféticas. Existe como un huevo ruso más pequeño dentro de la tabla de Doce Períodos de la Gran Tribulación. Las 12 profecías de la mini-tribulaciónse superponen en paralelo: siete (7) de las profecías surgen de libro de Daniel y cinco de ellas vienen del libro de Apocalipsis escrito por el apóstol Juan quinientos años más tarde.

Note la proporción de 7:5. Esta aparición de la proporción de la Piedra de Roseta en la Biblia indica lo importante que son estas doce profecías, y es por eso le doy al período de tiempo que dominan su propio nombre: la mini-tribulación. Recuerde que el número siete (7) indica “perfección divina,” y el número cinco (5) apunta a jeh, “el otro lado.”

Periodo de la Mini-Tribulacion

Superposición de 7000 Años y 7 Años

Nosotros podemos mirar los eventos proféticos solo mediante el telescopio profético de las visiones que escribieron los profetas bíblicos. Lo que ellos vieron no fluye cronológicamente. La profecía divina viene de la dimensión jeh en donde el tiempo no tiene sentido; por consiguiente, los eventos proféticos por lo general tienen más de un escenario cronológico. Lo más común es que hay un evento cercano en el futuro, que tal vez ya se ha cumplido, y otro evento más lejano en el futuro que todavía está por cumplirse. En otros lugares ya he dado el ejemplo de ver una serie de picos de montañas sin ver o conocer el tamaño de los valles cronológicos que hay entre uno y otro.

La perspectiva de la visión relativamente lejana de la gran tribulación se coloca en la 13ª estación de la vía férrea de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. La gran tribulación tiene trece (13) referencias bíblicas a eventos fechados dentro de su duración de siete años. Doce (12) de estas referencias bíblicas tendrán lugar durante la mini-tribulación más breve que cae dentro de la gran tribulación.

Estas trece profecías de Daniel y de Juan enfocan lo que le sucederá al pueblo judío e Israel durante la gran tribulación. También se superponen con la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana según indican los números de períodos en la columna a la izquierda junto a las fechas. Para determinar las fechas de la gran tribulación tenemos que superponer nuestras predicciones al calendario de Israel, porque están conectadas, como los dos rieles de la vía férrea profética.

Debido a que Daniel 9:24-27 presenta tres sucesos proféticos separados, el número total de referencias apocalípticas de visiones dadas por la Biblia sube a catorce (14) como se muestra en la Tabla del 12º Período: Un Micro Huevo, la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación y la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. Hay ocho (8) referencias de tres y medio años proféticos (también mencionado como 1260 días o tres tiempos y medio tiempo) de un total de catorce (14) profecías. La proporción de ocho (8) referencias entre catorce (14) sigue la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta. Esta proporción se repite en la mini-tribulación con su total de doce (12) referencias, siete (7) de Daniel y cinco (5) de Apocalipsis.

Para recapitular la lista de profecías apocalípticas, Daniel tiene siete (7) más dos (2) para un total de nueve (9) referencias. Cuando se las suma a las cinco referencias de Juan, tenemos un total de catorce. Sin embargo, Daniel menciona cinco (5) períodos de tiempo durante la mini-tribulación que se extienden más allá de los 1260 días (1278 de nuestros días). Estas referencias tienen significación especial.

La mini-tribulación tiene once (11) eventos agrupados que empiezan todos la misma fecha, el 4 de enero del 2012, que es un miércoles, 9 de Tevet de 5772. El Ayuno Judío de Tevet, décimo mes, rememora eventos históricos terribles que tuvieron lugar el 8, 9 y 10 de Tevet. Esto, de nuevo es proféticamente consistente con la historia. Esta fecha cae en el sexto período de la gran tribulación, que empieza la mini-tribulación. Once referencias de “juicios” o “desorden”; tal como el diluvio de tiempos de Noé empezó en el mes segundo, también.

Daniel 12:11 da un período especial de 1290 días, que es el #12 en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. Pienso que empezará treinta (30) días antes de que empiece el período de 1260 días, entrecruzándose con el 4 de diciembre del 2011, que es el primer mes del sexto período y empieza la mini-tribulación. Estas profecías se ilustran mejor en la Tabla del 12º Período: Un Micro Huevo.

Lo que vemos aquí nos recuerda nuevamente el diluvio del tiempo de Noé. Noé y su familia entraron en el arca el primer día del primer mes. De todo el mundo Dios trajo animales al arca. La Biblia no dice cuándo los animales empezaron su viaje, pero sí dice que llegaron desde el tiempo en que Noé entró en el arca hasta el día 10 del segundo mes, cuando el SEÑOR cerró la puerta del arca detrás de ellos. Siete días más tarde, el 17 del segundo mes, empezó la lluvia, y “fueron rotas todas las fuentes del grande abismo” (Génesis 7:1-17). Pienso que esta última referencia describe el más grande terremoto en la historia de la tierra hasta el presente. Bien puede ser que fue desatado por el impacto de un asteroide.

Dios sabía, mucho antes de que el ser humano se diera cuenta, que nuestro calendario hebreo presente exigiría la inserción de un mes bisiesto, Adar II, durante el sexto período (2011) de la gran tribulaciónde siete años. Para hacer la corrección de esta diferencia de treinta (30) días, a Daniel se le dijo 1290 días para la profecía #1, Daniel 12:11.

¿Puede esto ser mera coincidencia? Piénselo. A Daniel se le dijo hace más de 2500 años que habría un año con un mes bisiesto de treinta días (Adar II) añadido durante el año en que principia la gran tribulación de Israel. ¿Podría él o cualquier ser vivo saber esto cuando se estaba escribiendo la Biblia? ¡No! Pero Dios lo sabía desde el principio del tiempo.

¿Qué más ha predeterminado Dios desde el principio? ¿Qué sabe sobre usted este Dios Creador de Israel? ¿Va usted a permitirle que establezca con usted una relación personal? ¿Dejará usted su rebelión ahora para que pueda entrar en su vida divina ahora y evitar este conflicto con él?

El número once (11) para las once profecías que empiezan el 4 de enero del 2012 (9 de Tevet de 5722), por sí mismo entrega el mensaje de “juicio y desorden.” Estas once profecías se refieren y están conec­tadas a la profanación y destrucción del templo de Jerusalén. Las trece profecías juntas se refieren a la “rebelión” en la dimensión celestial jeh.

Nueve (tet= “nueva vida”) de estas profecías terminan el 17 de Tamuz de 5775 (4 de julio del 2015) significando que la era desenfrenada del mal ha terminado en esa fecha. Parecerá triunfante en ese tiempo, pero en verdad la mini-tribulación llega a su fin poco después, el 17 de septiembre del 2015, faltando poco para los siete años enteros de modo que haya un resto de “nueva vida” de humanidad para poblar la edad milenial que sigue.

Las cinco referencias de Juan al período de 1260 días, más las tres de Daniel, suman un total de ocho (8) profecías que empiezan al mismo tiempo y terminan al mismo tiempo. (3 ½ años son igual a 1.260 días, o 42 meses, o “tiempo, y tiempos, y medio tiempo”). Esto hace un total de ocho (jet) referencias al período de tres y medio tiempos, y cinco (jeh) referencias a un período que es un poco más largo que tres y medio tiempos o años bíblicos (es decir, bien sea 75 días o 30 días más largos en años solares ajustados).

En conjunto hay trece profecías para la “rebelión” y “depravación” de la gran tribulación. Ocho (8 = jet, “cercado”) que fechan el principio y duración de tiempo predeterminado y limitado de 1260 días para lo peor de la mini-tribulación. Cinco profecía (5 = jeh, “el otro lado”) apuntan al fin de la gran tribulación y a las bendiciones más allá de eso, que es el propósito y promesa del cielo.

