El Misterio del 17 de Tamuz

Claves Hebreas Antiguas para Fechar la Gran Tribulación

Capítulo 4

El Gran Día del Señor
Parte 1: el 6º Sello

(22 de mayo del 2015 al 21 de diciembre del 2015)


¿Cómo difieren en significado las trompetas y las copas del libro de Apocalipsis?
¿Por qué Dios está tan enojado que empieza la gran tribulación incendiando una tercera parte de la vida vegetal del mundo?
¿Está la tierra en curso para un choque con una lluvia de asteroides?
¡Trece días del más intenso terremoto que jamás ha habido!

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

El Sexto Sello: La Ruta al Armagedón

La Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación designa los últimos siete meses como el 12º Período, que abarca desde el 22 de mayo al 21 de diciembre del 2015, siendo esta última fecha donde termina la Gran Tribulación.

La fecha del 22 de mayo del 2015 coincide estrechamente con el segundo festival judío principal, la Fiesta de las Semanas (Shavuot) o Pentecostés. Contamos 64 días y llegamos al 25 de julio del 2015, que es el 9 de Av. Esta fecha conmemora la destrucción de los dos templos judíos previos. Cuando vemos el número 64debemos de inmediato reconocerlo como un engranaje en el Reloj Mundial de Cuclillo. Esta relación numérica nos da la confianza de que hemos escogido las fechas correctas, y confirma el fechado de la gran tribulación (Capítulos posteriores explicarán más esto).

Cuarenta Días más Tarde

Cuando añadimos 40 días al 25 de julio llegamos al 3 de septiembre del 2015, que es el fin del Segundo Ay. Predigo que el más grande terremoto jamás visto en la historia de la humanidad tendrá lugar este día. Verifiqué la tabulación de esta fecha con las fechas normales de temporada para el principio y fin de la migración de aves migratorias, que la Biblia menciona en la profecía. Más adelante en este capítulo explicaré en detalle cómo hice esto.

El cómputo del 4 de septiembre del 2015 también se superpone con el sistema numérico hebreo. El número 40 (mem) se interpreta como “prueba, dolor y en la dimensión tiempo de esta edad” (dálet). Durante estos 40 días el mundo verá la masacre de miles de judíos en una orgía final de “limpieza étnica” que superará el fanatismo demente de los nazis, pero este último intento de destruir a todos los judíos también fracasará al fin debido a la intervención de Dios.

En este capítulo describiré las siete trompetas y siete copas de la ira de Dios que llegan a su clímax en un gigantesco terremoto. Este terremoto será de la misma magnitud como cuando se abrieron “las profundidades del abismo” para inundar el planeta en el tiempo de Noé. La superposición de la tabla indica que el sistema mundial entero llegará a su fin el 17 de septiembre del 2015, que termina en la Mini-tribulación. Satanás quedará despojado de su influencia y dominio sobre la sociedad humana, y será atado impotente en la oscuridad del abismo infernal. También terminará toda actividad en la dimensión terrenal de todos los demás ángeles caídos, que perderán su influencia sobre la humanidad y serán arrojados separadamente al lago de fuego para terminar dolorosa y permanentemente su existencia final en la ruina del olvido solitario.

Aunque la Gran Tribulación termina oficialmente el 21 de diciembre del 2015, la Biblia revela que el tiempo de sufrimientos será acortado a fin de evitar que mueran otras personas. Por eso los horrores directamente infligidos de la Mini-tribulación cesan el 17 de septiembre, y no el 21 de diciembre del 2015.

12Periodo de la Gran Tribulacion

Seis años antes de ese día la Unión Europea y las Naciones Unidas hicieron un acuerdo de siete años con representantes de Israel y las naciones árabes vecinas para concluir una “paz permanente” en esa región. La superioridad militar de la OTAN no le dejó a la mayoría de las naciones islámicas otra alternativa que firmar el acuerdo de paz, aunque en realidad no estuvieron de acuerdo con conceder permiso para construir el templo junto a su lugar sagrado, el Domo de la Roca. Se vieron obligados a aceptarlo como parte del programa de paz del Anticristo. Anteriormente, en el 2009 (desde la perspectiva del 2015) los árabes palestinos se vieron obligados a aceptar el nuevo templo contra su voluntad.

Este acuerdo será roto en el 2012. Por un tiempo parecerá que “Alá” y el momento de la guerra están del lado del islam. Probablemente bajo el liderazgo de un mejdí o Mesías islámico, muchas naciones árabes se unirán para invadir a Israel y reclamar el jaram (monte del templo) de Jerusalén como propio. El Anticristo intercederá para honrar los compromisos de Europa con el tratado de paz del Medio Oriente. Muchas naciones serán conquistadas, pero no todas (Daniel 11:40-43).

Tres años más tarde, en el 2015, los musulmanes serán una parte vital de un gigantesco ejército reunido en Armagedón para luchar contra Jerusalén. Por lo menos su vanguardia doblegará a la defensa judía en el perímetro alrededor de Jerusalén. Con odio hirviente estas fuerzas árabes intentarán limpiar el jaram con su mezquita Al Aksa y el Domo de la Roca, tanto como Jerusalén, de todos los infieles y judíos de una vez por todas. La angustia de Jacob está en su plenitud. Cuarenta días más tarde llegamos a otra coyuntura cuando la batalla ruge por la exterminación de todos los judíos dondequiera que se hallen en el mundo.

El Último Ejército de 200.000.000

Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano. Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones.

Delante de él consumirá fuego, tras de él abrasará llama; como el huerto del Edén será la tierra delante de él, y detrás de él como desierto asolado; ni tampoco habrá quien de él escape. Su aspecto, como aspecto de caballos, y como gente de a caballo correrán. Como estruendo de carros saltarán sobre las cumbres de los montes; como sonido de llama de fuego que consume hojarascas, como pueblo fuerte dispuesto para la batalla (Joel 2:1-5).

Las naciones islámicas, enfurecidas por la destrucción de sus sitios sagrados, se unirán con los ejércitos ruso, chino y de otros países de Asia para marchar contra Jerusalén para el ataque final contra la confederación europea que ocupará Israel en ese tiempo. El mundo entero enviará ejércitos para un gigantesco enfrentamiento. El control de las reservas de petróleo, el odio que ha hervido por siglos contra los judíos, y la amenaza de la misma existencia del islam los empujará ciegamente a exterminar a los infieles:

El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente. Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón (Apocalipsis 16:12-16).

Como parte de la dimensión dálet del segundo ay todos los ejércitos del mundo se reunirán al norte de Israel, en Armagedón, para destruir el sistema capitalista occidental basado en la avaricia excesiva que ha controlado al mundo por siglos. Los cuatro ángeles de la muerte de la dimensión jeh son parte de este ay, según se describe en el capítulo 5. Poderosas fuerzas de animosidad y profundamente acendrado odio impulsarán a pueblos de todo el mundo a este lugar. A la formación de tanques blindados más grande jamás reunida en la tierra le seguirán doscientos millones de soldados de infantería y pertrechos militares de apoyo.

Será un espectáculo impresionante, inimaginable, que Joel describe como plaga de langostas. Habrá tantos soldados que podrán marchar directamente hacia adelante, hombro a hombro, sin necesidad de desviarse ni a la derecha ni a la izquierda a fin de hallar hasta el último judío para matar. Incluso entran por las ventanas para que nadie escape, y trepan por las paredes para impedir todo escape. Nada escapará de su senda de destrucción:

Porque pueblo fuerte e innumerable subió a mi tierra; sus dientes son dientes de león, y sus muelas, muelas de león. Asoló mi vid, y descortezó mi higuera; del todo la desnudó y derribó; sus ramas quedaron blancas (Joel 1:6-7).

