El Misterio del 17 de Tamuz

Claves Hebreas Antiguas para Fechar la Gran Tribulación

Capítulo 10

Preguntas y Pensamientos Finales

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Una Palabra Final

Hemos llegado al final de este libro. El proceso de escribirlo ha sido todo un desafío para mí. Agonicé, reflexioné y medité al respecto, y lo cambié muchas veces. Cuando empecé este peregrinaje la revelación venía en pedazos y retazos, y en varias ocasiones me vi tentado a abandonarlo todo.

Al principio tuve muchos problemas para superponer los siete mil años de historia humana con los siete (7) años proféticos de la gran tribulación. Un aspecto tenía que ver con los cálculos entre el tiempo babilónico y el nuestro. La más ligera alteración cambiaría considerablemente las relaciones de los sistemas tolteca, azteca, chino y hebreo, y todos tenían que ajustarse a la autoridad de la Biblia. Pero cuando finalmente superpuse y calcule toda la información, el resultado dio en el blanco absoluto.

El cuarto mes del calendario judío llegó hace elemento clave en el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo que conectaba todos estos otros calendarios en un día futuro. Eso, por sí mismo, constituye una prueba sobresaliente y sugiere fuertemente que la gran tribulación sucederá tal como predigo. Las fechas para todos estos sucesos tal vez todavía necesiten alguna calibración menor, pero los acontecimientos se alinearán en el tiempo de su cumplimiento de acuerdo a las profecías escritas en la Biblia.

Una cosa es cierta: el plan de Dios para el universo es fijo. Vez tras vez hallé que las fechas calculadas para los acontecimientos de la gran tribulación se correlacionan con las señales en los cielos. Como los engranajes de un reloj de cuclillo, las tablas históricas y proféticas se sincronizan con el reloj cósmico fijo en el universo desde el principio. Como soberano Dios podría decidir acelerar o demorar las fechas de la implementación según sea necesario para el cumplimiento de sus objetivos de misericordia, pero pienso que él no va a hacer tal cosa.

La gran tribulación en la dimensión dálet refleja propósitos celestiales. Debido a que los sucesos y fechas terrenales profetizados están ligados a acontecimientos celestiales, tendrán lugar cuando los engranajes del reloj celestial que engrana los dos se hayan movido a sus posiciones señaladas. Dios ha fijado el calendario desde la creación. El reloj es integral en el cosmos, con sus manecillas moviéndose en conjunción con el sol, la luna, los planetas y las estrellas. Los piñones engranados están calibrados de modo que la gran tribulación aparezca en el momento debido.

El eslabón clave entre ellos es la expulsión de Satanás del cielo el 21 de diciembre del 2012. El proceso de restaurar el reino de Dios en la tierra durante la edad tet empieza en el cielo durante la edad jet. La expulsión de Satanás del cielo permite las preparaciones gozosas para las bodas de la esposa y el banquete que la acompaña. Estos sucesos inician la sincronizan ordenada de las dimensiones dálet y jeh que estructuralmente creará la edad milenial [dálet (4) + jeh (5) = tet (9)]. Esta nueva edad venidera es tanto una recapitulación como una expansión de la presencia contigua y contemporánea de las dimensiones dálet y jeh en el huerto del Edén, según describo en el primer libro.

La Biblia confirma que Dios ha planeado desde el principio esta confluencia de sucesos de dimensión doble. Sigo descubriendo más superposiciones cada vez que leo mi libro. Por ejemplo, el cuarto día, la posición de Tamuz de la semana de la creación, Dios dijo:

Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana el día cuarto (Génesis 1:14-19, énfasis añadido).

El cuarto día de la creación es el día dálet (4) y ocupa la posición de Tamuz en la semana de siete días de la creación. Puesto que dálet es la dimensión de “este tiempo y lugar,” no es sorpresa, y en verdad significativo, que Dios colocara en el cuarto día el sol, la luna y las estrellas en los cielos para que sean “señales para las estaciones, para días y años” (Génesis 1:14). Se nos recuerda que Dios ha trazado su plan para la humanidad desde el principio, y desde el principio él ha puesto marcadores en los cielos que rastrean el progreso del plan; ¡no para sí mismo sino para nosotros! La Biblia tiene encerrada en sus páginas información cronológica vital que nos permite entender este plan de antemano.

El plan de Dios para la humanidad tiene marcadores específicos, que hemos tratado con algún detalle en este libro. He aprendido a ajustar automáticamente mi pensamiento ahora cuando veo una posición dálet o jeh. Me siento como un muchacho aventurero en una excursión por el campo que voltea una piedra simplemente para ver qué criaturas se ocultan debajo de ella.

Sólo la mente fantástica y de Dios pudo ensamblar un sistema de comunicación tan multidimensional como lo es la Biblia. Hoy, miles de años después de su autoría original, la Biblia continúa iluminando nuestras mentes en cuanto al plan de Dios para la humanidad. Necesitamos simplemente preguntar y escuchar su respuesta. Cada vez que el pajarito en el reloj de cuclillo de mi cuarto anuncia su presencia, me hace recordar lo increíblemente que Dios ha preservado su palabra por miles de años. Me siento privilegiado al haber desentrañado este misterio. El anuncio de la gran tribulación es la última llamada de alerta para el mundo en cuanto a los cambios drásticos que pronto ocurrirán; por consiguiente, debemos tomar en serio esta advertencia.

Después de haber pasado cientos de horas en este libro, y al escuchar las noticias diarias de arreglos mundo, ahora con mayor intensidad espero el suceso más grande de la historia: el retorno del Hijo de Dios, Jesús. Puedo recordar cuando el mundo estaba repleto de peces, insectos, mariposas y flores. La vida en ese entonces se orientaba a la familia. Mucho ha cambiado, y la nueva generación, incluyendo mis propios hijos, nunca conocerá el esplendor del mundo que yo conocí.

Otro Descubrimiento sobre el Pensamiento Sobre Dos Rieles

Mientras visitaba a parientes en Alemania hojeaba un periódico local, el Lerverkusener Journal. Noté allí una crónica originaria de los Estados Unidos de América en cuanto a un grupo de científicos de la universidad de Pittsburgh, que publicaron un artículo en la internet en cuanto a la “neurociencia de la naturaleza.” El titular decía: “Una tarea, pero dos soluciones.” El artículo me hizo recordar como el doctor Alberto Einstein explicaba sus teorías del universo en un pizarrón usando símbolos matemáticos, para explicar las relaciones entre las fuerzas del universo.

El artículo describe como el cerebro humano puede procesar información de dos diferentes maneras para encontrar una respuesta a una pregunta dada. La primera manera es “leyendo el texto,” y la segunda es “manipulando símbolos matemáticos.” Otros investigadores a menudo han correlacionado estos métodos alternos de pensamiento con las características funcionales diferentes entre el hemisferio derecho y el hemisferio izquierdo el cerebro. Al hemisferio izquierdo por lo general se lo presenta como siendo el centro del pensamiento verbal y deductivo, en tanto que el hemisferio derecho se especializa en la creatividad espacial e intuitiva.

Nuestro cerebro puede hallar soluciones al procesar bien sea texto (hemisferio izquierdo) o símbolos matemáticos (hemisferio derecho). Resolvemos algunos problemas usando principalmente un lado de nuestro cerebro, en tanto que para resolver otros usamos predominantemente el otro lado. Si un problema resiste solución mediante el análisis textual, el cerebro lo dirigirá al otro lado, y lo colocará en el lado derecho del cerebro en donde los pedazos y todo el problema se convierten en símbolos para el procesamiento no verbal. En el lenguaje de todos los días nos referimos a esta transferencia y conversión de símbolos para reanálisis como “consultarlo con la almohada.”

