El Misterio del 17 de Tamuz

Claves Hebreas Antiguas para Fechar la Gran Tribulación

Capítulo 1

El Mensaje de Jonás para Nueva York

 

¿Podemos saber cuándo va a empezar la gran tribulación?
¿Es lo mismo como saber cuándo va a volver Jesús?
¿Qué es “Babilonia” en la profecía? ¿Es Nueva York? ¿Por Qué? ¿Quién es el Anticristo? ¿Cómo subirá al poder y qué hará?

Enlaces a la sección en este capítulo:

[Haga click para marcar los títulos de la sección y para saltar a donde comienza la sección del texto. Los títulos de la sección del texto abajo proporcionan enlaces de nuevo al tope de esta página.]

Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

El Plan y las Tablas de Tiempo de Dios

Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:20-21).

El conocimiento del plan de Dios para el universo nos ayuda a armar el rompecabezas de la gran tribulación. Las fechas y tiempos que predigo para la gran tribulación de Israel y el mundo, surgieron de mi comprensión de las relaciones entre eventos claves del plan de Dios según constan en la Biblia.

Basado en ese entendimiento preparé tablas de tiempo respecto a esos eventos y correlacioné con eventos históricos el plan bíblico de Dios revelado en la Biblia. Luego relacioné estos patrones iniciales con los significados interpretativos de eruditos para el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo, que luego sincronicé con varios calendarios antiguos. Empecé a ver que surgía un cuadro muy claro.

Sólo los pasajes bíblicos son inspirados; el resto de mis escritos es un descubrimiento dramático de correlaciones, como engranajes de un reloj de cuclillo. Para sustanciar cualquier premisa busqué por lo menos dos pasajes bíblicos como “testigos” de los eventos terrenales, y cinco versículos bíblicos para los eventos celestiales.

Tabla de Sieta Anos de la Gran Tribulacion

¿Podemos Saber el Tiempo?

En la actualidad muchos cristianos están persuadidos de que no podemos predecir el principio y fin de la gran tribulación, porque es imposible saber el día y la hora de la Segunda Venida de Cristo. Esta opinión errada surge de la presuposición de que si uno sabe la fecha cuando empezará la gran tribulación, se podrá calcular el día de la aparición de Cristo en poder simplemente añadiendo siete años. No es ese el caso.

En mi investigación descubrí sólo un número de fechas de suceso clave de la gran tribulación. No pude hallar manera de determinar el día y la hora del regreso de Jesucristo. El que haya una diferencia debería resolver muchas discusiones del pasado. Le invito a estudiar lo que Jesús dijo en Mateo, capítulos 24 y 25.

Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre (Mateo 24:36, énfasis añadido).

Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor (Mateo 24:42, énfasis añadido).

Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir (Mateo 25:13, énfasis añadido).

Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno (estación) ni en día de reposo (un día); porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados (Mateo 24:19-22, paréntesis y énfasis añadido)

Por consiguiente la hora es indefinida. Este hecho por sí mismo ha causado gigantescos malos entendidos teológicos entre los cristianos. Sin embargo, los eruditos cristianos por lo general concuerdan en que la destrucción final de la gran tribulación (a la que yo me refiero como la edad jet), vendrá repentinamente y que su duración será acortada para que la severa persecución profetizada no logre exterminar a todos los judíos ni a los fieles elegidos de Dios de todas las naciones.

Este “acortamiento” prometido hace un pronóstico indefinido. Daniel profetizó una duración primaria de siete años para la gran tribulación. El que sean “acortados” podría querer decir tal vez unos pocos días o semanas menos de siete años, o tal vez unos pocos años menos de un siglo. (Véase en dónde caen los extremos entre los años 2015-2018 en mi Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación.)

En mi Tabla del 12º Período la tribulación de la mini-tribulación termina 17 de septiembre. Esto se queda corto del 21 de diciembre del 2015. Podría ser que este sea el período acortado de que habla Daniel. En referencia al tiempo total de la gran tribulación esta diferencia de pocas semanas en tiempo bien podría significar una gran diferencia respecto a cuántas personas perecerán.

Ahora voy a resumir la cronología de todos estos eventos. Recuerde que el saber las fechas de los eventos de la gran tribulación no nos da el día y la hora del regreso de Cristo, ni siquiera el tiempo de la primera resurrección. Sólo puedo especular respecto a esos sucesos porque el calendario el calendario hebreo no ha insertado esas fechas en sus engranajes. Sólo Dios sabe cuándo tendrá lugar la venida del Señor Jesucristo; él decide la hora o el momento apropiado, porque él diseñó el plan para el universo. Queda este elemento de sorpresa hasta que ocurra.

Los Doce Períodos de la Gran Tribulación

Diseñé la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación con doce períodos de tiempo de siete meses cada uno para superponerlos con las primeras doce estaciones de la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. Estos doce períodos se presentan con sus fechas en su propia tabla: Doce Períodos de la Gran Tribulación.

El número doce (12) corresponde a “gobierno” o “perfección.” Simboliza una perfección divina en la administración del gobierno. Mateo 19:28 describe doce tronos con jueces, que estarán a cargo de las doce tribus de Israel. Los doce signos del zodíaco cartografían las estrellas, las cuales están gobernadas por leyes que no cambiarán, y expresan una creación divina:

Los cielos cuentan la gloria de Dios,
Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.
Un día emite palabra a otro día,
Y una noche a otra noche declara sabiduría.
No hay lenguaje, ni palabras,
Ni es oída su voz.
Por toda la tierra salió su voz,
Y hasta el extremo del mundo sus palabras (Salmo 19:1-4).

¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades,
O desatarás las ligaduras de Orión?
¿Sacarás tú a su tiempo las constelaciones de los cielos,
O guiarás a la Osa Mayor con sus hijos?
¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos?
¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra? (Job 38:31-33).

La Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación se divide en doce (12) períodos para que pueda superponerse con la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana. Es como un Huevo Ruso, en el que huevos más pequeños se anidan dentro del más grande, pero todos parecen iguales con sus detalles alineándose proporcional y precisamente.

El Gran Apocalipsis o Gran Tribulación de siete años descrito en detalle en los libros de Daniel y Apocalipsis empieza oficialmente el 21 de diciembre del 2008, que en el hemisferio norte es el solsticio de invierno, la noche más larga del año. A veces llamo la edad de jet de siete años a la gran tribulación para distinguirla de la segunda mitad incluso más intensa de esta edad, a la que llamo Mini-gran tribulación. Es “mini” sólo en su duración. Respecto a su destrucción, tribulación, aflicción y muerte, es “maxi” con certeza.

Los Doce Períodos de la Gran Tribulación

Usted notará de inmediato que la tabla incorpora siete (7) fechas (sombreadas) de significación astronómica. Tres (3) de las fechas caen en el solsticio de invierno y cuatro (4) son equinoccios. De nuevo hallamos la proporción 7:5 que nos alerta a la posición apropiada para establecer ciertas fechas. La simetría paralela en tablas como estas, que se derivan independientemente debido a diferentes variables, no es accidente o casualidad. La simetría es una evidencia del diseño de Dios en la Biblia.

La Mini-tribulación empieza el primer mes del sexto período, el 4iciembre del 2011. Esta fecha se determinó contando hacia atrás los 1290 días de Daniel, partiendo del 17 de Tamuz (4 de julio del 2015). Este cálculo es fácil de ver en la Tabla del Siete Años de la Gran Tribulación, que menciona a Daniel y las 12 profecías de Juan integrales en los festivales judíos. Once de esas profecías suman en retroceso 1.260 días empezando el 17 de Tamuz al 4 de enero del 2012. Explicaré esto más adelante.

