El Misterio del 17 de Tamuz

Claves Hebreas Antiguas para Fechar la Gran Tribulación

Capítulo 8

La Tabla de 7000 Años de Historia Humana
Comparada con
La Tabla de 7 Años de la Gran Tribulación


Se explican varias analogías y tablas

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

La Hebra Helicoidal de ADN

He usado muchas analogías en un esfuerzo por comunicar mis métodos de investigación a un mundo no familiarizado con muchos de estos conceptos bíblicos. La comunidad cristiana presenta sus desafíos propios como resultado de 150 años de varias opiniones académicas, que han creado docenas de doctrinas y denominaciones en competencia. Ha sido casi imposible salvar este abismo multidimensional de comprensión faltante, y espero que mi método haya ayudado en lugar de estorbar el mensaje que Dios le ha dado a este Jonás moderno para que proclame, con alguna ayuda de unos amigos. Créame, ¡no habría habido libros sin esa ayuda!

Estoy convencido de que mis muchas analogías aclaran los conceptos difíciles de mis métodos de investigación y conclusiones. El relojero que soy me obliga a concluir que las fechas futuras se conforman a las leyes naturales de la dimensión dálet; por consiguiente, se pueden explicar lógicamente. Espero que las docenas de patrones cronológicos que se superponen y entrecruzan con otros sistemas de calendarios y el reloj cósmico le convenzan de la validez de mis conclusiones. Acepto a los que nacen escépticos. Yo fui uno de ellos. Requiero muchos ejemplos antes de poder aceptar una proclamación profética que fue escrita hace miles de años; especialmente cuando parece que nadie más sabía que existía.

En mis dos libros empleo varias analogías en paralelo porque ninguna de ellas comunica el cuadro o historia por entero. Cuando miramos a un gene bajo un microscopio electrónico notamos dos hebras helicoidales retorcidas de bloques de construcción de ADN (ácido desoxirribonucleico). Se parecen al riel de una montaña rusa espiral conectada por durmientes. Cada bloque de construcción de ADN se compone de cuatro diferentes sub-unidades (T, A, G y C) ensambladas en diferentes combinaciones, como se esperaría en la dimensión dálet (4). Las variaciones en la composición y orden de estos bloques de construcción de ADN forman los códigos de instrucciones que dirigen toda vida biológica; en ellos está integrada la información original de toda la creación divina.

Las dos hebras de ADN se pueden comparar con la forma en que superpuse la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana con la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. En ellas están también ocultos los ciclos del pasado, presente y futuro. En nuestro caso los puntos de arranque y fin (estaciones ferroviarias) son los durmientes que conectan el un riel de la vía férrea (o lado de la hebra) al otro.

La Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación hace eco de la información que se presenta en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. Ambas trabajan juntas hacia una meta común; pero en lugar de dirigir el crecimiento de un organismo físico, guían el crecimiento del cuerpo de Cristo. La vía férrea del plan de Dios va desde la creación de nuestro presente universo hasta la creación de los nuevos cielos y nueva tierra.

De este modo, un patrón cronológico que se halla en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana se replica en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. La ocasión de los acontecimientos de la gran tribulación es integral en la hebra primaria de la historia humana. Como los durmientes que cruzan de un riel al otro, los puntos de alineación (o estaciones ferroviarias) transmiten información como lo hacen los genes en una hebra helicoidal biológica de ADN.

El artículo “Life on Scales” (“Vida en Escalas”) es otra superposición fantástica de lo que quiero comunicarle. Estos son un par de citas de ese artículo:

Un ratón vive apenas unos pocos años, en tanto que un elefante puede llegar a los 70 años. En cierto sentido, sin embargo, ambos animales abarcan la misma cantidad de experiencia de la vida. En su breve vida, el ratón incluye, en promedio, el mismo número de latidos y respiraciones como el elefante. Comparados con los del elefante, muchos aspectos de la vida del ratón—tales como el ritmo en que sus células queman energía, la velocidad en que sus músculos se encogen, su tiempo de gestación, y la edad en que alcanza madurez—se acelera por el mismo factor como su amplitud de vida. Es como si al diseñar un ratón alguien simplemente hubiera oprimido el botón de avance rápido de la vida del elefante. Este patrón relacionando la velocidad de la vida con su largo también es válido para un gorrión, una gacela, y una persona. . . .

El metabolismo de un organismo, proponen, es proporcional a su masa elevada a una potencia de tres cuartos de la función en la cual la temperatura del cuerpo aparece en el exponente. El equipo halló que su ecuación predecía con precisión el ritmo metabólico de más de 250 especies de microbios, plantas y animales. Estas especies viven en muchos diferentes habitats, incluyendo ecosistemas marinos, de agua dulce, templados y tropicales.

La ecuación les dio a los investigadores una manera de comparar organismos con diferentes temperaturas corporales—una persona y un cangrejo, o una salamandra y un sicómoro—y por consiguiente le permitió al equipo no simplemente confirmar leyes de escalas conocidas previamente sino también descubrir otras nuevas.

Así, el ciclo de vida del elefante de 70 años, se puede correlacionar matemáticamente al ciclo de vida de dos años del ratón. El ratón quema la misma cantidad de energía pero a un ritmo mucho más rápido que el elefante. Este modelo de escala biológica encaja en la vida vegetal y de microorganismos también. Es un secreto de la naturaleza, que sólo recientemente se ha descrito matemáticamente. Yo comparo este principio de escalabilidad con la forma en que comparo la Tabla de Siete Mil años con la de Siete Años. Es como el huevo ruso de juguete en donde cada huevo anidado replica a los demás, sea que uno lo compare al más grande o al más pequeño.

Si se toma una pajilla para beber y se sopla aire en una taza con agua jabonosa, se puede crear un grupo pequeño de burbujas o un grupo grande de burbujas, dependiendo de la velocidad y cantidad de aire que se sopla. El hecho de que halla muchas burbujas o pocas no cambia la cantidad de agua jabonosa; es la misma cantidad con que se empezó. En esta analogía, la cantidad diferente de aire equivale a las diferentes duraciones del tiempo. La ecuación matemática para la energía que se requiere es la misma.

De modo similar, los siete mil años se pueden proporcionalmente reducir en escala a siete años. Los acontecimientos posicionados en siete mil años similarmente se colocan en la tabla de siete años. Este principio de diseño de escala matemática se confirma científicamente y se observa repetidamente en el mundo natural. El mismo Diseñador que creó el mundo también dirige el desdoblamiento de sus asuntos de acuerdo a su plan original, y por eso el fechado de los acontecimientos profetizados que tendrán lugar y durante la gran tribulación es muy confiable. El plan es escalable en sus partes como lo es en su todo. Como el artículo mencionado destaca:

Los investigadores también descubrieron que el número de árboles en una masa dada de un bosque sigue la misma ley que gobierna el escalamiento del número de ramas de un tamaño dado en un árbol individual. “El bosque como un todo se comporta como si fuera un árbol muy grande.”

Estas leyes naturales se superponen hermosamente en mi relato de la mariposa como lo describo en el capítulo 6 de mi primer libro ¿Se Acerca la Gran Tribulación? Hace muchos años vi un cortometraje en el Museo de Ciencia de Washington en donde se decía: “Si todo el espacio vacío entre los átomos y moléculas se comprimiera y condensara, entonces el universo entero con sus miles de millones de galaxia se pudiera poner dentro de un recipiente de una libra de café.”

En el modelo del Reloj Mundial de Cuclillo los patrones de los engranajes del reloj comunican información sobre cómo el desarrollo de los 7000 años de historia pasada se puede usar para entender los eventos venideros de la gran tribulación de siete años. Al observar las relaciones alineadas entre los diferentes ciclos del tiempo (engranajes cronológicos) en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana podemos predecir las fechas en que va a aparecer el pajarito del reloj. Las dos hebras representan las secciones del Antiguo Testamento hebreo y el Nuevo Testamento cristiano de la Biblia. En otra analogía los llamo los dos rieles de la vía férrea. Juntos, el Antiguo y Nuevo Testamentos, tienen integrado en ellos el plan de Dios para el futuro del mundo.

Engranajes del Reloj de Cuclillo

Explicación de las Tablas

Esta sección describirá el patrón profético de acontecimientos futuros integrado en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana y la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. Recomiendo copiar o imprimir estas dos tablas (se puede descargarlas de la internet), y colocarlas lado a lado mientras se lee este texto. Estas tablas fueron preparadas con el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo en mente. Para simplificar el concepto preparé una fórmula sencilla:

1 + 4 = 5

Me condujeron a desarrollar esta fórmula los huevos rusos anidados de juguete que hallé en algunas jugueterías. Cuando uno abre el huevo grande y exterior, adentro halla más huevos, cada uno más pequeño e igual al exterior. Es también como una mano con un pulgar y cuatro dedos. En mi fórmula el uno (1) grande representa a la Biblia, que contiene la historia de la humanidad y el conocimiento del otro lado (jeh). Es la fuente principal, reforzada por datos de otras culturas que validan sus verdades.

Los otro cuatro (4) huevos más pequeños en mi fórmula se refiere a:

  1. La Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana
  2. La Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación
  3. El calendario anual de Festivales y Ayunos Judíos
  4. La Tabla del Mes de Tishri , el séptimo mes judío.

Jeh (5) representa la fuente fundamental y la ratificación de comprensión espiritual. Cuando juntamos estas cuatro (4) fuentes con la profecía bíblica (1), podemos desentrañar el misterio divino de cuándo ocurrirá la gran tribulación. Esto se debe a la regla de (1 + 4 = 5), en donde 5 = jeh, que significa “ventana,” “eternidad,” o “el otro lado.”

Para entender el propósito de Dios para la humanidad trato de pensar como arquitecto. Para construir una casa uno empieza con un concepto, y entonces prepara un calendario que bosqueja cada paso necesario para lograr la tarea en orden secuencial. Dios Creador hizo lo mismo. Definió lo que quería lograr al crear la tierra como un lugar apropiado en el cual vivir; una partícula diminuta en medio de un universo que contiene miles de galaxias. Por sus propias razones Dios le ha permitido a Satanás que gobierne la tierra.