Para presentar mis pensamientos respecto a lo que la Biblia enseña, uso una vía férrea que tiene dos rieles. Estamos viajando en el tren del presente por las edades del plan de Dios para la humanidad. Nuestro tren viaja por los períodos de tiempo histórico y profético de la Biblia, lo que ilustro en mis tablas con estaciones ferroviarias colocadas en diferentes sucesos clave o límites entre las edades bíblicas. Un riel es el Nuevo Testamento de la Biblia cristiana; el otro es la Biblia judía o Antiguo Testamento.

Cuando se usan ambos rieles apropiadamente y de acuerdo a las afirmaciones y principios bíblicos, el pasado se vuelve clave para el futuro. Los patrones revelados en la historia de la profecía cumplida nos muestran en donde colocar los eventos proféticos todavía no cumplidos, de modo de poder probarlos con las otras herramientas de mi metodología.

De modo similar mi descubrimiento de una Piedra de Roseta bíblica reveló información en dos niveles diferentes (las dimensiones dálet y jeh) que se unen en una solución propuesta. Cuando terminé de escribir estos dos libros, quedé sorprendido de nuevo al hallar que también siguen este principio de división doble.

El primer libro, ¿Se Acerca la Gran Tribulación? cuenta la historia de la humanidad y de Dios en formato o lenguaje de “texto.” Incluye más de un millar de versículos bíblicos que describen puntos claves del plan de Dios de siete mil años para la humanidad. Este segundo libro, El Misterio del 17 de Tamuz, se concentra en el período de siete años de la gran tribulación, usando números matemáticos de acuerdo al Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo y el sistema de “engranajes numéricos de años,” que surge del análisis de la historia humana. Este segundo libro comunica mediante símbolos y estructuras matemáticos.

En este libro muestro como aplicar la proporción de 7:5 de la Piedra de Roseta de Daniel y el concepto del huevo ruso de juguete para descubrir y verificar las fechas. Recuerde, el concepto del huevo ruso es el de una idea que se superpone, o está anidada, dentro de otra, tal como la progresión de un huevo cada vez más pequeño que se anida nítidamente dentro del más grande. El diseño de cada huevo debe ser el mismo, y debe ser un alineamiento escalable. Es decir, el huevo más pequeño es la imagen proporcional del más grande, y viceversa.

La lección aquí es sencilla. Dios quiere asegurarse de que comprendemos su plan, independientemente de cómo están organizados y funcionan nuestros cerebros. Él ha tomado en consideración nuestras características singulares, de modo que podamos llegar a seguir su plan para nuestras vidas. El factor crítico es que sometamos nuestra naturaleza humana a su ser divino como él desea o lo define en la Biblia. Muchos piensan que pueden escoger por sí mismos cómo definir a Dios; y hacen un Dios según sus propias ideas de la verdad, bondad, mal o justicia. Créame; les espera un despertar apocalíptico. Dios es quién es, y él define lo que es bueno y lo que es malo. La naturaleza de quién o qué es Dios y lo que él planea para su creación no es algo que podamos determinar con nuestro propio ego o filosofías auto verificables.

Al escribir estos libros su estructura resultó alinearse con la manera en que el cerebro de los seres humanos naturalmente piensa. Veo esto como un marcador más que señala la dirección de Dios en el curso de mi trabajo, aunque yo no me daba cuenta de sus implicaciones al momento. Estoy seguro de que mis humildes esfuerzos contienen algunas imperfecciones, pero mi fe está segura en que la verdad y propósitos de Dios superarán mis esfuerzos humanos falibles al escribir.

Programa Espiritual para la Eternidad

Mis dos libros relatan una historia desde la perspectiva de Dios. Juntos presentan una narración divina que nos da respuestas a las preguntas: “¿Por qué estamos en esta tierra?” y “¿Cuál es el propósito de la vida?” Debido a que es tan importante que entendamos la perspectiva eterna de la Biblia, la revisaré brevemente por una última vez. Permita que el pleno impacto de este sumario penetre en su conciencia.

Antes de que el mundo fuera hecho, millones de ángeles estaban presentes cuando Dios empezó a implementar su plan cuando “fundaba la tierra” (Job 38:4-7). Pero Lucifer dirigió a muchos ángeles en una rebelión contra el propósito anunciado de Dios de crear seres humanos partiendo de la materia, el polvo de la tierra. Satanás no podía aguantar la idea de que lo gobiernen seres “inferiores,” aunque fueran creados a imagen y semejanza de Dios. Sí; ése es el propósito de Dios. Los seres humanos que reúnen los requisitos gobernarán un día a los ángeles y todo el universo con él (1 Corintios 6:3).

Los pobladores de la tierra que reúnan los requisitos ocuparán un día el universo que al presente ocupan los ángeles. Estos hijos nacidos de Dios por fe habrán sido “vacunados contra el mal” mediante las lecciones duras aprendidas en su vida mortal. Sabrán sin ninguna duda que el camino de Dios de justicia, gozo, paz y amor es la única manera para la vida continua. Toda la creación será entonces unida bajo la administración centrada en Dios como lo fue en los días antes de la rebelión de Lucifer.

Lucifer fue perfecto en su creación, sin embargo se corrompió. En su orgullo como “portador de la luz,” este poderoso ángel se engañó a sí mismo llegando a pensar que el poder de Dios que fluía por él en realidad brotaba de su propia gloria. Negó al que lo hizo. Se “olvidó” de que Dios es la fuente última de todo. Se enamoró de la música que pulsaba dentro de él y la belleza de la luz de Dios que irradiaba de su semblante (Ezequiel 28:12-19).

Cuando Lucifer se reveló, su nombre fue cambiado a Satanás el adversario (Isaías 14:12-17; Job 1:6). El que era el más poderoso y principal de todos los ángeles entonces llegó a ser el adversario o enemigo de todo los bueno. Desde entonces Satanás ha procurado trastornar el plan de Dios de crear hijos de las naciones de seres humanos, y lo hace mediante la sutileza y uso solapado del engaño y la mentira. Ha prometido sabiduría a la manera del mundo. Ha corrompido a millones con la seducción de la riqueza efímera conseguida con el sudor y lágrimas de otros. Otros han seguido los caminos del diablo debido a la codicia del puro poder de la violencia sangrienta.

Incluso más engañosamente destructora ha sido la corrupción que Satanás ha hecho de la verdad de Dios. No sólo que Satanás ha llenado el mundo con mentiras espirituales astutas y falsos milagros, sino que también con éxito se ha infiltrado en las asambleas de los que proclaman el nombre de Jesús como Cristo. Ha puesto en sustitución un falso espíritu que resuena con su mascarada fingida de “conciencia de Cristo.” Este poder espiritual corrupto, que la Biblia representa por el árbol del conocimiento del bien y del mal, ha surgido en lugar del verdadero Espíritu Santo de Dios, que originalmente estuvo representado por el árbol de la vida.

Desde los primeros días en el huerto del Edén cuando Dios formó a Adán del polvo de la tierra, Satanás ha procurado destruir el plan de Dios. Ha hecho su misión todo consumidora impedir que el reino de Dios de justicia, belleza, gozo, paz, luz y amor, se convierta en realidad eterna para que lo experimenten los seres humanos transformados y los ángeles fieles. Debido a la inminente gran tribulación, Satanás sabe que se le está acabando el tiempo y que su derrota es segura.