La Mini-tribulación tiene una significación especial. Su fin queda ilustrado mejor en la Tabla de los Períodos 11 y 12 de la Gran Tribulación. Contando hacia atrás desde el 17 de Tamuz (4 de julio del 2015) llegamos a su comienzo el 4 de diciembre del 2011, primer mes del sexto período.

La Mini-tribulación termina seis días antes del equinoccio de otoño, o sea, el 17 de septiembre del 2015, como se calcula al contar los 1335 días de Daniel hacia adelante partiendo del 4 de enero del 2012. Daniel dijo que después de 1335 días empezarán las bendiciones, incluso antes del fin cronológico oficial de los siete años de la gran tribulación, puesto que habrán terminado todos los juicios contra la civilización humana presente bajo el dominio de Satanás.

Los siete años de la gran tribulación técnicamente llegan a su fin el 21 de diciembre del 2015. Los meses entre el fin de los 1335 días de Daniel y el fin de los siete años se usarán para limpiar los mortíferos materiales de guerra residuos de las muchas batallas. Estos desperdicios tóxicos y explosivos podrían causar todavía mucho sufrimiento al matar o mutilar a la gente debido a minas terrestres ocultas y municiones detonadas accidentalmente por personas o animales, de modo que los peligros apocalípticos existen aunque las bendiciones hayan empezado, porque no hay lucha en sí ni quedan enemigos vivos.

Tabla de los Períodos 11 y 12 de la Gran Tribulación

En otros lugares he demostrado cómo llegué a estas fechas para los varios sucesos profetizados que tendrán lugar durante la gran tribulación. Para mí estas fechas parecen ciertas debido a que mis cálculos matemáticos se alinean y se verifican uno con otro usando varios sistemas independientes. Usted tal vez quiera referirse de nuevo a la Tabla de los Doce Períodos de la Gran Tribulaciónde tiempo en tiempo a fin de orientarse mientras lee este capítulo. Tenga presente que el número del período consta en la columna izquierda, del 1 al 12. A la derecha de cada número hallará las fechas de comienzo y del fin de sus siete meses de duración. El total del tiempo transcurrido (12 x 7 meses = 84 meses) es siete años.

También será útil referirse de vez en cuando a las demás tablas, tales como la Tabla de Siete Mil Años de Historia Humana y la Tabla de Siete Años de la Gran Tribulación mientras lee este libro. A menudo me refiero a estas fechas tan importantes. Tener las tablas a mano le ayudará a mantenerlas en su lugar apropiado y en su secuencia apropiada en su relación una con otra.

¿Irá Jonás a Nueva York?

Jonás es famoso por haber sido el profeta hebreo más renuente de la Biblia. Cuando Dios envió a Jonás a la antigua capital de Asiria, Nínive, Asiria era el principal enemigo de Israel en ese momento de la historia. Esta enorme ciudad era un centro principal de poderío militar, comercio, economía y tecnología científica.

Pero el Dios Todopoderoso de Israel había determinado castigar a esta gigantesca ciudad, y había decidido enviar a un profeta para advertir a Nínive antes de destruirla junto con todos su pobladores debido a sus pecados. Jonás no quería que Nínive reciba la advertencia porque temía que el enemigo de Israel se iba a arrepentir debido a la advertencia. Jonás quería que los enemigos de su nación fueran destruidos, y sabía que Dios en su misericordia podía cambiar sus planes y no destruirlos si se arrepentían. Pues bien, en efecto se arrepintieron, y Dios suspendió su juicio.

Pero antes de todo eso Jonás trató de huir a alguna otra parte y se embarcó en un barco. Trató de darle un rodeo a la orden de Dios de ir y advertir a Nínive, pero aprendió, de una manera dramática, que no podía escaparse del propósito de Dios. En la peor tempestad de su vida un gran pez se lo tragó y le llevó directamente al umbral de la misma ciudad en que Dios quería que proclamara la advertencia profética. Jonás cumplió su deber, y la ciudad se arrepintió, desde el rey hasta el hombre más común de la calle. Por supuesto, Jonás se disgustó por la misericordia de Dios, y el libro relata unas cuantas lecciones más que este renuente profeta tuvo que aprender personalmente respecto a Dios. (Lea la historia entera en el libro de Jonás, en la Biblia).

Puedo identificarme con la situación de Jonás. Cuando Dios me llamó para que escriba este libro, al principio no quise hacer caso de su llamado. A diferencia de Jonás, no me gustó el mensaje. No tenía ningún deseo de proclamar un mensaje de destrucción a Nueva York, equivalente actual de una ciudad capital global. Temía que me llamaran lunático o algo peor. En la iglesia la gente ya había empezado a evadirme simplemente por mencionar que podría haber una gran tribulación en un futuro definitivo, tal vez específico.

“¿Por qué me escogió a mí?” me preguntaba. No tengo ninguna experiencia en escribir (buena excusa). El inglés ni siquiera es mi idioma materno (otra buena disculpa). Además, ¡un libro como este podría resultar en algunas confrontaciones muy desagradables! (otra excusa). Cada vez que ponía mi pie en la orilla del Océano Pacífico en Mendocino, llegaba al punto en que casi podía imaginarme que algún gran pez iba a saltar del océano para tragarme; tal como le pasó a Jonás. Así que finalmente me senté a escribir, sin siquiera saber dónde empezar.

Como Jonás me convencí de que había sido escogido para proclamar un mensaje de Dios ciertamente impopular. En parte, me parece, porque sé algo de los engranajes mecánicos de un reloj porque (como descubrí) la profecía bíblica funciona en forma muy parecida a los engranajes de un reloj. Usando estos “engranajes” puedo armar y verificar una serie de tablas o calendarios congruentes en las cuales los eventos proféticos prominentes se entrelazan y alinean unos con otros en relaciones matemáticas precisas. A partir de estas tablas puedo esperar con confianza que el pajarito del reloj (la gran tribulación) de la profecía bíblica aparecerá cuando los engranajes se alineen tal como Dios ha diseñado que lo hagan.

A diferencia de Jonás no tengo ninguna visión directa de Dios. No he oído ninguna voz del cielo ni tampoco he visto fecha alguna escrita en la pared. También mi esperanza es que los habitantes de la “Nínive” moderna (Nueva York y cualquier otra parte del mundo) que leen este libro en realidad se arrepientan y sean librados de la destrucción cierta que viene. Usted queda advertido.

Si usted vive en Nueva York esta advertencia es particularmente urgente. Como los residentes de Nínive, desde el rey hasta el plebeyo, usted puede librarse si presta atención a la advertencia que Dios le ha dado mediante este libro, escrito por este siervo renuente. Debido a que es improbable que toda Nueva York vaya a ayunar y arrepentirse como la antigua Nínive, la prudencia recomienda salir de las áreas urbanas grandes que podrían ser importantes blancos para los terroristas, como Nueva York.

El Primer Evento de la Gran Tribulación

Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra (Apocalipsis 17:18)

La "Ciudad de Babilonia" que se menciona aquí es Nueva York. Será destruida en el primer período de la Gran Tribulación; o sea, entre el 21 de diciembre del 2008 y el 22 de julio del 2009. Sospecho que sucederá poco antes de la navidad del 2008.

Me vino otro pensamiento respecto a estos patrones de períodos de tiempo. Considere las fechas del comienzo del diluvio del tiempo de Noé. El diluvio empezó cuando la lluvia y los terremotos rompieron las “fuentes del abismo” el día 17 del mes segundo, conforme al principio de la Piedra de Roseta (Génesis 17:11). El tiempo preciso de la destrucción de Nueva York podría empezar en 30 (primer mes) más 17 días del segundo mes, que son 47 días a partir del 21 de diciembre del 2008. Recuerde la analogía del huevo grande que se pudiera aplicar aquí, debido a la afirmación de Jesús: “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

¿Por qué pienso que la ciudad a que se refiere Apocalipsis 17 y 18 es Nueva York? El que Nueva York será un blanco ya nadie lo duda, ni funcionarios del gobierno, ni analistas de seguridad nacional, ni reporteros que ocasionalmente escriben o hablan de la ciudad de Nueva York como blanco lógico de terroristas. Estos informes a menudo mencionan el potencial de bombas sucias y otros artefactos nucleares. Si yo viviera cerca de la ciudad Nueva York, tomaría estas advertencias muy en serio y haría algo al respecto.