Nuevos Titulares de las Profecías Apocalípticas

Calendario de Mini-Tribulacion

Estas 14 profecías también aparecen como líneas de tiempo en la Tabla del 12º Período:

  1. Apocalipsis 12:14: Dios dice que lidiará con la mujer (Israel) por “tiempo, y tiempos, y medio tiempo.” A Israel se le asegura que sobrevivirá contra probabilidades un uno a mil acumuladas para su destrucción. Debido a que esta promesa se menciona tanto en la visión cercana como en la distante, Dios quiere que comprendamos y que no nos equivoquemos en la cuanto a la certeza de la supervivencia del pueblo de su pacto.
  2. Apocalipsis 12:6: Tenemos aquí el segundo testigo de la promesa de Dios Abraham para preservar a sus descendientes. De acuerdo a sus planes para la nación de Israel Dios cuidará a “la mujer” (Israel) por 1260 días; para salvar a un resto significativo en medio de la destrucción principal del Medio Oriente.
  3. Apocalipsis 13:5: La bestia (el sistema de diez naciones de la Unión Europea) pronuncia blasfemias por cuarenta y dos (42) meses. El tiempo del fin de la civilización degenerará en una total tiranía de una dictadura perversa. Los valores cristianos básicos y la ética será desmantelada y aplastada. El odio se intensificará y destruirá todo residuo de relaciones familiares. Esta civilización se hundirá al punto más bajo posible; tal como la generación del tiempo de Noé, de la que se dice que pensaba continuamente el mal.
  4. Apocalipsis 11:2: La ciudad de Jerusalén será pisoteada por cuarenta y dos (42) meses (1260 días) por las fuerzas militares gentiles de la OTAN.
  5. Apocalipsis 11:3: Dos testigos profetizarán por 1260 días. Serán un último llamado al arrepentimiento dado a una sociedad corrupta. Su ministerio resultará en miles que vienen al reino de Dios. Cientos de miles de ciudadanos israelíes se convertirán al verdadero Mesías, Jesucristo. Este será uno de los más grandes despertamientos espirituales jamás registrados en la historia de Israel. El Espíritu Santo de Dios morará en los nuevos convertidos que valientemente proclamarán el amor de Dios contra el trasfondo de la más intensa persecución. Las fuerzas satánicas no pueden apagar ni silenciar este movimiento.
  6. Daniel 7:25: Dentro de la mini-tribulación de tres años los santos (la iglesia cristiana verdadera) y los judíos serán perseguidos intensamente por parte del gobierno europeo representado por la bestia, por “tiempo, tiempos, y medio tiempo” (tres años y medio) o 1260 días. Esta profecía termina cuando se le quita el dominio al Anticristo y se lo da a los santos del Dios de Israel que regirá sobre las naciones para siempre.
  7. Daniel 9:27: Los sacrificios diarios instituidos de nuevo poco tiempo atrás en el templo cesarán a mediados de la gran tribulación, el domingo 4 de diciembre de 2011, debido a eventos insólitos que suceden alrededor de Jerusalén. Este versículo es una referencia cruzada con el siguiente párrafo. El 21 de marzo del 2012 el Anticristo romperá el pacto de siete años de paz que había hecho con Israel en el 2009.
  8. Daniel 12:7: El destrozo del pueblo santo terminará después de 1260 días. Por casi tres años y medio se habrá perseguido y asesinado a los israelíes, pero esta dispersión para salvar la vida de todo mundo vendrá a su fin en un “tiempo, tiempos y medio tiempo.” En sus últimos esfuerzos por exterminar para siempre a los judíos y a los santos, Satanás destruirá el templo de Jerusalén el 25 de julio del 2015 (9 de Av de 5775). Esta fecha coincide con el segundo día de ayuno judío.

    En el sistema basado en siete esta visión se aplica a la edad jet de la mini-tribulación. La palabra destrozo quiere decir que los ciudadanos de Israel deben escapar a las montañas y regiones desérticas para unirse a las fuerzas armadas israelitas que sobrevivan. Habrá una huida masiva escapando de una turba islámica enloquecida. Será una horrible batalla que los israelitas no ganarán.

    El 4 de septiembre del 2015 se despertará la ira de Dios, y él intervendrá produciendo el más grande terremoto que jamás ha estremecido la tierra, a fin de salvar a Israel. Este milagro se equiparará con el diluvio como uno de los más grandes milagros de toda historia.
  9. Daniel 7:12: (“hasta cierto tiempo”). Véase la explicación en la Observación #10. La frase “hasta cierto tiempo,” indica tanto una “estación,” o temporada y también un “tiempo.” Cada período es de duración diferente. Por eso Daniel lo indica así, e indica el fin de la “bestia” 1260 días después del asesinato del presidente de la Unión Europea.
  10. Daniel 8:14: Un nuevo santuario será consagrado 2300 días después de principio de la mini-tribulación, el 4 de enero del 2012. Los cimientos del cuarto templo se colocarán alrededor del 24 de mayo del 2018. Cuatro días antes todo Israel habrá celebrado la Fiesta de las Semanas (6 de Siván de 5778), también llamado Pentecostés. Estoy seguro que este festival se extenderá como una nueva fiesta nacional en el futuro. La Observación #8 dice más respecto a esto.
  11. Daniel 12:12: Este versículo se refiere a un tiempo de bendición para los que sobrevivan a la gran tribulación. Oficialmente la gran tribulación terminará el 21 de diciembre del 2015, o sea el 9 de Tevet de 5776; el Ayuno del Décimo Mes. Sin embargo, la Biblia dice que el tiempo designado será acortado debido a la severidad de la persecución, de modo que para el fin de estos 1335 días el 18 de septiembre del 2015, la gran tribulación básicamente se ha acabado. Los sobrevivientes entonces empezarán a reunirse y volver a casa (Mateo 24:22; Isaías 11:11-16).

    Previamente, el viernes, 4 de septiembre del 2015 (19 de Elul de 5775) los cuatro ángeles de la muerte habrán matado a una tercera parte de la población restante del mundo. Pasando sobre Israel al mismo tiempo, millones de aves migratorias de rapiña llegarán para devorar los cadáveres que están regados alrededor de Jerusalén. Estos cadáveres serán los residuos de los ejércitos que habrán atacado a Israel y a Jerusalén. Estas aves de rapiña estarán en su ruta anual migratoria y “resultará” que llegan en el momento preciso para cumplir la profecía.

    El viernes, 18 de septiembre del 2015 (5 de Tishri de 5776) cae dos días después del Ayuno de Gedalías, miércoles, 16 de septiembre del 2015 (3 de Tishri de 5776). Cinco días más tarde, el 23 de septiembre (10 de Tishri) se celebra el Yom Kipurtal vez por primera vez como una fiesta en vez de como un ayuno (Zacarías 8:19).
  12. Daniel 12:11: La Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación muestra el comienzo de esta profecía de 1290 días en el primer mes del sexto período (domingo, 8 de Quisleu de 5772 ó 4 de diciembre del 2011). Este día empieza la mini-tribulación cuando el Anticristo hace cesar los sacrificios diarios ofrecidos en el templo.

    Como un año más tarde este hombre, presidente de la Unión Europea será asesinado. Después de tres días recuperará su vida porque Satanás entrará a residir y revivificar al cadáver del Anticristo mediante su presencia, después de haber sido arrojado fuera del cielo el 21 de diciembre del 2012. Para convencer al mundo de que es el Mesías resucitado, colocará una abominación en el templo, que será una especie de imagen personal. Esto ofenderá los judíos de la manera más grotesca posible. El Anticristo, con Satanás morando en él, exigirá que se le adore como el Mesías resucitado. Este evento lo confirman los calendarios azteca y chino.
  13. Daniel 9:27: La semana setenta de Daniel en el sistema basado en siete provee el parámetro de siete años para la duración total de la gran tribulación. Véase en el Capítulo 7 una explicación más detallada en cuanto a esta semana profética flotante de siete años.
  14. Daniel 9:24: Este versículo tiene otra aplicación que se podría hacer desde la perspectiva del sistema basado en cinco. En el sistema basado en cinco una semana profética es igual a 50 años, y así “tiempo, tiempos, y medio tiempo” se refería a 3500 años. Esta perspectiva basada en cinco conecta el fin del cautiverio babilónico del pueblo judío en 518 a.C. con la última rebelión de Satanás justo antes del fin del milenio en el 3018 d.C. Ahora Satanás finalmente llega al tiempo señalado de su destrucción permanente (Apocalipsis 20:7-10). Véase también el Capítulo 7.

    Estos dos eventos proféticos alineados y superpuestos de un versículo demuestran un principio importante de la interpretación profética. Como picos de montañas con valles ocultos, aquí podemos ver un cumplimiento cercano así como un cumplimiento mucho más distante en el futuro en el plan de Dios, con un período de tiempo entre ellos que no se ve. El evento cercano tendrá lugar durante la gran tribulación, y el segundo más futuro ocurre al final de la edad milenial de tet.