Dios ha fijado un número de edades o “tiempos” para que llenen los siete mil años de historia humana, según lo muestro en el Reloj Mundial de Cuclillo. Describí estas edades en mi primer libro, en donde les doy nombres según el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, de letras y números (vau, zayin y jet), que reflejan mejor su papel propuesto en el plan global de Dios. Dios ha concedido seis mil años para que la humanidad experimente con el bien y el mal, a fin de que experimenten las muchas teorías sociales y políticas fallidas del gobierno basado en los principios corruptos y engañosos de Satanás.

Durante la edad zayin de historia humana debemos aprender que no podemos decidir por nosotros mismos lo que es bueno o malo. No podemos inventarnos nuestra propia definición de amor, o la imagen que queremos darle a Dios. Más bien, debemos conformarnos a su imagen según se revela en su Hijo (Romanos 8:29; Gálatas 2:20). Nuestras experiencias de sufrimiento debido al pecado imprimen en nuestro carácter que el camino de Dios es el único camino a escoger. Si nos sometemos a la autoridad de Dios, estas lecciones crean un aprecio eterno por la misericordia y justicia amantes de Dios que será parte de nosotros por toda la eternidad.

Este núcleo de redención embebida en nosotros nos hace distintos de los ángeles. Llegamos a estar “vacunados” espiritualmente como protección contra el mal, de modo que nunca más vuelva aparecer en la dimensión jeh algo como la corrupción y rebelión espiritual de Satanás. Después de que nuestros cuerpos sean transformados por el Creador en cuerpos que poseen poder y gloria espiritual, nunca más participaremos en la rebelión contra nuestro Padre (1 Corintios 15:20-57).

En el día señalado Jesús volverá en poder para empezar una demostración de mil años de cómo el camino de Dios es superior; incluso en la dimensión carnal (dálet). Después de eso, los seres humanos y los ángeles del cielo quedarán convencidos de que el camino de Dios es lo único que lleva a una mejor vida. Durante la edad tet la vida en la tierra realmente se la experimentará “como en el cielo.”

Una Nota a mis Lectores Judíos

No es fácil escribir en vocabulario sencillo en cuanto a textos bíblicos, creencias, filosofía, y un extrañamente antiguo Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo del que nadie ha oído antes. La mayoría de seres humanos, incluyendo muchos judíos, no están familiarizados con los conceptos que considero en estas páginas. Además de estos obstáculos obvios, debo presentar a nuestros tiempos un mensaje en cuanto a la destrucción violenta de nuestra civilización occidental presente dentro de siete años. Presento una historia verdadera que todo mundo quisiera que fuera ficción. Los judíos se hallarán precisamente en el centro de la acción. He escrito mis libros en parte para ayudarlos a prepararse para estas pruebas venideras.

He comparado el plan de Dios para el universo y la humanidad con una vía férrea. Dios me reveló su plan profético como siendo un tren que corre sobre dos rieles. Un riel es la herencia judía, y el otro es la herencia cristiana. En tanto que cualquiera de los rieles en sí mismo presenta suficiente de la historia como para identificar al Dios verdadero, y revela lo suficiente en cuanto a su plan para la humanidad, como para proveer un testigo convincente, se necesita de ambos rieles a fin de captar en detalle el pleno alcance de lo que nos espera por delante. Necesité de ambos rieles para rastrear los detalles y fechas de la gran tribulación.

Por siglos demasiados cristianos han evadido el “Antiguo” Testamento o lo han espiritualizado en metáforas poéticas que han oscurecido la gracia continua de Dios por Israel. Pero es sólo mediante los pactos hechos con Israel que las bendiciones de verdadera paz y justicia vendrán a la tierra. Es el Mesías judío que derrota al maligno que engañosamente oprime a todas las naciones. La derrota del Anticristo es un requisito previo necesario para que una nueva clase de prosperidad irrumpa en un planeta restaurado ambientalmente; prosperidad de un sistema económico que no oprime al prójimo.

A través de la historia muchas iglesias establecidas han inspirado y participado en la persecución a los judíos. Al hacerlo así han profanado el nombre de Jesucristo. Mientras que no excuso la persecución más extensa y represiva de parte de los cristianos a los judíos por los últimos mil seiscientos años, la verdad es que toda religión alberga unos cuantos malos entendidos en cuanto a la otra.

Investigación reciente, por ejemplo, ha confirmado cómo los primeros dirigentes del judaísmo rabínico persiguieron severamente a sus hermanos y hermanas judías que creían que Jesús era el prometido Mesías. Los mejores cálculos son que el 20% de la población judía (más de un millón de personas) en los primeros siglos d.C. siguieron a Jesús. Se les conocía como “nazarenos” o “minim” (herejes), y se los expulsó de las sinagogas; lo que quería decir que se los excluyó de la sociedad judía y ya no se les consideraba judíos. Los creyentes judíos mesiánicos enfrentan hoy el mismo antagonismo religioso de parte de muchos rabinos sinceramente engañados.

Ambas de estas dos tradiciones basadas en la Biblia sufren de brechas abiertas en su teología. El resultado ha sido confusión y enseñanzas rígidas que se han convertido en chalecos de fuerza para sus seguidores. Un ejemplo de esto es que la mayoría de judíos ni siquiera han leído el Nuevo Testamento, aunque muchos respetados eruditos judíos admiten que es la más grande colección de literatura judía que data del primer siglo d.C.

Parte del propósito de Dios para la nación judía ha sido su papel como la que lleva el tiempo y preserva su ley y enseñanza, la Torá, para toda las naciones. Encerrados en las Escrituras hebreas están los factores de tiempo necesarios para determinar CUÁNDO sucederá la futura gran tribulación. Sin entender esta parte de la Biblia, es imposible saber el tiempo.

Para los cristianos el Nuevo Testamento representa una revelación para judíos y gentiles por igual. Es una continuación de las Escrituras hebreas porque es un comentario mesiánico del canon judío escrito por judíos. Además de su amplificación de la Torá y sus aplicaciones a la vida diaria, el Nuevo Testamento revela LO QUE sucederá durante la gran tribulación y DÓNDE tendrán lugar estos acontecimientos.

Pregúntele a cualquier cristiano en cuanto a la gran tribulación venidera y su fecha probable, y lo más probable es que la respuesta será la cita bíblica abreviada: “Nadie sabe la hora” (Mateo 24:36). Esto se debe a que el Nuevo Testamento y los festivales cristianos no proveen las partes del reloj del cuadro. Eso lo hacen las fiestas y ayunos de Israel. Por consiguiente, la ignorancia cristiana del Antiguo Testamento resulta en su falta de entendimiento en cuanto al tiempo de la gran tribulación y muchos otros aspectos respecto a la actividad de Dios en toda la historia humana.

Es tiempo de que cristianos y judíos por igual se despierten y escuchen al mensaje que Dios ha dado en su palabra. Ya no es tiempo de pelea. A la historia como la conocemos se le está acabando el tiempo. Por amor a nosotros mismos y por amor a nuestros seres queridos, estudie lo que el otro “riel” tiene que decir. Ningún tren diseñado para andar en dos rieles puede andar en un monoriel. No hay estabilidad; se volcará. La fe también exige el equilibrio de ambos rieles. Sin equilibrio espiritual las enseñanzas de la palabra de Dios quedan tergiversadas por la falibilidad humana.