Permítame explicarlo. La Biblia profetiza y describe una destrucción de una ciudad mundial con grandes instalaciones portuarias, que dominará todo el poder comercial y militar del mundo. En Apocalipsis, Juan llama a este lugar “Babilonia la grande.” En tiempos antiguos Babilonia fue la primera civilización humana, un imperio unido después del diluvio del tiempo de Noé. En nuestros tiempos modernos debe ser una ciudad que domina la civilización occidental.

La Biblia predice que una gran ciudad futura será destruida en una hora (Apocalipsis 18:10, 19). La capacidad para destruir una gran ciudad en apenas una hora ha llegado a ser posible apenas recientemente en nuestra moderna era nuclear. Pienso que la ciudad de Nueva York encaja exactamente en la descripción de Apocalipsis 18.

La ciudad de Nueva York es el corazón cultural, económico y financiero de la más grande potencia mundial que jamás ha existido sobre la tierra. Funciona como el centro nervioso global de toda la banca, comercio, bolsas de valores y poderío militar. Incluso con la sola pérdida de las Torres Gemelas del World Trade Center el daño hecho a la economía mundial el 11 de septiembre del 2001 todavía subsiste. ¡Piense en el impacto que sentiría el mundo entero si Nueva York fuera destruida por completo!

Como muchos comentaristas de acontecimientos recientes, opino que los terroristas internacionales no van a descansar hasta derribar a los Estados Unidos. El 26 de febrero de 1993 detonaron una bomba improvisada en el segundo nivel del estacionamiento en el sótano del World Trade Center. Ocho años después, el 11 de septiembre del 2001 atacaron el mismo blanco con aviones secuestrados. Pienso que estos dos ataques a Nueva York son precursores de cosas similares que vendrán.

Predigo que terroristas islámicos meterán de contrabando a los Estados Unidos todo el material necesario para la construcción de varias bombas atómicas sucias. No tengo conocimiento directo de cómo o quién hará esto, pero sospecho que podrían usar contenedores de embalaje en los que esconderán las bombas o parte de ellas entre la carga regular.

A estas alturas es conocimiento común que una gran cantidad de material fisionable ha desaparecido de estratégicas instalaciones de almacenaje nuclear de Rusia, debido a la supervisión inadecuada. La existencia de un mercado negro sofisticado para materiales fisionables ha quedado dramáticamente demostrada por las recientes confesiones de Libia y sus tratos con la “conexión paquistaní” para conseguir partes y materiales para fabricar artefactos nucleares.

La presente especulación también dice que el material fisionable faltante en Rusia ha ido a parar en manos de los terroristas, que reciben sustanciosa financiación de partes de intereses islámicos radicales. Como advertencia tardía tal vez se logre localizar una parte del uranio de alto grado y plutonio faltante, para que los Estados Unidos sean puestos en la alerta más elevada poco antes de que se hagan detonar las bombas. He leído que varias bombas no aparecen, y que una de ellas fue vendida en el mercado negro por 25 millones de dólares. Estas son mis propias especulaciones; solo el tiempo dirá los detalles.

Cuando los terroristas suicidas islámicos hagan detonar las bombas, Nueva York estallará hasta el cielo, tal como Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial. La ciudad entera desaparecerá en una hora, tal como la Biblia lo predice. Este acontecimiento dará comienzo al reloj de siete años de la gran tribulación, tal como lo predice la narración bíblica.

Cuando empecé a escribir mi libro en el 2002 y mencioné a algunos amigos la próxima destrucción nuclear de Nueva York, pensaron que yo “había perdido un tornillo.” Eso sucedió hasta agosto del 2004 cuando vieron la cubierta de la revista Popular Mechanics. Entonces, de repente se pusieron muy sombríos al leer los grandes titulares que proclamaban: “La Peor Pesadilla de los Estados Unidos: Bombas H Hechas en Casa.” En el trasfondo del cuadro se levantaba el edificio Empire State, símbolo duradero de la ciudad de Nueva York.

Daniel y el Sueño del Rey

Cualquier estudio de la profecía bíblica debe empezar con el libro de Daniel. Educado cuando muchacho en la corte real de Babilonia, llamaron a Daniel para que se presente ante el poderoso rey Nabucodonosor. Bajo amenaza de ejecución se le pidió que interpretara el sueño del rey sin que se le dijera siquiera cuál era el sueño. También debía darle al rey seguridad de que sus predicciones serían correctas.

Daniel salvó su vida, así como la de todos los que componían el departamento de ciencia oficial de Babilonia antigua, al describir acertadamente el sueño del rey:

Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser. . . .

Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra (Daniel 2:29, 31-35).

Inspirado por Dios, Daniel le dijo a Nabucodonosor que la estatua que había visto en su sueño simbolizaba cuatro imperios mundiales futuros, estando Babilonia representada por la cabeza de oro. En el Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo la cabeza representa el centro de control del cuerpo y su actividad. La cabeza también es el principio de algo. En el sistema hebreo era costumbre mencionar el nombre para referirse al todo, así la cabeza de oro de Babilonia llega a ser el nombre de una serie entera de sistemas sucesivos de gobiernos o imperios humanos que han gobernado la tierra. En otras palabras, a la civilización humana bajo el dominio de Satanás se hace referencia como Babilonia al compararla con el reino de Dios, que pronto vendrá a este planeta para remplazarla.

El sueño de Nabucodonosor reveló simbólicamente las principales etapas de la historia política de la tierra. La humanidad sería gobernada por cuatro sistemas mundiales sucesivos, seguidos por un quinto simbolizado por una piedra arrancada del cielo que se convirtió en un gran monte. El Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo a menudo utiliza referencias a cuatro (4 = dálet, que quiere decir “este mundo en este tiempo”) seguido de un cinco (5 = jeh, que quiere decir “el otro lado”).

El sueño de Nabucodonosor de imperios humanos que iban a seguir al suyo terminó cuando una piedra cayó del cielo para reducir la estatua a polvo, que el viento se llevó. Esto indica que la última potencia mundial que quede será destruida por algo que vendrá del espacio. La piedra que se estrella (un gigantesco asteroide del tamaño de un monte) vendrá “del otro lado” como veremos más adelante, al principio del 11º período de la gran tribulación anunciado por la segunda trompeta, según describe el libro de Apocalipsis.

La piedra celestial coincide con Jesucristo (1 Corintios 10:4). De él surge un monte que cubre la dimensión jeh, significando el gobierno del venidero reino de Dios sobre todos los pueblos de la tierra, en la edad tet. La gran tribulación eliminará toda potencia mundial religiosa, económica, política o militar dentro de un período de siete años. No quedará nada de la presente civilización, y la humanidad tendrá que empezar todo de nuevo.

Mientras preparábamos el manuscrito final para publicar mi investigación en forma impresa, descubrí en la internet otro autor que independientemente ha arribado a las misma fechas siguiendo la senda del descubrimiento de la Piedra de Roseta, pero sin ayuda del Sistema Numérico del Alfabeto Hebreo. No me sorprende que sin que sepamos el uno en cuanto al otro, alguien más haya publicado un libro con las mismas fechas. Después de todo, el plan de Dios está presente en la palabra de Dios para que cualquiera lo descubra. Espero que conforme se acerca el tiempo para el comienzo de la gran tribulación, el Espíritu Santo inspirará a otros para que lo entiendan también. Esto hace dos testigos, lo que significa que es una opinión válida. ¿Cuántos más habrá? Tengo razón para creer que habrá otros cinco importantes.