El pecado original de Satanás desató una rebelión seria en el cielo, y Dios puso en marcha su plan para corregir el problema. Este plan llegó a ser la razón por la que Dios creó a los seres humanos y nos colocó en la tierra. Dios hizo al hombre a su propia imagen, con posibilidades ilimitadas de avance. Quería seres inteligentes, capaces de adquirir experiencia al crear y desarrollar una civilización. Esta experiencia moral y práctica ayudaría a preparar a sus siervos para administrar un universo futuro bajo Cristo. Dios esperaba que los seres humanos aprenderían a respetarle y amarle, pero como sucede en tantos proyectos algo salió mal.

Desde el principio del tiempo en el huerto del Edén Satanás ha tratado de sabotear el propósito de Dios. Su éxito se demuestra por el hecho de que la humanidad como un todo ignora a su Creador o rechaza y maldice al Dios de Israel, que es el único Dios verdadero. Israel identifica al único Dios verdadero porque Dios escogió colectivamente a los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob, para que sean sus testigos de la dimensión dálet a todas naciones del mundo.

Su testimonio es doble. Primero, comunica la palabra de Dios al mundo. Recuerdo que la Biblia es un libro judío. El segundo testigo es la existencia continua del pueblo judío y su retorno a su territorio natal. Estos son hecho visibles que puede percibir nuestra consciencia material. Por eso Satanás y sus agentes humanos han sido tan diligentes en sus esfuerzos por matar a todos los judíos. La única razón por la que el pueblo judío todavía existe es que Dios existe. Él prometió preservar a sus generaciones mientras exista la dimensión dálet, y su propósito resiste todo ataque del diablo.

El plan de Dios usa el mal y la corrupción inherentes de Satanás para preparar a la gente de la tierra para que lleguen a ser incorruptibles y justos. La experiencia humana del pecado resulta al creer en la mentira de Satanás de que podemos determinar nuestros propios valores de lo que es bueno o malo. El proceso de arrepentimiento tiene lugar cuando los seres humanos concuerdan con la definición divina del bien y del mal, en lugar de la suya propia y cambian su manera de vivir. El propósito de la Biblia es enseñar esa definición divina, que es la revelación del amor de Dios verdadero, gozoso y misericordioso a los que aman la verdad. La Biblia también fue dada para cambiar las vidas de los seres humanos en el aquí y ahora.

Satanás y sus demonios ya fueron derrotados por la muerte y resurrección de Jesús, aunque mediante el dominio oscuro todavía reinan en la tierra cientos de años después de la victoria de Jesús sobre el pecado y la muerte. Al padre de las mentiras se le ha permitido tener dominio sobre los seres humanos mediante el miedo a la muerte, porque él ejerce el poder de la muerte (Hebreos 2.14-15). Cuando a Satanás se acabe el tiempo que Dios le ha concedido, también se acabará su propósito para existir. Entonces Dios arrojará al diablo al lago de fuego junto con los que le siguieron. Dios finalizará su plan al cambiar la organización satánica y diabólica de opresión y destrucción con un reino santo de seres humanos redimidos llamados santos.

Los ángeles son importantes pero no son el punto focal del plan de Dios; son solamente “hijos” creados que cumplen su diseño funcional como espíritu ministradores o servidores (Job 38:7; Salmos 104:4). Los seres humanos, sin embargo, nacen con el potencial de nacer de nuevo como hijos de Dios (Romanos 8:14-17). Cubrí este concepto de dos nacimientos en el capítulo 7, en la sección titulada “Entendimiento Hebreo de los Dos Cumpleaños.”

Los seres humanos han nacido para gobernar el universo futuro. En el plan de Dios los seres humanos son los protagonistas primordiales en la gran batalla del bien contra el mal, que se libra en este ámbito de muerte y de la dimensión dálet. A los que se gradúan de la escuela dálet se les llama santos fieles. Pronto serán los gobernantes en un nuevo sistema de gobierno sobre una nueva creación del universo, del que conocemos muy poco. Los que han sido purificados y entrenados para resistir las artimañas de Satanás poseerán el carácter espiritual para rechazar incluso todo pensamiento de mal. Esta justicia innata los califica para desempeñar sus nuevas tareas asignadas en el reino eterno de Dios.

La dimensión dálet fue diseñada para que los seres humanos aprendan a depender del Dios de la Biblia en lugar de en sí mismos o en alguna otra cosa. Todo el programa de instrucción termina con algún tipo de evaluación o examen. La dimensión dálet no es diferente. También terminará con una prueba. Si alguien no aprueba el examen, sufrirá las consecuencias. El fracaso se define por la negativa a arrepentirse. Una negativa a arrepentirse es rechazar la oferta divina de la gracia por fe en Jesús, y hace imposible que se disfrute de la dádiva de Dios de vida eterna en la dimensión jeh.

Sea que usted lo acepte o no, todos estamos sujetos a leyes espirituales determinadas por nuestro Creador. Tal como en las cortes terrenales, no podemos exigirle al Juez que cambie las leyes para que se ajusten a nuestras opiniones o deseos personales. Mi relato de la mariposa, que se halla en el capítulo 6 de ¿Se Acerca la Gran Tribulación? explica más este principio de la naturaleza. Tiene que ver con lo que sucede cuando morimos.

En realidad no importa cuando va a tener lugar la gran tribulación, porque tal vez a usted ya se le ha acabado el tiempo. En otras palabras, el tiempo para que usted rinda su examen a menudo viene sin advertencia. Tal es la naturaleza de nuestra vida mortal y muerte como seres humanos. El resultado será dado a su maestro, que es el Juez en el gran trono blanco en el tiempo de fin. ¿Cuál piensa usted que será su calificación de la escuela de esta dimensión dálet?

Dios no es ilusión imaginaria del hombre como la cultura secular de filosofía humanística quiere hacernos creer. Él es real, y sólo Dios determina la naturaleza y ocasión de los resultados de la historia humana. Los antiguos escritos hebreos, inspirados por Dios mismo, nos fueron dados para beneficio de nuestra civilización. El calendario actual divide el tiempo como a.C. (antes del tiempo de nuestro Señor Jesucristo) y d.C. (después del tiempo de nuestro Señor Jesucristo). En tiempos recientes, no obstante, el nombre de Jesús se ha vuelto tan ofensivo para algunos que quieren cambiar el calendario para eliminar esa distinción.

La Biblia es única entre todos los registros históricos y espirituales acumulados a través de la experiencia humana colectiva por todo el mundo. Incluye una crónica de cómo vivía la gente hace miles de años, lo que hacían y lo que sentían; lo bueno y lo malo. Contiene la única explicación verdadera de la razón de nuestra existencia, y es la única que contará cuando venga el juicio. La Biblia presenta sabiduría eterna y lógica santa en vez de los mitos y cuentos que la humanidad se ha inventado a base de nuestra imaginación y experiencia colectiva.

Por ejemplo, la civilización azteca tenía un historial científico asombroso y un calendario extremadamente preciso; sin embargo, su cultura desapareció del globo. Los historiadores nos ofrecen unas cuantas razones del por qué, pero una de ellas es que mataron a sus jóvenes más brillantes sacrificándolos por miles en ritos religiosos para apaciguar a un dios que su imaginación había inventado. Los aztecas tenían muchos “dioses” o ídolos que fueron inspirados y fortalecidos por Satanás y sus demonios.

Cómo Se Prepararon las Dos Tablas

Los engranajes del reloj de cuclillo existen con el propósito de hacer que el pajarito aparezca en el momento preciso de la hora. De la misma manera los “engranajes” de la profecía deben engranar unos con otros para llegar a la fecha de la gran tribulación. Aunque los engranajes pueden ser de diferentes tamaños, debe tener unas cuantas cosas en común:

  1. Deben encajar, como un huevo ruso, en el que el huevo más pequeño cabe dentro de los más grandes. Siendo que la Biblia es nuestro “huevo grande,” y las tablas representan huevos más chicos, las tablas deben, por sobre todo lo demás, encajar dentro del texto de la Biblia.
  2. Deben engranar. Un reloj no funcionará si los dientes de los piñones no engranan perfectamente. Cada piñón debe ser de un tamaño preciso. Si acabamos con uno o con dos años más por encima o por debajo del número exacto, nuestra hipótesis no resultará.
  3. Deben ser verificados. Todas estas verdades deben tener por lo menos dos “testigos” (versículos bíblicos que las corroboran, por ejemplo), para establecer validez. Si hay tres (guímel) testigos, la verdad tiene aprobación divina.
  4. Deben alinearse ampliamente con los mensajes inherentes expresados por las letras del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo.

Cómo Se Preparó la Tabla de los Siete Mil Años

La tabla de siete mil años de historia humana se divide en cinco bloques cronológicos:

  1. Siete (7) períodos de 490 años cada uno (4018 a .C. a 588 a .C.)
  2. Un (1) engranaje insertado de 70 años de sabat de la tierra (entre 588 y 518 a .C.)
  3. Cinco (5) períodos de 490 años cada uno (588 a.C. a 1968 a.C.)
  4. Seguidos de un (1) engranaje de 50 años de jubileo (1968–2018)
  5. Seguido de un (1) engranaje de restauración de 1000 años (2018-3018).

Los siete mil años de historia humana marchan en secuencias paralelas de ciclos de tiempo. El lado izquierdo tiene quince secciones que representan la historia la profecía proyectada desde la dimensión jeh. El lado derecho muestra la perspectiva de la dimensión dálet con sus ciclos de (70 x 7 =) 490 años. Ambos se integran en una como explicaré más adelante en este capítulo Esta división de la historia humana sigue la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta, así como también la cronología establecida en los Capítulos 6 y 7. Esta división de la historia humana también sigue la regla de 1 (Dios) + 4 (dálet) = 5 (jeh), en donde tenemos cuatro edades o divisiones de la historia humana bajo la rebelión espiritual dirigida por Satanás. El propósito de estos cuatro bloques de historia humana rebelde se halla y se cumple en el final que los cubre a todos: la edad final milenial de gobierno de Dios sobre la humanidad.