¡Ay del día! porque cercano está el día de Jehová, y vendrá como destrucción por el Todopoderoso.¿No fue arrebatado el alimento de delante de nuestros ojos, la alegría y el placer de la casa de nuestro Dios? (Joel 1:15-16).

A ti, oh Jehová, clamaré; porque fuego consumió los pastos del desierto, y llama abrasó todos los árboles del campo. Las bestias del campo bramarán también a ti, porque se secaron los arroyos de las aguas, y fuego consumió las praderas del desierto (Joel 1:19-20).

Delante de él temerán los pueblos; se pondrán pálidos todos los semblantes. Como valientes correrán, como hombres de guerra subirán el muro; cada cual marchará por su camino, y no torcerá su rumbo. Ninguno estrechará a su compañero, cada uno irá por su carrera; y aun cayendo sobre la espada no se herirán. Irán por la ciudad, correrán por el muro, subirán por las casas, entrarán por las ventanas a manera de ladrones.

Delante de él temblará la tierra, se estremecerán los cielos; el sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor (Joel 2:6-10).

La Biblia es un terrible espejo que refleja muchos detalles. Estas palabras descriptivas escritas hace miles de años hoy se materializan en nuestras armas modernas y máquinas de guerra:

Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón (Apocalipsis 16:16).

Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número. Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre. Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca. Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban.

Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos (Apocalipsis 9:16-21).

No me cabe la menor duda de que estos versículos describen tanques de alta tecnología que disparan cohetes y otras máquinas poderosas para matar, todavía no reveladas al público.

Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella. Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo. Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan (Lucas 21:20-24).

Este gigantesco ejército avanza contra Jerusalén dejando desolación a su paso, como un desierto desprovisto de toda vida, y con un solo propósito: eliminar a Israel por completo y poner fin a todos los descendientes de Jacob. Pero la respuesta de Dios es:

Y haré alejar de vosotros al del norte, y lo echaré en tierra seca y desierta; su faz será hacia el mar oriental, y su fin al mar occidental; y exhalará su hedor, y subirá su pudrición, porque hizo grandes cosas (Joel 2:20).

Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado (Joel 2:27).

Porque he aquí que en aquellos días, y en aquel tiempo en que haré volver la cautividad de Judá y de Jerusalén, reuniré a todas las naciones, y las haré descender al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo, y de Israel mi heredad, a quien ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron mi tierra; y echaron suertes sobre mi pueblo, y dieron los niños por una ramera, y vendieron las niñas por vino para beber (Joel 3:1-3).

Proclamad esto entre las naciones, proclamad guerra, despertad a los valientes, acérquense, vengan todos los hombres de guerra. Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy. Juntaos y venid, naciones todas de alrededor, y congregaos; haz venir allí, oh Jehová, a tus fuertes. Despiértense las naciones, y suban al valle de Josafat; porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor. Echad la hoz, porque la mies está ya madura. Venid, descended, porque el lagar está lleno, rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos. Muchos pueblos en el valle de la decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la decisión. El sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor.

Y Jehová rugirá desde Sion, y dará su voz desde Jerusalén, y temblarán los cielos y la tierra; pero Jehová será la esperanza de su pueblo, y la fortaleza de los hijos de Israel.

Y conoceréis que yo soy Jehová vuestro Dios, que habito en Sion, mi santo monte; y Jerusalén será santa, y extraños no pasarán más por ella.

Sucederá en aquel tiempo, que los montes destilarán mosto, y los collados fluirán leche, y por todos los arroyos de Judá correrán aguas; y saldrá una fuente de la casa de Jehová, y regará el valle de Sitim.

Egipto será destruido, y Edom será vuelto en desierto asolado, por la injuria hecha a los hijos de Judá; porque derramaron en su tierra sangre inocente. Pero Judá será habitada para siempre, y Jerusalén por generación y generación. Y limpiaré la sangre de los que no había limpiado; y Jehová morará en Sion (Joel 3:9:21).

El Derramamiento de la Ira de Dios

En el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo el número doce (12) corresponde a “gobierno perfecto.” El 12º Período de la gran tribulación es el tiempo cuando se derramará la ira de Dios. Empezará con una demostración cósmica de fuegos pirotécnicos, y termina con una gran explosión de inmensas proporciones que abarca al globo entero (Apocalipsis 8:8).

Mientras en el cielo se hacen más preparativos para el anuncio de un suceso principal más, en la tierra estallará una guerra global de magnitud incomprenhensible. Rusia y China, aliadas con muchas naciones islámicas, se reunirán contra la Unión Europea y sus aliados, Estados Unidos de América y Canadá, para luchar con Occidente por la dominación del mundo. Junto con la derrota militar de Europa, las naciones islámicas querrán perseguir un sueño antiguo de establecer y esparcir sus visiones de teocracia religiosa por todas partes.

La palabra de Dios tiene esto para decir respecto al conflicto final del hombre contra el hombre:

Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin, y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán (Daniel 7:26-27).

Satanás y sus seguidores sabrán que su tiempo ha llegado a su fin:

Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda. Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada.

Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda. Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras. Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios (Apocalipsis 14:14-19).

Este período se superpone con el mes judío de Tishri. El primero de los festivales de Tishri es Rosh Jashaná, día de tocar las trompetas. Le sigue el ayuno de la expiación o Yom Kippur, y termina con el gran festival de la cosecha, de las cabañas, o Sucot, que se celebra por siete días e incluye la cosecha de aceitunas y uvas entre otras cosechas de otoño. Joshaná Rabá es el último, con ocho días de reunión que siguen al séptimo día de Sucot.

Rosh Jashaná (1 Tishri) rememora la creación y empieza un período tradicional de diez días de examen del alma y de volverse a Dios y alejarse del pecado. Estos “Diez días de asombro” terminan en el Día de la Expiación o Yom Kippur. Rosh Jashaná era el primer día del año civil; es el día cuando el conteo del número de años sube. Históricamente, los reyes de Israel y Judá empezaban a contar su primer año entero de su reinado a partir del primer Rosh Jashaná después de su coronación.

Tishri 5776

El rasgo más prominente del 1º de Tishri es el toque múltiple del sofar que suena misterioso, o toque del cuerno de carnero. En el Israel antiguo se tocaba trompetas por varias razones: un llamado a la oración o a reunión, advertencia de ataque del enemigo, marca de un tiempo santo, y la venida de un rey. En el Día de la Expiación (Yom Kippur) terminaba los diez días de juicio y se hacía un sacrificio doble especial (Levítico 16).

La fiesta de las Cabañas (Sucot) era un festival gozoso que celebraba el principal tiempo de cosecha de Israel. Tradicionalmente la observancia de este festival conmemoraba la salida de Israel del cautiverio en Egipto. Muchos judíos mesiánicos creen ver en esta celebración de chozas humildes y temporales un recordatorio del tiempo cuando Jesús, el Hijo de Dios, moró entre nosotros en carne. También mira hacia adelante al tiempo para ayudarnos a entender eventos clave que marcarán el fin de la gran tribulación. Dios ordenará a las fuerzas angélicas que empuñen la hoz y recojan la siega tanto de malos como de justos (Isaías 24:1-23; Mateo 24:31). Finalmente, la Fiesta de los Tabernáculos predice en sombra la cosecha milenial de almas bajo el gobierno del Mesías (Zacarías 14:16-21).

A Sucot le sigue Joshaná Rabá, que es la espera de las lluvias de otoño con oración y regocijo. Estas lluvias de invierno rellenan la provisión de agua en Israel, después del largo verano ardiente. Las lluvias continuas llenan los lechos secos de los ríos, que empiezan a correr con agua que da vida. En este último día de la fiesta Jesús se puso de pie en el templo y llamó a todos los que tienen sed de aguas de vida eterna que vengan a él para la salvación:

Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva (Juan 7:37-38)

El Anuncio del 6ª Sello:
Las Siete Copas y las Siete Trompetas de la Ira de Dios

Oí una fuerte voz, que salía del santuario y que decía a los siete ángeles: “Vayan y vacíen sobre la tierra esas siete copas de la ira de Dios" (Apocalipsis 16:1, VP).

Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas (Apocalipsis 8:2).

Las copas y las trompetas que se mencionan aquí representan los sucesos de la gran tribulación. La humanidad se verá confrontada con la autoridad de Dios y juzgada por su expresa rebelión. Muchos seguirán sin arrepentirse hasta el mismo fin; no dejarán su maldad ni siquiera frente a la clara intervención de Dios y su justicia castigadora. Así que Dios retirará su protección divina, que ha escudado a la tierra de tantos encuentros peligrosos, tales como asteroides del espacio sideral.

Al llegar a los últimos eventos clímax en la tierra notaremos que varios capítulos del libro de Apocalipsis describen los mismos eventos, pero desde diferentes ángulos. Por ejemplo, se lee de siete trompetas que describen eventos y siete copas que parecen describir los mismos eventos o sucesos relacionados. En otros casos los sucesos se desenvuelven en una dirección que parece inversa comparada con eventos similares en otros capítulos.

Al principio quede muy confundido y le pedí al Señor: “Por favor, dime lo que está sucediendo aquí.” No soy ningún erudito, y hay muchos libros que se han escrito sobre el libro de Apocalipsis. Mucho de lo leí parece que diferentes autores lo interpretan en forma diferente. Mi intención no es escribir sobre todo aspecto de este fascinante libro sino concentrarme en poner en su contexto cronológico algunos eventos clave, a fin de guiar al lector a estudiar más.

Amo al Señor que me dio la respuesta pasadas unas pocas horas.

Primero, debe haber sido una tarea realmente aturdidora para Juan estar en “el otro lado,” en la dimensión jeh cuando se le dijo “escribe lo que ves.” Imaginémonos que estamos con Juan en un cine de pantalla circular. Juan, como observador, la miraba desde diferentes perspectivas casi todo al mismo tiempo, si tal cosa fuera posible. Tal vez primero oyó algo que sucedía detrás de sí, así que se volvió para ver de donde salía el sonido. Luego, su atención se dirigió a un lado del escenario, luego a otro lado, hasta que al fin llegó al frente. Así que, desde diferentes puntos de observación, vio cosas en perspectivas contrastadas.

Además de tener que esforzarse por seguir la pista de lo que estaba sucediendo a su alrededor, Juan puede haber notado que las escenas se sucedían en diferente orden desde dos dimensiones, jeh y dálet. Esto se presentaba ante sus ojos simultáneamente, bien sea a la derecha, o a la izquierda, o fusionándose todo por detrás. Mediante esta perspectiva circular Juan podía percibir la diferencia en tiempo real y observar lo que sucedería en la dimensión celestial al mirar rápidamente al otro lado y notar el efecto en la tierra.

Desde nuestra perspectiva, al no estar en un teatro circular, parece que las páginas están mezcladas. Incluso con la tecnología moderna pienso que no habríamos logrado hacer un mejor trabajo que Juan para informar acciones múltiples que tienen lugar simultáneamente desde dos dimensiones, y a nuestro alrededor. Por eso el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo es tan importante. Es la única herramienta que conozco que se pueda usar para volver a ensamblar en secuencia lo que Juan estaba tratando de informar. Desdichadamente, esto que parece ser páginas entreveradas de Apocalipsis ha causado serios desacuerdos entre los teólogos, porque no sabían cómo aplicar esta oscura matriz hebrea de información para poner algún orden en el libro más controversial de la Biblia.

De hecho, al principio creí que la secuencia del escrito de Juan podría haber sido entreverada en algún punto, puesto que los antiguos rollos no tenían numeración en sus páginas. Se me ha dicho que en la mayoría de documentos antiguos no era fácil reconocer la puntuación y divisiones en el texto. El texto está escrito en forma continua, y sólo en las traducciones modernas los eruditos lo dividen en párrafos, y capítulos, para facilitar su comprensión.

Esta característica de los documentos antiguos puede ser la explicación de por qué en diferentes capítulos se describen los mismos eventos. Otro aspecto de confusión son los actores. Parece haber varios ángeles que anuncian: unos aparecen con trompetas para tocar mientras que otros vacían las copas.

El que toca las trompetas proyecta lo que está a punto de suceder en una dimensión visual en tres dimensiones, como gráficos en un computador. Es una forma de hablar pero en un nivel más alto. La televisión se aproxima algo a esto. El otro ángel derrama sobre la tierra diferentes copas de modo que los juicios o eventos declarados previamente por el ángel que toca las trompetas se hacen realidad en la tierra. Cuando se derraman las copas, las palabras de Dios se vuelven eventos reales que tienen lugar en la dimensión natural (dálet) de nuestra experiencia en la tierra. De este modo parece haber múltiples perspectivas del mismo conjunto de eventos. Por supuesto, el lenguaje simbólicamente colorido que se usa también tiene que ponerse en el contexto apropiado histórico y cultural.

Una tercera variación que noté es que a veces el anuncio se hace en el orden de importancia, en lugar de en el orden de desenvolvimiento cronológico, lo que quiere decir que los eventos en sí en la tierra pueden incluso haber tenido lugar en orden inverso al que consta en el texto escrito. Tal vez esto se debe a que los eventos anunciados en un escenario celestial deben en efecto tener lugar en el escenario del tiempo material, o sea, la dimensión dálet, que es nada más que una imagen de espejo del cielo. Como ejemplo, cuando se hace el anuncio de Jesús viniendo en esplendor, él es el suceso principal y los demás eventos se vuelven secundarios como un gran terremoto, que resulta en muchos cadáveres que luego devoran las aves de rapiña (Apocalipsis 19:11, 17-19).

Finalmente, noté otra conexión en paralelo entre las trompetas y las copas. Las trompetas anuncian la “causa” del ay que viene, y la copa correspondiente describe los “efectos” del ay al impactar el medio ambiente de la tierra.

Con estos puntos en mente espero que ahora podremos seguir lo que yo considero la correcta secuencia cronológica al fechar los eventos de la gran tribulación.

La Primera Trompeta, la Primera Copa

En el 4º mes del 12º período, la 1ª trompeta anuncia cuándo se derrama la 1ª copa. El toque de la primera trompeta enviará granizo ardiente y meteoritos que caen por nuestra atmósfera. Encenderán incendios forestales por todo el mundo. Se destruirá una tercera parte de todos los arbustos y árboles, y la mayoría de pastos de la tierra. El granizo, con un peso de hasta cincuenta kilos, caerá mezclado con una sustancia viscosa que parecerá sangre, y que bombardeará la tierra desde el espacio.

La contaminación resultante, como radiación, causará llagas dolorosas y horribles (la primera copa). Los residuos de este derramamiento afectará por igual la vida vegetal y animal.

Periodos 11 & 12 de la Gran Tribulacion

Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas.

El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde (Apocalipsis 8:6-7).

Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen (Apocalipsis 16:2).

Las siete trompetas que anuncian las siete copas de la gran tribulación serán la respuesta de Dios a los perversos esquemas de los seres humanos contra la creación divina en la tierra. La primera copa derramará miles de fragmentos de asteroides que bombardearán la tierra, destruyendo una tercera parte de toda la vida vegetal.

Alineando estos sucesos con el juicio mediante el diluvio en días de Noé puedo derivar un paralelo. ¿Por qué está Dios tan enojado que empieza la gran tribulación incinerando una tercera parte de la vida vegetal del mundo? Porque esto es necesario para purificar un planeta contaminado.