La Caída de Babilonia (Destrucción de Nueva York)

Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria.

Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites (Apocalipsis 18:1-3).

Ninguna otra ciudad del mundo encaja en la descripción bíblica de la ciudad de Babilonia, tal como encaja Nueva York. La gran tribulación empezará con una gran explosión. Una vez que sea quitada este naipe principal del sistema global de la civilización de este mundo, el castillo entero de naipes se vendrá abajo; en especial los Estados Unidos de América, que perderán su posición de dominio económico, militar y político del mundo. Los estadounidenses están muy mal preparados para lo que viene. Muchos no sobrevivirán ni siquiera los primeros meses inmediatos de caos que pronto caerán sobre nuestra nación.

Sugiero leer dos veces los siguientes pasajes bíblicos para captar el mensaje que presenta. Sólo entonces se elevará su nivel de conciencia al nivel de entender a cabalidad y comprender la importancia de los acontecimientos de solsticio eslabonados en mis libros y con el resto de los eventos proféticos que la Biblia describe para el tiempo del 2008 al 2015.

Por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga.

Y los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!

Y los mercaderes de la tierra lloran y hacen lamentación sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderías; mercadería de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de lino fino, de púrpura, de seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de todo objeto de marfil, de todo objeto de madera preciosa, de cobre, de hierro y de mármol; y canela, especias aromáticas, incienso, mirra, olíbano, vino, aceite, flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos, almas de hombres. Los frutos codiciados por tu alma se apartaron de ti, y todas las cosas exquisitas y espléndidas te han faltado, y nunca más las hallarás.

Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando, y diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas! Porque en una hora han sido consumidas tantas riquezas. Y todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos; y viendo el humo de su incendio, dieron voces, diciendo: ¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad? Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada! Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas; porque Dios os ha hecho justicia en ella.

Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada. Y voz de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más en ti; y ningún artífice de oficio alguno se hallará más en ti, ni ruido de molino se oirá más en ti. Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y de esposa se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra; pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones. Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra (Apocalipsis 18:8-24).

Habrá sólo una oportunidad para escapar de la destrucción de la ciudad, ¡y esto tiene lugar sólo antes del día de la destrucción!

Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades (Apocalipsis 18:4-5).

Sea que usted acepte o no la secuencia de fechas que presento aquí, usted tiene la oportunidad de escapar de la destrucción de su alma recibiendo lo que dice Jesucristo. Estoy convencido que usted tiene mucho menos tiempo que el resto del mundo si es que vive cerca de la ciudad de Nueva York, o cerca de uno de los posibles blancos primarios de los terroristas que menciona la prensa.

En este libro intento confrontarle con la necesidad de tomar la decisión de recibir el plan bíblico de salvación conforme a la misericordia y amor de Dios, o rechazarlo. Mientras más pronto tome en oración esta importante decisión, mejor. Pídale a Dios en el nombre de Jesús dirección y entendimiento espiritual. Luego lea la Biblia. Espero que este libro le ayude a crecer en gracia y sabiduría.

No he escrito este libro sobre la gran tribulación con corazón insensible, ni tampoco me deleito personalmente en las razones de su urgencia. Para mí ha sido un peso enorme considerar las implicaciones de mis descubrimientos para mis hermanos los seres humanos. Una respuesta racional a mis libros exigirá cambios que cambiarán la vida radicalmente para miles que decidirán no correr el riesgo de que yo esté equivocado respecto a cuándo y cómo va a empezar la gran tribulación. Otros tal vez decidan que pueden continuar sus vidas como si la gran tribulación no está a la vuelta de la esquina, y lo más probable es que se enfurezcan contra mí.

Personalmente me siento como probablemente se sintió Jonás. Todo lo que quiero hacer humanamente es salir huyendo y esconderme en algún barco que vaya a alguna parte. Pero también temo a Dios. Si rehúso decir la historia, entonces probablemente no habrá oportunidad para los que tal vez oirían a Dios y huirían de las babilonias del mundo actual, así que tuve que escribir y proclamar esta historia, que muy probablemente será muy impopular. Por favor, comprenda que yo también he tenido que tomar una decisión muy difícil.

La Secuela del Primer Evento

La destrucción de la ciudad de Nueva York producirá una reacción de miedo paralizador y furor. Pienso que hará que los Estados Unidos sufran un derrumbamiento de la estabilidad social y del gobierno democrático que conocemos. Como resultado de esta catástrofe gobernará la nación un tribunal militar de emergencia. Se proclamará la ley marcial. Políticos de ambos partidos serán incapaces de resolver las muchas emergencias inmediatas y conflictivas, que surgirán debido a la destrucción de Nueva York. Se pedirá a las agencias federales que ayuden localmente en donde puedan.

Por supuesto, otras ciudades también están en las listas de los terroristas. Si atacaran Washington el gobierno civil de los Estados Unidos podría desaparecer, para ser reemplazado por comités de emergencia de políticos generales y sobrevivientes. Si atacaran a Houston la capacidad de la nación para producir energía a base de petróleo quedaría paralizada.

Al mismo tiempo, sospecho, más terroristas atacarán las estaciones de transferencia eléctrica y sus instalaciones por todo el país, procurando dejar una senda de destrucción por donde quiera que puedan. Puede incluso haber brotes de “plagas” de enfermedades bacteriológicas que producirán confusión adicional y pánico. Algunas regiones de los Estados Unidos rápidamente sufrirán severa escasez de electricidad, agua y alimentos. El orden social en las regiones afectadas se derrumbará produciendo problemas masivos y urgentes de seguridad interna, lo que hará que se imponga la ley marcial y la suspensión de las libertades que los estadounidenses dan por sentado.

Hay muchos blancos importantes con potencial similar para paralizar a los Estados Unidos, y por eso se considera tan importante el programa de “Seguridad Doméstica.” Sin electricidad y sin comunicaciones nuestra economía no puede operar cómo de costumbre. Las transacciones globales tan necesarias para el comercio quedarán totalmente interrumpidas, así que lo más probable es que las bolsas de valores y los mercados financieros quebrarán, y a eso seguirá un desempleo mundial y caos social. No tengo a mano ningún estudio específico o escenario que hable en serio de estas preocupaciones, pero sí tengo recuerdos de cuando crecí en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial y los años caóticos que siguieron cuando se terminó.

Pienso que cualquier gobierno de los Estados Unidos que sobreviva desatará un programa planeado previamente de respuesta militar agresiva sin misericordia, arrojando al mundo a mayor caos. Viéndose frente a la cuestión de supervivencia, los Estados Unidos se desquitarán en forma implacable nunca antes vista. Estoy convencido de que las fuerzas armadas estadounidenses usarán su arsenal estratégico nuclear de proyectiles dirigidos por láser para destruir sistemáticamente las ciudades islámicas que desde mucho tiempo se ha sospechado que son parte del respaldo de la organización terrorista.

Los esfuerzos previos de los aliados de los Estados Unidos por persuadir militarmente a los gobiernos islámicos de su necesidad de controlar a los terroristas que residen en sus países habrán fracasado. La larga tradición de la cultura islámica de enseñar el odio finalmente dará fruto en actos de gran terrorismo, que resultarán en horribles consecuencias para los propios amigos de los terroristas y sus países.

Mirando a las naciones del Medio Oriente donde se fermentan los puntos más candentes del terrorismo, no es difícil seleccionar como posibles blancos militares a seis naciones que odian a los Estados Unidos. Los Estados Unidos habrán aprendido para entonces la dura lección de que ocupar una nación islámica extranjera no resulta en la pacificación o en la conversión de su población a la democracia al estilo occidental.