Volveos a mi reprensión;
He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros,
Y os haré saber mis palabras.
Por cuanto llamé, y no quisisteis oír,
Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese,
Sino que desechasteis todo consejo mío
Y mi reprensión no quisisteis,
También yo me reiré en vuestra calamidad,
Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis;
Cuando viniere como una destrucción lo que teméis,
Y vuestra calamidad llegare como un torbellino;
Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia.
Entonces me llamarán, y no responderé;
Me buscarán de mañana, y no me hallarán.
Por cuanto aborrecieron la sabiduría,
Y no escogieron el temor de Jehová,
Ni quisieron mi consejo,
Y menospreciaron toda reprensión mía,
Comerán del fruto de su camino,
Y serán hastiados de sus propios consejos.
Porque el desvío de los ignorantes los matará,
Y la prosperidad de los necios los echará a perder;
Mas el que me oyere, habitará confiadamente
Y vivirá tranquilo, sin temor del mal
(Proverbios 1:23-33).

El tiempo se le está acabando a este sistema mundial. Esta advertencia se aplica a todos. Perecerán los judíos que no leen la Biblia cristiana (el otro riel) para saber cuáles eventos futuros sucederán y en dónde. Los cristianos que no miran a los oráculos hebreos no saben cuándo tendrá lugar la gran tribulación. Ambos perecerán por falta de conocimiento (Oseas 4:6).

Espero que estos libros ayuden a fomentar la reconciliación entre estas dos grandes tradiciones. La Biblia indica que pronto todos tendremos una fe común adorando al único Dios vivo y verdadero, Creador. Esta es nuestra última oportunidad para evitar muchas de las pruebas que pronto caerán sobre la tierra.

El Llamado del Creador a las Naciones

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos. Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres. Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos (Hechos 17:24-31, énfasis añadido).

Estos versículos se toman del discurso del apóstol Pablo a los atenienses en el areópago. Como la mayoría de mis lectores, ellos también no estaban familiarizados con la Biblia. Pablo recalca cinco puntos principales que yo he tratado en mis libros:

  1. Dios es el Creador de todo.
  2. Específicamente, Dios es el Creador de todas las personas o naciones (griego, ezdnos de donde obtenemos nuestra palabra, étnico) partiendo de un hombre.
  3. Desde la aurora de la creación Dios determinó y fijó un número de edades o “tiempos” para definir la historia de la humanidad (Yo les he dado nombres de las letras y números hebreos como edades vau, zayin, jet, tet y yod).
  4. El propósito de la vida es buscar a Dios.
  5. Dios para por alto nuestra ignorancia previa pero llama a toda persona, sea cual sea su nacionalidad o trasfondo religioso, a que se arrepienta; lo que quiere decir reemplazar nuestras ideas propias y conductas con las que se ajustan al carácter de Dios según se revela en la Biblia.
  6. Hay un día del juicio cierto y seguro que viene a toda persona, basado en una norma (justicia) definido en la palabra de Dios.
  7. El Jesús resucitado, El Verbo hecho carne, será el Juez y potencial Salvador de todo ser humano.

Mis libros revelan la identidad de Dios Creador que hizo a todo ser humano conforme al plan divino que trazó desde antes de que el tiempo empezará. Dios determinó y estableció las edades de la historia humana como el relojero diseña los engranajes de un reloj cósmico. Todo lo que yo he hecho es identificar los ciclos de años y sus características según los veo al estudiar la Biblia. Les he dado nombres para facilitar la comunicación. Aunque es posible que se me hayan pasado por alto algunos puntos al describir estas edades señaladas, ellas existen. Pablo dice aquí que Dios las creó. Es un concepto que hallo sólo en la Biblia, y el apóstol Pablo lo ofreció como base de nuestra esperanza (Hechos 3:19-21).

La Tierra Clama

Los que niegan la existencia de Dios se burlan de él. Nos hemos convertido en una sociedad degenerada que permite que sus dirigentes ejerzan poder tecnológico amoral sobre los seres humanos sin reconocer a un Ser supremo. Debido a que la ciencia carece de claridad y convicción moral, está impulsando a nuestra sociedad a la destrucción a velocidad ensordecedora. Los ejecutivos descartan las consecuencias de sus planes de cinco años por su afán de lucro excesivo. Los políticos conspiran con ellos en su ambición desesperada por votos y tratos para lograr torrentes de donativos para sus campañas eleccionarias y cuentas bancarias.

OGMs

Nuestra civilización global corre desbocada sin que nadie realmente esté a cargo. Tecnologías cada vez más poderosas que producen armas de destrucción masiva así como sustancias químicas venenosas de desolación biológica están arruinando la tierra. El cultivo de genes cruzados de animales y vegetales da lugar a sembríos agrícolas y farmacológicos que podrían terminar acabando toda la vida en la tierra.

Muchas especies de animales y plantas ya están amenazadas al mismo borde de su existencia y pronto desaparecerán para siempre. Los científicos modernos de nuevo, tal como los científicos de la civilización anterior al diluvio, pueden insertar genes de un animal en otro, o en el hombre, o de un animal en un vegetal. En todos esos casos el motivo es lucro más elevado, pero nunca cuestionan las consecuencias de sus organismos genéticamente modificados (OGMs) para nuestro medio ambiente o ecosistema.

Conglomerados gigantescos estadounidenses y europeos, farmacológicos y de empresas agrícolas, mezclan y combinan organismos vivos genéticamente modificados para producir drogas, pesticidas y herbicidas para diversas cosechas. Impulsados por un hambre desenfrenado de ganancias obscenas, descartan las consecuencias de sus métodos, por la prisa de lograr ganancias explosivas; pero tanto campesinos como profesores se preocupan porque algún fiasco terrible puede estar en cultivo en los laboratorios genéticos y campos de investigación.

Las consecuencias potenciales de nuestra manipulación genética indisciplina para dañar permanentemente el medio ambiente son reales. Antes de que pase mucho tiempo las cosas pueden haber progresado al punto en que ninguna organización humana podrá controlar el contagio de interacciones biológicas progresivamente complejas de genes artificialmente insertados, desatadas por las prácticas actuales. Los OGMs pueden a la larga destruir toda la vida en la tierra. Mi opinión educada es que nos llevará menos cien años hacerlo así; y no estoy bromeando.

Estoy empezando a entender por qué el mundo detesta la hegemonía económica, financiera y política de los Estados Unidos sobre el mundo. Veo aproximarse el tiempo cuando se verá como salvadores heroicos a los revolucionarios terroristas que han jurado destruir las instituciones occidentales que ellos perciben como inmorales. El conflicto resultante será terreno fértil para el Anticristo. Con tratados que promueven la paz y prosperidad mediante el comercio global, el plan del Anticristo promete estabilidad política restaurada y crecimiento económico con responsabilidad ambiental, y será el más grande paquete de mentiras jamás recibido con buenas intenciones. El Anticristo logrará amplio respaldo de las democracias occidentales y apaciguará a los otros bloques regionales del mundo, que no estarán listos para oponerse a él ni económica ni militarmente.