Daniel, Juan, y otros profetas del Antiguo y Nuevo Testamentos con frecuencia usaron la frase “tiempo, tiempos y medio tiempo” (véase Daniel 12:7, por ejemplo). En la Biblia la palabra que se traduce tiempo (hebreo, moed) se puede interpretar como queriendo indicar cualquier medida fija de tiempo: una semana, un mes, un año, o mil años. En forma alterna, también se puede aplicar a un ciclo judío de 490 años (70 x 7), que se basa en un sistema de sietes. La frase “tiempo, tiempos y medio tiempo” es igual a tres y media medidas de cualquiera que sea la unidad cronológica apropiada. Con el ciclo hebreo de 490 años, por ejemplo, “tiempo, tiempos y medio tiempo” significaría un período de 3,5 x 490 = 1715 años.

La Tabla de los Siete Mil Años

Al investigar el tiempo antes del diluvio me llamó la atención un período de 1715 años mencionado en la “Tabla Mural del Mundo,” publicada en 1995. Esta tabla da ocho fechas posibles para fechar el diluvio de los días de Noé, cada uno de una fuente diferente. El año que se indica siendo de origen hebreo fue el 2288 a.C. (Note el engranaje de 1715 años a la derecha de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana en la fecha del 4004 a.C.)

Cuando resté 1715 años de la fecha del diluvio del tiempo de Noé (2288 a.C.), llegamos a una fecha bien conocida en círculos cristianos como la fecha tradicional dada para la creación, 4004 a.C. En otras partes he demostrado cómo 4004 a.C. es la fecha en que Adán y Eva fueron expulsados del huerto del Edén, y no cuando fueron creados. (Más tarde descubrí un número idéntico en la historia de la cultura azteca. Los aztecas describen que el primer período de la creación duró 1716 años).

Al avanzar 1715 años hacia el presente partiendo del diluvio de 2288 a.C., llegué al tiempo cuando Daniel profetizó sobre los eventos futuros basado en el sueño de Nabucodonosor de una estatua de metal. Al interpretar el sueño del emperador, Daniel predijo que en el mundo surgirían cuatro civilizaciones principales, una tras otra, hasta que apareciera un quinto reino, celestial (jeh), representado en el sueño de Nabucodonosor por una “piedra fue cortada, no con mano.” Esta piedra se estrelló contra los pies de la estatua, lo que hace que el sistema babilónico se destroce al mismo tiempo y sea reemplazado por una montaña que crece (Daniel 2:31-45).

Estos dos períodos de 1715 años—desde la expulsión de Adán del huerto hasta el diluvio, y desde el diluvio hasta las profecías de Daniel—me llevaron a estructurar el modelo de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana . El primer bloque de historia humana está formado de siete ciclos de 490 años, terminando en el 588 a.C. Este es el año en que fue destruido el primer templo de Jerusalén.

Este año de la destrucción del primer templo llegó a ser el punto de gozne desde el cual conté hacia atrás y hacia adelante en el tiempo para preparar la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. El templo del Dios de Israel es un marcador principal entre las dimensiones dálet y jeh. Acontecimientos críticos en su historia revelan engranajes cronológicos y proféticos en el plan del Creador de 7000 años de historia humana.

Usé las profecías de Daniel para completar la construcción de esta tabla. La mayoría de estas profecías ya se han cumplido, como lo confirman los libros de historia secular que describen el surgimiento y caída de las culturas persa, griega y romana, tal como Dios le mostró a Daniel. Sin embargo, algunas de las profecías de Daniel todavía están sin cumplirse, debido a que pertenecen al futuro. Los próximos siete años nos llevarán al cumplimiento de las profecías restantes de Daniel, como se indica en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación.

Cómo Completar la Tabla

El punto medio de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana (518 a.C.) empieza con la proclamación de Daniel de que un ángel juró por Dios Todopoderoso que los años restantes para esta tierra serían “tiempo, tiempos y medio tiempo” (Daniel 12:7). Interpreto “tiempo” aquí como queriendo indicar mil años, así que “tiempo, tiempos y medio tiempo” serían 3500 años.

Esto indica que el fin del mundo que conocemos ocurrirá 3500 años después del anuncio; pero 3500 años después de 518 a.C. es el 2983 d.C., que es 35 años antes del 3018. Los 35 años que faltan se los provee con el factor de conversión del calendario bíblico al secular, que inserté durante la vida de Jesucristo en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana.

Un Ajuste Final

¿Cómo llegué a un factor de corrección de 35 años? La Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana muestra cinco ciclos calibrados de 490 años cada uno, partiendo desde 518 a.C. al 1968 d.C. Los ciclos del año hebreo sin calibrar nos llevarían a 1933 d.C. Para convertirlo a nuestro calendario tenemos que añadir siete (7) años a cada período de 490 años. Para cinco ciclos, hacemos la corrección de cinco ciclos por 7 años = 35 años. Añadiendo estos 35 años mencionados arriba nos lleva a 1968. Añadiendo el engranaje de jubileo de 50 años nos lleva al 2018, y añadiendo los 1000 del engranaje de restauración al 2018 nos lleva al 3018, punto final del plan de Dios de siete mil años para la historia humana.

El último capítulo de Daniel indica que en la dimensión basada en siete, un tiempo, tiempos y medio tiempo, llevará al fin del mundo, que fija la fecha en el 3018. Si consideramos la medida del tiempo de la Piedra de Roseta, de la dimensión basada en cinco, entonces calculamos el mismo período, que llega al mismo año (70 semanas x 50 años = 3500 años). Los diferentes engranajes cronológicos de los dos sistemas (el sistema dálet basado en siete y el sistema jeh basado en cinco) concuerdan precisamente, puesto que engranan en las mismas fechas de inicio y de fin para los cielos y la tierra que conocemos.

Esta es otra prueba de que la fecha del 3018 d.C. es la fecha muy apropiada para el fin de la historia humana. Exijo dos testigos para verificar un suceso. En este caso, busco dos cálculos matemáticos diferentes que lleguen al mismo tiempo en la historia futura, y hay una superposición con el 9º ciclo (28 a.C. al 498 d.C.) a fin de convertir su tiempo babilónico a nuestro tiempo para los últimos cinco ciclos. Podría haber distribuido estos 35 años por igual en los cinco ciclos, pero quería preservar los ciclos hebreos, así que escogí insertarlos en el período durante el que Jesucristo nació (28 a.C. al año 498 d.C.) En el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo el nueve (9) representa “nueva vida.” Este alineamiento con un período de “nueva vida” sugirió un lugar lógico para insertar el ajuste de 35 años porque la “Nueva Vida” siempre es más grande que los ciclos fijos.

Cómo Hallar la Fecha de la Gran Tribulación

Para hallar con precisión la fecha de la gran tribulación, correlacioné los patrones de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana con la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. Quería ver si las dos tablas se ajustaban a la analogía del huevo ruso, así que superpuse la Tabla de Siete Años con la Tabla de Siete Mil Años. El huevo más pequeño ( Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación) tenía que tener el mismo patrón según el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo y encajar precisamente con la estructura de engranajes cronológicos del huevo grande ( Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana ) para tener la certeza de una interpretación apropiada de la profecía. En la Biblia hallo esta verificación analítica de este patrón.

Además, queridos hermanos, no olviden que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día (2 Pedro 3:8, énfasis añadido).

En verdad, mil años, para ti, son como el día de ayer, que pasó. ¡Son como unas cuantas horas de la noche! (Salmos 90:4, énfasis añadido).

El diluvio del tiempo de Noé (2288 a.C.) tuvo lugar durante el 4º ciclo de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. Recuerde que Jesús mismo relacionó los días de la tribulación con los días de Noé y el diluvio (Mateo 24:37). Por consiguiente, con el diluvio ocurriendo en el 4º ciclo del huevo más grande de siete mil años, deberíamos hallar un acontecimiento principal relativo a la gran tribulación (huevo más pequeño) en posición similar. Así que miré a un huevo más pequeño: el calendario judío.

Esperaba hallar algún día especial en el 4º mes (dálet, 4 = “este mundo en este tiempo”) del calendario judío que corresponda o se superponga a la gran tribulación. Al calcular una fecha de un acontecimiento miro a la historia del que lleva el tiempo: miro a los eventos en la historia del templo o el pueblo judío. Algún suceso histórico que tuvo lugar el 4º mes del calendario judío debía corresponder por lo menos con un suceso principal de la gran tribulación.

Cinco Fechas de Ayunos Hebreos

El calendario judío por lo general contiene doce meses y a veces trece, porque equilibra el año solar con ciclos lunares completos. Incluso en la astrología occidental está apareciendo en el horizonte ahora un 13º ciclo, que trastorna la astrología popular de 12 ciclos desde Aries (toro), a Piscis (pescado) que se halla en los medios masivos de comunicación. Los astrólogos ahora deben recalcular sus tablas para relacionarlas con este nuevo 13º ciclo.

Todo mes del año judío empieza con la luna nueva, y la luna llena siempre brilla a mitad del mes, que es cuando se celebran la mayoría de los días festivos. Desde la perspectiva de nuestro calendario secular los días festivos y de ayuno judíos son fechas muy movibles, pero no demasiado, a fin de mantenerse en la temporada. Por consiguiente, los años y meses judíos no siguen precisamente el mismo patrón como el nuestro.

En Levítico 23 Dios le dio a Moisés 7 meses de festivales religiosos que delineaban su plan de salvación a través de la historia humana. Tamuz, como 4º mes, también encaja en el principio de la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta, siendo el mes medio del ciclo de siete meses de los festivales bíblicos principales. Este período de siete meses de festivales bíblicos también se alinea con los siete mil años de historia humana como un huevo ruso más pequeño.