Lo que sigue es un resumen de los eventos traumáticos de la mini-tribulación que estremecerán la tierra, según lo profetizan Daniel y Juan:

  1. El 21 de diciembre del 2012 Satanás será expulsado del cielo y su dominio en la tierra probablemente terminará en el tercer ayuno, el Ayuno de Gedalías, el 16 de septiembre del 2015, que coincide con la purga final de la tierra ejecutada por los cuatro ángeles de la muerte (Apocalipsis 12:7).
  2. El fin oficial del sistema económico, religioso y gubernamental perverso babilónico del mundo sucederá el 21 de diciembre del 2015. Todas las personas y ángeles perversos habrán sido eliminados. No tendrán lugar en el reino de Dios, puesto que sólo causarían problemas. De acuerdo al proceso de selección entre ovejas y cabritos Dios habrá decidido quién vivirá y quién será eliminado de la tierra mediante la muerte.
  3. Después del final de la tribulación tendrá lugar la primera resurrección de los muertos. Estimo que esto sucederá probablemente el 24 de diciembre del 2015, pero “nadie sabe el tiempo.”
  4. Jesucristo será coronado Rey de reyes. Pienso que este evento coincidirá con el jubileo judío en el 2018.
  5. Un nuevo gobierno mundial será establecido en el 2018.
  6. En la Segunda Venida del Señor la ciudad eterna, la Jerusalén celestial, será colocada en órbita alrededor de la tierra como una segunda luna suspendida sobre su contraparte terrestre.
  7. Israel será elevado a lugar de prominencia entre las naciones a fin de honrar a Dios en la tierra. Centrados en el templo de Jerusalén los israelitas enseñarán las leyes de Dios por todo el globo y de nuevo volverán a ser los que llevan el tiempo (2018-3018).

En apenas unos pocos años Israel sufrirá su último holocausto motivado por el odio, que la Biblia menciona como “el tiempo de angustia de Jacob” (Jeremías 30:7). Este tiempo de prueba terrible es lo que muchos cristianos popularmente llaman la gran tribulación. Cuando se haya acabado, Dios promoverá una reunión final de todos los restantes hijos de Jacob desde los cuatro rincones de la tierra. Dios también ha prometido preservar un remanente de los gentiles, tal como lo hizo en los días del diluvio en tiempo de Noé, a fin de repoblar la tierra. Pero, a diferencia del diluvio, no todo ni todos serán destruidos, porque Dios será más compasivo y misericordioso esta vez.

Muchos cristianos por todo el mundo han trabajado por la justicia social y se han preocupado por los pobres. Han tratado de eliminar la miseria a pesar de mucha oposición y persecución. Los cristianos siempre han sido los primeros en ayudar en los desastres por todo el mundo, y no se amilanan aun cuando muchos fueron asesinados por extremistas religiosos. Son la sal de un mundo corrupto y una luz de esperanza para los necesitados.

La gran tribulación pondrá punto final al odio y confusión islámica en cuanto al verdadero Dios de Abraham, Isaac e Ismael. Esto será el resultado directo de encarcelamiento de Satanás en un abismo especial hasta después del milenio. Todas sus regiones falsas y filosofías mundanales se terminarán.

Observación #6 (Vau) -
Punto Medio de la Gran Tribulación y el Retorno de la Shequiná al Cuarto Templo

Vau en hebreo significa “conectar.” Mediante el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo descubrí una conexión muy inusual entre la gran tribulación y los últimos días del Señor Jesucristo en la tierra. Usando mis métodos de investigación determiné que la crucifixión tuvo lugar el 33 d.C.

Para el domingo por la mañana después de la crucifixión, Jesús ya había resucitado de los muertos, porque la Biblia dice que él estaría en el abismo del Hades sólo tres días y tres noches. Después de aparecerse cuarenta días a sus amigos y a más de 500 testigos, Jesús visiblemente ascendió por las nubes al cielo. Dos ángeles les dijeron a los discípulos que Jesús volvería “de la misma manera que lo han visto irse” al cielo (Hechos 1:9-11, VP).

Como uno pudiera esperar, los discípulos tenían unas pocas últimas preguntas poco antes de que Jesús se fuera. Habían visto a Jesús atravesar paredes y desaparecer a voluntad. Su cuerpo había sido transformado en sustancia inmortal resucitada de la dimensión jeh. Por cierto ahora podía “venir en las nubes” tal como lo profetizó Daniel. ¿Hará como en su juicio había declarado que haría? (Daniel 7:13-14; Mateo 26:64).

Pero Jesús dijo que no les correspondía a los discípulos “saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7). Más bien, Jesús les prometió el poder del Espíritu Santo para que pudieran ser testigos verdaderos del evangelio por todo el mundo.

Enviados a Jerusalén por las últimas palabras de Jesús, los discípulos tuvieron que esperar otros diez días por cuanto Dios es el Maestro del tiempo. Jesús no simplemente les dio poder soplando sobre ellos en el Aposento Alto, y tampoco los bendijo con eso en su ascensión. Dios, como el Tres en Uno, esperó el momento preciso en el día preciso, la fiesta judía de las semanas o Pentecostés.

En ese día Dios dio el pago de enganche de su promesa de establecer su reino en la tierra: el derramamiento de su Espíritu Santo (hechos 2:1-13). Para los judíos la Fiesta de las Semanas o Pentecostés conmemora el otorgamiento de los Diez Mandamientos en el monte Sinaí; es la palabra de Dios expresada en formas de mandamientos para guiar la vida de uno. En ese significativo Pentecostés del 33 d.C. el Espíritu Santo como Palabra viva fue dado para fortalecer a los fieles para la vida eterna.

El Espíritu Santo es una fuerza perfecta capaz sólo de actividad en conformidad con la voluntad del Padre y del Hijo. El Espíritu Santo viene a vivir en el creyente. Por su presencia el creyente es capacitado para obedecer a Dios al recibir en ausencia de Jesús guía para esta vida. El Espíritu Santo que mora en el creyente y la obediencia a la Biblia trabajan conjuntamente para transformar a la nueva criatura dentro de nosotros para que llegue a la plenitud de Cristo. Hay que leer de este acontecimiento en la Biblia para saberlo.

Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? (Hechos 1:6).

Jesús respondió:

–No les toca a ustedes conocer la hora ni el momento determinados por la autoridad misma del Padre (Hechos 1:7, nvi).

Cuando leo estos versículos mi mente reflexiona en lo que yace por delante de la historia obvia y externa. Miré por el telescopio de la profecía bíblica para hallar significados ocultos. Por lo general veo por lo menos dos picos de montaña. Estos versículos consideran dos preguntas:

  1. Primordialmente es la expectación de restauración de Israel bajo el Mesías en la dimensión dálet, y
  2. En segundo lugar hay la expectación de la llegada del reino de Dios a la tierra representando a la dimensión jeh.

Como era de esperarse, reconocí estas fechas estrechamente ligadas como los dos rieles de una vía férrea. Por miles de años la esperanza de Israel ha sido que serían de nuevo un reino con su propio rey como David. Hay muchas profecías en cuanto a tal reino gobernado por un descendiente del rey David, el Mesías. Este era el concepto mesiánico en la mente de los discípulos cuando se enteraron que Jesús, que habían pensado que era el cumplimiento de esa antigua esperanza, pronto los dejaría.

Después del hecho de la resurrección los discípulos no tuvieron duda de que Jesús era el Mesías prometido y el Hijo de Dios. Sus esperanzas no fueron destrozadas, pero tampoco cambiaron su entendimiento del reino venidero, así que su pregunta fue “cuándo,” y no “sí acaso,” o “quién.”

Cuando hicieron la pregunta, para el Señor no fue difícil contestarla. En la pregunta de los discípulos en cuanto a la restauración futura del reino de Israel vi mediante los lentes proféticos distantes y cercanos que su pregunta y la respuesta debían conectarse (vau) con el templo.

La vida religiosa de Israel no puede ser separada del lugar escogido por Dios para que ellos adoren. Por esta razón las fechas que rodean a los eventos del templo siempre han sido marcadores cronológicos importantes en el plan de Dios para la humanidad. Los gentiles, las otras naciones, no tienen ese problema. Para los judíos del templo es donde la eternidad espiritual de la dimensión jeh se conecta con lo temporal de la dimensión dálet.

Los cristianos del primer siglo no podían entender el plan de Dios para las edades porque la Biblia todavía no estaba completa. Hoy no sólo tenemos el libro de Apocalipsis, sino que también tenemos la perspectiva de poder mirar hacia atrás en la historia. En particular tenemos eventos tales como el retorno del pueblo judío a su tierra y la liberación de Jerusalén en 1967.

Estos dos eventos de historia reciente proveen hechos nuevos e importantes que nos hacen posible calcular cuándo empezará y terminará la gran tribulación. Los engranajes del reloj de cuclillo son fijos y están integrados en la Biblia, y sólo mediante esta metodología de engranajes, ciclos, y alineamientos superpuestos podemos determinar con algún grado de certeza las fechas futuras de los eventos profetizados que tendrán lugar durante la gran tribulación.