Ya podemos ver estos alimentos “frankenstein” en los supermercados de los Estados Unidos de América, en donde el 80 por ciento de los vegetales son modificados genéticamente. Las generaciones más jóvenes no saben cómo se ven los alimentos reales, ni conocen su sabor real. Soy un viejo que recuerda cómo eran los alimentos cuando crecía, y fácilmente puedo decir la diferencia. Los alimentos de hoy han perdido su valor nutritivo. Están cargados de hormonas de crecimiento, antibióticos, y más sustancias químicas de lo que usted quisiera saber. Al público sólo ocasionalmente se le informa en cuanto a virus extraños que infectan números crecientes de animales domésticos. Miles de personas también mueren, pero eso se tapa para proteger empleos y lucro. Debido a que la codicia corporativa corrompe a nuestros funcionarios elegidos, las corporaciones biotécnicas perciben abundantes subsidios del gobierno pagados con los dólares que pagan los consumidores como impuestos.

Dios el Señor está muy enfadado por todo esto. Por un poco tiempo más Dios continuará reteniendo su mano del juicio, dándole al mundo un tiempo de gracia para que se arrepienta, y entonces actuará. Primero, dejará de contener las consecuencias naturales de nuestro abuso global. En segundo lugar, desatará una furia de ira y “plagas” justas contra esta generación.

Esta es la última oportunidad para que los seres humanos cambiemos nuestros caminos y permitamos que Dios cambie nuestro corazón. Hacer la paz con el Creador es una opción que no nos atreveríamos a rehusar. Jesucristo está llamando a muchos alrededor del mundo. Miles están oyendo su mensaje. Muchos son salvados todos los días. Los verdaderos siervos de Dios desean y animan la preservación de la creación natural al ejercer fe en la restauración futura de nuestro planeta bajo Jesús reinando como Rey.

Asteroides, Terremotos y Maremotos

El 26 de diciembre del 2004 quedará en la historia como el maremoto de navidad. La horrible destrucción de las olas tsunami causadas por un solo terremoto en las afueras de la isla de Sumatra en Asia nos recuerda lo devastadores que pueden ser los movimientos de la corteza terrestre. Asteroides han causado similares destrucciones. Mucho de la destrucción del diluvio puede haber sido causado por un asteroide, pero nadie sobrevivió para decírnoslo. Frecuentemente se descubren nuevos asteroides que bien pudieran chocar contra la tierra con consecuencias catastrófica similares a lo que sucedió al principio del diluvio del tiempo de Noé.

Escenas dramáticas de video de la costa de Sir Lanka, India, Tailandia, la provincia Aceh de Indonesia, y Sumatra, mantuvieron al mundo pegado a las pantallas de televisión contemplando las consecuencias del oleaje del maremoto. Probablemente nunca sabremos el verdadero número de muertos, y faltan las palabras para describir la dislocación masiva y la tribulación sufrida por los sobrevivientes. Los únicos beneficiarios de esta tragedia son los que promueven un gobierno global creciente. Los miles de millones de dólares de ayuda que fluyen a las regiones del desastre pagan por el establecimiento y expansión del gobierno mundial, en su mayoría bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

Hay profetizado terremotos incluso mayores que devastarán al globo entero. No habrá ningún escape natural. Olvídese de las playas remotas e islas de paraíso, porque ellas también quedarán destruidas por los maremotos que surgirán debido a los muchos terremotos profetizados. Sólo los favorecidos por Dios sobrevivirán para poblar la nueva edad venidera bajo el reino de Dios.

Pocos quedarán vivos después del fin del 2015 (la palabra hebrea para “pocos” que se usa aquí quiere decir “una minucia,” o “un poquito”). Lea los siguientes versículos seleccionados de Isaías 24:

He aquí que Jehová vacía la tierra y la desnuda, y trastorna su faz, y hace esparcir a sus moradores. Y sucederá así como al pueblo, también al sacerdote; como al siervo, así a su amo; como a la criada, a su ama; como al que compra, al que vende; como al que presta, al que toma prestado; como al que da a logro, así al que lo recibe. La tierra será enteramente vaciada, y completamente saqueada; porque Jehová ha pronunciado esta palabra.

Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres (Isaías 24:1-6).

Glorificad por esto a Jehová en los valles; en las orillas del mar sea nombrado Jehová Dios de Israel. De lo postrero de la tierra oímos cánticos: Gloria al justo. Y yo dije: ¡Mi desdicha, mi desdicha, ay de mí! Prevaricadores han prevaricado; y han prevaricado con prevaricación de desleales.

Terror, foso y red sobre ti, oh morador de la tierra. Y acontecerá que el que huyere de la voz del terror caerá en el foso; y el que saliere de en medio del foso será preso en la red; porque de lo alto se abrirán ventanas, y temblarán los cimientos de la tierra. Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida. Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará.

Acontecerá en aquel día, que Jehová castigará al ejército de los cielos en lo alto, y a los reyes de la tierra sobre la tierra (Isaías 24:15-21).

El Hambre Venidero por la Palabra de Dios

A la gran tribulación le precederá una confusión espiritual aumentada. En el clímax de la ira de Dios el mundo sufrirá por honda desesperación y desesperanza sin paralelo en la historia. Debido al rechazo público de la Biblia, que presenta la verdad de Dios, el Juez de todo ha determinado el fin de la oportunidad para leerla. Sólo los fieles que ya saben y obedecen la verdad sobrevivirán esos últimos meses.

He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán (Amós 8:11-12).

Estos versículos confirman lo que la lógica sugiere: la edad jet de la gran tribulación será una época de tinieblas espirituales más intensas. No se permitirá que se publiquen libros como éste. Libros cristianos y judíos serán quemados en escala masiva, como los nazis lo hicieron en Alemania de 1932 a 1939. Se impedirá drásticamente la lectura de la Biblia, y con el tiempo se la castigará con la muerte. Mientras todavía hay tiempo, aproveche la oportunidad para escudriñar la palabra de Dios y aprender la verdad de Dios.

El tiempo es esencial. Nuestras vidas cuelgan de un hilo. El tiempo se acaba para millones todos los días. Muchos mueren de repente, por enfermedad o accidente. Sucesos espantosos como el maremoto de diciembre 2004 en Asia o los ataques terroristas del 9 de septiembre de 2001 en la ciudad de Nueva York, todavía son para unos pocos un desafío para hacer inventario espiritual y hacer algunos cambios en sus vidas. Pero la muerte de la mayoría de personas no llega a los titulares ni hace ningún impacto en el público en general. Las tragedias personales sí afectan a unos cuantos más allá de los inmediatamente afectados.

No espere que una tragedia personal le motive. Nadie sabe su futuro inmediato. Es posible que otra oportunidad no se presente para que usted empiece una relación eterna con su Creador. Empiece con lo que entiende y acepte la verdad de la Biblia. El tiempo es corto, y usted tiene que aprender mucho y muy rápidamente. Vuélvase a Dios en sus acciones y su conciencia para obedecer hoy su palabra. Luego pida más entendimiento y la dirección del Espíritu Santo. Él le guiará.

Pídale al Señor Jesucristo que le revele los cambios que necesita hacer en su vida; y pídale su fuerza para lograrlos. Ir contra la corriente de la sociedad es difícil, pero es esencial que usted se desenrede cada vez más de los estilos de vida de este mundo. Todo lo que necesita es empezar con lo que entiende y aceptarlo como verdad. Por ejemplo, si usted es judío, puede empezar por poner en práctica el Antiguo Testamento.

La Ignorancia Cristiana y el Anticristo

En los Estados Unidos de América el mensaje consistente de las encuestas y estudios es que alrededor del 90 por ciento de los que se llaman “cristianos” ignoran la Biblia. La población “cristiana,” en su mayor parte, es indistinguible de la cultura mundanal en que viven. DiosPadre, DiosHijo y DiosEspíritu no son más reales para los que dicen ser seguidores de Jesús que lo que son para el mundo en general. En el mejor de los casos, lo que llaman “mitos bíblicos en cuanto a patriarcas, profetas y seres espirituales” se recibe en el mismo nivel de autoridad como la filosofía secular o los escritos sagrados de otras culturas.