Las lecciones aprendidas por las guerras de los Estados Unidos en Irak obligarán a la decisión de un contraataque de primer golpe sin comprometer tropas. Se verá que es un mejor disuasivo contra futuros ataques terroristas en lugar de dejar el asunto en el tapete de las decapitadas Naciones Unidas que no hacen nada. Al exterminar nuclearmente los albergues terroristas los dirigentes de los Estados Unidos entregarán un mensaje claro y fuerte: cualquier nación que caiga bajo el control de grupos terroristas internacionales o que les dé albergue dentro de sus fronteras sufrirá severas consecuencias militares.

Los Estados Unidos ejecutarán esta acción drástica para poder sobrevivir. Sin embargo, perderán su posición de liderazgo mundial debido a su economía severamente paralizada. La única opción que le quedará abierta para pagar sus enormes deudas internacionales será aumentar su vasto complejo industrial militar para producir armamentos de alta tecnología para sus acreedores en Asia y Europa. Los Estados Unidos se verán forzados a vender armas a sus enemigos de todo el mundo porque el dólar será inservible.

Los gobiernos acreedores de Europa y Asia exigirán el pago total en oro o en bienes manufacturados o productos agrícolas que necesitan para sostener sus propias economías y la seguridad internacional. Con el paso de los meses los eventos parecerán en cierto momento acelerarse al punto del no retorno. La reacción en cadena de la profecía habrá empezado con una gran explosión.

Para darle al público estadounidense una idea de lo que le puede suceder a nuestras instituciones elegidas en un tiempo de crisis, voy a citar de un libro escrito por Larry Bates, ex-congresista de Tenesí, y presidente del Comité sobre Banca y Comercio.

En caso de una emergencia, como la destrucción de Nueva York, las siguientes leyes ya constan en los libros:

A la Agencia Federal de Administración de Emergencia (FEMA) se le ha dado el poder para controlar la conducta económica y social de toda persona durante una emergencia declarada. No importa si la crisis fue precipitada por el gobierno mismo: está autoridad de estilo propio es el resultado de órdenes ejecutivas inconstitucionales decretadas por varios presidentes a través de los años. Para que no le queden dudas, las siguientes órdenes ejecutivas han sido decretadas dentro de los últimos diez años:

  • Orden ejecutiva 10995 – Incautar todos los medios de comunicación.
  • Orden ejecutiva 10997 – Incautar toda electricidad, petróleo, gas, combustibles y minerales.
  • Orden ejecutiva 10998 – Incautar todos los recursos alimenticios y sembríos.
  • Orden ejecutiva 10999 – Incautar todos los métodos de transportes, carreteras y puertos.
  • Orden ejecutiva 11000 – Movilización de población civil y fuerza laboral bajo supervisión del gobierno,
  • Orden ejecutiva 11001 – Incautar todas las funciones de salud, bienestar y educación.
  • Orden ejecutiva 11002 – El Director General de Correos operará un catastro nacional de toda persona.
  • Orden ejecutiva 11003 – Incautar todos los aeropuertos y aviones.
  • Orden ejecutiva 11004 – Incautar toda autoridad de vivienda y financiera para reubicar comunidades, construir nuevas viviendas con fondos públicos, designar áreas que deberán ser abandonadas como inseguras, y establecer nuevas localidades para la población.
  • Orden ejecutiva 11005 – Incautar todas las vías férreas, ríos y canales, y edificios públicos de almacenaje.
  • Orden ejecutiva 11051 – Designar responsabilidades de la Oficina de Preparación de Emergencia. Dar autorización para aplicar todas las demás Órdenes ejecutivas en efecto en tiempos de tensión internacional aumentada o crisis económica o financiera.

Cuando se examina el título de la Orden ejecutiva 11051 se da la autorización para implementar “todas las demás Órdenes ejecutivas . . . en tiempos de . . . crisis económica o financiera.” Durante un período de colapso económico el nuevo orden se implementará instantáneamente mediante las órdenes ejecutivas señaladas arriba, más otras que ya están en vigencia. ¿Se me pasó algo por alto?

Así que ¿qué quiere decir este escenario de eventos futuros basados en las profecías bíblicas para los que viven en el Medio Oriente?

Si usted es un creyente que vive en una ciudad o región mencionada específicamente en la profecía de destrucción que todavía debe tener lugar en el futuro, entonces posiblemente usted será víctima de la respuesta militar de parte de los Estados Unidos. Tome a Damasco, por ejemplo. Isaías 17:1 y Jeremías 49:23-17 hablan de la repentina destrucción y abandono de esa ciudad. Debido a que Damasco es la ciudad más antigua y continuamente habitaba en la tierra, los eruditos concuerdan que esta profecía todavía está en el futuro; por consiguiente, le recomiendo fervorosamente que salga de Damasco antes de que empiece la gran tribulación el 21 de diciembre del 2008.

De alguna manera Dios va a dar una fuerte advertencia a las poblaciones de esas regiones. Hay una afirmación clara en cuanto al “por qué” del castigo inevitable que ha sido decretado (Isaías 17:2-14). Pero las opiniones difieren respecto a cómo estas otras profecías se relacionan al futuro, a diferencia del pasado.

Más cierta es la destrucción venidera que Israel (versículos 4-7) y las regiones circunvecinas sufrirán durante estos meses y años de tribulación. Aunque pudiera ser interesante, y usted pudiera conseguir algunas buenas nociones, no recomiendo que pase largas horas estudiando la Biblia tratando de figurarse exactamente cuáles serán los blancos.

Sea usted norteamericano, sudamericano, europeo, africano, asiático, o lo que sea: ponga sus prioridades en orden y atienda primero a los asuntos más importantes. Haga una evaluación honesta de su condición espiritual. No la demore ni se ponga a jugar juegos mentales con su conciencia. Es tiempo de arrepentirse y arreglar su relación con el Dios Creador, y eso es posible solamente mediante la fe en Jesús como su Salvador personal. Él no sólo se sacrificó a sí mismo para pagar la pena de sus pecados, sino que también vuelve pronto como el Rey mesiánico, victorioso, de Israel, y Rey de los reyes de todas las naciones.

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis

En el libro de Apocalipsis Juan describe a cuatro caballos: blanco, rojo, negro y amarillento, que representan el resultado del ataque a la ciudad de Nueva York. Los eventos descritos aquí se extenderán por un período de tres años.

Vi cuando el Cordero [Jesucristo] abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer (Apocalipsis 6:1-2, corchetes y énfasis añadido).

La destrucción del Medio Oriente causará guerras civiles que estallarán entre las muchas facciones políticas y jefes guerreros de las naciones islámicas, que intentarán controlar sus naciones sin líderes.

Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada (Apocalipsis 6:3-4, énfasis añadido).

El conflicto y caos producirá confusión masiva y el odio acumulado se desatará. La paz desaparecerá de la tierra.

Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino (Apocalipsis 6:5-6, énfasis añadido).

Estos versículos de Apocalipsis indican que el 25% de la población mundial morirá de hambre dentro de los primeros tres años de la gran tribulación. Por décadas los Estados Unidos y las Naciones Unidas han dado de comer a los más pobres del mundo con sus generosos programas de alimentos. El colapso de muchos gobiernos después del intercambio nuclear en el Medio Oriente aumentará e intensificará la hambruna y escasez de alimentos en todo el mundo debido al derrumbamiento correspondiente de la ayuda en alimentos y del comercio internacional

Debido a las interrupciones del comercio, la inflación de doble dígitos destruirá la moneda de muchas naciones, lo que llevará al colapso total de la industria bancaria.

Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra (Apocalipsis 6:7-8, énfasis añadido).