Puesto que Tamuz es el cuarto mes del año judío, decidí verificar el primer día de Tamuz del 5778 (2018) y consideré otras varias fechas, como los equinoccios de primavera y otoño, o el principio y fin de los años, pero ninguna se ajustaba a todos los parámetros descritos en la Biblia. Usé el programa de conversión del sitio web Chabad-Lubavitch, para determinar que el 2018 d.C. corresponde al año judío 5778.

Entonces Dios en su gracia me dirigió a mirar las fechas específicas de los festivales y ayunos judíos. El 17 de Tamuz es un día de ayuno. En el 2018 caerá el 30 de junio. Esa fecha se convirtió en el punto de gozne para el fechado de la gran tribulación. Hallé una posición de Tamuz cinco veces dentro de la relación de 1 + 4 = 5 (Véase más detalles en el Capítulo 4).

Para superponer y alinear la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana con la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación convertí 3430 años (dos ciclos de 1715 años cada uno, con el diluvio como su punto medio) a 3430 días. Puesto que estos son años babilónicos, es preciso hacer la conversión, así que los multiplicamos por el factor de conversión de 1,0145. Al hacer los cálculos resulta que tenemos 3480 días o nueve (9) años, seis (6) meses y diez (10) días.

Aquí hay una simetría inversa. Hay dos ciclos de 1715 años que abarcan el tiempo desde la creación en 4018 a.C. a la destrucción del primer tiempo templo en 588 a.C. Inversamente, hay dos ciclos de 1715 días contando hacia atrás desde el principio de la restauración del templo del 30 de junio del 2018 (17 de Tamuz de 5778) al principio de la calamidad de la gran tribulación del 21 de diciembre del 2008 (24 de Quisleu de 5769; vísperas de Januká). Cuento hacia atrás porque estoy moviéndole del principio de la restauración al principio de la calamidad. El propósito de Dios siempre se mueve hacia delante de la calamidad a la restauración, de la polución a la purificación, de la enfermedad a la sanidad.

Si contamos 3.480 días (nueve años, seis meses y diez días) hacia atrás, partiendo del 30 de junio del 2018 (17 de Tamuz de 5778), llegamos al 21 de diciembre del 2008, que es un solsticio y una fecha cósmica. Predigo que esta fecha será el principio de la gran tribulación que durará siete años. Cómo explicaremos más adelante esta fecha fue la única alternativa posible entre centenares. Sólo una encajaría, y el descubrimiento de esta fecha en sí misma es un milagro del dedo de Dios dirigiendo mi investigación.

Por favor, note algo muy importante:

A partir de este punto en nuestra consideración, todas las fechas caerán bien sea en un acontecimiento cósmico de su solsticio o equinoccio. Los acontecimientos cósmicos no se pueden manipular a gusto. Cuando empecé mi investigación de los varios calendarios antiguos, tales como el calendario hebreo, chino o azteca, y los calendarios occidentales tempranos de Europa, noté que se los trataba como si fueran de elástico que se puede estirar para hacer que cualquier teoría cronológica encaje con los “hechos.” Los estudiosos cristianos son particularmente proclives a usar esta técnica de elástico para hacer que sus opiniones parezcan plausibles. No se sorprenda si algunas de las fechas mencionadas en mis libros no concuerdan con sus teorías favoritas.

Hay que lograr alinear muchos calendarios elásticos tal como nuestro reloj atómico es ahora la ley para todos los demás relojes del mundo. Sólo un computador poderoso puede poner algún orden en ese sistema. Pero mi modelo de investigación arrojó como resultado todo el sistema engranado de engranajes cronológicos al dedillo; incluyendo los engranajes del reloj cósmico. El que esos engranajes engranen quiere decir que los alineamientos no podrían estar adelantados un día o retrasados un día. En estas tablas alineadas o superpuestas estamos lidiando con miles de años, sin embargo los métodos que empleé encajan precisamente en el mismo día con tres sistemas completamente independientes: los calendarios hebreo, azteca y chino.

Es más, mi modelo funciona con todos estos tres calendarios como sincronizados con el calendario astronómico del sistema solar. Tales “coincidencias” están absolutamente más allá de toda manipulación. Créame que no tengo inteligencia suficiente para inventar una intersección tan compleja de fechas y ciclos cronológicos con la historia documentada y una abundancia de versículos proféticos esparcidos por toda la Biblia; aun cuando utilizara los calendarios elásticos que otros utilizan.

Daniel profetizó un período de siete años para la gran tribulación. Por consiguiente, preparé la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación partiendo del 21 de diciembre del 2015 que también es un solsticio o fecha cósmica. La gran tribulación empieza y termina en un solsticio o fecha cósmica. Al examinar el descubrimiento y cálculos del 21 de diciembre del 2008 como la fecha de inicio de la tribulación, hallo increíble que encaje casi al día. No existe ninguna otra posibilidad que encajaría con todos los otros alineamientos y superposiciones. La ventana es muy pequeña. Con tantos días y años posibles, la posibilidad de que alguno caiga en el lugar tan exactamente como yo lo he delineado, para mí es casi un milagro.

Contando literalmente con cientos de fechas posibles que pudieran resultar como respuestas a mis cálculos matemáticos, ¿cómo descubrí una fecha exacta que encaje perfectamente en todos los engranajes interconectados? ¿Por cuenta propia? Ni soñarlo. Me he quedado boquiabierto. Si no conociera lo grande que es el Dios a quien sirvo me hubiera vuelto loco, porque no fui educado para ser matemático. ¡Ni tampoco gastaría tanto dinero y tiempo en estos libros!

Cómo Dividir el Apocalipsis en Doce Períodos

Preparé la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana con 12 ciclos de 490 años como los 12 meses del año. Para compararla con la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación, tuve que dividirla en 12 períodos, cada uno consistiendo en siete meses (213 días) para permitir la búsqueda de patrones de acontecimientos simétricos similares. Así como el año se divide en 12 meses, a propósito dividí los siete años de la gran tribulación en doce períodos iguales de tiempo para que se pudiera superponerlo con las otras tablas de acuerdo al principio del huevo ruso. Las áreas sombreadas indican las fechas de solsticio y equinoccio, que en forma singular y única proveen puntos adicionales de validación de maneras que explicaré más adelante

La fecha de la mini-tribulación se determina contando los 1290 días proféticos de Daniel hacia atrás desde el 17 de Tamuz de 5775 ( 4 de julio del 2015) según Daniel 12:11. Este método sigue el método usado para determinar la fecha de inicio de la gran Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación,en donde se contó 3480 días hacia atrás partiendo del 17 de Tamuz de 5778 (30 de junio del 2018).

Superposición de los Siete Mil Años y los Siete Años

Después de dividir a cada una de estas tablas en doce períodos, de inmediato noté cómo se alinean o superponen perfectamente una con otra. El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo y las muchas profecías bíblicas nos dicen la misma historia.

El primer ciclo de 1715 años de tres y medio tiempos terminó con el diluvio, en el que 1 tiempo = 490 años de historia humana. El diluvio marcó la destrucción de la primera civilización de la tierra. En forma similar, la primera mitad del ciclo de 1715 días de la gran tribulación terminará con la destrucción de una civilización celestial en el 7º período de la tribulación ( 23 de junio del 2012 al 21 de enero del 2013). En otros lugares muestro cómo Satanás y todos sus espíritus perversos, ángeles caídos y demonios serán arrojados fuera y eliminados del cielo destruidos para siempre el 21 de diciembre del 2012. Este es el fulcro de la gran tribulación.

El segundo período de 1715 años de historia humana terminó con la destrucción de la ciudad de Jerusalén y su templo en 588 a.C. El segundo período de 1715 días de la gran tribulación terminará con la destrucción de la ciudad de Jerusalén y el tercer templo por parte de ejércitos invasores y un terremoto el 9 de Av de 5775 (25 de julio del 2015).

Combinación de las Tablas

Tal como las dos escalas de medición de temperatura, Fahrenheit y centígrados, llegan al mismo punto en 40 grados bajo cero, mi calendario profético e histórico y las tablas llegan al mismo punto el 21 de diciembre del 2012. Siguen hacia adelante desde ese punto en cumplimiento conjunto y paralelo. El calendario de Dios y los varios calendarios de la humanidad siguen líneas de tiempo diferentes, pero cuando logramos calcular los eslabones perdidos, se puede superponer estos calendarios para demostrar que son correctos. Si alineamos correctamente la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana y la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación, podemos fácilmente proyectar el tiempo de la futura gran tribulación.

La Gran Tribulación y los Festivales y Ayunos Judíos

El calendario de festivales judíos me ayudó a determinar fechas específicas para la gran tribulación. Puesto que escribo mis libros teniendo en mente la presuposición de que el lector no tiene mucho conocimiento de la Biblia o cultura hebrea, dedicaré algo de espacio para darle un poco de información vital para entender cómo llegué a la fecha de la gran tribulación. Como gentil, al empezar mi investigación no tenía conocimiento de los festivales y cultura judía. Cuando empecé a estudiarlos, aprendí más en cuanto a las fechas de la gran tribulación.

Los israelitas consideran la temporada de festivales como obra del Creador para beneficio del ser humano. En sus festivales reconocen su devoción a las leyes de Dios, el perdón del pecado y reconciliación con Dios al celebrar las bendiciones. Las fiestas judías conmemoran eventos del pasado, liberación milagrosa, y adoración renovada a Dios.

El calendario judío es lunar y solar, y cada mes empieza en la luna nueva, los que se determinaba en tiempos antiguos mediante observación visual. El problema con calendarios estrictamente lunares es que un calendario de 12 meses lunares pierde alrededor de 11 días en comparación con el número de días en un año solar, mientras que un año lunar de 13 meses tiene 19 días más que un año solar. Para compensarlo, en la antigüedad, los sacerdotes ocasionalmente añadían algún mes adicional, o un segundo mes de Adar, según fuera necesario para mantener la Pascua en la primavera. (Esto es similar a lo que sucede con nuestros calendarios al añadir un día al final de febrero cada cuatro años).