Identifiquemos los dos picos de montaña. El plural de tiempo (“tiempos”) indica dos mil años. Añadiendo dos mil años a la fecha del último día de Jesús en la tierra en mayo del 33 d.C. (ó 33,366 d.C.), no lleva nos lleva (2000 x 33,366 = 200033.366). Multiplicando 2033,366 por el factor de conversión de 1,0145 (para convertir los años hebreos de 365,24 días) nos lleva a 2062,849. La fracción de ,849 se convierte en 310 días, que son diez meses. Cuando sumé esto a mayo, llegamos al mes de octubre del 2062.

Interesantemente, el 1º de Tishri 5823 (Rosh Jashaná, Fiesta de las Trompetas, primer día del año civil hebreo) cae el 5 de octubre de 2062. Pienso que esta fecha marca el posible retorno de la shequiná, el retorno de la presencia de Dios al cuarto templo recientemente terminado. Si es así, y eso quiere decir que llevará 44 años (2062-2018 = 44 años) terminar la construcción del complejo del templo de manera que pueda recibir los millones de turistas que vendrán de todo el mundo para observar la Fiesta de los Tabernáculos (Zacarías 14:16).

El complejo del cuarto templo en la Jerusalén milenial será mucho más grande en tamaño que lo que es el Vaticano hoy. Será una ciudad dentro de una ciudad para los viajeros del mundo que vienen a ver el templo y adorar a Yahvé, el Dios del universo. El segundo templo, de Herodes, había estado en construcción por 46 años al comienzo del ministerio de Jesús y todavía no estaba terminado (Juan 2:21). En realidad les llevó 80 años completar la construcción del segundo templo, lo que nos da una indicación de que 44 años para construir el cuarto templo no es una cifra estrafalaria.

Al mirar la Tabla del Doceavo Período notará que los 2300 días profetizados por Daniel empiezan el 4 de enero del 2012 durante el sexto período de los siete años de la gran tribulación. Los 2300 días terminarán en mayo del 2018. Pienso que ésta es la fecha cuando se pondrá la primera piedra angular del cuarto templo. Este es el mes de nuestro año secular en el que ocurre normalmente la fiesta de Pentecostés. De este modo, tal como el otorgamiento de los Diez Mandamientos y el derramamiento del Espíritu Santo son piedras fundamentales en el templo espiritual que Dios está construyendo, así parece probable que la piedra angular material del cuarto templo sea puesta en ese día. La última piedra se colocará en su lugar antes del 5 de octubre de 2062. Para saber más en cuanto a lo que sucederá cuando la gloria shequiná de Dios entre en ese nuevo templo lea el Capítulo 9 de ¿Se Acerca la Gran Tribulación?

Volvamos a pico cercano de la visión y conectémosla a la pregunta de los discípulos: “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” De nuevo estamos tratando con eventos que tiene que ver con el templo, y estos siempre se conectan con otras fechas.

Del 5 de octubre del 2062, fecha de terminación del cuarto templo, debemos contar hacia atrás cincuenta años de jubileo o engranaje de restauración. Esto nos lleva a octubre del 2012 (octubre de 2062-5º = octubre del 2012). Octubre del 2012 cae dentro del séptimo período de la gran tribulación. Viene después del principio de la mini tribulación y poco después del 21 de diciembre del 2012, cuando Satanás es arrojado del cielo.

Conforme las persecuciones de la mini tribulación contra los israelíes y creyentes fieles constantemente se intensifican desde el sexto período, muchos harán la misma pregunta vital que una vez hicieron los primeros discípulos de Jesús: “¿cuando?” Recuerde las expectaciones esperanzadas de muchos judíos religiosos se había elevado cuando se construyó el tercer templo. Pero el Anticristo detendrá los sacrificios rituales en el templo. De nuevo en la historia las esperanzas de los judíos quedarán destrozadas cuando el templo sea violado durante el sexto período de la tribulación. Decenas de miles de Israel día serán masacrados por guerras internacionales y chusmas musulmanas.

Antiguamente Jesús contestó a la pregunta de “cuándo” mediante el lente de visión de largo alcance diciendo que sólo el Padre sabe el tiempo y la hora, y sin embargo Dios establecerá el reino tal como lo ha programado. El día se acerca. Dos meses más y llegamos al mismo centro de la gran tribulación: 21 de diciembre del 2012, que es el punto en el plan de siete mil años cuando el reino de Dios nace en la dimensión jeh. Desde es punto y en adelante los cielos quedan purgados de todos los ángeles malos rebeldes.

Siguiendo mi analogía de la placenta, se elimina la presencia de Satanás en el segundo cielo y se lo arroja a la tierra. Puesto que la dimensión jeh no tiene relojes, Jesús no podía haber dado una hora para el nacimiento del reino de Dios, lo cual es otra razón por la que “sólo el Padre sabe.” Pero el sistema de la vía férrea tiene un itinerario en la dimensión dálet, así que podemos proyectar los puntos planeados en el tiempo cuando los eventos conectados al reino venidero del cielo se entrecruzan con la línea de tiempo de nuestra dimensión dálet. Desde el principio este sistema de engranajes de reloj quedó incorporado en el calendario cósmico según lo marcan los solsticios, equinoccios, y el resto del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, de modo que Jesús no podía decirnos la fecha para el nacimiento del reino de los cielos. Necesitamos la imagen de espejo de la dimensión dálet para hallar la fecha en el cielo porque nosotros sí tenemos relojes aquí en la tierra.

Observación #7 (Zayin) -
Cómo Predecir las Dos Tribulaciones (21 de diciembre del 2012)

La Biblia enseña que habrá una gran tribulación en el cielo y otra en la tierra. Ambos tendrán lugar durante el séptimo período de la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación (23 de junio del 2012 al 21 de enero del 2013).

La Biblia profetiza un tiempo en el que habrá guerra en el cielo y Satanás será expulsado con todos los ángeles caídos que le siguieron. En el reloj dálet este evento (o cuclillo) tendrá lugar el 1er. día del séptimo mes del séptimo período de la gran tribulación, que es el 21 de diciembre del 2012 (Apocalipsis 12:7).

La guerra en el cielo se alinea con el 7º ciclo de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana(588 a.C.), que está en paralelo con el tiempo cuando Babilonia destruyó el templo judío en el 588 a.C. Este es otro ejemplo de una superposición perfecta entre estas dos tablas. Esta fecha de solsticio en particular se puede verificar adicionalmente con la información de las culturas azteca, china y hebrea.

Información de la Cultura Azteca

El calendario azteca ha existido aproximadamente unos 5125 años; desde antes del diluvio del tiempo de Noé. Este calendario termina en una fecha precisa en el futuro. Los antiguos aztecas predijeron que una serpiente vendrá a la tierra y su mundo terminará el 21 de diciembre del 2012, así que no había razón para que el calendario continúe más allá de eso.

En el séptimo período de la gran tribulación (22 de junio del 2012 al 21 de enero del 2013), el 1er. día del 7º mes es el 21 de diciembre del 2012. Esta es la fecha precisa que predice el calendario azteca para el fin del mundo. ¡Blanco absoluto! Permítame repetirlo. Esta fecha especial del calendario se cruza con la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación es un solo punto de la historia: el primer día del séptimo mes del séptimo período de la gran tribulación. El hecho de que muchos cálculos y fuentes independientes se superpongan en esta fecha prueba que estamos tratando con fuerzas divinas de profecía más allá de nuestra imaginación y control.

Note los números aquí: 7º mes del 7º período (7 x 7 = 49) más el 1er. día, suman 50, que es jeh elevado a un nivel más alto (5 x 10). Incluso cuando sumamos los dígitos de 2012, tenemos 2+0+1+5 = 5. Combinado todo esto se vuelve un fuerte indicador de haber venido “del otro lado.”

Información de la Cultura China

Los chinos creen que las fechas de nacimiento tienen influencia cósmica. Los registros cronológicos chinos se remontan a aproximadamente 2637 a.C., que es una fecha anterior al diluvio del tiempo de Noé. El zodíaco chino es tan antiguo como las Escrituras hebreas, y los dos contienen muchas similitudes. Ambas tradiciones indican que las leyes del universo están predeterminadas y contiene una estructura de diseño. Conforme la historia se desenvuelve, sigue una senda de arreglos planeados.

Correlaciones del Calendario Chino

El zodíaco chino consiste de doce ciclos, empezando con el buey, similar al Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, que empieza con alef, que quiere decir “cabeza de toro.” Esto implica que ambos tienen sus orígenes en el mismo tiempo y lugar en la tierra. Alef también significa “un Dios, Creador del universo.” Cuando comparé los animales de lo años chinos con los períodos de la gran tribulación, quedé aturdido porque se alinean tan increíblemente.