Cuando sucedió el ataque a los Estados Unidos de América el 21 de septiembre de 2001, muchos acabaron en una iglesia obrando. Incluso congresistas asistieron a un culto memorial cristiano en la Catedral Nacional de Washington, D.C. A un clérigo musulmán se le permitió elevar la oración de apertura. Allí estaba él representando a una religión que inspira violencia diaria contra cientos de cristianos y judíos por todo el mundo. Quedé aturdido porque nadie del gobierno de los Estados Unidos objetó que un clérigo musulmán tenga igual presencia con dirigentes cristianos conocidos nacionalmente y en una iglesia cristiana.

Esto es el colmo de la hipocresía. Revela lo poco que nuestros dirigentes políticos o religiosos comprenden la política mundial o el islam. Simplemente piénselo; diariamente estamos expuestos a atentados terroristas, muertes y secuestros perpetrados por radicales islámicos; a veces usan incluso a niños. Cuando hacen duelo por los restos mortales de estos llamados “mártires,” la retórica funeral musulmana por lo general le echa la culpa a judíos, a cristianos, a israelíes y a los estadounidenses.

Satanás es experto en el disfraz, y usa toda oportunidad para confundir, mentir y asesinar en masa, y luego lo llama un acto de Dios. Hace diez años Belén solía ser una ciudad diversa y razonablemente pacífica, en donde la fe cristiana e islámica estaban igualmente presentes. Ahora, no hay ninguna asamblea santa en esa ciudad, sino sólo pobreza, negocios arruinados, desempleo y desesperanza. Musulmanes, cristianos y judíos por igual han sido asesinados en el nombre de Alá. Este escenario se repite en muchos otros lugares. La Biblia dice que Satanás es homicida y mentiroso desde el principio, y a sus hijos se los identifica fácilmente porque hacen lo mismo.

Estas atrocidades culminarán en la persona y gobierno del Anticristo. Tristemente, la mayoría de los que aducen ser cristianos se dejarán engañar por él. Su ignorancia de la Biblia y orgullo humano natural los hará vulnerables a sus mentiras e ilusión de amor, poder y milagros. Durante la gran tribulación seres espirituales perversos obrando dentro de las fuerzas sociales y culturales de esta edad rebelde facilitarán oleadas masivas de fervor patriótico a favor del Anticristo entre las poblaciones del mundo. No se tolerará a los que tengan reservas.

La mayoría de cristianos viven vidas seculares de espiritualidad programada. Puesto que Dios ejerce escaso impacto en ellos, no viven vidas santas. La civilización occidental ha perdido el significado de santo. El verdadero Dios de Israel no tiene relevancia para nosotros. Esta es una de las razones por la que el islam y otras religiones orientales han crecido a costo de las denominaciones tradicionales.

La población cristiana participa en los pecados colectivos de nuestra sociedad, que no se diferencia en nada de la Babilonia antigua en su esencia moral y espiritual. Las personas se dejan atrapar por la competencia de vivir lo que llaman “el sueño estadounidense” de auto indulgencia próspera justificada por una espiritualidad egocéntrica que llaman “cristiana.” Este estilo de vida hace impotente el testimonio cristiano. Estos son los “cristianos” que sufrirán las plagas que surgirán como consecuencias naturales de sus fuentes de pecado (Apocalipsis 18:4).

El Anticristo proclamará a todas las regiones válidas espiritualmente en su fuente. Enseñará que todas las religiones y asuntos místicos reflejan revelaciones parciales del Dios único y universal mediante muchas tradiciones culturales. Esparcirá la ilusión de prosperidad, paz y seguridad, incluso mientras la violencia aumenta al crescendo final de todos los ejércitos reunidos para atacar a Jerusalén. Con la muerte de los dos testigos, el Anticristo entrará en el templo construido por los judíos y se proclamará como el único Dios verdadero en virtud de su dominio sobre la dimensión terrenal de dálet.

A pesar de todos sus éxitos hasta la fecha, Satanás ya está condenado a la destrucción. Con su resurrección de los muertos Jesús desterró al diablo. La victoria de Jesús sobre la tumba declara una vida de dimensión jeh que se traga a la muerte. Su sacrificio de amor y disposición para perdonar a los que sinceramente se arrepienten ha vencido la rebelión de pecado. Lo que vemos desdoblándose hoy, y veremos en los años venideros, sigue el libreto predeterminado que he presentado en mis libros.

El cumplimiento real de toda la profecía bíblica es certero. Su promesa se demuestra en la resurrección del Hijo de Dios, que vendrá de nuevo tal como está prometido, trayendo con él a la tierra la realidad eterna de la dimensión jeh. El retorno de Jesús como Rey conquistador y Mesías Salvador de Israel es el primer paso de restauración que a la larga resultará en la creación de nuevos cielos y nueva tierra.

Recuerde que yo no tengo ningún informe especial interno o conexión directa con la mente de Dios. No soy profeta sino uno que estudia la Biblia y que, a mi modo de ver, ha sido guiado por el Espíritu Santo de Dios. He relatado los resultados de mis estudios para que cada persona determine su validez por cuenta propia.

Palabras de Aliento para los Creyentes

Cuando llegue la gran tribulación en el tiempo señalado muchos cristianos, especialmente en los Estados Unidos, no estarán preparados y quedarán muy desilusionados cuando se den cuenta de que el esperado “rapto” no sucedió al principio de la tribulación. Muchos pastores y maestros cristianos prometen un escape de las pruebas y tribulaciones que vendrán. Docenas de teorías cristianas abundan para masajear nuestro profundamente acendrado deseo de evitar el sufrimiento y suprimir los temores que surgen desde muy adentro de nuestra mente subconsciente.

Me siento humilde y privilegiado porque Dios me ha revelado los acontecimientos de la gran tribulación, contrario a opiniones teológicas más populares que se concentran en lo que yo llamo “el gran escape.” También siento una profunda tristeza por mis hermanos creyentes que están destinados a atravesar gran sufrimiento por causa del Señor Jesucristo. Tal como fue al principio de la edad de la iglesia, su sangre derramada se volverá el agua que propagará el evangelio de vida en medio de la crueldad y oposición satánicas.

Cuando alguien se va, una palabra de despedida abarca todos los sentimientos que tenemos por esa persona sin predicar un sermón. Así me gustaría ofrecer una palabra de consejo a mis hermanos que creen en Cristo. He hallado en la Biblia cinco pasajes que tienen que ver con las pruebas y tribulaciones que los cristianos enfrentan todos los días, que aumentarán dramáticamente durante la gran tribulación y pondrán a la mayoría de cristianos a la prueba máxima. Estos pasajes consideran la esencia de la fe cristiana. Me han servido de estímulo en muchas situaciones difíciles e incluso han evitado que me enrede en religiones falsas que ofrecen esperanza engañosa.

Aplicando la regla de la mano y cinco dedos del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, hay un versículo que sobresale por encima de los otros cuatro pasajes. Jesús dijo en el Evangelio de Juan:

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo (Juan 14:27).