La referencia a fieras de la tierra se puede entender en términos de enfermedades biológicas que se originan en los gérmenes y virus mortales que crecen en animales salvajes como resultado de nuestra codicia. Podría también ser la contaminación química o genética del medio ambiente. Agentes biológicos que crecen en el ambiente selvático se habrán esparcido en la industria del ganado comercial por todo el mundo. Se habrán sacrificado millones de gallinas, patos, vacas y ovejas tratando de detener el esparcimiento de estas plagas que infectarán incluso a los seres humanos. Los medios masivos de comunicación regularmente presentan historias de estas enfermedades mortales tales como la ébola, la gripe aviar asiática, el SIDA y el SARC.

El Sistema de Poder Mundial Unido Confederado

Para sobrevivir la masiva inestabilidad política que caerá sobre occidente a principios del 2009, muchas naciones europeas se unirán bajo un solo comando. A fin de alimentar a millones de personas que se estarán muriendo de hambre se formará una alianza con naciones musulmanas a cambio de una provisión ininterrumpida de petróleo para alimentar la economía mundial. El hambre y el miedo de una destrucción nuclear obligarán a estos que anteriormente eran enemigos y a los amigos inciertos a formar una confederación de conveniencia:

[El ángel] Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego [bombas atómicas]; porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios. Y la mujer que has visto es la gran ciudad [Nueva York] que reina sobre los reyes de la tierra (Apocalipsis 17:15; corchetes añadidos para claridad).

La prostituta en este pasaje representa a los Estados Unidos. Con la ciudad de Nueva York destruida los EE.UU. perderán su poder, influencia y dominio mundial. Los Estados Unidos intentarán producir masivamente pertrechos militares para pagar sus gigantescas deudas, pero este proceso se verá severamente estorbado porque muchas de las piezas necesarias se fabrican en China y otras naciones.

La Bestia que Sale del Mar

La gran tribulación se divide en dos partes. Al principio de la primera mitad sale del mar una bestia. Más adelante, otra sale de la tierra. Ambas bestias representan el mismo sistema, pero se las ve desde diferentes perspectivas y representan dos etapas de la gran tribulación.

Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?

También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo. Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo (Apocalipsis 13:1-8).

La bestia que sale del mar aparecerá al principio del período de siete años. Juan la compara con un leopardo, veloz y sigiloso; un oso, actuando con fuerza bruta contra cualquiera que se interponga en su camino; y un león, que habla de terror, miedo y engaño. El dragón (Satanás) le dará a ese sistema un tremendo poder político.

Diez Cuernos

Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo (Apocalipsis 13:1).

Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos (Daniel 7:7).

Juan describe diez cuernos, que podrían representan diez nuevas regiones dentro de la Unión Europea, o incluso el número de asientos en el ampliado Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas. Se formarán de antemano o como resultado de la destrucción nuclear de varios estados árabes. Daniel profetizó que la cuarta bestia (dálet) tendrá éxito y será implacable. Ligará un núcleo central fuerte de la Unión Europea en una coalición especial. Los diez cuernos y las diez coronas de la bestia simbolizan el poder económico y militar de este sistema político. Aunque la población del planeta verá líderes humanos, el poder real detrás de este nuevo gobierno será Satanás (siete cabezas) el que controlará ese sistema al controlar a sus líderes, en un espíritu ampliamente extendido de engaño.

La Unión Europea al presente está formada de veinticinco naciones, y se añadirán más en el futuro. Sin embargo, al presente está dividida respecto a varios asuntos. La OTAN se organizó originalmente para luchar contra el comunismo, usando en su mayoría capital estadounidense. Debido a los ataques nucleares de los Estados Unidos contra los albergues terroristas islámicos, los que fueron enemigos de los EE.UU. se volverán amigos más íntimos de una Europa políticamente unida. Para entonces la influencia de los Estados Unidos se deteriorará rápidamente. Más tarde desaparecerá casi por completo.

La Venida de un Líder Mundial Europeo

Mientras los debilitados Estados Unidos continúan su campaña para eliminar a los terroristas por todo el mundo, las lesionadas naciones europeas se unirán para formar un gobierno de emergencia. Elegirán a un brillante dirigente como su jefe de estado: el profetizado Anticristo. Este dirigente hará maravillas por la economía europea y hará un pacto con Israel. Los términos serán como siguen:

La presente situación política hace que un escenario así parezca imposible de lograrse, pero después de la destrucción de Nueva York no sólo que parecerá posible sino incluso necesario. Este tratado de paz será dictado por las Naciones Unidas y utilizará la supervisión de la Unión Europea para obligar el cumplimiento de sus términos negociados de parte de los árabes palestinos y los israelíes a fin de evitar otro intercambio nuclear. Todos las partes ejecutarán a los terroristas radicales dondequiera que los hallen, conforme se limitan más y más los derechos individuales por razones de seguridad.

Un tratado de paz de siete años con la Unión Europea garantizará a Israel protección de toda interferencia de parte de palestinos y otros grupos islámicos. Israel recibirá permiso para construir el nuevo templo judío directamente al lado del Domo de la Roca, bajo la protección de la OTAN. El tercer templo judío volverá a establecer los sacrificios de animales en Israel después de 1939 años de ausencia (70 d.C. a 2009 d.C.).

El Anticristo

Por siglos los eruditos se han quedado perplejos por los escritos de los antiguos profetas respecto al Anticristo. Hoy vemos estas profecías más claramente porque podemos conectar muchos de los detalles de la profecía bíblica con la situación mundial presente.

La Biblia habla de dos aspectos o personas del Anticristo, o sea, dos espíritus diferentes que residirán en secuencia en el mismo cuerpo humano. El primero aparecerá como una persona naturalmente excepcional, que rebosará de carisma de poder espiritual (demónico) como Hitler. Tal como muchos de los alemanes eligieron a Hitler con la esperanza de dar estabilidad y respuestas económicas a sus problemas nacionales, así el mundo occidental estará desesperadamente en busca de un salvador que repare el fracasado sistema bancario y restaure el arruinado mercado de valores. De buena gana seguirán a este nuevo líder europeo que emerge, cuya verdadera naturaleza diabólica como Anticristo se revelará dramáticamente al principio del mini-tribulación.

El primer aspecto del Anticristo será el de un dirigente de con gran educación e iluminación. Será orador elocuente y político brillante que engañará al mundo con sus arrogantes promesas y aparente calmado dominio de un mundo desbocado. Millones de personas estarán muriéndose de hambre en todo el mundo. Los caudillos guerreros islámicos estarán luchando entre sí por el control del gobierno de sus respectivos países y de la producción de petróleo, y las economías de casi todos los países del mundo se habrán arruinado casi por completo debido al desempleo masivo y el colapso de los mercados financieros y de las monedas. Esta situación exigirá un ser humano extraordinario que resuelva los problemas del mundo.

Como flamante presidente elegido de la Unión Europea la primera persona del Anticristo aparecerá al principio del período de siete años. Empezará con una promesa de dar paz y estabilidad al Medio Oriente, y unidad a las naciones occidentales en conflicto que andarán a tropezones en un mundo en bancarrota. De este modo está destinado a gran fama durante el 7º Período del Apocalipsis (junio del 2012 a enero del 2013), cuando el mundo presenciará la muerte de este hombre y su subsiguiente resurrección. Casi todo mundo lo comparará con Jesucristo, vitoreándolo como “Cristo vuelto en carne.”

Con su resurrección el Anticristo exhibirá una persona nueva, incluso más fuerte, porque entonces Satanás residirá en él personalmente, y lo controlará. Su naturaleza verdadera, oculta, se revelará dramáticamente por su creciente oposición a las religiones judía y cristiana auténticas y basadas en la Biblia. El Anticristo detestará a todo el que cree en el Dios de Israel, y a toda otra religión que no le rinda la adoración que exigirá.