2009: Año del Buey

El “año del buey” en el 2009 encaja en el primer período de la gran tribulación. En el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo el número uno (1) significa alef, “cabeza de toro,” y se alinea con Nisán, primer mes del año religioso judío.

Estos doce signos de animales se repiten cinco veces en cada ciclo de sesenta años del calendario chino. Cada uno de estos cinco ciclos posee diferentes órdenes de rango en cada nivel. Por ejemplo, los cinco tipos de dragones y los años asociados con ellos son:

  1. dragón de tierra (1868, 1928, 1988)
  2. dragón de metal (1880, 1940, 2000)
  3. dragón de agua (1892,1952, 2012)
  4. dragón de madera (1904, 1964, 2024)
  5. dragón de fuego (1916, 1976, 2036)

Calendario chino

Se cree que los signos astrológicos influyen en las personas que nacen bajo ellos. Los signos del dragón y la serpiente describen perfectamente al Anticristo y a Satanás. Después de miles de años estos ciclos simplemente “parecen” alinearse perfectamente con lo que se predice para la gran tribulación de modo que las características de animales chinos describen perfectamente los años apocalípticos. Este concepto simplemente aturde mi imaginación.

2012, Año del Dragón

Al dragón de agua chino se le simboliza como un emperador con poderes sobrenaturales. Se le considera guardián de la salud y del poder. Intimida a los que se atreven a desafiarlo. El dragón pocas veces escatima palabras. Es desconsiderado y estalla fácilmente. Cita sus nociones como edictos imperiales. Aunque puede fanfarronear de las virtudes de la libertad de palabra y la democracia, piensa que él mismo está por encima de la ley y no práctica lo que predica.

Según la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación Satanás será arrojado del cielo y aparecerá en la tierra en el 2012. El calendario chino indica que el 2012 (7º ciclo de la gran tribulación) será el año del dragón de agua.

A todo año del dragón le sigue el año de la serpiente. Como hemos visto la Biblia indica que Satanás será arrojado del cielo después de una guerra, y le seguirá una segunda persona de un Anticristo resucitado (al dragón le seguirá la serpiente).

Estas descripciones de atributos chinos se correlacionan perfectamente con la información que la Biblia nos ha dado en cuanto a Satanás y al Anticristo. Ningún otro ciclo de tiempo encajaría. Esta es una indicación más de que las fechas que he presentado para la gran tribulación venidero son válidas.

2013, Año de la Serpiente

La palabra china para serpiente es shi. Es sexta en orden de rango y corresponde al elemento del fuego. La astrología china describe a la serpiente como alguien que, cuando se le despierta a la ira, revela odio ilimitado. Su antagonismo es silencioso y hondamente arraigado, e implacablemente destroza a sus enemigos. Los chinos creen que los desastres que ocurren en un año del dragón culminarán en un año de la serpiente. Las calamidades durante los años de la serpiente a menudo son resultado de los excesos cometidos durante los años del dragón. Esta es una descripción muy precisa del Anticristo durante la gran tribulación.

La serpiente esta dotada con un fuerte carisma; es astuta, de mentalidad de negociante, y materialista. Posee grandes capacidades mentales y poderes de concentración. Tiene la paciencia de Job, pero muerde como una cobra; lo que es una combinación mortal.

El Anticristo hará su aparición resucitada en el 2013, año de la serpiente. El número trece (13), quiere decir “depravación” o “rebelión.” Al dragón se le menciona trece veces en el libro de Apocalipsis (12:3; 12:4; 12:7 [dos veces]; 12:9; 12:13; 12:16; 12:17; 13:2; 13:4; 13:11; 16:13; 20:2).

2015: Año de la Oveja

Los antiguos chinos creían que el camino de regreso al cielo requería el sacrificio de una oveja sin defecto para hacer expiación por los pecados. Hacían su ofrenda a ShangDi, el Creador justo, en el monte Tai, en la provincia Shandong. La historia china registra que un emperador del período Shi Ji construyó un altar para que se pudiera hacer el sacrificio apropiado periódicamente a ShangDi, el buen Creador.

En el centro de este imponente templo al cielo había un altar del cielo de tres niveles de mármol blanco. El altar estaba hecho de círculos concéntricos usando dimensiones basadas en múltiplos crecientes de 9. El altar tenía 75 metros de diámetro, y cada nivel estaba rodeado por una balaustrada de mármol blanco. En el centro del nivel más alto había una piedra circular llamada “la piedra de corazón del cielo” que servía como altar para el sacrificio de todos los un ovejas.

Confucio, filósofo y compilador de clásicos chinos, 551-479 a.C. consideró el sacrificio a ShangDi tan importante que hizo esta declaración: “El que entiende las ceremonias de los sacrificios del cielo y la tierra . . . hallará el gobierno de un reino tan fácil como un libro en su mano”.

La revista técnica en donde hallé esta información también documenta en donde el Cordero de Dios está oculto en los caracteres chinos antiguos. Estos descubrimientos me interesan porque se superponen a la gran tribulación. Me sorprenden los muchos paralelos entre los sacrificios chinos antiguos y las prácticas religiosas antiguas de los hebreos.

Cerca del fin del 2015 Jesucristo aparecerá en poder, y muchos experimentar una resurrección. En la Biblia a Jesús a menudo se le menciona como el Cordero de Dios. El hecho de que el calendario chino con el año de la oveja caiga en el 2015 es extraordinario. Todavía más, existen también correlaciones entre la superposición del buey al principio de la gran tribulación con la superposición del dragón o serpiente en el 2012, a mitad de la gran tribulación. Yo no sabía nada de estos alineamientos del calendario chino con la gran tribulación cuando empecé mi investigación hace más de dos años. Había descubierto las fechas del 2008, 2012 y 2015 independientemente de esta fuente adicional de confirmación aparte de la Biblia.

Los chinos perciben a la oveja como una bendición de Dios porque resuelve conflictos como el que lleva el pecado de los seres humanos. Entienden el concepto del pecado y la necesidad de resolver la separación resultante entre Dios y sí mismos que automáticamente viene como resultado del pecado. El sacrificio de un cordero permite una relación entre el pecador y el Creador mediante el reconocimiento de la necesidad divina de justicia. Los chinos también notaron que un cordero se arrodilla para mamar de las ubres de la madre. Este acto de arrodillarse para obtener leche representa humildad y respeto; valores que su cultura atesora. De este modo para los chinos el cordero sacrificial simbolizaba muchas virtudes morales tales como veracidad, bondad, reconciliación, justicia y eternidad. Estos atributos simbólicos se entienden similarmente en la cultura hebrea.

Información del Calendario Hebreo

También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. . . .

Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él (Apocalipsis 12:3-4, 7-9).

Como ya expliqué arriba el calendario judío me ayudó a escoger el 21 de diciembre del 2008 como fecha del principio de la gran tribulación. Los calendarios azteca y chino confirman estas fechas precisas y no se combinan en ninguna otra fecha futura.

Calendario Hebreo

Es increíble que estos tres calendarios encajen perfectamente con la profecía bíblica. La Biblia claramente indica que el dominio de Satanás terminará en el cielo, y yo lo coloco durante el 7º período de la gran tribulación. (Véase en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación). Primero, determinamos su fecha en el año 2012, luego al 7º período de los doce períodos de siete meses de la gran tribulación. Finalmente llegamos al primer día del séptimo mes (21 de diciembre del 2012 al 21 de enero de los 2013) del 7º período, que es el 21 de diciembre de 2012. Además de todo lo indicado arriba, ¡de nuevo una fecha de solsticio que ningún calendario humano puede manipular!

El primer día del séptimo mes del séptimo período se puede expresar como (7 x 7 = 49) + 1 = 50, lo que posee significación numérica como engranaje del jubileo. Cincuenta es una fuerte expresión de jeh que nos da un punto de vista desde la perspectiva celestial.

De este modo el 21 de diciembre del 2012 empieza un nuevo ciclo de intensidad apocalíptica con la expulsión de Satanás de los cielos de la dimensión jeh (Apocalipsis 12:13). Puesto que la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación se superpone con la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana tan perfectamente, incluyendo los calendarios azteca y chino, los eventos futuros clave que se presentan en esas tablas sólo pueden suceder en las fechas indicadas. Por ejemplo, los eventos clave que tendrán lugar el 21 de diciembre del 2012 concuerdan perfectamente en todos los tres calendarios. Ninguna otra fecha encajaría.