Desde la introducción de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) la única corrección o remedio posible es su incineración. Dios incinerará los organismos genéticamente modificados y sus mutaciones. Los OGM ponen el peligro la ecología biológica del medio ambiente al punto de que la mayoría de formas de vida de insectos, plantas y animales se ven empujados a la extinción. Para poner la profecía en perspectiva puedo ver a Norteamérica sumergida en una tempestad de fuego de 1600 kilómetros de largo de proporciones increíbles, como el medio para purificar este caldo continental de cultivo de contaminación genética vegetal, animal y del suelo. Permítame darle un ejemplo de por qué mi predicción es la única esperanza de la humanidad.

The Round Valley News publicó una crónica de un agricultor canadiense típico del medio oeste canadiense y estadounidense. Su hacienda de tercera generación quedó totalmente contaminada con genes de un OGM (organismo genéticamente modificado) debido a la polinización cruzada que vino de sembríos vecinos. Esta polución de genes lo llevó a la quiebra. La transferencia de estos súper genes por el polen llevado por el viento o animales es inevitable. Pronto no será posible hallar en Norteamérica plantas de canola libres de OGM. Si desea saber más sobre este tema, lea What is Genetically Modified Food (Qué Son los Alimentos Genéticamente Modificados) por Martha Herbert, MD.

Los agricultores han recibido golpes por ambos lados. Primero, sigue siendo difícil vender en Europa las cosechas de OGM, lo que ha reducido el número de compradores potenciales, incluso para los que han optado voluntariamente por empezar a hacerlo. En segundo lugar, la industria y comercio agrícola ha seducido a los agricultores con propaganda de ventas de que al usar semillas OGM les ahorrará dinero y mano de obra porque usarían menos pesticidas y herbicidas, así que optaron por cultivarlas. En breve, se les prometió mayor rendimiento a menos costo. Sin embargo, los informes arrojan una declinación del 10 al 50 por ciento de rendimiento de canola apenas después de tres años de estar usando semillas OGM. ¿Cómo sucedió esto?

Las modificaciones genéticas produjeron una súper hebra de plantas con resistencia genéticamente integrada a los pesticidas y herbicidas. La idea era que se podría usar estas sustancias químicas para eliminar las malas hierbas y los insectos sin hacer daño a las plantas. Conforme se aplicaban concentraciones más altas de estos peligrosos químicos, la naturaleza respondió produciendo un conjunto muy prolífico de súper malas hierbas que ningún herbicida puede matar. En consecuencia, estas malas hierbas se están esparciendo muy rápidamente en áreas cada vez más amplias.

Mientras tanto un pequeño número de conglomerados gigantescos han comprado la mayoría de compañías de semillas del mundo, eliminando así las alternativas competitivas y dándoles el control del mercado de semilla. Los agricultores ahora se ven forzados a confrontar la realidad de que estos cambios genéticos son irreversibles, su negocio está declinando, y no tienen otra opción que continuar trabajando con los productores de semillas OGM, y esperar por la próxima generación de manipulación genética.

Además de verse sobrecargados por población creciente de ciudadanos pobres, muchos agricultores del tercer mundo están yendo a la quiebra. Obligados a adoptar métodos agrícolas occidentales a fin de competir globalmente, naciones del tercer mundo de África y Asia, tales como Nigeria, India o Bangladesh, también están siendo severamente afectadas. En dondequiera que los pocos grandes agricultores siembran semilla OGM, ella se esparce a los sembríos de los muchos pequeños agricultores que forman la espina dorsal de la agricultura del tercer mundo. La transferencia de polen que lleva estos súper genes por el viento y los animales es inevitable.

Para empeorar las cosas algunas compañías emplean “policía de genes” agresiva para defender las patentes de la empresa, entablando vigorosamente pleitos judiciales contra los agricultores si se llega a encontrar aunque sea una sola planta genéticamente modificada en sus terrenos. Los agricultores pobres, que no pueden pagar los honorarios de los abogados, se ven de este modo obligados por circunstancias fuera de su control a pagar tasas de licencias, lo que lleva a mucho de ellos a la bancarrota.

La Segunda Trompeta, la Segunda Copa

La primera lluvia de meteoritos hará que asteroides gigantescos caigan en el océano, destruyendo muchos barcos. Una tercera parte de la vida marina perecerá:

El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre. Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida (Apocalipsis 8:8-9).

El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar (Apocalipsis 16:3).

La Biblia compara este evento con el catastrófico agrietamiento de la tierra en tiempo de Noé.

E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas (Mateo 24:29).

Muchos científicos consideran estrafalarias estas predicciones bíblicas. Los sabios antes del diluvio indudablemente pensaban igual . . . antes de perecer:

Sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos (2 Pedro 3:3-7).

El semanario Science News publicó un artículo titulado "It's Raining Stardust: Spacecraft Measures Record Amount of Stellar Debris" (“Llueve Polvo de Estrellas: Nave Espacial Mide Cantidad Récord de Residuos Estelares”). El autor, Ron Cowen, dice que “el polvo de estrellas está llegando sin que se lo note a nuestro sistema solar tres veces más de lo que era hace apenas seis años. Es más, el influjo de polvo podría triplicarse de nuevo para fines del 2010.” Este polvo resultará parece ser presagio de la futura tempestad de asteroides y cometas que profetiza el libro de Apocalipsis.

En ese artículo se cita al investigador de polvo de estrellas Donald E. Brownlee, de la Universidad de Washington en Seattle, que dijo: “La gente a menudo piensa que este polvo es algo trivial, pero es una característica principal del sistema solar y en toda la galaxia.” Brownlee añade: “No sólo que el polvo absorbe la luz de las estrellas, irradiándole luego como calor, sino que también lleva consigo elementos tales como hierro, carbón y silicón al sistema solar.”

Los científicos han catalogado en nuestro sistema solar como 15.000 asteroides que miden hasta cincuenta kilómetros de diámetro. Según cálculos técnicos si alguno de estos asteroides chocara contra la tierra, el impacto produciría marejadas y terremotos de suficiente magnitud como para destruir miles de ciudades.

La revista Popular Science de septiembre del 2003 tenía un artículo titulado "Incoming!" (¡Ya Viene!). El autor dice: “Las películas de asteroides asesinos casi han quedado en el olvido, pero la amenaza es real e incalculable.”

Se le conoce como 1950DA, tiene el tamaño de una montaña pequeña, y se dirige a la tierra. Según un lóbrego escenario, 1950DA dará en el blanco, más probablemente en el agua, puesto que hay más agua que tierra seca en nuestro planeta, y se hundirá al lecho del océano en una fracción de segundo. Cuando el asteroide choque contra el fondo del océano, explotará, abriendo un cráter de unos veinte kilómetros de diámetro. Una columna de agua y escombros saldrá disparada varios kilómetros hacia arriba, a la altura en que vuela un avión que vuela bajo. Entonces murallas de agua de altura de un rascacielos se abalanzarán hacia la playa, a la larga estrellándose contra la orilla e inundando la costa. El resto ya lo saben, si vieron la conmovedora película de asteroides Deep Impact (Impacto Profundo).

Cosas peores tal vez ya hayan sucedido: Una teoría sostiene que un asteroide de 11 kilómetros de ancho incineró a los dinosaurios en vida hace 65 millones de años. (Mi propia teoría es que eso sucedió en tiempo del diluvio, en días de Noé, en el 2288 a.C. Véase el capítulo 4 de ¿Se Acerca la Gran Tribulación?). El enorme impacto lanzó escombros de vuelta al espacio, algunos de ellos hasta la mitad de la distancia a la luna.

Cuando los residuos del asteroide volvieron a entrar en la atmósfera el calor que generaron incineró instantáneamente la vida vegetal y animal. 1950DA es minúsculo en comparación, aunque un asteroide incluso más pequeño podría eliminar por completo una ciudad entera con un impacto directo. Y no se equivoque, hay abundancia de rocas allá en el espacio; en junio del 2002 una de ellas erró la tierra apenas por 100.000 kilómetros; y ni siquiera se la descubrió sino cuando pasó fugazmente junto a nosotros. 