Aquí Jesús menciona dos diferentes circunstancias de paz. Primero, él nos dará paz. Esta paz “dada” resolverá todo en el futuro cuando recibamos vida eterna. Mientras tanto, nuestro Dios amante también nos deja paz en el presente.

Muchos se atormentan por malos recuerdos de la niñez u otras experiencias ofensivas de la vida, y los cristianos no están exentos de estos sentimientos. Pueden haber sufrido daño psicológico en su infancia de parte de padres abusivos, creciendo sin amor, luchando por sobrevivir y por hallar seguridad, sintiéndose totalmente solos cuando necesitaban alguien que los quiera.

Más tarde en la vida pueden haber sufrido por la guerra, muerte, crimen, amistades rotas, o porque algún ser querido se aprovechó de ellos. Pueden haber vivido en un matrimonio sin amor, o tenido que lidiar con un corazón partido por un divorcio. Tal vez negociantes corruptos les robaron ahorros duramente ganados.

Aprendemos a suprimir los recuerdos de experiencias dolorosas, escondiéndolos en los recovecos de nuestra mente. Pero en realidad nunca desaparecen. Los psicólogos nos dicen que los recuerdos están permanentemente grabados en nuestra mente subconsciente. A veces puede causar amargura y soledad no resuelta.

Estas emociones sepultadas también pueden resultar en pensamientos perversos que parecen surgir de la nada. No presentan un cuadro de paz, sino un ataque abierto del infierno.

Los cristianos pueden quedarse perplejos cuando experimentan estos ataques. Incluso pueden cuestionar la provisión de Dios para su salvación, preguntando: “¿He sido en realidad salvado?”

A decir verdad, Satanás usará todo rincón de nuestros recuerdos sumergidos para arrebatarnos la fe y la paz que Jesús prometió. Pero cada vez que Satanás empieza a agitar una tormenta hurgando recuerdos dolorosos, los creyentes pueden confrontarlo con una orden: “Satanás: ¡te ordeno en el nombre de Jesús que te vayas!” Al mismo tiempo podemos invocar el nombre de Jesús y decirle: “Señor Jesús: Dame la paz, tal como prometiste.”

Los creyentes tienen acceso a un reservorio de poder que ha estado en existencia desde antes de la creación del mundo. Como un interruptor, cuando uno se conecta a la fuente de poder, instantáneamente recibe luz. Los problemas que le han acosado seguirán allí, pero usted experimentará una paz que le llevará por encima de sus circunstancias.

En los días más negros del la gran tribulación venidera, nunca olvide que Dios lo conoce, le ama, y ha preparado un lugar para usted. Si usted es o llega a ser hijo de Dios por la fe en Cristo, ya se halla en camino a llegar a ser perfecto a la vista de Dios, plenamente aceptable ante un Dios santo. Usted ha sido llamado para servir al Dios maravilloso y poderoso del universo. Usted está más íntimamente conectado con él que un niño pudiera estar conectado con un padre gentil y amoroso en su vida.

Otros cuatro pasajes aumentan nuestra comprensión de este versículo principal:

E invócame en el día de la angustia;
Te libraré, y tú me honrarás (Salmo 50:15).

Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
No dejará para siempre caído al justo (Salmo 55:22).

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros (1 Pedro 5:6-7).

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús (Filipenses 4:4-7).

Esta es última oportunidad antes de que empiecen los duros tiempos del juicio. Para los que resisten, el plan de Dios es que los que dudan y los rebeldes atraviesen el túnel en llamas como prueba purificadora final de la humanidad. Nuestra supervivencia depende de hacer caso de la advertencia, y prepararnos para ella mediante el arrepentimiento y obediencia por fe en su palabra.

Usted Puede Ayudar

Sea que mis predicciones respecto a las fechas de la gran tribulación resultan ser ciertas o no, espero que este libro sea una bendición para usted. Mi sueño ha sido contar esta historia al mundo. Estoy haciendo todo lo que me es posible para lograrlo. Lo imposible está en las manos de Dios.

No he escrito estos libros para ganar dinero vendiendo equipos de supervivencia o algún otro tipo de estrategia de emergencia. Mi preocupación es esparcir la palabra de Dios todo lo posible con su advertencia para nuestra edad. Por eso he traducido mis libros a otros idiomas y lo he puesto en la internet para que se lo descargue y lea gratuitamente.

Toda persona se halla en una posición singular para ayudar a esparcir la palabra de Dios. Esta función es esencial. Aunque ciertamente no es la única opción, hablarles a otros en cuanto a mis libros y el sitio web es una manera de participar en la obra de Dios. Déle a otros oportunidad de leer estos materiales para que decidan por sí mismos. La exposición fuerte a la palabra de Dios en mis libros rendirá su fruto a su debido tiempo, y tal vez usted reciba el crédito por su como siervo fiel. A lo mejor se sorprende al recibir de Dios una gran recompensa en su venida (Isaías 55:6-11).

El Principio de Fe

Hemos llegado al fin de este libro. No se sorprenda si siente que necesita volver a leer algunas partes, o incluso todo. Cuando yo leo de nuevo un capítulo, me asombro por lo que he escrito porque ya no recuerdo todos los detalles de cuando lo escribí. Incluso algunos de mis amigos cristianos que critican más fuertemente admiten que han aprendido algo al leerlo.

Mi deseo ahora es publicar estos libros en forma impresa. La mayoría de personas hallan mucho más fácil leer un libro impreso que leerlo en línea. Debido a la amplitud de alcance y contenido de estos libros, es preciso leerlos varias veces antes de que las consecuencias y razones para la gran tribulación realmente penetren en la conciencia de uno. La destrucción de la civilización occidental y oriental que conocemos pronto será historia. ¿Quién sabe si la historia de la edad zayin será recordada o enseñada a las generaciones futuras de la edad tet?

Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá (Marcos 11:22-24).

En este pasaje Jesús nos anima a tener fe. La fe es poderosa lo suficiente para mover montañas al mar. Por la palabra de fe el universo fue creado (Hebreos 11:1-3). Así que la pregunta surge: “¿Cuán grande es mi (o su) montaña?”

Hay una narración que comunica este mensaje. Un hombre muy rico recibió en su hermosa mansión la visita de su hermana y sus hijos. La mansión era enorme, teniendo muchos cuartos llenos de arte hermoso, muebles de calidad y equipo de recreación. Usando la frase popular, se podría llamarla una “casa monstruosa.” Después de los saludos iniciales el rico se sintió muy generoso y les dijo a los visitantes: “Escojan lo que quieran, y se los regalo.”

La tía dijo: “Quisiera ese precioso florero.”

Su hijo añadió: “A mí me gustaría esa hermosa limusina alargada que está estacionada en la entrada.”

El tío rico dijo: “Está bien. El florero es tuyo, querida hermana; y la limusina es tuya, sobrino. Les hubiera dado toda la mansión si la hubieran pedido.”

Ahora yo me veo frente al mismo tipo de pregunta. Siendo honesto conmigo mismo pregunto: “¿Es Dios más grande o mi montaña?”

Jesús enseñó que con suficiente fe ninguna montaña es demasiado grande. Sé que Dios es muy rico y le gusta sorprender a sus hijos. Así que estoy pidiendo que un mil millones de personas lean este libro para que al menos el 15 por ciento de la población del mundo oiga el plan de Dios para la humanidad. Recibirán como bono algún entendimiento de lo terrible que serán los acontecimientos de la gran tribulación.