Observación #8 (Jet) -
Cómo Predecir la Dedicación del Cuarto Templo

De acuerdo a mi interpretación de las profecías de Daniel la mini-tribulación ocurrirá del 4 de diciembre del 2011 al 17 de septiembre del 2015. Durante ese tiempo judíos y cristianos sufrirán tremenda persecución de parte del Anticristo. Pero la predicción de Daniel 8:14 se extiende 2300 días ó 6,3 años, desde el 4 de enero del 2012 hasta alrededor del 24 de mayo del 2018, que está más allá del fin de la gran tribulación.

Tabla de 7 Anos - breve

Las tablas se alinean para predecir que el más grande terremoto global jamás ocurrido en toda historia empezará hacia el fin de la mini-tribulación el 4 de septiembre del 2015. Este terremoto durará 13 días y destruirá la ciudad de Jerusalén, incluyendo el tercer templo y las mezquitas islámicas cercanas. Toda la ciudad, incluyendo todos sus monumentos culturales y estructuras antiguas, tales como sus muchas iglesias antiguas, quedarán reducidas a escombros.

Permítame repetirlo. Ninguna de las estructuras actuales que se consideran “lugares sagrados” quedará en pie. Las famosas iglesias, mezquitas y templos quedarán absolutamente reducidos a escombros profanados. Ningún rastro de estos edificios jamás será conocido por generaciones futuras, y la razón es muy clara. Representan las religiones contaminadas del dominio de Satanás que ciega a los seres humanos de todas las naciones con mentiras y teologías engañosas. Corrompidas por la riqueza y el poder político, las organizaciones religiosas representadas por estas famosas estructuras obstruyen y confunden la verdad. Dios ha prometido que la abominación de las falsas religiones jamás se experimentará del nuevo en la tierra.

Este terremoto azotará todo el globo y causará horrendos disturbios geológicos en todas partes. Sus efectos serán tan intensos que elevarán una tercera parte del área de Jerusalén para formar una montaña alta. Después de dos años de recuperación sencilla y esencial hacia la normalidad después de la gran tribulación, se construirá un cuarto templo, de nuevo en el punto más alto de esta montaña, justo sobre manantiales grandes y recientemente dejados al descubierto. Estos manantiales se convertirán en un río que fluye al valle del Mar Muerto (Ezequiel 47:1-12). He rotulado esta nueva era en las tablas como la “tercera civilización.” (La primera fue antes del diluvio; la segunda es la actual).

Una era de gran bendición empieza el 18 de septiembre del 2015, cuando ya no habrá más guerras ni conflictos en el globo. Cuando se abrió la puerta en tiempos de Noé los sobrevivientes disfrutaron de su nueva libertad recién hallada, y Noé plantó un viñedo como indicación de que los tiempos normales habían vuelto. Similarmente, los que sobrevivan a la mini-tribulación habrán llegado a los días de bendición cuando empezarán el proceso de renovación al sembrar huertos y viñedos.

El cimiento del cuarto templo se colocará según el plano que da Ezequiel 40. Daniel 8:14 indica que el conteo para el santuario del nuevo templo, de 2300 días profetizados empezará el 4 de enero del 2012, que es casi el punto medio de la gran tribulación de siete años, y casi el principio de la mini-tribulación.

La inauguración del cuarto templo tendrá lugar 2300 días más tarde, el 24 de mayo de 2018. Este período de 2300 días, seis (6) años, cuatro (4) meses, y veinte (20) días, terminarán el 10 de Siván de 5778 (24 de mayo del 2018), que cae dentro de una semana de la celebración de la cosecha de los primeros frutos o primicias. Este festival judío también se conoce como la Fiesta de las Semanas o Pentecostés, y se celebrará cuatro días antes de esa fecha el 6 de Siván.

Siendo que Siván es el tercer mes del año judío, el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo indicaría una correlación a algo “completo y de perfección divina.” La profecía predice que el séptimo mes se colocará el cimiento del cuarto templo, que se sincronizará con la celebración del primer Jubileo (1968 + 50 años = 2018).

Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado (Daniel 8:13-14).

Observación #9 (Tet) -
Fecha Hebrea del Principio de la Gran Tribulación

La palabra de Dios es multidimensional y contiene información en muchos niveles diferentes. El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo tiene información integrada, que yo comparo con el ADN humano.

Dentro de cada célula humana están integrados cuarenta y seis cromosomas. Al examinar los diferentes cromosomas los científicos puede determinar cuáles células son sanas y cuáles puede tener genes dañados ocultos muy dentro del núcleo y que pudieran desarrollarse en cáncer. De una manera similar, al examinar las profecías bíblicas y compararlas con el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo podemos hallar información oculta dentro de la estructura de los números.

Hemos determinado que la gran tribulación empezará el 21 de diciembre del 2008, que en el calendario judío es 24 de Quisleu de 5769, vísperas de Januká. Examinemos más esta fecha. Quisleu es el noveno mes del calendario hebreo. El año 5679 se puede escribir como 9 x 641. El número 641 se puede dividir como (6 x 10) + 40 + 1. Por consiguiente, esta fecha se puede expresar como sigue:

24 de Quisleu de 5769

24 (día), 9 (el mes de Quisleu), 9 x [(6 x 100) + 40 +1] (el año 5769)

24 • 9 • 9 • 6 • 100 • 40 • 1

El número seis (6) en la mitad conecta (6 = vau, que quiere decir “conectar”) dos grupos de números: 24-9-9 y 100-40-1. En el hebreo se empieza a la derecha y se avanza hacia la izquierda; así que miramos primero al último grupo. El plano del plan del Padre conecta a Jesús, el Alfa y Omega (100-400-1) y el sumo sacerdote, con la implementación del plan de nueva vida en cumplimiento de las promesas bíblicas (Hebreos 7—8).

Interpretación de 100-40-1

Interpretación de 24-9-9

Observación #10 (Yod) -
Cómo Predecir el Fin de la Gran Tribulación (2016)

Yo entonces miraba a causa del sonido de las grandes palabras que hablaba el cuerno; miraba hasta que mataron a la bestia, y su cuerpo fue destrozado y entregado para ser quemado en el fuego. Habían también quitado a las otras bestias su dominio, pero les había sido prolongada la vida hasta cierto tiempo (Daniel 7:11-12, énfasis añadido).

Daniel menciona “hasta cierto tiempo.” El Anticristo será muerto y su cuerpo destruido por fuego, pero la vida de Satanás se prolongará “hasta cierto tiempo” después de la gran tribulación (Apocalipsis 20:3, 7-10).

Esta décima observación (10 = yod) en el Reloj Mundial de Cuclillo indica algo más allá de la gran tribulación que conecta con un nivel más alto. Cuando a empecé a alinear estas observaciones no presté ninguna atención en particular a su secuencia. Pero me asombré al descubrir que también se alinean perfectamente.

“Tiempo” aquí significa mil años. Contando hacia atrás desde el 3018, llegamos al 2018. “Temporada” o “estación” se refiere a un período más corto. Una “temporada” de un poco más de dos años ocurre entre el último ciclo de la gran tribulación (2016) y el principio de los mil años que empezarán en el 2018. Durante el “tiempo” (mil años) más la “temporada” (varios meses), Satanás será encadenado.

Algunas de las versiones de la Biblia traducen la frase hebrea “una temporada y un tiempo” simplemente como “hasta cierto tiempo.” La comprensión del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo hace obvias tales discrepancias:

3017 – 1000 = 2016 d.C. más una temporada.

 

Observación #11 (Juicio y Desorden) -
Cómo Analizar el Punto Medio de la Gran Tribulación

La cultura azteca habla de una serpiente que viene del cielo, lo que coincide con la expulsión de Satanás según se registra en el libro de Apocalipsis. Este evento ocurrirá el 21 de diciembre del 2012. La fecha hebrea equivalente es el 8 de Tevet de 5773, que en la tradición hebrea se recuerda mediante el ayuno del 10 de Tevet, para conmemorar el principio del asedio de Jerusalén por parte de Nabucodonosor.