Según este artículo “De los más de 600 OCTs [Objetos Cercanos a la Tierra] que hemos rastreado hasta aquí, sólo el 1950DA representa una amenaza en sí.” Además, se calcula que 1950DA tiene una probabilidad de 300 a 1 de en realidad chocar contra el planeta y hacer el daño que indica el escenario dado arriba. “Pero a estas alturas de la investigación, se calcula que hay como 400 potenciales asesinos globales por descubrirse, para no mencionar el más de un millón de asteroides más pequeños y más difíciles de descubrir, capaz de destrucción regional.”

La Tercera Trompeta, la Tercera Copa

Inmediatamente después del destructivo impacto de una lluvia ampliamente extendida de asteroides, un asteroide gigantesco, del tamaño de una montaña, se estrellará contra la tierra, seguido de muchos asteroides más pequeños, como expliqué más arriba. Note la secuencia de eventos descritos como la 2ª copa y que le siguen la 3ª y la 4ª. Los escombros de todos estos asteroides cubrirán lagos, reservorios y ríos. Contaminarán una tercera parte del agua potable, haciéndola insalubre.

El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas (Apocalipsis 8:10-11).

El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre. Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas. Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos (Apocalipsis 16:4-7).

La Cuarta Trompeta, la Cuarta Copa

Habrá en la atmósfera de la tierra tanto polvo cósmico y residuos de impacto que harán que la luz del sol y de la luna se reduzca una tercera parte. Al mismo tiempo enormes explosiones tendrán lugar en la superficie del sol, en el evento cósmico más espectacular y aterrador de la historia. Todas las señales de comunicaciones quedarán interrumpidas. Los satélites se desviarán de sus órbitas, y caerán a la tierra o seguirán una órbita más distante. Las temperaturas subirán a más de cuarenta grados centígrados (más de cien grados Fahrenheit), y no habrá agua potable disponible debido a la contaminación que se esparce.

El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche (Apocalipsis 8:12).

El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria (Apocalipsis 16:8-9).

La Quinta Trompeta, la Quinta Copa

El quinto ángel apareció previamente en el Capítulo 3, cuando abrió con una llave el abismo para que salga el ejército de demonios y posea a los seres humanos. En esta proyección en pantalla circular de estos eventos proféticos, parece que este ángel es el único que aparece dos veces, como un lapso de 150 días entre una y otra aparición. Esta secuencia sigue a la conclusión del toque de la 4ª trompeta y pone punto final a las posesiones demónicas. Se fusiona con el toque de la 6ª trompeta, que abre el 6º sello, que son el golpe final que pone fin a esta serie de eventos con un gigantesco terremoto y los siete truenos de la gran tribulación.

Predicción del Terremoto

Volvamos a los ejércitos del mundo reunidos para una batalla gigantesca al norte de Jerusalén. Nunca antes en toda la historia se había reunido una multitud tan gigantesca. De repente, en medio de la pelea internas entre soldados, motines entre sus generales, así como actos de sabotaje y matanza por el control de estos enormes ejércitos, un gigantesco asteroide del tamaño de una montaña caerá a la tierra, desatando hondos retumbos que se oirá que surgen de las profundidades de los cimientos de la tierra, mientras que la corteza terrestre se abre violentamente, se desliza y se transforma en una nueva topografía.

Mientras la tierra tiembla por 13 días, cundirá el pánico. Caos completo seguirá. Las gigantescas ruedas militares de doscientos millones de soldados se detendrán en seco al sufrir los destructivos efectos del terremoto más grande y de mayor duración que jamás ha surgido en la tierra. Yahvé, Jehová, el Dios del antiguo Israel arderá en ira como una erupción volcánica equivalente al estallido de diez mil bombas de hidrógeno que afectará la tierra entera.

Este gran terremoto (alegóricamente como trueno dálet en la tierra) resulta del toque de la séptima trompeta y de la sexta copa, y constituye el tercer ay. Al mismo tiempo que los siete truenos empiezan el proceso de limpiar la atmósfera del segundo cielo de todas las fuerzas diabólicas en la dimensión jeh, causan efectos en la dimensión dálet en forma de granizos de cincuenta kilos que aplastan a los ejércitos de la tierra (Isaías 24:21).

Las plagas del tercer ay de los siete truenos, granizo y el gran terremoto ponen fin al segundo ay. No sólo que destruyen las restantes fuerzas armadas sino también las potestades de las tinieblas. Las plagas mortales de la gran tribulación serán acortadas para preservar a las personas y preparar el camino para el retorno de Cristo a la tierra, en el tiempo señalado pero todavía entonces desconocido.

Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida. Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará (Isaías 24:19-20).

El terremoto se sentirá en todo el mundo. Toda ciudad del globo será destruida conforme las montañas desaparecen y los valles se elevan para quedar como llanuras. En un esfuerzo por explicar estos gigantescos sucesos terrestres sólo puedo pensar de una causa física: Es el resultado tardío de los impactos previos de meteoritos. Tal vez su impacto fue tan poderoso que desprendió la masa interna de magma de la tierra produciendo un desequilibrio gravitacional. Las placas tectónicas de la capa terrestre han acumulado miles de años de tensión y presión que, en el momento escogido por Dios de repente dejarán escapar un estallido monumental de energía.

Tal como en los días de Noe, Dios ejecuta un juicio mundial y apocalíptico sobre la humanidad sobre todas las naciones. La devastación global de este terremoto reducirá la población mundial tanto que los que queden viven finalmente reconocerán al Dios de la Biblia como el Señor de toda la creación.

Para el escéptico que se inclina por la ciencia quisiera hacer referencia a un artículo que leí hace poco. La revista Science News publicó un artículo escrito por Sorcha McDonagh y titulado "On Shifting Ground: How Much Is Enough When Mitigating Earthquakes Damage?" (“En Terreno Movedizo: ¿Cuánto Es Suficiente para Mitigar el Daño de los Terremotos?” La autora dice:

Los terremotos ponen en peligro a más gente que nunca. La población del mundo ha crecido a más del doble en los pasados cincuenta años, y para el 2007 la mitad de los 6,6 mil millones de pobladores del planeta estarán viviendo en centros urbanos. Debido a que más de 380 ciudades grandes se levantan en costuras inestables de la capa terrestre, un sismólogo ha llegado a una lúgubre conclusión: Puede ocurrir un temblor catastrófico suficiente para matar a un millón de personas.

La cifra de 6,6 mil millones es significativa, puesto que seis (6) es el número del hombre en toda la Biblia. La profecía bíblica no es demasiado estrafalaria. Me gustaría preguntarle a esta científica, ¿cuál sería su pronóstico si asteroides de cincuenta kilómetros de diámetro chocan contra la tierra?

Intervención del Terremoto, 4 de septiembre del 2015

Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto (Apocalipsis 8:5).

Hacia el fin Satanás perderá el control del vasto ejército que se acercará a Israel del este y del norte. Cuando se dé cuenta de que su fin está cerca dará la orden de oprimir el botón que hará detonar todas las bombas nucleares que tiene bajo su control. Pero antes de que puedan cumplirse esas órdenes Dios intervendrá con un terremoto tan grande que todas las ciudades del mundo quedarán arrasadas. Será el más grande terremoto que jamás ha tenido lugar en la tierra. Las montañas se dislocarán. La atmósfera quedará llena de polvo.

He aquí que Jehová vacía la tierra y la desnuda, y trastorna su faz, y hace esparcir a sus moradores. Y sucederá así como al pueblo, también al sacerdote; como al siervo, así a su amo; como a la criada, a su ama; como al que compra, al que vende; como al que presta, al que toma prestado; como al que da a logro, así al que lo recibe. La tierra será enteramente vaciada, y completamente saqueada; porque Jehová ha pronunciado esta palabra.

Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres. Se perdió el vino, enfermó la vid, gimieron todos los que eran alegres de corazón. Cesó el regocijo de los panderos, se acabó el estruendo de los que se alegran, cesó la alegría del arpa. No beberán vino con cantar; la sidra les será amarga a los que la bebieren. Quebrantada está la ciudad por la vanidad; toda casa se ha cerrado, para que no entre nadie. Hay clamores por falta de vino en las calles; todo gozo se oscureció, se desterró la alegría de la tierra. La ciudad quedó desolada, y con ruina fue derribada la puerta. Porque así será en medio de la tierra, en medio de los pueblos, como olivo sacudido, como rebuscos después de la vendimia.

Estos alzarán su voz, cantarán gozosos por la grandeza de Jehová; desde el mar darán voces. Glorificad por esto a Jehová en los valles; en las orillas del mar sea nombrado Jehová Dios de Israel. De lo postrero de la tierra oímos cánticos: Gloria al justo. Y yo dije: ¡Mi desdicha, mi desdicha, ay de mí! Prevaricadores han prevaricado; y han prevaricado con prevaricación de desleales.

Terror, foso y red sobre ti, oh morador de la tierra. Y acontecerá que el que huyere de la voz del terror caerá en el foso; y el que saliere de en medio del foso será preso en la red; porque de lo alto se abrirán ventanas, y temblarán los cimientos de la tierra. Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida. Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará.

Acontecerá en aquel día (los Siete Truenos), que Jehová castigará al ejército de los cielos en lo alto (Satanás y sus ángeles malvados), y a los reyes de la tierra sobre la tierra (el gran terremoto). Y serán amontonados como se amontona a los encarcelados en mazmorra, y en prisión quedarán encerrados, y serán castigados después de muchos días. La luna se avergonzará, y el sol se confundirá, cuando Jehová de los ejércitos reine en el monte de Sion y en Jerusalén, y delante de sus ancianos sea glorioso (Isaías 24:1-23, énfasis y paréntesis añadidos).

La destrucción global resultante afectará a las usinas eléctricas en todo el mundo, impidiendo los intentos de Satanás de destruir totalmente el mundo con sus armas de destrucción masiva. Sin electricidad ningún circuito electrónico puede operar para desatar las medidas disuasivas preprogramadas de Satanás, que no podrá activar. Los cohetes en alerta elevada quedarán inútiles porque los satélites que se emplean para sus sistemas de dirección y navegación serán incinerados por las perturbaciones solares y caerán de sus órbitas a la tierra. Sin los satélites de comunicaciones en su sitio, todas las comunicaciones de la internet, radio y televisión, incluyendo teléfonos, tampoco funcionarán. La infraestructura requerida para coordinar y operar las instalaciones de misiles y otros pertrechos militares quedará inutilizada en todo el mundo.

¡El tiempo de Satanás se ha acabado! Una vez los Siete Truenos hayan limpiado el aire y los ejércitos del Armagedón queden destruidos, un ángel del cielo vendrá con una cadena de hierro para encadenarlo y arrojarlo al abismo, que es el infierno. Leamos algunos de los muchos versículos bíblicos que hablan de estos eventos. Veremos entonces que Dios reunirá a todas las naciones para el juicio:

Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie? (Apocalipsis 6:12-17).

Rusia y sus ejércitos serán azotados por granizo, horribles enfermedades y confusión masiva. En su confusión los sobrevivientes se matarán unos a otros por el pánico:

Así ha dicho Jehová el Señor: ¿No eres tú aquel de quien hablé yo en tiempos pasados por mis siervos los profetas de Israel, los cuales profetizaron en aquellos tiempos que yo te había de traer sobre ellos? En aquel tiempo, cuando venga Gog (Rusia) contra la tierra de Israel, dijo Jehová el Señor, subirá mi ira y mi enojo. Porque he hablado en mi celo, y en el fuego de mi ira: Que en aquel tiempo habrá gran temblor sobre la tierra de Israel; que los peces del mar, las aves del cielo, las bestias del campo y toda serpiente que se arrastra sobre la tierra, y todos los hombres que están sobre la faz de la tierra, temblarán ante mi presencia; y se desmoronarán los montes, y los vallados caerán, y todo muro caerá a tierra. Y en todos mis montes llamaré contra él la espada, dice Jehová el Señor; la espada de cada cual será contra su hermano. Y yo litigaré contra él con pestilencia y con sangre; y haré llover sobre él, sobre sus tropas y sobre los muchos pueblos que están con él, impetuosa lluvia, y piedras de granizo, fuego y azufre. Y seré engrandecido y santificado, y seré conocido ante los ojos de muchas naciones; y sabrán que yo soy Jehová (Ezequiel 38:17-23, paréntesis añadidos).

El Señor personalmente luchará contra las naciones que vienen para exterminar a los judíos. Los aniquilará por completo mediante una plaga. Puede ser una bomba de bacteria carnívora, o sencillamente tal vez por el resplandor de su aparición. Sea como sea, la Biblia dice que su carne literalmente se derretirá y se desprenderá de sus huesos. Ni un solo soldado quedará vivo:

He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos (Zacarías 14:1-5).

Y esta será la plaga con que herirá Jehová a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén: la carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán en las cuencas sus ojos, y la lengua se les deshará en su boca. Y acontecerá en aquel día que habrá entre ellos gran pánico enviado por Jehová; y trabará cada uno de la mano de su compañero, y levantará su mano contra la mano de su compañero. Y Judá también peleará en Jerusalén. Y serán reunidas las riquezas de todas las naciones de alrededor: oro y plata, y ropas de vestir, en gran abundancia. Así también será la plaga (bacteria que se come los tejidos, virus) de los caballos, de los mulos, de los camellos, de los asnos, y de todas las bestias que estuvieren en aquellos campamentos (Zacarías 14:12-15, paréntesis añadidos).

Personalmente tiemblo al leer la descripción bíblica gráfica de la profetizada ira de Dios y su enojo contra esta civilización. Todas las naciones se reunirán en una solución final permanente para destruir a Israel; nación tan diminuta entre las naciones de la tierra. Pero hacer eso es como tocar la niña del ojo de Dios. Resultará en un nivel de destrucción sin paralelo en la historia de la tierra, y el cumplimiento de lo que el profeta le advirtió al mundo hace más de dos mil quinientos años.

Muy pocos sobrevivirán al terremoto y los demás ayes descritos en el libro de Apocalipsis. La limpieza hecha por los Siete Truenos y el apresamiento de Satanás en el abismo quiere decir el fin de toda religión falsa, incluyendo el cristianismo babilónico y el islam. Escribir esto es muy difícil para mí, porque hay muchas familias inocentes budistas, hindúes o islámicas (entre otras) que se hallan en medio de este conflicto. Yo no escribí estas profecías; sólo estoy intentando explicar en términos de laico lo que está escrito en esos rollos antiguos que nos han sido legados. Las profecías bíblicas sí indican que sobrevivirá un resto muy pequeño de Asiria (Irak y sus regiones adyacentes) y Egipto, que son naciones musulmanas.

El Señor acortará estos días para preservar a suficientes seres humanos como para repoblar el mundo futuro. Los ejércitos del mundo que se reunieron para destruir a Israel habrán quedado totalmente derrotados y completamente destruidos. Dios luchará por su pueblo, e Israel presenciará uno de los más grandes milagros que jamás tendrá lugar en la tierra:

Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: Fuerte soy (Joel 3:10).

Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado (Miqueas 4:3-4, énfasis añadidos).

Noten la forma inversa en que la nueva edad usará el metal. Durante la edad zayin de pelea la riqueza de las naciones del mundo se invertía a fin de cuentas en armamento militar, para ganar más poder económico y político. Este conjunto satánico de prioridades no beneficiaba a la familia promedio. Más bien llevó a cientos de naciones a la bancarrota.