La Biblia le llama “el maligno,” “hijo de Satanás,” “la bestia,” “el misterio de iniquidad,” y “el destructor.” La ambición de su vida es gobernar todo el mundo con poder absoluto. Note de nuevo que hay presentes cinco tendencias negativas de carácter, lo que quiere decir que su fuente es diabólica y “del otro lado.” En verdad proceden del querubín caído, Satanás, que morará en esa persona de una manera única, nunca antes experimentada por ningún ser humano, tal como la describiré en el siguiente capítulo.

Apocalipsis 13:1-10 narra el ascenso del Anticristo al poder mediante circunstancias extraordinarias. Se alineará con diez naciones, energizado y controlado por influencias demoníacas. Será persuasivo, gran administrador, y gobernará con el consentimiento internacional. Daniel 8:19-27 describe como gobernará mediante el engaño. Más adelante hablaré de cómo el ciclo del dragón del zodíaco chino también da una descripción de su naturaleza.

Durante ese tiempo de inestabilidad global toda persona estará estrechamente vigilada por computadores, a fin de identificar a los potenciales terroristas. El Anticristo controlará gran parte de la economía global usando las últimas herramientas técnicas que provee la ciencia de computadores. Hacia el fin del período de siete años del la Gran Tribulación consolidará por la fuerza su poder sobre las naciones de Europa, incluyendo sobre las naciones islámicas. Apresará y castigará a todo el que compre o venda algo sin tener una marca tatuada en la frente o en la mano derecha. Para impedir el sabotaje y el aumento de inestabilidad, catalogará como enemigo del estado a toda persona que rehúse que se la marque. Encarcelará a muchos en campos de concentración para a la larga ejecutarlos. Estos eventos confrontarán a cristianos y a judíos que recordarán la advertencia bíblica a no unirse a ese sistema. Más sobre esto, más adelante.

Comercio Internacional

Para construir una nueva infraestructura de comercio internacional el Anticristo obligará a todos los ciudadanos a someterse a una ideología controlada por el estado que tiene, como núcleo, la negación de la existencia de Dios. Se jactará de su éxito por haber producido lo que parece ser estabilidad financiera en el mercado de valores. Su misma naturaleza, como impresa en cada una de sus cabezas bestiales de dragón, lanza insultos blasfemos contra Dios. Será el arquitecto de una alianza con las naciones musulmanas, pero las naciones islámicas sufrirán dificultades al verse obligadas a alinearse con Occidente.

Históricamente a los descendientes de Joctán, hijo de Cetura, y especialmente Ismael (las naciones árabes), la Biblia los ha descrito como “asno salvaje.” Sus manos han estado constantemente contra sí mismos y contra todos. La historia registra cómo han vivido en perpetua hostilidad con sus hermanos y vecinos, tal como su padre Ismael.

Además le dijo el ángel de Jehová: He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción. Y él será hombre fiero; su mano será contra todos, y la mano de todos contra él, y delante de todos sus hermanos habitará (Génesis 16:11-12).

La sociedad musulmana está dividida entre su participación en la economía emergente del mundo con sus valores globales socioeconómicos y políticos, y sus tradiciones y doctrinas islámicas. Los musulmanes típicamente ven a la sociedad occidental como promoviendo el materialismo, la perversión sexual y la adoración de Mamón (el dinero), y como cultura que es contraria a su religión. Se siente oprimidos y no pueden vérselas con los avances de la tecnología moderna a guisa de capitalismo global, porque amenaza su forma tradicional de vida.

La cultura occidental mundial tecnológicamente avanzada, por otro lado, se basa en una fe ciega en su mercado de trabajo próspero, abiertamente democrático y la superioridad militar. Edificado sobre un cimiento de recursos naturales y creatividad humana, la ilusión de superioridad de los Estados Unidos que cacarean los medios de comunicación ha sido promovida muy imaginativamente mediante herramientas financieras creativas e índices usados para exagerar las ganancias en papel y controlar los riesgos, mercados de valores de capital globalizado, bonos y otras inversiones niveladas. En otras palabras, la codicia ha vencido a la prosperidad basada en riqueza real, y artificialmente la ha multiplicado en montañas de riquezas obscenas que concentran poder enormemente exagerado en las manos de unos cuantos privilegiados, que sustancialmente controlan ambos partidos políticos principales de los Estados Unidos.

Sin embargo, este sistema habrá demostrado ser vulnerable cuando se derrumbe al principio de la Gran Tribulación. La mayoría de la riqueza en Occidente depende enormemente de la confianza o valor percibido que fijan las transacciones bursátiles en mercados sobre-valuados, plagados de deudas, y exageradamente nivelados. La ilusión de la riqueza invertida del Oeste quedará en añicos por la destrucción de Nueva York. La confianza caerá a los suelos. Las percepciones de valor caerán en picada conforme la necesidad de pago inmediato supera los sueños futuros de instrumentos acumulados de riqueza.

En otras palabras, el castillo de naipes financiero se derrumbará cuando haya que hacer los pagos sin tomar más prestado. Las transacciones exigirán cumplimiento con riqueza tangible en lugar de con promesas futuras de pago mediante herramientas financieras sofisticadas creadas para comerciar en una elaborada red internacional de acciones, bonos, moneda, bienes y opciones de cambio.

La destrucción de la ciudad de Nueva York, cabeza y corazón del sistema capitalista, hará que los mercados de valores y bonos se derrumben y se desbaraten. Considerable poder económico pasará a las naciones musulmanas por dos razones principales. Primero, debido a que sus economías de subsistencia dependen menos del comercio internacional sus ciudadanos siempre han vivido en la pobreza y continuará viviendo así. Segundo, porque el poder pasará a ellas debido a que las naciones musulmanas tienen en su subsuelo la mayoría de las reservas mundiales comprobadas de petróleo. La civilización moderna requiere de abundante provisión de energía barata para poder funcionar; especialmente en la forma de productos de petróleo.

Los musulmanes exigirán pago en oro y otra riqueza tangible. Sus sociedades serán menos afectada por el colapso financiero global porque sus ciudadanos por siglos han vivido en la pobreza y al presente requieren sólo modestas cantidades de la tecnología moderna y de la energía del petróleo. Pero estos mismos hechos las hacen blanco estratégico que las otras potencias mundiales quieren dominar y controlar, y debido a los ataques de proyectiles estadounidenses, los musulmanes de buena gana seguirán las propuestas del Anticristo para la paz mundial y estabilidad económica; incluso al punto de convenir en que se construya un templo judío en el sitio histórico de Jerusalén.

Debido a su necesidad de defenderse contra más ataques de parte de los EE.UU. los gobiernos musulmanes se verán obligados a hacer acomodos en muchos de los principios de la fe islámica como parte de su alianza económica y militar con Europa. Debido a la antigua predisposición del islam contra tales acomodos, esta alianza musulmana obligada con Europa será sólo temporal, y durará apenas seis años, en el mejor de los casos.

Una razón probable para la corta duración es que la avenencia de las naciones musulmanas a la alianza occidental incitará a las organizaciones terroristas musulmanas fundamentalistas a aumentar sus esfuerzos por destruir lo que ellos perciben como sistema satánico de la civilización occidental. Millones de musulmanes que ya están inflamados por su odio contra los cristianos, sionistas y judíos, habrán sobrevivido a los ataques de los Estados Unidos simplemente para aferrarse más a sus convicciones. Debido a que sus tácticas no requieren la tecnología más avanzada, fácilmente pueden entrenar a nuevos grupos. Estos odios antiguos no habrán desaparecido y continuarán poniendo el escenario para la batalla mundial final: dos gigantescos sistemas de creencias chocando en conflicto mortal.

En la Biblia se representa al Anticristo como la cabeza sin cuernos del dragón de siete cabezas. Conocido por el mundo como presidente de las potencias europeas, quedará mortalmente herido y después, tres días más tarde, sanará milagrosamente en medio de la Gran Tribulación, el 21 de diciembre del 2012.