Tevet es el décimo mes del calendario hebreo. El año 5773 se puede expresar como 251 (200 + 50 + 1) x 23. El número veintitrés (23) se puede expresar como (13 + 10) ó (12 + 11). Para analizar esta fecha podemos escribirla como sigue:

8 de Tevet de 5773

8 (día), 10 (mes de Tevet), (200 + 50 + 1) x 23 (año de 5773)

8 • 10 • 200 • 50 • 1 • (13 + 10) ó (12 + 11)

El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo provee los siguientes significados para estos números:

El 8 de Tevet de 5773 ( 21 de diciembre del 2012) Satanás será encadenado y confinado (8 = jet). Será juzgado de acuerdo a la ley eterna (10 = yod). El Juez que preside será Dios Creador (1 = Alef). La ley contiene las reglas de la “vida con propósito en la dimensión Jeh” (50 = nun). Según esta ley se hallará “insuficiente” a Satanás (200 = resh), y el veredicto que se pronunciará será la “muerte” (23). La primera etapa de la muerte será su expulsión del cielo; la segunda es su confinamiento en el abismo, y la última es su destrucción en el lago de fuego (Apocalipsis 12:7-10; 20:1-3, 7-10).

La sentencia de muerte de Satanás será de naturaleza doble.

Observación #12 - (Perfección en el Gobierno)
Cómo Analizar la Fecha del Fin de la Gran Tribulación

Mi Reloj Mundial de Cuclillo muestra el número diez (10) justo debajo del espacio designado como Reino de la Luz. Yod (10) quiere decir “la mano en descanso.” Pertenece a un nivel más alto en el cosmos. Empezará un nuevo ciclo mundial, que llamamos eternidad. Yod será precedida por un ciclo de resurrección (9 = tet).

Unos cuantos días antes de la primera publicación de este libro atravesé un período de intranquilidad inexplicable. Me preguntaba si algo estaba faltando. Estaba listo para quemar el libro si Dios me guiaba a eso. Nunca esperé ninguna ganancia financiera al ponerlo en la internet, y no me importaba el tiempo que había gastado escribiéndolo, porque ese tiempo y esfuerzo fue para mí provechoso al aprender la palabra de Dios. En oración le pregunté al Señor si este libro necesitaba revisiones adicionales. Necesitaba su plena aprobación, porque él es el Relojero divino; yo soy sólo un estudiante que estoy aprendiendo de él.

Me di cuenta de que el mes de Tamuz era la clave para mis predicciones de fechas, así que esto llegó a ser punto fuerte para reconsideración. Quería un segundo testigo del otro lado que corrobore mi predicción. Todas las pruebas que tenía hasta este punto estaban en el nivel de la dimensión dálet basada en siete. Los números parecían encajar, y esperaba que mi predicción hiciera que muchas personas que leerían este libro tomaran la decisión de salvarse de la inmediata amenaza “sorpresiva” de la destrucción de Nueva York.

Pero mi libro también podría causar mucha aflicción si estos eventos se demoran. Una diferencia de dos semanas podría parecer muy poco en el esquema de siete mil años, pero para mí, los engranajes del reloj tenían que engranar perfectamente.

Verifique todo dos veces, y todo parecía encajar. Pero muy dentro de mí sabía que algo faltaba. Aunque los hechos se alineaban nítidamente, sentía que en algún punto había todavía oculta una clave. Necesitaba prueba de algo más allá de mis esquemas de fechado.

Dios me guió a enfocar el 17 de Tamuz (cuarto mes del año religioso judío). Como se describe en la tabla de Doce Festivales y Ayunos Judíos, el 17 de Tamuz es un día de ayuno. Su propósito es recordarle al pueblo de Dios que debe hacer inventario de su vida, comparándola con la norma de Dios, y hacer las correcciones necesarias. Siendo que el comer podría ser un tropiezo en el proceso, se suponía que los observantes debían ayunar para poder captar un cuadro más claro de sus vidas.

Siguiendo esa directriz volví a calcularlo todo. Para mi sorpresa todo se verificó de nuevo. Dios contestó mi oración y confirmó mi predicción de la gran tribulación.

Las primeras once observaciones proveen prueba, mediante matemática simple, de las fechas en el futuro que a veces reciben corroboración de los calendarios azteca, chino y hebreo. Estas observaciones se hallan todas en el sistema basado en siete, como ya expliqué previamente en este capítulo. El que estas fechas flotantes coincidan en tres calendarios y encajen, es en sí mismo un milagro.

Luego, justo antes de la publicación de este libro, Dios me reveló esta misma fecha en otro contexto, lo que eleva la precisión de fechado un escalón más en su nivel, porque su verificación ahora queda establecida en el sistema basado en cinco. Cuando volví a examinar el sistema binario de la Piedra de Roseta celestial de proporción 7:5, descubrí una relación cronológica extraordinaria que conecta el 17 de Tamuz con el sistema solar. Este punto es vital porque los seres humanos no pueden manipular el sistema solar, sólo podemos ajustar a él nuestros calendarios intentando hacerlos más precisos.

Cuando use el ayuno del 17 de Tamuz como principal estaca de referencia, muchas de las otras fechas importantes asociadas en las varias tablas se movieron para caer en días de solsticio o equinoccio. Estos eventos cósmicos no se pueden manipular ni cambiar para que encajen en una teoría en particular u opinión escolástica. Los determinan los movimientos de nuestro sistema solar, y no el capricho de los seres humanos para decidir dónde empieza o termina un mes o año.

Los libros proféticos escritos en el pasado reciente han fallado debido a presuposiciones defectuosas. Algunos de estos fracasos se pueden adscribir a lo que yo llamo calendarios de elástico; o sea, calendarios que se pueden manipular mediante análisis académico. Las teorías proféticas fallidas expresaban opinión sin uso suficiente o apropiado de testigos literarios, bíblicos y científicos. Algunas fracasaron debido a métodos defectuosos de investigación basados en una defectuosa comprensión de la ciencia y cómo opera el universo.

Por ejemplo, la mayoría de los eruditos impropiamente convirtieron sus líneas de tiempo históricas y proféticas de días proféticos, bíblicos o babilónicos a nuestros años presentes, seculares y solares. Convirtieron años calendario a años bíblicos en ecuaciones que funcionan en la dirección opuesta a lo que se presenta aquí. Su error hace imposible cualquier alineamiento profético entre la Biblia y nuestro calendario moderno. Por eso es que muchos eruditos cristianos están confusos.

Yo me eduqué formalmente en ese sistema, y los primeros borradores que les di a algunos amigos reflejaron algunas de las mismas presuposiciones erróneas. Recuerde: soy ingeniero por profesión, entrenado a pensar que debe haber razones y conclusiones lógicas. Estoy acostumbrado a construir cosas que deben funcionar en situaciones de la vida real, y no simplemente fungir como argumento convincente. Retórica elegante no es suficiente. Debo tener algún tipo de prueba tangible. Lo que he aprendido desde que empecé a escribir estos libros me ha convencido más allá de toda duda que muchos descubrimientos de las superposiciones de los solsticios y equinoccios son evidencia contundente de que mis conclusiones son significativamente precisas y no meramente coincidencia. Estos alineamientos de capas múltiples me han convencido de que mis presuposiciones básicas son sólidas.

Es más, continúo hallando nuevas “coincidencias” de respaldo cada vez que leo mis libros. Esto se debe a que el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo integrado es más grande que mi cabeza; es imposible que alguien lo invente, y produce demasiadas “coincidencias” como para que la imaginación las fragüe. Exigirá que el lector dedique tiempo para captarlo todo. Los que quieran entender no deben desalentarse si exigen que lean mis libros más de una vez; tal vez algunas secciones varias veces.

Probabilidad de Fechar la Gran Tribulación

El proyectar una fecha profética usando el tiempo medido de acuerdo a nuestros métodos modernos pudiera presentar alguna incertidumbre, porque los antiguos a menudo modificaban los ciclos del tiempo para que se conformaran a nuestro sistema solar. Se requiere de los computadores modernos para calcular con precisión y alinear nuestros varios calendarios que todo el mundo.

El descubrimiento del sistema basado en cinco debe eliminar cualquier duda que todavía pudiera quedar. Cuando estudiamos los doce períodos de los siete años de la gran tribulación, notamos que varias de las fechas son solares y cósmicas: un solsticio o un equinoccio. Los solsticios y equinoccios son fijos, y no se puede manipularlos en nuestros calendarios hechos por el hombre. A decir verdad, ellos son los puntos de calibración por los cuales ajustamos nuestros calendarios. La gran tribulación cae en cuatro esquinas de diamante como se expresa en mi Reloj Mundial de Cuclillo, con una variación de un día a pesar de que se los ha calculados partiendo de eventos esparcidos en miles de años calendario.