Pero en la nueva economía de Dios los materiales de guerra serán convertidos en herramientas de propósitos pacíficos que bendicen a todas las personas en todas partes. La riqueza generada por su gente se dirigirá a actividades pacíficas para beneficio de la familia y de la comunidad que los rodea, y para edificar una infraestructura para una civilización santa bajo el gobierno de los santos resucitados.

¿Señalan con Precisión una Fecha las Aves de Rapiña?

Los profetas del Antiguo Testamento revelan que Dios hace un pacto y lo guarda. El pacto central del Antiguo Testamento es el que Dios hizo con Abraham, y consta en Génesis 15:9-20. En este pasaje a Abraham se le dice que prepare cinco animales, cortando por la mitad a cuatro de ellos, pero no al quinto.

Este uso del número cinco de nuevo indica la regla hebrea de la mano y dedos, el pulgar en relación a los otros cuatro dedos, alfa y dálet. Hacer un pacto de sangre no era raro para los nómadas en esa edad de la historia. Era una manera común de garantizar una promesa y confirmar un contrato entre dos partes. Las mitades de los cadáveres se ponían lado a lado, y las partes caminaban por entre ellas sellando el pacto para siempre.

Cuando Abraham estuvo listo Dios no se apareció enseguida. Lo que se asomaron fueron aves de rapiña. Mientras Abraham las espantaba el sol se puso. Sólo entonces Dios estaba listo al ocaso para hacer su pacto con Abraham. Le prometió a Abraham y a sus descendientes que poseerían toda la tierra desde el río de Egipto (tal vez el Nilo) hasta el río Éufrates. El cumplimiento de esta predicción se halla al fin la edad zayin y jet como se muestra en mi tabla del Reloj Mundial de Cuclillo.

Dios no permitió que Abraham pasara por en medio de los pedazos: Dios mismo pasó por allí para significar que él guardaría también la parte de Abraham de la promesa. Las aves de rapiña representan los esfuerzos de Satanás por impedir todo tipo de relación con Dios. Su presencia cuando Abraham sacrificaba a los animales y los ofrecía revela, como comercial por televisión, que hay un producto de valor y sustancia en el propósito de Dios, una promesa del Creador del universo. Miles de años más tarde Jesús también se refirió a las aves de rapiña como señal profética recordándonos a mirar al pacto. Cuando los buitres se asoman, los eventos que habrán transpirado tendrán sentido para los que conocen la Biblia.

Descubrí el plan de Dios para esta tierra y lo superpuse en el Reloj Mundial de Cuclillo. Partiendo de ese reloj luego preparé la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. A este concepto del diagrama de siete mil años siguió una Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación, que es un huevo más pequeño, y que ubicó la gran tribulación. Pero cuando llegué al último período de la gran tribulación hallé de nuevo que los últimos sietes meses se alinean perfectamente con todas las demás tablas como la micro-tribulación o Tabla del Doceavo Período. Juntas estas superposiciones simétricas de la historia y la profecía produjeron un caso muy fuerte para los eventos que se predice que sucederán en las fechas indicadas, y por eso escribí estos libros.

Jesús y los apóstoles citaron regularmente a los profetas del Antiguo Testamento porque son confiables, autoritativos, fidedignos y dan fe en referencia a una verdad establecida. El trato con Israel como nación es un hecho de la historia. Su pasado e interacción con Dios es prueba de la fidelidad de Dios a sus promesas para el futuro de Israel. No podemos entender lo que Jesús o los Evangelios dijeron sin apoyarnos en los profetas, porque se conectan como los durmientes conectan el otro riel en la vía férrea.

Pero para comprender realmente lo que están diciendo debemos conocer ciertas reglas. Cuando miramos por un telescopio profético encontramos picos de montañas. Hay un cumplimiento cercano y varios distantes en la historia profética. Los valles entre pico y pico representan duración indefinida de tiempo que es imposible calcular porque no podemos verlos, y están nublados para una vista detallada.

El principio de la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta revela una dimensión basada en siete y existiendo en configuración paralela con una dimensión basada en cinco, lo que nos ayuda a calcular la longitud y ancho de estos valles de tiempo. Veamos un ejemplo. En Lucas 4:14-22 Jesús lee una porción de Isaías 61:1 pero se detiene en la mitad del segundo versículo:

El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos,
Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;
A predicar el año agradable del Señor. . .

La primera porción es la profecía cercana. Cuando la leyó Jesús, dijo que esa profecía se había cumplido “hoy . . . delante de vosotros.” La otra mitad de la profecía de Isaías todavía está en el futuro; un cumplimiento distante.

. . . y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados (Isaías 61:2).

Cuando examinamos las referencias bíblicas siempre debemos buscar dos picos de montañas, que representan los dos testigos que se requieren para establecer la verdad.

¿Cómo Pueden las Aves Decir el Tiempo?

Jesús dijo en Mateo 24:28-35: “ Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.” Se refería a la venida del Hijo del Hombre inmediatamente después de la tribulación, cuando envíe a sus ángeles a reunir a los elegidos de los cuatro extremos de la tierra, de un extremo del cielo al otro. Será fácil reconocer que el tiempo ha llegado. Un marcador de estos tiempos venideros será que las aves de rapiña reales se reúnen para hartarse del guerrero muerto:

Tú pues, hijo de hombre, profetiza contra Gog (Rusia), y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal. Y te quebrantaré, y te conduciré y te haré subir de las partes del norte, y te traeré sobre los montes de Israel; y sacaré tu arco de tu mano izquierda, y derribaré tus saetas de tu mano derecha. Sobre los montes de Israel caerás tú y todas tus tropas, y los pueblos que fueron contigo; a aves de rapiña de toda especie, y a las fieras del campo, te he dado por comida. Sobre la faz del campo caerás; porque yo he hablado, dice Jehová el Señor. Y enviaré fuego sobre Magog, y sobre los que moran con seguridad en las costas; y sabrán que yo soy Jehová (Ezequiel 39:1‑6, paréntesis y énfasis añadido.)

Y tú, hijo de hombre, así ha dicho Jehová el Señor: Di a las aves de toda especie, y a toda fiera del campo: Juntaos, y venid; reuníos de todas partes a mi víctima que sacrifico para vosotros, un sacrificio grande sobre los montes de Israel; y comeréis carne y beberéis sangre. Comeréis carne de fuertes, y beberéis sangre de príncipes de la tierra; de carneros, de corderos, de machos cabríos, de bueyes y de toros, engordados todos en Basán (Ezequiel 39:17‑18).

Y pondré mi gloria entre las naciones, y todas las naciones verán mi juicio que habré hecho, y mi mano que sobre ellos puse. Y de aquel día en adelante sabrá la casa de Israel que yo soy Jehová su Dios (Ezequiel 39:21-22).

Hijo de hombre, levanta endechas sobre Faraón rey de Egipto, y dile: A leoncillo de naciones eres semejante, y eres como el dragón en los mares; pues secabas tus ríos, y enturbiabas las aguas con tus pies, y hollabas sus riberas. Así ha dicho Jehová el Señor: Yo extenderé sobre ti mi red con reunión de muchos pueblos, y te harán subir con mi red. Y te dejaré en tierra, te echaré sobre la faz del campo, y haré posar sobre ti todas las aves del cielo, y saciaré de ti a las fieras de toda la tierra. Pondré tus carnes sobre los montes, y llenaré los valles de tus cadáveres. Y regaré de tu sangre la tierra donde nadas, hasta los montes; y los arroyos se llenarán de ti. Y cuando te haya extinguido, cubriré los cielos, y haré entenebrecer sus estrellas; el sol cubriré con nublado, y la luna no hará resplandecer su luz. Haré entenebrecer todos los astros brillantes del cielo por ti, y pondré tinieblas sobre tu tierra, dice Jehová el Señor (Ezequiel 32:2-8, énfasis añadido).