Doce Festivales y Ayunos Judios

Por cientos de años el calendario judío se ha calculado matemáticamente en lugar de depender de la observación visual. Desde entonces los rabinos añaden el mes adicional siete veces dentro de un ciclo de 19 años. En cada año bisiesto se añade un mes adicional llamado Adar segundo al fin del año después de Adar primero. A Daniel y a Juan les fueron dadas ocho períodos proféticos de 1260 días empezando a desenvolverse el 9 de Tevet de 5772 (4 de enero del 2012), y un período profético de 1290 días que comienza la mini-tribulación el 4 de diciembre del 2011.

El calendario judío actual observa doce fiestas y ayunos principales por año. Cuando superponemos estos días especiales con los doce períodos en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación vemos que encajan en tres puntos principales, como la introducción, cuerpo y conclusión de una conferencia:

  1. El primer mes del calendario judío, Nisán, se alinea con el comienzo de la gran tribulación en el 2009. Este es el año del buey en el calendario chino, que encaja perfectamente con el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo puesto que el número uno (1) representa a alef, que quiere decir “cabeza de toro.”
  2. El cuarto mes, Tamuz, se alinea con el centro de la gran tribulación, que se superpone con el año chino del dragón, 2012. Esta fecha del centro de la gran tribulación es el punto focal de nuestra investigación y el grueso de la evidencia que se presenta en relación a esto.

    Se escogió el cuarto mes para establecer un punto de referencia debido a su estructura única en el sistema numérico hebreo. El cuatro (4) es dálet (“este mundo en este tiempo”). En la filosofía numérica hebrea siempre que uno tiene siete (7) de algo, el cuatro (4) está en la mitad. Cuando hay doce (12) unidades o eventos en secuencia, el de la mitad sería el número siete (7). En ambos casos deben conformarse a la proporción 7:5 o el descubrimiento de la Piedra de Roseta.

    La Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana tiene doce (12) ciclos de 490 años. El ciclo a la mitad de los doce es el séptimo, que termina en 588 a.C., fecha de significación especial. Fue el año en que la casa de Dios, el templo de Jerusalén, fue destruida y la mitad de la población judía fue masacrada.

    Si separamos los primeros siete ciclos de 490 años, entonces el cuarto ciclo es el que está en la mitad, que es una posición Tamuz del calendario. ¿Qué sucedió durante este período? Dios juzgó al mundo con agua al enviar el diluvio en tiempos de Noé para destruir la primera civilización de la humanidad en el 2288 a.C.

    Descubrimos las mismas relaciones en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. Al dividirla en doce (12) períodos de igual longitud, esperaríamos la simetría paralela final en el período de la mitad, que es el séptimo en este caso. Podemos esperar hallar algo de significación especial, y en efecto lo hallamos. En el séptimo mes del séptimo ciclo la guerra en el cielo (gran tribulación en el cielo), llega a su fin cuando se expulsa a Satanás y sus demonios. Pero esa derrota no pone fin a las hostilidades. Satanás continúa su guerra contra Dios, pero ahora el teatro de acción ha sido restringido a la tierra y su ambiente atmosférico o nubes, que a menudo en la Biblia se considera el segundo cielo.
    Centro del Conteo de Cicios HebreosDe igual manera, si vemos este período desde la perspectiva de siete (7) años, entonces el número cuatro (4) entra en enfoque como posición media. Cuatro significa dálet, o “puerta,” que puede estar abierta o cerrada. Dálet a menudo nos advierte que esperemos algo que va a suceder desde puntos de vista diferentes. En este caso de la puerta celestial se cierra contra Satanás cuando él y sus aliados son arrojados del cielo y a la tierra, en donde se abre la puerta que da comienzo a la mini-tribulación. Coincidentemente el calendario azteca de nuevo confirma la significación del primer día del séptimo mes del séptimo ciclo el 21 de diciembre del 2012, que también es un solsticio o fecha cósmica.

    Satanás será expulsado de la presencia de Dios y arrojado a la tierra el 21 de diciembre del 2012. El calendario azteca fija la misma fecha como “el fin del mundo.” Esto hace al calendario azteca la verificación o confirmación externa para el 21 de diciembre del 2012 como la fecha para este evento clímax. Al ser derrotado por Miguel y los ángeles leales, termina el acceso de Satanás a la presencia de Dios y ante su trono en el cielo; tanto para sí mismo como para todos los ángeles rebeldes.

    La expulsión de Satanás desde el cielo es el evento central de la gran tribulación. Fue planeada hace más de seis mil años terrestres. Del cielo nace el niño (reino de Dios) conforme la placenta (derecho o dominio de Satanás) es quitada y arrojada al escenario terrenal de la dimensión dálet. La dimensión dálet a propósito es finita para que el mal pueda dejar de existir llegando a su fin permanente como representa tau (400), la última letra del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo.

    Para el fin de los siete mil años del plan de Dios para la humanidad, Satanás y sus ángeles o demonios serán eliminados totalmente del universo. Los ángeles fueron creados para tener sólo una fecha de nacimiento, y por consiguiente los ángeles caídos nunca reunirán los requisitos para la redención. Los seres humanos, como lo ilustra el relato de la mariposa, a propósito fueron diseñados para tener dos cumpleaños: el primero como oruga humilde y el segundo como una hermosa mariposa.

    Dios sabía que todo ser humano pecaría, pero mediante el arrepentimiento y la fe en el Mesías Hijo de Dios, los que creen tienen la esperanza de una transformación espiritual futura que incluyen una estructura corporal eternamente poderosa, hermosa y metafísica, heredada en el segundo cumpleaños que se llama la primera resurrección o la resurrección a vida.

    En un sentido la tierra presente de la dimensión dálet está diseñada para ser el cementerio de la creación de Dios. La muerte es una experiencia absoluta e inevitable para todos ser que viva en la dimensión dálet. Los santos fieles correctamente viven con la esperanza de su resurrección a vida eterna en gloria, pero para los ángeles que han pecado no hay futuro excepto el escape en la extinción del juicio y tortura que se les impone con justicia por sus graves pecados de destrucción perversa. Ellos perecerán con la dimensión dálet.
  1. El séptimo mes del calendario judío, Tishri, se alinea con el 2015, el último año de la gran tribulación, que es el año de la oveja en el calendario chino. Aquí tenemos otro ejemplo en el que una variable astronómica determinada encaja perfectamente desde dos culturas muy diferentes.

Los cinco meses restantes del calendario judío tienen significación respecto a la restauración de la nación de Israel después de la gran tribulación (2016-2018). Se formará un nuevo reino bajo un hombre resucitado: David, que reinará sobre Israel por mil años bajo Jesús, el Rey de reyes.

Como parte importante de la restauración de Israel los 2300 días de la profecía de Daniel empezarán el 4 de enero del 2012 con las otras diez profecías de Daniel y Apocalipsis que empiezan en ese día. Los 2300 días terminarán cuando se dedique la piedra angular del templo en el 2018 (5778).

Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre. Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre. Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre (Ezequiel 37:24-28).

Significación de los Meses Importantes del Calendario Hebreo

Los patrones estructurales que usé para fechar la gran tribulación se hallan en las relaciones entre los 12 meses hebreos, según se refleja en los acontecimientos históricos y proféticos que se conmemoran en los ayunos y fiestas bíblicas que se observan en el judaísmo. Ahora investigaremos los más importantes que se usaron para determinar las fechas de la gran tribulación.

Nisán - Primer Mes

En la tabla que sigue el primer día festivo, la Pascua, se celebra durante Nisán, primer mes del año religioso judío. Esta fiesta conmemora la liberación de Israel de la plaga del primogénito a manos del ángel de la muerte, y que dio comienzo al éxodo de Israel al salir de Egipto. Dios juzgó al mundo del faraón al enviar diez plagas hasta que el faraón finalmente permitió que Israel salga en libertad. Dios juzgará nuestro mundo moderno con plagas también. El antiguo Egipto bajo los faraones históricamente es un presagio en sombra de los sistemas actuales romano babilónicos bajo el Anticristo (Satanás, en amos casos). Las plagas de la gran tribulación incluirán ángeles de la muerte; ¡cuatro de ellos!

El nombre faraón quiere decir “casa grande” en egipcio, e identifica las dinastías reales antiguas de Egipto. La fiesta de la Pascua es un memorial del principio del éxodo hebreo de Egipto y el principio de su peregrinaje a la tierra prometida. La Pascua es un vistazo previo en tipo de la liberación venidera del mundo del dominio y esclavitud de Satanás, de las lágrimas, y dolor, conforme el plan de Dios hace la transición mediante la gran tribulación a la nueva edad de paz, justicia, gozo, prosperidad y amor que vendrá bajo Jesús como Rey.

Calendario Hebreo

En la Pascua original había que sacrificar un cordero en una casa (2 = bet), que tenía una puerta (4 = dálet). Se mató al cordero, y su sangre se untó en el dintel y en los postes de la puerta, simbolizando una cruz (tau). No se puso nada en el umbral. Esa noche el ángel de la muerte mató a todo primogénito en Egipto. Sólo los que creyeron a Dios y untaron la sangre del cordero en el marco de sus puertas se libraron de la pérdida de su primogénito.

Tal como hizo con los judíos en Egipto, Dios ha anunciado de nuevo un tiempo de juicio y castigo, pero también nos ha dado un camino de escape. La sangre en el marco de la puerta durante la noche de la Pascua original salvó a todos los que estaban bajo esa protección. Esta cubierta de sangre fue una predicción en sombra de la provisión divina de su propio sacrificio miles de años más tarde. El Cordero de Dios, Jesucristo, ofrecería su sangre en la cruz para proveer expiación de modo que los cuatro ángeles de la muerte pasen de largo sobre los fieles en el juicio futuro. Durante la gran tribulación Dios juzgará toda acción de todo ser humano. Los que no obedecen o no se interesan por lo que Dios ha dicho perecerán.

Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo (Juan 10:9).

Dalet quiere decir “puerta,” y se asocia con el número cuatro (4). Pero la sangre de la Pascua fue untada sólo en tres lugares: a la derecha, a la izquierda y encima del marco de la puerta. Se omitió el umbral. ¿Por qué?