El escéptico puede tranquilizarse, porque no tengo inteligencia suficiente como para inventar un sistema complicado como el que presento en mis dos libros. No sólo que se alinea internamente y se verifica por sí mismo vez tras vez, tomando todas las fechas que se combinan y encajan como un diamante en cada esquina de la tabla del Reloj Mundial de Cuclillo, las fechas de la Tabla de los Doce Períodos de la Gran Tribulación, o incluso que encajan en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana, que superpone los ciclos o eventos de la gran tribulación con la historia humana registrada. Soñar todo eso exigiría un genio, y yo no lo soy. Simplemente pregúnteselo a mis hijos. Ellos dirán: “Papá: tú no es ningún genio; ni en sueño.”

Para que todo esto sea congruente como lo es, un matemático hallaría una probabilidad de 1:100000000000000000000….
(Necesito ayuda para calcular esto).

Cuando preparé el diagrama del Reloj Mundial de Cuclillo puse un diamante sobre la carilla del reloj. Las esquinas, de izquierda a derecha, indican el fin de nuestro período de tiempo en la tierra. Se representa al tiempo con Jesucristo, Creador de esta tierra, en cada esquina. Encima de eso tenemos a jeh (“el otro lado”), y en la esquina de más abajo tenemos dálet que indica “este mundo en ese tiempo.”

Luego superpuse este diamante con la tabla de los Doce Períodos de la Gran Tribulación. La dimensión dálet cae dentro de un día del cuarto período y coincide con el equinoccio el 23 de septiembre del 2010. En el lado opuesto del diamante está jeh (9 = “nueva vida”); aquí el 21 de marzo del 2014 termina el noveno período y es otro equinoccio. El Alfa y Omega, fechas de los solsticios de principio y fin son el 21 de diciembre del 2008 y el 21 de diciembre del 2015, lo que completa un diamante perfecto.

En medio de la gran tribulación identificamos el 21 de diciembre del 2012 como la fecha cuando el calendario azteca termina después de 5125 años. Cae dentro de séptimo período, el primer día del séptimo mes de ese período. Ese es el día cuando Satanás será arrojado del cielo, y empezará el fin del engaño y la opresión de la edad zayin. Como el huevo ruso, la Tabla de los Doce Períodos de la Gran Tribulación encaja exactamente dentro de lo que la Biblia (el huevo grande) enseña. Ahora hemos hallado doce observaciones o pruebas, completando así la superposición del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo.

Las doce observaciones presentadas arriba establecen con certeza que el fechado de la gran tribulación que se presenta en este libro no es simplemente especulación religiosa u opinión de un relojero sencillo. Estas diferentes observaciones señalan las fechas exactas de la gran tribulación con precisión asombrosa. Si aplicamos las leyes de probabilidades, las probabilidades se inclinan fuertemente en el sentido de que mi fechado propuesto para la gran tribulación es correcto como se presenta en este libro.

Todavía hay tiempo, bien sea para rechazar este mensaje o para actuar en consecuencia. Su supervivencia mortal y eterna está en juego. Espero que este recorrido por el oscuro Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo le haya motivado lo suficiente como para empezar a actuar en obediencia a más de los mil versículos bíblicos que he citado en mis libros.

Es mi oración haberle convencido de que el tiempo para la corrección que Dios ejecutará sobre un mundo desbocado está cerca. Espero que mis hermanos cristianos humildemente investiguen lo que se ha presentado, y que no sean hallados obrando en contra del propósito de Dios, simplemente debido a sus prejuicios habituales. La sabiduría no responde a un asunto antes de darle su oportunidad, y el ángel le dijo a Daniel que los sabios entenderán esto en los últimos días.

Permítame decirlo en forma directa que hace apenas tres años no sabía nada de lo que he escrito en estas páginas. En los días por delante Dios puede usar a otros para verificar mucho de lo que he escrito. Espero que otros hallen la confianza necesaria para repetir esta advertencia y las buenas nuevas del reino venidero de Dios en su sector de este globo. Hasta entonces, sépase que:

La Gran Tribulación empezará el
21 de diciembre del 2008
y terminará el 21 de diciembre del 2015
.

Muchos cristianos se preocupan por fechar eventos futuros. Algunos tal vez clasificarán este libro como estando en la “periferia” de sus propios círculos, porque predice las fechas del fin. Sin embargo, la gran tribulación de siete años es parte de la profecía de setenta semanas de Daniel (Daniel 9:1-27).

Puesto que las primeras sesenta y nueve semanas (483 años) fueron fijas, y los expertos de la Biblia han podido calcularlas justo hasta la muerte profetizada de Jesucristo en el año 33 d.C., es de razón que los últimos siete años también son fijos en el tiempo y por consiguiente se los puede calcular. El método puede variar, pero la argumentación fundamental es apropiada. La gran tribulación es parte de un plan prefijado. Se ajusta tanto al calendario hebreo como a la profecía de Daniel de las “setenta semanas.”

Las profecías de Daniel tienen que ver con el surgimiento y caída de imperios y naciones, pero en realidad nunca menciona ninguna manera de fechar firmemente la primera resurrección (o rapto) de los santos. Concluye el último capítulo de su libro con la descripción de la resurrección que tendrá lugar después del “tiempo de angustia” que sigue al final de la gran tribulación (Daniel 12:1-3; Apocalipsis 20:4, 6).

Postular fechas definitivas para la gran tribulación incomoda a la mayoría de cristianos porque recuerdan las teorías pasadas que predijeron la gran tribulación y la venida del Señor y que no resultaron. Cuando esas predicciones resultaron falsas, los teólogos abundaron en explicaciones. Por ejemplo, algunos teorizantes concibieron una teoría de la brecha que dice que el reloj de Dios se detuvo por un período indeterminado y aproximado de dos mil años. No se dio ninguna razón para esto, pero se refieren a versículos bíblicos que dicen que “nadie sabe el tiempo.”

En “el otro lado” (jeh 5 = cielo) no hay relojes, porque el tiempo no existe allí. Sin embargo, puesto que la gran tribulación tendrá lugar en la tierra, su tiempo debe ser predecible, porque nosotros sí medimos el tiempo en la tierra.

Dios Padre ha determinado previamente la hora en que tendrá lugar la resurrección y traslado de los santos de la tierra para encontrarse con Jesucristo en el aire cuando él aparezca. Sólo él sabe la hora de esta secuencia de eventos, y nadie puede conocer la mente de Dios. Estamos limitados a lo que él nos ha revelado.

Sin embargo el reloj de Dios nunca se ha detenido. El Creador, con lógica infinita, ha diseñado un plan, y como el arquitecto que mira a los planos, podemos descubrir la estructura del diseño de Dios y determinar mucho más de lo que estamos dispuestos a admitir. La mayoría de los eruditos bíblicos concuerdan en que la Biblia predice el fin de la civilización actual que conocemos. Si analizamos las profecías bíblicas, y separamos los eventos que ya han ocurrido en la tierra de los eventos que tendrán lugar en el cielo, debemos ser capaces de hacer predicciones con un buen grado de precisión.

El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo es sólo una herramienta para determinar el calendario planeado del tren de la gran tribulación. Este calendario quedó fijo antes de que el sistema empezar a operar. Los conceptos de las dimensiones dálet y jeh sólo describen nuestro mundo material y visible, así como nuestro mundo invisible y metafísico. Estos términos nos proveen de las herramientas conceptuales para entender cómo funciona la vía férrea. La vía férrea histórica y profética ha llegado a cada una de las 12 estaciones pasadas de tiempo por casi seis mil años. Las últimas dos estaciones (13ª y 14ª) están a la vista. Antes de que uno lo sepa, el tren estará deteniéndose en ellas tal como el itinerario escrito. Como diseñador humano puedo ver la mano del Artesano Maestro. Por consiguiente, tengo confianza en el Diseñador eterno y omnipotente, porque él terminará lo que ha empezado. Esa es mi fe.

 

Theodora Lau, The Handbook of Chinese Horoscope (New York: Harper & Row, Publisher, 1979).

Dr. Ed F. Vallowe, Biblical Mathematics: Keys to Scripture Numerics (The Olive Press Publisher, 1997).

The Lamb of God hidden in the Chinese characters, por Ku Shin Voo y Larry Hovee, Technical Journal, Volume n13 (No.1) 1999 ISSN 1030-2916, E-mail: tjeditors@AnswerinGenesin.com.

Popular Science Magazine, abril 2004, volumen 264, #4, página 39, News headline, A Contrarian View of Cancer (Peter Duesberg).

 

Para opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, chasque aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en:
El Misterio del 17 de Tamuz
Una INTRODUCCIÓN Esencial:
La REVELACIÓN de Jesucristo escrita por el Apóstol Juan y re-ordenada por
el SISTEMA NUMÉRICO DEL ALFABETO HEBREO
Prefacio - ¿Por Qué Dos Libros Separados?


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.