El profeta escribió desde la perspectiva del antiguo imperio persa. Hoy hay cinco naciones islámicas al sur de Rusia en lo que era el territorio de la antigua Persia. Todas se alinearán con otras naciones islámicas ubicadas en Asia y África para atacar juntas a Israel en los últimos días. El templo judío, construido contra sus deseos, se convertirá en una aflictiva espina en los ojos de todas las naciones islámicas. Se lo considerará una abominación que profana uno de los lugares más sagrados de su religión: la mezquita que se halla en la cumbre del antiguo monte del templo. Vendrán para liberar a Jerusalén para Alá.

Su perpetuo odio contra Israel se cristalizará ahora en una última guerra para exterminar a los judíos de la región, y si es posible, del planeta. La última batalla la Biblia la refiere a una región entre Jericó y la Margen Occidental, y las Alturas de Golán.

Es bien sabido que las aves migratorias vienen de Rusia y Europa, y emigran al sur, al África para el invierno. Regresan al norte para anidar en la primavera y el verano en esas regiones. Israel se ubica precisamente en su ruta migratoria. Como el diez por ciento, o un millón, de los diez millones de cigüeñas migratorias y otras especies de aves son aves de rapiña. Las que no se alimentan de carroña ahora lo harán debido a los tiempos difíciles de la tribulación. Jugarán un papel importante para la limpieza de la Tierra Santa. Cuando Dios destruya a los ejércitos del islam, sus cadáveres quedarán para que se los coman las aves de rapiña.

4 Mes

Así que consideremos ahora el tiempo para estos futuros eventos y veamos qué nos dice el reloj mundial. Ya he señalado la destrucción del tercer templo el 9 de Av (25 de julio del 2015) porque es la fecha del calendario hebreo en que fueron destruidos los dos templos anteriores. Los ejércitos invasores de las naciones del norte capturarán Jerusalén. Luego desmantelarán la estructura del templo judío, piedra por piedra, para eliminar todo rastro de lo que consideran profanación de su mezquita, que consiste en todo el recinto del monte del templo como resultado de sus programas recientes y continuos de construcción desde 1990.

Cuando añadimos el engranaje de 40 días a partir de la fecha de la destrucción del templo el 25 de julio, llegamos al 4 de septiembre del 2015, que predigo que será la fecha del más grande terremoto que jamás sucederá en la tierra. La fuerza destructora de este terremoto destruirá a los ejércitos mundiales que se están reuniendo. En esa fecha millones de aves de rapiña volarán sobre los campos de batalla del Armagedón, en donde el ejército de 200.000.000 hombres fue destruido por un terremoto.

Recuerde que estos últimos siete meses componen el 12º Período de la Micro-tribulación también se superponen con la Mini-tribulación y los siete años de la Gran Tribulación, que a su vez se superpone con la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. Este séptimo período es como un huevo ruso más pequeño, pero todos los componentes son los mismos, y proporcionalmente se alinean con la precisión matemática de los engranajes numéricos del reloj. Este es ahora el punto en el futuro cuando tenemos los 200 millones de cadáveres regados por las colinas y valles que rodean a Jerusalén.

Allí es donde las aves de rapiña entran en juego. Las dos principales temporadas de migración de aves sobre Israel tiene lugar en marzo y abril y en septiembre y octubre. Vuelan por un estrecho corredor a lo largo de la planicie costera, e incluso la fuerza aérea israelí y aviones comerciales tiene problemas para evadirlos durante esas temporadas. Debido a que los motores a reacción pueden succionar a las aves, con resultados desastrosos, los israelíes han establecido vigilancia especial para evitar estas masivas concentraciones de aves que por temporadas vuelan al norte en la primavera y regresan al sur en el otoño.

Las aves de rapiña me dan varios pensamientos para considerar. Todos los años tienen hambre cuando llegan a Israel viniendo de grandes distancias. En el futuro volarán sobre los 200 millones de cadáveres esparcidos sobre los campos que rodean a Jerusalén. Naturalmente, se posarán sobre esos cadáveres y tendrán el festín de su vida. La fecha del gran terremoto ocurre junto al principio de su migración anual, lo que quiere decir que el máximo número de aves migratorias pasarán sobre la masacre.

La profecía bíblica es tan exacta que incluso los ciclos naturales se conforman, porque Dios es el Autor de ambas cosas. Jesús mencionó a los buitres como señal de este terrible tiempo, y para que estemos vigilantes en cuanto a su venida poco después. Los eventos proféticos son colocados de antemano para que los ciclos de la migración traigan el número necesario de aves necesarias para cumplirlos al detalle.

Poco después del Armagedón Satanás será atado en el abismo en donde permanecerá hasta el fin del gobierno milenial de Jesús en la tierra. Estos últimos eventos proféticos tienen lugar durante el cuarto mes (posición de Tamuz al día) de los siete meses del 12º período (22 de mayo del 2015 al 21 de diciembre del 2015). Su posición de Tamuz corresponde al séptimo período de las Tabla de Siete Años de los Doce Períodos de la Gran Tribulación, cuando a Satanás se lo arroja del cielo, desciende a la tierra para “resucitar” al cadáver del Anticristo el 21 de diciembre del 2012. El séptimo período también es una posición de Tamuz siguiendo el principio de la Piedra de Roseta de la proporción de 7:5.

Estos dos eventos Tamuz marcan acciones paralelas: la primera tiene lugar en la dimensión jeh y la segunda en la dimensión dálet (dos picos de montañas y dos testigos). En la instancia jeh del 21 de diciembre del 2012 Satanás es arrojado del cielo (posición Tamuz del 7º período de doce). Similarmente, en la 4º mes de los siete meses del 12º Período del gran tribulación (septiembre del 2015), Satanás es atado y arrojado fuera de la libertad de la dimensión de la atmósfera de la tierra (dálet) a las profundidades de la tierra, encadenado al abismo del infierno durante la posición media, Tamuz del 12º Período.

¿Coincidencia?

He aprendido que hay tantas coincidencias que no deben ser coincidencias. De hecho al descubrir más eventos proféticos para añadir al modelo de la gran tribulación, todos parecen caer en su lugar como si estuviera ordenado de esa manera.

Sin embargo, espero que usted pueda ver que es la Biblia la que ha presentado estos eventos hace miles de años. Yo simplemente me crucé con ellos uno a la vez, y en ningún orden especial, sólo para descubrir los patrones precisos que cartografié en las tablas. Tómelo usted desde aquí y saque sus propias conclusiones.

 

E-mail:Roundvalley@saber.net/2-14-04/Percy Schmeiser, página 3.

Hoja de datos GMO, Research Foundation for Science, Technology and Ecology (www.ipsil.com/vshiva). Informe de Alerta de Alimentos GE, Weird Science: The Brave New World of Genetic Engineering (www.nbiap.vt.edu/cfdocs/ fieldtestsl.cfm). EarthSave magazine, primavera del 2002 (www.earthsave.org).

Ron Cowen, 'It's Raining Stardust: Spacecraft Measures Record Amount of Stellar Debris,' Science News, 23 de agosto del 2003, Vol.164, No. 8.

Gregory Mone, 'Incoming,' Popular Science, septiembre del 2003.

Sorcha McDonagh, On Shifting Ground: How Much Is Enough When Mitigating Earthquakes Damage? Science News, 23 de agosto del 2003, Vol. 164, No. 8, 113-128.

 

Para opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, chasque aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en:
El Misterio del 17 de Tamuz
Una INTRODUCCIÓN Esencial:
La REVELACIÓN de Jesucristo escrita por el Apóstol Juan y re-ordenada por
el SISTEMA NUMÉRICO DEL ALFABETO HEBREO
Prefacio - ¿Por Qué Dos Libros Separados?


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.