En mi opinión el umbral al pie de la puerta fue símbolo del travesaño de la cruz que se usó en la crucifixión del Mesías hace dos mil años. Durante la crucifixión se alzaba el travesaño sobre un poste que ya se había clavado en la tierra, y así se convertía en una cruz. Otra sombra profética en paralelo a esto es la serpiente de bronce que fue levantada en el desierto, durante los primeros días del peregrinaje de Israel en el Sinaí, para convertirse así en el medio de sanidad y vida para un pueblo pecador. Véase el Capítulo 3 de ¿Se Acerca la Gran Tribulación?

La sangre sacrificial de Jesús completa dálet, la puerta de “este mundo en este tiempo.” Selló el pacto con la propia sangre de Dios e hizo expiación, que es la obra terminada que la Pascua histórica de Egipto jamás podía lograr conseguir por sí misma. Es nuestra puerta de escape de las tinieblas y muerte de nuestro mundo dálet a la libertad y luz de jeh, el otro lado.

Para hacer expiación por los israelitas en la antigüedad el sumo sacerdote debía rociar la sangre de un animal sin defecto sobre los cuatro cuernos del altar. La Pascua no quedó completa sino cuando la cuarta parte del marco, el umbral, (el travesaño de la cruz), quedó cubierta con la sangre de Jesucristo. Es la sangre eterna derramada en sacrificio por el Dios encarnado en cuerpo humano lo que ha comprado la salvación para todo el que se somete a Dios por fe y la recibe.

Tamuz - Cuarto Mes

El mes de Tamuz significativamente aparece cuatro veces en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. Tamuz significa días de lamento nacional conmemorando la caída de Jerusalén ante los ejércitos gentiles. Con el correr de los años varios eventos trágicos han ocurrido durante este mes, como por ejemplo el episodio de Moisés destrozando las tablas del pacto después de haber visto a los israelitas adorando al becerro de oro. En este caso, mediante su idolatría los israelitas habían roto su acuerdo con Dios, así que Moisés rompió las tablas (dimensión jeh) escritas por el dedo de Dios para mostrarles lo que habían hecho. Luego, en predicción en sombra de Jesús y el nuevo pacto Moisés tuvo que copiar la ley de la dimensión jeh en un segundo par de tablas de piedra de la dimensión dálet.

Durante este festival por tres semanas la gente se abstiene de comer carne, beber vino, y disfrutar de música. Tres veces a la semana se lee de los profetas, cuyos escritos están llenos de advertencia de destrucción, y los rabinos judíos amonestan al pueblo a arrepentirse de su rebelión y pecado.

“Tamuz” era originalmente un dios pagano, honrado desenfrenadamente en Mesopotamia durante el tercer milenio antes de Cristo. En los registros se conservan muchos lamentos que lloran al “hermoso” que ha desaparecido, estando detenido en el abismo. Escritos antiguos le describen como el dios de la vegetación. En Génesis Dios rechazó la ofrenda vegetal que ofreció Caín. Este rechazo llevó a Caín a asesinar a su hermano Abel.

Ezequiel nos habla de mujeres que lloran y lamentan por la muerte del dios Tamuz. Ezequiel se ofendió por la práctica de pagar a las mujeres para llorar una muerte, y la Biblia lo llama abominación frente a un lugar santo (Ezequiel 8:14). Daré una descripción más detallada de este dios antiguo más adelante, en el capítulo titulado “El Misterio del 17 de Tamuz.

Tishri - Séptimo Mes

Tishri es un micro huevo en mi analogía del huevo ruso de juguete; toda la información integral en ese mes muestra los mismos patrones cronológicos que se hallan en los otros “huevos” de mayor duración en tiempo. Como ingeniero me fascina que los mismos conjuntos de relaciones de acontecimientos inusuales reflejados en este mes de festividad religiosa judía se alinean con los patrones en todo huevo más grande. Para mí esto fue un descubrimiento extraordinario. Tal simetría repetida, escalable, racionalmente demuestra la actividad lógica de una mente superior. También es el reloj de cuclillo más pequeño, o reloj muñequera.

Lleva en sí integrados todos los rasgos del reloj más grande. Se puede identificar las edades vau, zayin, jet, tet y yod. Los días de fiesta y días de ayuno se conforman a la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta de las dimensiones jeh y dálet. Son de nuevo los siete mil años replicados en la micro estructura de un mes; ¡verdaderamente un diseño maravilloso! Aprendamos más de sus rasgos.

Tishri 5776

Tishri es el principio del año civil hebreo. El nombre viene de la palabra acadia para el Talmud, y significa “empezar.” Como séptimo mes del calendario religioso judío que empieza el 1 º de Nisán, Tishri tiene siete fiestas y ayunos.

  1. Rosh Jashaná [Vau]: Literalmente, “cabeza del año,” es el principio del nuevo año civil. La Biblia nota que es el día de tocar trompetas. El período de la tribulación o nacimiento del niño fue preplaneado antes de los siglos y se lo da a conocer mediante el toque de trompetas cuando el cielo anuncia juicio (Apocalipsis 8:6). Se alinea con el principio de la gran tribulación como lo indica el huevo ruso más grande (Nisán).
  2. Ayuno de Gedalías [zayin]: Este día de ayuno simboliza el fin del dominio de Satanás sobre la tierra, y fin de todo mal en el cielo y posteriormente en la tierra. La gran tribulación será un tiempo difícil, y necesitamos ser sobrios. El ayuno ayuda a lograr esto. Ese ayuno se alinea con el huevo más grande, el ayuno de Tamuz, que simboliza la mitad de la gran tribulación, y la expulsión de Satanás del cielo.
  3. Yom Kippur [Jet]: (Día de la Expiación). Se ha hecho expiación por las transgresiones del mundo y los sobrevivientes experimentarán libertad para celebrar una nueva aurora de esperanza. Se alinea con el fin de la gran tribulación y en el mes de Tishri.
  4. Fiesta de los Tabernáculos [Tet, después del 2015]: (Festival de las Cabañas). Esta fiesta representa nueva vida después de un tsunami destructivo de la gran tribulación. Se celebraba en cabañas hechas de ramas recién cortadas según las instrucciones de Moisés y las costumbres judías. Dormir dentro de una de estas chozas es como acampar a campo abierto. Por encima del techo se pueden ver las estrellas, recordándonos que la vida es sólo temporal y que debemos depender de la gracia del cielo. Durante los días del Antiguo Testamento Daniel predijo que la tribulación terminaría en el mes de Tishri. Hay otra profecía específica de 2300 días, que se alinea con la Fiesta de los Tabernáculos del año 2018 d.C., y que se superpone con tet.

Las tres últimas fiestas tienen que ver con los cinco períodos extendidos de tiempo que predice Daniel. Se alinean con cinco profecías, según se describe en la Observación # 5 (jeh) que se halla en el capítulo siguiente.

  1. Jashaná Rabbá: Celebra las lluvias tardías, que indica un desierto reseco despertándose después de las primeras lluvias y con nueva vida que emerge como un nacimiento a un nivel más alto: yod. es una superposición típica de los efectos posteriores de la gran tribulación, y tiempo muy difícil para los que sobrevivan.
  2. Sheminí Azeret: – Literalmente octava asamblea, que predice en sombra el juicio final, que se superpone con el acontecimiento del Trono Blanco en el 3018.
  3. Simjat Torá: – Literalmente regocijo profundo en la Torá que vuelve a empezar en las sinagogas el ciclo anual de lecturas semanales. Esta costumbre predice en sombra la nueva tierra y el nuevo cielo en donde se promete a los santos que entrarán en la plena edad yod.

Tishri, el séptimo mes, se alinea con el 12º período de la gran tribulación, como se describe en el Capítulo 4. Tishri es también el mes cuando se declara el jubileo cada cincuenta años; apropiadamente en el ayuno de la expiación (Yom Kippur). Un nuevo gobierno judío empezó a controlar Jerusalén en 1967. Su primera celebración de jubileo después de mil años tendrá lugar cincuenta años más tarde, en el 2018, en el 10 de Tishri, o Día de la Expiación. Esto marcará el comienzo de mil años de paz bajo el control de una nueva monarquía establecida por Dios.

El pueblo judío no ha podido celebrar esta fiesta especial en años recientes debido a que han estado viviendo en el extranjero y están metidos en guerras y conflicto. Israel ha intentado a través de los años celebrar esta fiesta, pero sólo pueden hacerlo después de que todo Israel regrese a su tierra prometida, y moren allí con seguridad en paz bajo una monarquía.

La fiesta de jubileo continuará por mil años. El sistema numérico hebreo expresa este número como 20 x 50. El número veinte (20) significa “redención” y “mano que sostiene.” Multiplicando por cincuenta (50) lo conecta con el Espíritu Santo y las primicias (Pentecostés, “contar a cincuenta”) de las fiestas judías.

Tevet - Décimo Mes

Januká, el Festival de las Luces o Fiesta de la Dedicación, empieza el 25 de Quisleu, y recuerda la rededicación del segundo templo en 165 a.C. después de haber sido profanado en 168 a.C. por Antíoco IV Epífanes de Siria seléucida. Sus ocho días de celebración continúan en el mes de Tevet. En el 2018 Israel pondrá el cimiento del cuarto templo.

El pueblo judío celebrará de nuevo la dedicación de un templo al Todopoderoso. Será el templo más grandioso jamás construido, y llevará probablemente 44 años terminarlo (Véase el Capítulo 9, Observación #6). Cuando el templo quede terminado la presencia divina del Señor, representada por una nube densa y brillante, (que en hebreo se llama shequiná según Ezequiel 43), entrará y residirá allí.

Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Ahora volveré la cautividad de Jacob, y tendré misericordia de toda la casa de Israel, y me mostraré celoso por mi santo nombre. Y ellos sentirán su vergüenza, y toda su rebelión con que prevaricaron contra mí, cuando habiten en su tierra con seguridad, y no haya quien los espante; cuando los saque de entre los pueblos, y los reúna de la tierra de sus enemigos, y sea santificado en ellos ante los ojos de muchas naciones. Y sabrán que yo soy Jehová su Dios, cuando después de haberlos llevado al cautiverio entre las naciones, los reúna sobre su tierra, sin dejar allí a ninguno de ellos. Ni esconderé más de ellos mi rostro; porque habré derramado de mi Espíritu sobre la casa de Israel, dice Jehová el Señor (Ezequiel 39:25-29).

El Misterio del 17 de Tamuz: Los Días de Ayuno Judíos

Hay doce fiestas judías oficiales antiguas en un año. De ellas, siete son días festivos felices y cinco son días de ayuno sobrio para recordarnos la adversidad, dolor, conflicto y castigo. (Véase la tabla de Doce Festivales y Ayunos Judíos). Viviendo en la edad dálet necesitamos de ambos para mantenernos en rumbo durante nuestro recorrido en la tierra. Integral en esos días santos hebreos hay un código de vida equilibrada que beneficia al pueblo especial de Dios. Dios lo puso allí; no es invención de alguien. La proporción 7:5 (“código binario” del cielo) contiene información oculta que queremos descubrir.

Este libro afirma haber hallado los secretos necesarios para determinar las fechas de los eventos profetizados que tendrán lugar durante la gran tribulación. Como ex-fabricante de relojes reconocí la importancia de los patrones simétricos que se superponen unos sobre otro debido a que los relojes funcionan de esa manera.

A estas alturas usted ya ha aprendido que hay una dimensión dálet (4) que se refiere a “en este mundo y este tiempo.” Es como una imagen bidimensional en un espejo. En un lado del espejo está su persona real que existe espiritualmente en el otro lado en la dimensión jeh (5). La realidad externa reside en jeh mientras que la existencia fugaz temporal aparece como la imagen irreal (no sólida porque pasa con el tiempo) reflejada de su persona real en dálet.

El truco de todo esto es que para nuestro cinco sentidos la imagen irreal y temporal parece más real que nuestra presencia espiritual en jeh. Así, la vida en la dimensión dálet es en algún sentido una proyección etérea en la carne de lo que existe en el espíritu; sin embargo es en nuestras vidas temporales carnales en donde nuestras decisiones en cuanto a cosas materiales, actitudes y acciones resultan en consecuencias eternas.

Los seres humanos son singularmente diferentes del resto de la creación porque poseemos en nosotros el aliento divino. Esto es lo que realmente nos distingue de los animales más inteligentes. Si no me cree, entonces les sugiero que busque que el cirujano simio o chimpancé más inteligente y le pague para que le haga una operación en el corazón, si la necesita. Según nuestro sistema exaltado de educación, el chimpancé es un pariente no muy distante con material genético casi idéntico, así que ¿por qué tener miedo o preocuparse?

La dimensión jeh refleja los aspectos primarios de nuestra existencia desde la perspectiva de Dios. Es el lado frontal del espejo donde se inicia la acción importante: ¡cambios en el lado jeh afectan la eternidad! Si el lado jeh de nosotros actúa, entonces la imagen del espejo se mueve en respuesta y no a la inversa. Esta verdad nos dice cuál lado es el primordial.

La ley universal de Dios gobierna estas relaciones. Nuestras vidas mortales en la dimensión dálet son imágenes de espejo de lo que somos ante Dios en la dimensión primaria jeh. La conexión a jeh es integral en el ámbito más bajo como un espejo bidimensional

Nuestras vidas en el aquí y ahora no pueden en realidad cambiar a menos que el cambio venga de arriba, el lado real de nosotros estando en frente al espejo. Ese “arriba” se refiere a la relación entre nuestra alma espiritual y nuestro entendimiento, o sea el espíritu dentro de nosotros, que pertenece al otro lado jeh, y a Dios, que nos creó a su imagen y semejanza. Si nuestra relación con Dios cambia positivamente, entonces esa intimidad creciente a Dios afectará el lado espiritual o jeh del espejo, y se mostrará como cambios en cómo vivimos en el lado material de nuestras vidas externas como personas que vivimos en la dimensión dálet.

En esta vida es posible engañarnos nosotros mismos y pensar que estamos agradando a Dios. Después de que hayamos partido de este mundo encontraremos al Juez y será obvia la verdadera naturaleza o condición de nuestra realidad espiritual en el lado primario de nuestra existencia. Según la Biblia, el ser humano debe nacer de nuevo para vivir para siempre en el otro lado (jeh), porque allí es donde la acción tiene que tener lugar para nuestra que nuestra existencia sea celestial.

El cielo no tiene relojes o una dimensión tiempo, así que podemos hallar evidencia para fechar la tribulación sólo en este lado en la dimensión dálet. Por consiguiente nuestra búsqueda debe lógicamente buscar estructuras de tiempo similares a engranajes de reloj, sabiendo que deben encajar precisamente. Los eventos de la gran tribulación jamás pueden ser cambiados en la dimensión dálet, así como la imagen de un espejo se moverá sólo si el objeto real frente a él se mueve.

Sin un propósito celestial todas nuestras teorías en cuanto a la gran tribulación se reducen a nada más que a cuento de fantasmas para leer en la cama. Asusta un poco al irse a la cama pero uno se despierta a un día nuevo y normal en el que el cuento de anoche no significa nada. Es irrelevante a la vida real; no puede impactarnos ni cambiar nuestras vidas.

Sin embargo, si la gran tribulación viene para cumplir los propósitos eternos de Dios originándose en el otro lado, jeh, entonces le apuesto todo que la dimensión dálet con toda seguridad reflejará lo que Dios pone en movimiento. Es simplemente cuestión de tiempo, y de fechas.

Para determinar las fechas de los eventos de la gran tribulación debemos examinar la información integrada en la dimensión dálet. Sí, es un método indirecto de investigación usar la imagen del espejo de una realidad a fin de explorarla, pero es el único disponible a fin de interpretar apropiadamente la profecía bíblica. Al estudiar los espejos que se hallan en la dimensión dálet de este mundo y tiempo, inquirimos los propósitos del plan de Dios para la humanidad. Una vez que identificamos el plan global podemos proceder mejor en nuestra investigación porque tenemos una idea mucho mejor de en dónde buscar los indicios y datos.

Mi modelo del Reloj Mundial de Cuclillo con engranajes que representan las relaciones entre eventos espiritualmente significativos en la historia humana debe ser una estructura útil para determinar la fecha de la gran tribulación. El factor crucial es que los engranajes deben alinearse de modo que sus dientes engranen. Tenemos doce (12) fiestas y ayunos judíos que se superponen y que reflejan la historia humana en un lapso de siete mil años. Puesto que la gran tribulación es aterradora, lógicamente miramos los días tristes o sobrios de “ayuno” buscando claves para desentrañar nuestra búsqueda de engranajes cronológicos importantes. Al ayunar uno no come ni satisface algunos deseos o necesidades corporales. El ejercicio es negarnos alguna clase de sustento para que podamos humillarnos y buscar a Dios en lugar de satisfacer nosotros mismos nuestras necesidades. El ayuno nos recuerda el juicio o castigo y de nuestra jornada espiritual en esta vida.

Notamos que el calendario judío señala cinco (5) días de ayuno principales en todo el año. (Véase la Tabla de Doce Festivales y Ayunos Judíos). Estos días principales de ayuno siempre conmemoran eventos terribles que le sucedieron al pueblo judío en la historia. Debemos examinar cuál ayuno, tal vez incluso el peor, de los cinco vamos a escoger. Debido a que la tribulación serán siete años llenos de las peores experiencias que la humanidad jamás sufrirá, tiene sentido buscar la conexión entre el ayuno más severo y la fecha de los eventos que conforman la gran tribulación.

Anteriormente ya expliqué la regla que dice que si se tiene siete (7) períodos entonces hay que mirar el cuarto (4), y si hay doce períodos, entonces el séptimo (7) es el que se selecciona. En todo caso se está escogiendo el de la mitad de la serie según el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo.

De acuerdo a la regla del huevo ruso el ciclo o engranaje más chico debe caber dentro y alinearse con el más grande. Como el huevo ruso, cada uno de los engranajes debe tener exactamente la misma apariencia; ¡de otra manera no es un huevo ruso!

La información se organiza como los genes de una hebra de ADN y como los rieles de una vía férrea. Las hebras de ADN se desenvuelves para duplicarse sin error. La información de un lado se conecta a la del otro mediante los durmientes y así el resultado es una réplica exacta. Al entender estos procesos naturales podemos confirma la validez de la idea de que los ciclos proféticos e históricos similarmente serán compatibles y se alinearán conforme a la escala. A menudo los huevos rusos deben desempeñar la función de durmientes conectores en virtud de su sus patrones se superponen.

Finalmente no olvidemos la regla de la mano. Recuerde que el pulgar está colocado en forma singular en relación a los otros cuatro dedos, tal como se expresa por la nítida fórmula matemática de 1 + 4 = 5. El uso combinado de estas herramientas analíticas me hizo posible identificar las fechas de la gran tribulación. Si usted duda de mis herramientas de investigación, tendrá problemas para aceptar lo que muestro, pero la prueba de su utilidad yace en gran parte en los resultados de mi análisis. Hay demasiada convergencia en las conclusiones derivadas racionalmente para que su uso sea mera coincidencia.

Estoy poderosamente convencido de las fechas porque usé el mismo método analítico de modelos y analogías para concebir invenciones técnicas que funcionaron. Leonardo da Vinci, hombre mucho más listo que yo, similarmente usó sus observaciones detalladas de la ciencia natural para concebir invenciones que pagaron sus cuentas, e innovaciones ilustradas en sus cuadernos de anotaciones.

Cinco Fechas de Ayunos Hebreos

Volviendo a la regla de la mano. De los cinco festivales de “ayuno” el 17 de Tamuz es mi mejor selección para que funcione, como lo explicaré en breve. Este ayuno está lleno de misterio. Mi fórmula predice que debo hallar un huevo grande para el pulgar, y otros cuatro de lo mismo relacionados. Juntos sumarán cinco (5). Si hallamos estas combinaciones, entonces sabemos que hemos hallado algo en lo cual podemos confiar.