Todos los pueblos del mundo quedarán completamente asombrados cuando presencien la resurrección de su presidente muerto, y le seguirán con celo y entusiasmo aumentado. Adorarán la fuerza del hombre y su sistema que sobrevivió a la crisis de su asesinato, y se alegrarán entusiastamente por la renovada perspectiva de ganancias lucrativas buscadas por las poderosas corporaciones multinacionales, necesitadas por los gobiernos en formas de impuestos sobre las ganancias de esas corporaciones.

Y oí como una voz en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: «Un kilo de trigo, o tres kilos de cebada, por el salario de un día; pero no afectes el precio del aceite y del vino» (Apocalipsis 6:6-8, nvi).

La Súperiglesia

Durante los primeros tres años de la gran tribulación un engaño religioso casi universal se extenderá por toda la alianza occidental, y que unirá más que nunca en la historia humana a las tres grandes religiones de Abraham. Desde el siglo cuarto las disputas teológicas han fomentado guerras en las regiones que en un tiempo formaron parte del imperio romano, especialmente en Europa y el Medio Oriente. Simplemente para mencionar un par, recuerden la Cruzadas del cristianismo católico romano contra los musulmanes, y la Guerra de los Treinta Años cuando católico romanos y protestantes eliminaron casi a la mitad de la población de Europa en el nombre de Cristo.

Aunque los deseos políticos y económicos de los varios reyes y emperadores del pasado fueron probablemente motivadores muy importantes detrás de las muchas guerras que se disputaron por cuestiones de teología y autoridad eclesiástica, la religión casi siempre ha jugado un papel vital para motivar a las masas. Para poner fin a tales eventos el siglo veinte presenció el dramático crecimiento del Movimiento Ecuménico. Este movimiento originalmente cristiano intentaba promover la unidad y coexistencia pacífica entre las diferentes religiones, intentando reducir las diferencias doctrinales entre ellas a asuntos de poca o ninguna consecuencia. A menudo ha inspirado acomodos respecto a los principios bíblicos.

Este Movimiento Ecuménico ahora se extiende por todo el mundo y procura construir puentes con otras religiones no cristianas. Un ejemplo del impacto de este movimiento en los asuntos mundiales actuales es la Reunión Cumbre de Religión por la Paz Mundial del Milenio que tuvo lugar en las Naciones Unidas en Agosto del 2000. Las Naciones Unidas procuran unir todas las religiones en un aura de coexistencia mutua orientada a las necesidades humanas en lugar de la división respecto a asuntos doctrinales y cuestiones de fe.

En el 2004 el Papa católico-romano invitó a los líderes de las grandes religiones del mundo a un concierto con el propósito de promover la paz mundial mediante la reconciliación. Logró reunir a los líderes del islamismo, el judaísmo y el cristianismo protestante bajo un mismo techo, sentados juntos a cardenales y obispos católicos romanos de alta alcurnia.

Tales eventos son meramente los movimientos preliminares que están preparando para el acto final de unir a la iglesia cristiana mundial de la cultura occidental con las fe islámica y judía, a fin de crear una súper religión que prometerá al mundo paz y prosperidad según la tradición europea. La Biblia revela que la formación de tal organización tendrá lugar al principio de la Gran Tribulación. El temor de una destrucción nuclear por todo el mundo motivará que estas diferentes religiones se unan y oren por la paz mundial. Podemos ver un precursor de esta realidad profética en las proclamaciones y reuniones del Concilio Mundial de Iglesias.

La Biblia identifica el nombre del futuro sistema mundial eclesiástico como escrito en su frente:

MISTERIO:

BABILONIA LA GRANDE,

LA MADRES DE LAS RAMERAS

Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.

(Apocalipsis 17:5)

La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será (Apocalipsis 17:8).

Este movimiento mundial engañará casi a todos. Se extenderá a toda denominación religiosa, incluso a las iglesias evangélicas fundamentalistas, que no entenderán que esta unión desagrada a Dios. Muchos clérigos y líderes cristianos retendrán algún deseo de continuar en sus propias tradiciones, pero con el correr de los meses se dejarán persuadir por la necesidad de unirse a la recientemente formada súperiglesia en una apuesta desesperada por paz.

Incluso las iglesias que se consideran “bíblicas” de abandonarán más las doctrinas basadas en la Biblia que en un tiempo abrazaron, lo que resultará en un engañoso y progresivamente desastroso alejamiento de la verdad. El Anticristo, por supuesto, recibirá de buen grado el poder político de la súperiglesia, porque astutamente controlará su liderazgo con el fin de sacarle provecho para sus propios fines. Pero para Dios las naciones y religiones del mundo no tienen hegemonía. Dios pronunciará un terrible juicio contra los apóstatas rebeldes como demostrará el final de la Gran Tribulación.

Las siete iglesias originales descritas en Apocalipsis desaparecieron hace mucho tiempo, pero de alguna manera ellas están replicadas en nuestras denominaciones modernas. Muchos de los que hoy se llaman creyentes bíblicos se aferran a una fe bíblica pervertida por Satanás. Menos del 4% de creyentes tienen una cosmovisión bíblica y un conjunto de valores según enseña la Biblia.

Habrá unos pocos líderes de la iglesia cristiana que se opondrán a la súperiglesia y saldrán en defensa de la verdad. Al final de la gran tribulación Dios declarará espiritualmente muerta a esta entidad religiosa mundial. Los nombres de sus miembros no se hallarán en el Libro de la Vida; y por consiguiente están perdidos y no podrán entrar en el reino de Dios, que vendrá a la tierra después de la gran tribulación.

Después de tres años de guerras entre el gobierno mundial de las Naciones Unidas y la religión mundial, esta súper alianza o Concilio Mundial de Iglesias se terminará al fin de la gran tribulación. El castigo de Dios la llevará a la ruina. Dios condena este sistema religioso porque promueve las falsas doctrinas satánicas que tuercen y destruyen las palabras de Dios de perdón y amor, de libertad y su justicia.

La iglesia cristiana, en un tiempo pura como manantial de montaña, se ha convertido así en un río lodoso de ecumenismo tibio y no estará exenta del juicio. Juan lo dice de esta manera:

Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:

Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas (Apocalipsis 3:14-18).

 

Can terrorists build the Bomb? It’s the ultimate nightmare. A Nuclear Attack in the US Masterminded by Terrorists, by Michael Crowley, Popular Science, febrero del 2005. www.popsci.com (Note el mapa del área de Nueva York; – Dirty Destruction, página 62).

America’s Worst Nightmare – Home-built H-Bombs, Popular Mechanics, agosto 2004.

The Writing is on the Wall, A Bible Study por Jim Dahlgren 04/30/2004, http://www.lulu.com/content/107207, jdgmi@yahoo.com.

The New Economic Disorder, Our Economy in the End Times, Larry Bates, Publicado por Charisma House, 600 Rinehart Road, Lake Mary, FL 32746 (www.charismahouse.com)

Algunas citas se toman de: Word from Jerusalem, From Religious Wars to Ecumenism, Revista Israel Today, junio del 2004, www.israeltoday.co.il.

 

Para opinión o para imprimir este capítulo en una página ajustada a formato, chasque aquí:   Requiere Adobe Reader que es gratiuto.

Enlaces del capítulo en:
El Misterio del 17 de Tamuz
Una INTRODUCCIÓN Esencial:
La REVELACIÓN de Jesucristo escrita por el Apóstol Juan y re-ordenada por
el SISTEMA NUMÉRICO DEL ALFABETO HEBREO
Prefacio - ¿Por Qué Dos Libros Separados?


Use our internal search engine!

search tips advanced search
search engine by free find

Acerca de Nosotros | Desligamiento Legal | Protección de Privacidad | Cómo enviarnos e mail
©2006 Faith in the Future Foundation. Reservados todos los derechos. All rights reserved.