Al pensar en una manera práctica de lograr lo imposible, me vino a la mente de nuevo el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. Hace poco hice un viaje en un crucero. Al mirar al océano podía ver el rastro de vapor levantándose contra el fondo azul del horizonte. Era todo un espectáculo con la luz menguante de la puesta del sol como trasfondo. Así que mis pensamientos se dirigieron hacia la vasta extensión, que en hebreo se llama mem (40).

Hemos aprendido que dálet, “en este mundo y en este tiempo,” con una entidad añadida de “propósito” conduce al cumplimiento de mis sueños de imposibilidad. Como científico que se enseñó a sí mismo le pregunté al Señor: “¿Cuál es la fe que necesito para mover mi montaña?” Debe ser parte de la dimensión dálet, cuyas leyes no se pueden cambiar, pero mover montañas debe por consiguiente conformarse a las mismas leyes. ¿Tenemos acaso aquí una paradoja?

En la dimensión dálet el agua puede mover miles de toneladas de tierra. Así que la expresión mem es apropiada. Tengo el agua con la cual puedo mover mi montaña, pero necesita que la siga el “propósito.” Ese pensamiento me llevó a la analogía de los dos rieles al aplicársela a la gran tribulación: Jet quiere decir ocho (8), que se divide en dos partes (4 + 4 = 8). Es como el alineamiento del huevo uso de la mini tribulación con el contexto de la gran tribulación. Así que van juntas como el caballo y la carreta.

El primer cuatro representa las cuatro patas del caballo, que provee la fuerza. Las otras cuatro son las ruedas de la carreta.

Todo esto trabaja junto, conforme al principio de causa y efecto. En otras palabras, el agua se evapora convirtiéndose en nubes que el viento sopla contra las montañas, para que el agua caiga de nuevo sobre ellas como lluvia. Pero debe haber un propósito. El propósito de la carreta es llevar personas. Si llegamos a dónde queremos ir, entonces no tenemos que preocuparnos por cual mecanismo se usó o cómo funciona. Esperamos que el caballo camine por sí mismo mediante sus poderosas patas, y la masa del caballo en movimiento moverá la carreta sobre sus ruedas de acuerdo a las leyes de la física.

Ahora viene alguien que quiere montar en la carreta. Debe tener suficiente confianza en el caballo y la carreta como para estar dispuesto a pagar pasaje. Si el viajero no tiene suficiente fe para pagarlo, entonces se quedará atrás cuando la carreta salga. De manera similar, si no tengo suficiente fe en la integridad del buque como para pagar mi boleto, todavía estaría sentado solo en el muelle. Así, con propósito podemos vencer nuestro temor inicial a lo desconocido, y por fe podemos mover una gran montaña; tal como las muchas lluvias causan deslizamientos de tierra en California.

Por favor, únase a mí para el recorrido ayudándome a mover la montaña de poner el evangelio de Jesucristo en las manos de un mil millones de personas.

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin (Mateo 24:14).

No estoy necesariamente pidiendo dinero. Estoy aplicando la fórmula matemática que aprendí en el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, que dice:

1 + 4 = 5

No es por casualidad que usted ha leído mis libros; aun cuando haya leído sólo una parte de ellos. Dios está obrando. Pienso que él lo señaló a usted entre un mil millones de personas que yo he pedido por fe que lean mis libros. Fue decisión de Dios, no la mía. Usted debe considerarlo un privilegio porque hay millones que no tendrán esa oportunidad.

Le pido a usted (1) que busque a cuatro (4) amigos o parientes y los invite a leer este libro sobre el propósito de Dios para la humanidad. Eso no le costará gran cosa, y siempre puede echarle la culpa a este loco relojero de California que perdió un tornillo.

Mi fe fue sometida a prueba hace poco. Me desalenté porque la montaña empezaba a parecer demasiado grande. La inmensidad de esta empresa me hizo sentirme como Pedro caminando sobre el agua. Cuando se dio cuenta de que en realidad estaba caminando sobre las olas, se olvidó de su propósito. Se olvidó que el Señor estaba allí con su mano extendida para sostenerlo.

No hace poco inesperadamente recibí el primer cheque de un donativo. Vino con la instrucción de que se lo use para pagar gastos. El donante había sido bendecido a leer los libros en la internet, y me agradecía por el esfuerzo que había hecho para ponerlo allí para que otros lo lean gratuitamente. La cantidad de cheque era de $400.00 dólares.

Mi cerebro empezó a funcionar, y de inmediato comprendí lo que el Señor me estaba diciendo. Es una maravillosa lección que él me enseñó con ese cheque. El número hebreo para 400 es tau, y representa el fin de nuestra existencia o eternidad. La fórmula que explico en el primer libro 1-4-40-400 que en el contexto hebreo quiere decir “humanidad” o “Adán y Eva.” El donante podía haber enviado cualquier otra cantidad, pero “por casualidad” resultó ser $400.00. Esto era Dios diciéndome: “Herbert: No te preocupes en cuanto al tiempo; porque yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin.”

Como dice Marcos 11:22: “Tengan fe en Dios.” Este primer donativo fortaleció mi fe en el Dios Todopoderoso. Le invito a usted a que también tenga fe en Dios. Ayúdeme a mover esta montaña al mar. Ayúdeme a enviar este mensaje a los que nunca han oído la palabra de Dios, o nunca ha prestado atención a ella cuando la han oído.

Su recompensa será diez veces en la dimensión jeh. Simplemente recuerde lo rico que es nuestro Tío en la mansión. Una montaña movida físicamente por agua (mem) puede crear una hermosa playa invaluable. Es suya para apropiarse de ella si tiene fe. Tal vez usted tenga amigos o parientes en India, China, Rusia u otra nación, que tengan la capacidad para traducir este libro. Si es así, quisiera oír de usted.

Nuestra oportunidad es muy corta. Verifique el movimiento del tiempo en el reloj de cuclillo. Si tiene fe con propósito, puede experimentar lo imposible y recibir la recompensa cuando terminemos la carrera.

Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios. Procuró el Predicador hallar palabras agradables, y escribir rectamente palabras de verdad.

Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor. Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne.

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala (Eclesiastés 12:9-14).

Hable con sus amigos y parientes en cuanto a estos libros y nuestro sitio web: www.apocalypse2008-2015.com. Pídales que comuniquen la dirección web a sus amigos y conocidos. Si se salva apenas un alma, usted recibirá gran recompensa en el cielo (1 Corintios 3:6-9).

Si se siente enviado a hacerlo, su contribución financiera se apreciará en debida forma y se la usará sabiamente. Ayudará a pagar por la producción, traducción y distribución de estos libros y materiales de estudio, así como también a mantener el sitio web. Sus donativos califican para una deducción en la declaración de impuestos a la renta en los Estados Unidos de América, y nosotros no damos su información personal a nadie.

Puede hacer su contribución en forma segura en línea en www.apocalypse2008-2015.com/Donate.html, o puede enviar su cheque, giro postal o información de tarjeta de crédito a:

Faith in the Future Foundation

PO Box 6384

Minneapolis, MN 55406

Todo dinero recibido se invertirá directamente en este ministerio.

 

Kolner Stadt-Anzeiger- Nº. 239 – 12 de octubre del 2004.

 

Para opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, chasque aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en:
El Misterio del 17 de Tamuz
Una INTRODUCCIÓN Esencial:
La REVELACIÓN de Jesucristo escrita por el Apóstol Juan y re-ordenada por
el SISTEMA NUMÉRICO DEL ALFABETO HEBREO
Prefacio - ¿Por Qué Dos Libros Separados?


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.