La Conexión del 17 de Tamuz

Entender el ayuno del 17 de Tamuz fue un descubrimiento clave en mi investigación. Es crucial para determinar las fechas de la gran tribulación. Un rápido vistazo a los principios que se presentaron en el Capítulo 3 y cómo los apliqué está en orden en este punto de nuestra consideración. Si el capítulo 3 no viene rápidamente a su memoria, tal vez usted debería refrescarla volviéndolo a leer antes de continuar.

Alef - Primer 17 de Tamuz (El Huevo Grande)
2288 a.C.

Aplicando la regla de la mano, que separa el pulgar de los otros cuatro dedos, hallamos la primera posición de Tamuz (el pulgar) enterrada en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. Las otra cuatro (4) posiciones de Tamuz se hallan en los siete años de la gran tribulación.

La primera posición del 17 de Tamuz que se registra en la Biblia se observa en la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. He identificado esto con el diluvio del tiempo de Noé, que empezó en 2288 a.C. Este evento representa el pulgar en nuestra analogía de la mano.

En la tabla de las Cinco Estacas del 17 de Tamuz explico sobre la regla de la mano de 1 + 4 = 5, así que ahora debemos hallar otros cuatro huevos rusos o ciclos alineados en los siete años de la gran tribulación. Explico el razonamiento más exhaustivamente al explicar el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Ahora veamos los otros cuatro dedos de Tamuz.

Bet - Segundo 17 de Tamuz (Un Huevo Pequeño)
30 de junio del 2018

El libro de Apocalipsis escrito por Juan nos dice que la gran tribulación tiene dos partes: la primera mitad tiene que ver con la bestia que viene de la “tierra,” y la segunda se relaciona con la bestia que sale del “mar.” De este modo podemos esperar hallar dos eventos que ocurren en posición del 17 de Tamuz en la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación y dos en la tabla de la Mini-Tribulación representando la segunda mitad de la gran tribulación, que representa la segunda mirado de la gran tribulación. La segunda mitad, o el conjunto de eventos de la “bestia que sale del mar” llegará ser el gran martillo de la ira de Dios dentro del ciclo de siete años.

Como indique previamente, el principio de la gran tribulación se determina al contar 3480 días hacia atrás desde el 17 de Tamuz de 5778 (30 de junio del 2018) para llegar al 21 de diciembre de 2008. La fecha de inicio de la gran tribulación llega a ser el primer dedo de los cuatro que estamos buscando. Aplicando este método he calculado tanto el principio como el fin de la gran tribulación.

Cinco Estacas del 17 de Tamuz

Hay mucho más que es preciso aclarar, pero es como cuando uno compra el primer auto y trata de explicárselo a la esposa. Hay muchos detalles para explicar, y hay que empezar en alguna parte. Espero que la lectura de mis dos libros le ayude a combinar todo esto

En el año 2018 de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana hay una línea que separa los primeros seis mil años de los últimos mil años. Cuando superponemos el año 2018 a la lista de fiestas judías hallamos que el cuarto 17 de Tamuz cae el 30 de junio del 2018.

Debido a que la gran tribulación todavía está en el futuro, y es invisible desde nuestro punto de vista, contar retrocediendo desde 2018 es la única opción. También la Biblia indica claramente que la gran tribulación ocurre antes de los mil años de paz en la tierra. El plan de Dios no es un enredo como dicen algunos supuestos maestros de la Biblia que oigo en la televisión. Una vez que el tren ha pasado por el túnel y ha llegado, nadie lo pondrá en tela de duda. Todo ser humano vivo sabrá la diferencia en el 2015. Es más, mucho será obvio para muchos que estudian la Biblia a principios del 2009.

Hacía el fin de este libro diremos más en cuanto a los engranajes de un reloj. Pero por ahora es suficiente decir que la duración de la gran tribulación es mil veces más corta que la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana; por consiguiente debemos reducirla de acuerdo a lo que la Biblia permite. En este caso, 7000 años llegan a ser siete días o una semana debido a que la Biblia indica que 1000 años son como un día (Salmos 90:4; 2 Pedro 3:8). Siendo que se identifica a la gran tribulación con la profecía de Daniel de la semana setenta, y puesto que esa semana se explica en otros lugares como siete tiempos o siete años, continuaremos usando los siete años de la gran tribulación a fin de hallar las otras posiciones del 17 de Tamuz.

Guímel - Tercer 17 de Tamuz (Un Huevo Más Pequeño)
21 de diciembre del 2012

Cuando se superpone la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación con la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana se revela la fecha del inicio de la gran tribulación. Estas fechas son engranajes de toda importancia dentro del Reloj Mundial de Cuclillo y sin ellas solamente tenemos una teoría sin mucha carne en el sándwich. Al contar siete períodos (la mitad de los doce periodos que abarcan todos los siete años) desde el principio de la gran tribulación, hallamos la tercera posición del 17 de Tamuz, que es el 21 de diciembre del 2012. Esta fecha también se sincroniza con los calendarios azteca y chino.

Dalet - Cuarto 17 de Tamuz (Un Mini Huevo)
21 de Marzo del 2012

Las últimas dos fechas del 17 de Tamuz de la mini-tribulación tienen lugar en el sexto período (23 de noviembre del 2011 al 22 de junio del 2012) y el 12º período de la gran tribulación (22 de mayo del 2015 al 21 de diciembre del 2015). Cuando examinamos el año 2012 notamos que hay dos posiciones de Tamuz. Debido a que dálet tiene dos posiciones de puerta, un Tamuz abre una puerta en la gran tribulación, y la otra cierra la puerta en la mini-tribulación. La posición de Tamuz en el 6º período cae el 21 de marzo del 2012, que es un equinoccio, mientras que la otra posición se halla en el primer día del 7º período, que es el 21 de diciembre del 2012, que es un solsticio.

Estas dos fechas revelan que en realidad hoy tres tribulaciones. Una en la dimensión celestial basada en cinco, una en el espacio aéreo de Satanás y sus ángeles perversos, el cielo atmosférico o segundo cielo que rodea a la tierra, y una tercera que tendrá lugar en la tierra entre las naciones de seres humanos y la creación material de la dimensión basada en siete.

De la misma manera, en la tierra la gran tribulación que durará siete años tiene dentro un huevo más pequeño, una mini-tribulación, que dura tres años y medio. La Biblia nos habla de otros dos ciclos de tres años y medio, descri­biéndolo como “bestias,” una que sale de la tierra y otra que sale del mar.

Debería ser evidente que todos estos eventos tienen duplicaciones alineadas que se superponen unas sobre otras en un sistema parecido a engranajes. Es casi imposible dejar de notar los puntos que presentan. Estos episodios dobles se hallan incluso en la última parte de la gran tribulación, en el mismo fin del 12º período. Aquí hallamos otra vez una fecha de 17 de Tamuz. Me asombró que incluso esta última posición de Tamuz engrana perfectamente, como los engranajes de un reloj bien construido. De nuevo hallo esto como prueba integral de que Dios diseñó su plan para la humanidad desde el principio, y ese plan siempre incluyó la gran tribulación.

Las doce profecías de Daniel y Juan describen las dificultades de la mini-tribulación. Se conectan entre sí para ayudar a fechar algunos eventos importantes que conforman la gran tribulación. Tal como hice con la gran tribulación conté retrocediendo desde el 17 de Tamuz de 5775, que equivale a nuestro 4 de julio del 2015, para llegar al 4 de diciembre del 2011, que es cronológicamente el punto medio de la gran tribulación

Esta fecha (4 de diciembre del 2011) marca el principio de la mini-tribulacióny cae dentro del sexto período de la gran tribulación. La profecía de Daniel de 1290 días empieza en esta fecha y cuenta desde este día hacia adelante. Las ocho profecías de 1260 días de Daniel y Apocalipsis se empiezan a contar un mes más tarde, a partir del 4 de enero del 2012, y terminan el mismo día, 4 de julios del 2015. La mini-tribulaciónentera ocurre dentro del lapso de tiempo de la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación. Empieza en el sexto período y termina el 17 de septiembre del 2015 porque seis (6) es el número de juicio intenso. Por eso es que lo llamo el gran martillo de la ira de Dios.

Jeh - Quinto 17 de Tamuz (Un Micro Huevo)
4 de julio del 2015

El último 17 de Tamuz se ubica en el 12º período (22 de mayo del 2015 al 21 de diciembre del 2015) de la gran tribulación de siete años. Pone a todos los cinco (5) festivales de ayuno en alineamiento con los eventos más importantes de la gran tribulación, cumpliendo mi regla de la mano de 1 + 4 = 5, pero esta vez contamos hacia adelante al fin de la mini-tribulación el 17 de septiembre del 2015, que es el 4 de Tishri de 5776; el día después del Ayuno de Gedalías. Es como el crescendo de una ópera, en donde la música se toca más fuerte. La Tabla del 12º Período, la Micro- tribulación, muestra los eventos importantes que tendrán lugar durante los últimos eventos catastróficos de la gran tribulación.

 

Life on Scales. Simple mathematical relationships underpin much biology and ecology; por Erika Klareich. Science News, 12 de febrero del 2005, www.sciencenews.org (describiendo un reloj biológico elefante y ratón).

The Wall Chart of the World, Barnes and Noble Books, Studio Editions Ltd. (London, England: Princess House, 1995).

Max Toth, Pyramid Prophecies (Rochester, VT: Destiny Books, Inner Traditions Intl. Ltd., 1988).

Jewish Calendar, Jewish Virtual Library (www.us-israel.org/jsource/Judaism/calendar.html).

 

Para opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, chasque aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en:
El Misterio del 17 de Tamuz
Una INTRODUCCIÓN Esencial:
La REVELACIÓN de Jesucristo escrita por el Apóstol Juan y re-ordenada por
el SISTEMA NUMÉRICO DEL ALFABETO HEBREO
Prefacio - ¿Por Qué Dos Libros Separados?


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.